lunes, 5 de enero de 2015

Dia 16 al 20











Día 16. Coxcacuauhtli (Zopilote)








El trabajo del Zopilote al limpiar la carroña, nos invita a profundizar en el trabajo con la muerte del sí mismo a niveles más profundos. Es decir, al hablar de un proceso, ya en esta etapa nos enfrentamos al trabajo con el yo pluralizado a niveles muy sumergidos. Aquí descubriremos yoes que jamás sospecharíamos tener, elementos psicológicos profundamente soterrados en nuestro subconsciente.En el subconsciente de cada uno de nosotros, se encuentran defectos psicológicos muy densos, los cuales es necesario descubrir y eliminar. El trabajo que tiene el zopilote en la naturaleza, es el trabajo que, psicológicamente, nos invita a realizar en nuestro mundo interior.



Limpiar la carroña, la lujuria profundamente sumergida, los distintos impulsos de envidia que nos hacen la vida tan miserable y, en sí, todos esos defectos que son una verdadera carroña e inmundicia para nuestros mundo interior.

Dios regente: Se relaciona con la vejez y la longevidad, y el aprovechar los desechos. El buitre, Cozcacuauhtli, representa al decimosexto signo, que se muestra con un pico largo de color blanco y en la oreja un pendiente igualmente de color blanco y de la forma de las sonajas (oyohualli).



Ocasionalmente lleva, en lugar de este adorno, el trapecio y el rayo, adornos atribuidos a Chantico, Diosa del Fuego. La piel calva de la cabeza está representada invariablemente en el Códice Borgia por una zona roja junto al ojo. Y por ser calvo, se le consideraba como símbolo de vejez. En ocasiones solía dibujársele con el peinado y atavíos del Dios del Fuego. En otros códices se representa a este animal con la lechuza, ave de los muertos. Itzpapalotl (mariposa de obsidiana), regenta este signo y de Tamoanchan, la tierra del origen primordial, el oeste mítico.
Posición del día en el Códice Borgia. Se encuentra en el escudo, pues se relaciona con la muerte psicológica, que es lo que nos puede defender contra las adversidades.
“D. ¿Y el que llaman “Golero” allá en Colombia? ¿Aquí como le llaman: “Gallinazo”, “Chulo”?... M. ¡Ah, los zopilotes! Te refieres a los Zopilotes, pues, indudablemente que representan a la muerte.” (Samael Aun Weor. Simbología Gnóstica de los Animales)
 




Día 17. Olin (Terremoto)
















Olin es el movimiento, la actividad. Nos indica el trabajo activo y laborioso que debe estar presente en nuestras actividades diarias. La pereza es uno de los obstáculos mas graves para poder desarrollarnos internamente, por lo que se requiere de la actividad, del movimiento.
Este signo maravilloso también nos indica la actividad siempre permanente que debe existir en nuestras fuerzas sutiles creadoras, cosas que sólo logramos si aprendemos a sublimar nuestras energías creadoras.
Dios regente: Es el decimoséptimo signo y está relacionado con el movimiento eterno del cosmos. La idea fundamental de este signo se representa como una zona oscura (azul) y otra clara (roja). Son dos superficies oblongas, curvadas y yuxtapuestas de tal manera que se tocan en el vértice y desde ahí se alejan una de la otra, formando cuatro rayos, símbolo de los cuatro puntos cardinales. Suele dibujársele en el centro un disco amarillo. Otros manuscritos muestran en el mismo lugar un ojo, agregándole un rayo colorado y un segmento del jeroglífico chalchihuitl (piedra preciosa verde), integrando así el símbolo del Sol. El verbo olin se usa, sobretodo, con relación al terremoto. Su regente es Xolotl (día de los gemelos y de los deformes) o Nanahuatzin, el Dios del Relámpago, de cabeza canina y el dios sifilítico derivado de él.
Posición del día en el Códice Borgia. En su mandíbula, ya que el verbo crea, pone en movimiento a la creación. Y debe cuidarse de la gula y maledicencia.
“Esta es la misma runa Ollin del México azteca y está esotéricamente relacionada con la famosa runa espina. Ollin en azteca es el signo místico del dios del viento, el señor del Movimiento, Ehecatl.” (Samael Aun Weor. Curso Esotérico de Magia Rúnica. Cap. 48)





Día 18. Tecpatl (Cuchillo)





El cuchillo de obsidiana estuvo siempre presente en las actividades litúrgicas del México antiguo. Es indudable que es símbolo de la voluntad que se requiere poner en actividad para dominarse a sí mismo, para eliminar la ira que daña a nuestros seres queridos, la envidia que nos tortura, la codicia, etc.No solamente se necesitan buenos propósitos, sino acciones que sean el resultado de la comprensión, pero, para llegar a estos niveles, se requiere hacer esfuerzos y súper esfuerzos concientes. Aquí es donde debe intervenir Thelema, la voluntad verdadera, representada por el cuchillo de obsidiana, así como la corona de espinas se representa en el drama cósmico de Jesús.
Dios regente: Simboliza la mística del hombre con el cosmos, el conocimiento profundo, el respeto a la naturaleza. Al signo decimoctavo se le dibuja, algunas veces, como una simple hoja de pedernal, cuya punta y ciertas muescas en el filo, en el Códice Borgia, aparecen de color rojo. Otras veces el pedernal está provisto de dientes o de unas fauces erizadas de dientes con un ojo de muerto encima.
Chalchiuhtotolin (la gallina de piedra preciosa, el pavo), le acompaña.
Posición del día en el Códice Borgia. En el pectoral, a la altura del corazón: Cuando se desintegran las debilidades humanas, el corazón se vuelve fuerte.
“Ármate con voluntad de acero, recuerda buen lector que sin la ESPINA que punce, que hiera, no salta la chispa, no brota la luz. Solo con THELEMA, (VOLUNTAD CRISTO), podremos regresar desde el TÁRTARO hasta la luz del sol. En Verdad os digo, que la VOLUNTAD CRISTO sabe obedecer al PADRE así en los cielos como en la tierra.” (Samael Aun Weor. Curso Esotérico de Magia Rúnica. Cap. 25)







Día 19. Quiahuitl (Lluvia)











Los seres humanos somos débiles en todo sentido, y es indudable que necesitamos del auxilio superior para trascender este valle de lágrimas. Realmente, es signo de mucha soberbia pensar que solos podemos transitar el camino. En verdad, todos necesitamos el auxilio de lo divinal, simbolizado aquí por la lluvia bienhechora.
Dios regente: Es el alimento líquido para la vida, la dualidad con el Sol. Quiahuitl es el decimonoveno signo y está invariablemente representado por la cabeza de Tlaloc, Dios de la Lluvia, o por los elementos de su rostro. En su representación vemos un cerco azul en torno al ojo, una tira azul que, enrollada en uno de los extremos, adorna el labio superior, los dientes largos y el moño en la cabeza dividido en segmentos blancos y verdes.
Posición del día en el Códice Borgia. Aparece en el lanzadardos, indicando que son fuerzas que provienen de la divinidad, que no estamos solos en el trabajo esotérico.
“Tláloc dios de la lluvia. "Tlali": tierra; "Octli": vino; "el vino que bebe la tierra". Los Nahuas lo representaban siempre en la "casa de la luna"; el rostro cubierto con la máscara sagrada a través de la que asoman sus ojos azules” (Samael Aun Weor. Magia Cristica Azteca. Monografía no. 13)












Día 20. Xochitl (Flor)







Siendo el último día del mes, la flor, Xochitl, es el símbolo de la culminación del trabajo, el desarrollo armonioso de todas las facultades del ser humano, la Autorrealización Íntima del Ser. Esto es, el retorno a y la reincorporación con la Verdad.
Dios regente: Es un símbolo abstracto e indica tanto el florecimiento de la existencia como su desaparición. Xochitl es el último signo que aparece en el Códice Borgia. Tiene forma de una corola amarilla y un cáliz formado por el jeroglífico chalchihuitl. Puede ser una sola flor o todo un árbol en flor. A su regente, según los intérpretes, le dan el nombre de Xochiquetzal (Diosa del Amor) y Xochipilli, Dios del sustento y de la procreación.
Posición del día en el Códice Borgia. En la lengua, de su boca solo emanan palabras preciosas.
"Flores y cantos son lo más elevado que hay en la tierra para penetrar en los ámbitos de la verdad", enseñaban los tlamatinime en los Calmecac.” (Samael Aun Weor. Magia Cristica Azteca. Monografía 15)