sábado, 31 de enero de 2015

EL EVANGELIO DE FELIPE

Un hebreo hace a otro hebreo y a tal persona se le llama «prosélito». Pero un prosélito no hace otro prosélito. Los dos existen como son y hacen a otros como a sí mismos, mientras que otros existen solamente.

El esclavo busca solo ser libre pero no espera adquirir la posición del amo. Pero el hijo no es solo hijo sino que pretende la herencia de su padre. Aquellos que son herederos de los muertos están muertos también y heredan a los muertos. Los que son herederos de lo que está vivo están vivos y heredan tanto lo vivo como lo muerto. Los muertos no heredan nada. Porque ¿cómo puede heredar lo que está muerto? Si el que está muerto hereda lo que vive no morirá, sino que el que está muerto vivirá aún más.

Un gentil no muere, porque no ha vivido nunca para poder morir. El que ha creído en la verdad ha encontrado la vida y está en peligro de morir porque está vivo. Desde que el Cristo vino el mundo fue creado, las ciudades adornadas, los muertos realizados. Cuando fuimos hebreos éramos huérfanos y teníamos sólo a nuestra madre, pero cuando nos convertimos en cristianos tuvimos madre y padre.


Los que siembran en invierno, cosechan en verano. El invierno es el mundo, el verano el otro eón. Sembremos en el mundo para que podamos cosechar en verano. Por esto no debemos orar en invierno. El verano sigue al invierno. Pero si un hombre cosecha en invierno, la verdad es que no cosechará sino que solo arrancará, y esto no le proporcionará ninguna cosecha. Su fruto no solamente no brota sino que además (su campo) está estéril en sábado.

Cristo vino 53 a rescatar a algunos, a salvar a otros, a redimir a otros. Rescató a aquellos que eran extraños, y los convirtió en algo suyo. Y apartó a los suyos, aquellos a los que, por su libre voluntad, hizo la promesa. No solo entregó su vida voluntariamente cuando apareció sino que voluntariamente entregó su vida desde el mismo día en que el mundo vino a existir. Después vino para tomarlo porque le había sido dado como promesa. El mundo había caído en manos de ladrones y fue hecho cautivo pero Él lo salvó. Redimió a la gente buena que había en el mundo al igual que la mala.

Luz y tinieblas vida y muerte, derecha e izquierda, son hermanos entre sí. Son inseparables. Por eso ni el bien es bien, ni el mal es mal, ni la vida vida, ni la muerte muerte. Por esto se disolverán en su naturaleza original. Pero aquellos que son exaltados sobre el mundo son indisolubles, eternos.

Los nombres que se dan a las cosas mundanas son muy engañosos, Porque distraen nuestros pensamientos de lo que es correcto a lo que es incorrecto. Así uno oye la palabra «Dios» no percibe lo que es correcto, sino que percibe lo que es incorrecto. Lo mismo sucede con «el Padre» y «el Hijo» y «el Espíritu Santo» y «vida» y «luz» y «resurrección» y «la Iglesia» y todo lo demás, la gente no percibe lo que es correcto sino que perciben lo que es incorrecto, a menos que hayan llegado a saber lo que es correcto. Los (nombres que se oyen) están en el mundo (para 54 engañar. Si) estuvieran en el eón, no serian utilizados como nombres del mundo. Ni estarían colocados entre las cosas mundanas. Tienen un fin en el eón.

Un solo nombre no es pronunciado en el mundo, el nombre que el Padre dio al Hijo, el nombre sobre todas las cosas: el nombre del Padre. Porque el Hijo no se convierte en el Padre salvo cuando usa el nombre del Padre. Aquellos que tienen este nombre conocen pero no lo dicen. Pero aquellos que no lo tienen, no lo conocen.

Pero la verdad hizo que existieran nombres en el mundo porque no es posible enseñar sin nombres. La verdad es una sola cosa y es también muchas cosas por causa de nosotros que aprendemos está única cosa en amor a través de muchas cosas. Los poderes querían engañar al hombre porque veían que tenía comunión con los que son verdaderamente buenos. Tomaron el nombre de los que son buenos y se lo dieron a aquellos que no son buenos, para que a través de los nombres puedan engañar y ligarlos a aquellos que no son buenos. Y después si les hacen un favor, serán obligados a retirarlos de aquellos que no son buenos y colocarlos entre aquellos que son buenos. Estas cosas las sabían, porque deseaban echar mano del hombre libre convertirlo en su esclavo para siempre.

Hay poderes que (luchan contra) el hombre, no deseando que éste se (salve), para poder ellos (...). Porque si el hombre es (salvado, no habrá) ningún sacrificio (...) y no se ofrecerán animales 55 a los poderes, los (mismos) que (...) los animales son los que sacrifican a éstos. Ciertamente los ofrecían vivos, pero cuando los ofrecían morían. En cuanto al hombre, lo ofrecían muerto a Dios y vivió.

Antes de que Cristo viniera no había pan en el mundo, igual que el paraíso, el lugar donde estaba Adán, tenía muchos árboles para alimentar a los animales pero nada de trigo para alimentar al hombre. El hombre acostumbraba a alimentarse como los animales, pero cuando el Cristo, el hombre perfecto, vino, trajo pan del cielo para que el hombre pudiera ser nutrido con el alimento del hombre. Los poderes pensaron que era por su propio poder y voluntad que estaban haciendo lo que hacían, pero el Espíritu Santo en secreto estaba realizando todo a través suyo tal y como quería. La verdad, que existió desde el principio, está sembrada en todas partes. Muchos la ven cuando es sembrada pero pocos son los que la ven cuando es cosechada.

Algunos dijeron, «María concibió por el espíritu Santo». Están equivocados. No saben lo que están diciendo. ¿Cuando nunca una mujer concibió de una mujer? María es la virgen que ningún poder contaminó. Ella es gran anatema para los hebreos que son apóstoles y hombres apostólicos. Esta virgen que ningún poder contaminó (...) los poderes se contaminan a sí mismos. Y el Señor no habría dicho «(Padre) mío (que estás en) el cielo» a menos que tuviera otro padre, sino que Él hubiera dicho sencillamente «(Padre mío)».[.1]
El Señor dijo a sus discípulos, «(Salid) 56 de toda casa. Entrad a la casa del Padre. Pero no llevéis (nada) a la casa del Padre ni lo saquéis de ella».


«Jesús» es un nombre oculto. «Cristo» es un nombre revelado. Por esta causa «Jesús» no existe en ninguna lengua, pero su nombre siempre «Jesús» como es llamado. «Cristo» es también su nombre: en siriaco es «Mesías», en griego es «Cristo». Ciertamente todos los demás lo tienen también según su lengua. «El Nazareno» es aquel que revela lo que está oculto. Cristo tiene todo en sí mismo, sea hombre o ángel o misterio, y el Padre.

Aquellos que dicen que el Señor murió primero y (luego) resucitó están en un error, porque Él resucitó primero y (después) murió. Si uno no alcanza primero la resurrección ¿como va a morir? Dios vive porque estuvo muerto.

Nadie ocultará un objeto valioso entre algo que merece la pena, sino que se oculta algo que vale millares en medio de alguna cosa de valor ínfimo.

Podemos comparar esto con el alma. Es algo precioso que ha llegado a estar dentro de un cuerpo despreciable.

Algunos temen resucitar desnudos. Por esto desean resucitar en la carne y no saben que aquellos que se visten de la (carne) están desnudos. Aquellos que (están dispuestos) a desnudarse son los que no están desnudos. «Carne (y sangre) no heredará el reino (de Dios).» ¿Qué es lo que 57 no heredarán? Lo que está en nosotros. Pero ¿que es lo que heredaremos? Lo que pertenece a Jesús y a su sangre por eso dijo, «el que no coma mi carne y beba mi sangre no tendrá vida en él». ¿Qué es eso? Su carne es la palabra y su sangre es el Espíritu Santo. El que ha recibido estas cosas tiene alimento y bebida y tiene vestido. Creo que se equivocan aquellos otros que dicen que no resucitará. Los dos se equivocan. Vosotros decís que la carne no resucitará. Pues decidme lo que resucitará para que os demos la razón. Vosotros decís que el espíritu en la carne, y también la luz en la carne. Pero también esto está en la carne porque de todo lo que decís nada es fuera de la carne. Es necesario resucitar en la carne puesto que todo existe en ella. En este mundo los que se visten con ropajes son mejores que los ropajes. En el Reino de los cielos los ropajes son mejores que los que se los han puesto.

Mediante agua y fuego es purificado todo el lugar –lo visible por lo visible, lo oculto por lo oculto–. Hay algunas cosas ocultas a través de lo que es visible. Hay agua en el agua, hay fuego en el crisma.

Jesús los tomó a todos a escondidas, porque no se reveló a sí mismo de la manera que era, sino que lo hizo de la manera en que pudieron ver que se había revelado. Se reveló (a todos ellos, se reveló) a los grandes como grande. (Se reveló) a los pequeños como pequeño. (Se reveló 58 a los) ángeles como un ángel, y a los hombres como un hombre. A causa de esto su palabra se ocultó de todos. Algunos ciertamente lo vieron pensando que se estaban viendo a sí mismos, pero cuando apareció a sus discípulos en gloria en el monte no era pequeño. Se hizo grande, pero hizo grandes a los discípulos para que pudieran verlo en su grandeza.

Aquel día dijo en la Eucaristía, «Os habéis unido al perfecto, a la luz, con el Espíritu Santo, unid a los ángeles con nosotros también, las imágenes». No despreciéis al cordero porque sin él no es posible ver al rey. Nadie podrá entrar en la presencia del rey si está desnudo.

El hombre celestial tiene muchos más hijos que el hombre terrenal. Si los hijos de Adán son muchos, aunque mueran, son muchos más los hijos del hombre perfecto, que no mueren sino que siempre son engendrados. El padre engendra a un hijo y el hijo no tiene el poder de engendrar a un hijo. Porque el que ha sido engendrado no tiene el poder de engendrar sino que el hijo engendre hermanos suyos, no hijos Todos los que son engendrados en el mundo son engendrados de manera natural, y los otros de manera espiritual. (Aquellos que) son engendrados por Él (Gritan) desde ese lugar al hombre (perfecto) (porque son alimentados) por la promesa (del lugar) celestial que viene de (su) boca, (porque si) el mundo hubiera salido de ese lugar 59 debería ser alimentado con lo que sale de la boca y así llegar a ser perfecto. Porque mediante un beso el perfecto concibe y da a luz. Por esta razón nos besamos los unos a los otros. Recibimos la concepción de la gracia que hay en cada uno de vosotros.

Hubo tres que caminaron siempre con el Señor: María su madre y la hermana de esta y Magdalena, que fue llamada compañera de Él. La hermana de Él y su madre y su compañera fueron todas María.

«El Padre» y «El Hijo» son nombres singulares, «El Espíritu Santo» es un nombre dual. Porque está en todas partes: están arriba, están abajo: están en lo oculto, están en lo revelado. El Espíritu Santo está en lo revelado: está abajo. Está en lo oculto: está arriba.

Los santos son servidos por poderes malos, porque son cegados por el Espíritu Santo y piensan que sirven a un hombre (ordinario) siempre que hacen (algo) para los santos. A causa de esto un discípulo pidió al Señor un día algo de este mundo. Él le dijo: «Pide a tu madre y ella te dará de las cosas que son de otro».

Los Apóstoles dijeron a los discípulos, «Que toda nuestra ofrenda obtenga sal». Llamaron a Sofía «sal». Sin ella no resulta aceptable ninguna ofrenda. Pero Sofía es estéril, (sin) hijos. Por esta razón es llamada «un rastro de sal». Pero donde estén a su manera (también estará) el Espíritu Santo, (y) 60 sus hijos son muchos.

Lo que el padre posee pertenece al hijo, y al hijo mismo mientras es pequeño, no le es confiado lo que es suyo. Pero cuando se hace un hombre su padre le da todo lo que posee.

Aquellos que se han apartado, a quienes el Espíritu engendra, generalmente se apartan a causa del Espíritu. De la misma manera por un único y mismo aliento el fuego se esparce y se extingue.

Ejamoz es una cosa y Ejmoz otra. Ejamoz es sabiduría simplemente, pero Ejmoz es la sabiduría de la muerte que es la única que conoce la muerte, la que es llamada «la pequeña sabiduría».

Hay animales domésticos, como el toro y el asno y otros de esta clase. Otros son salvajes y viven aparte en los desiertos. El hombre ara el campo con los animales domésticos y así se alimenta él y los animales, ya sean domésticos o salvajes. Comparémoslo (con el caso de) el hombre perfecto. Mediante poderes que le son sumisos ara preparándose para todo lo que ha de llegar a ser. Porque a causa de esto todo el lugar se mantiene en pie, lo bueno y lo malo, la derecha y la izquierda. El Espíritu Santo pastorea a todos y rige a (todos) los poderes, los «domesticados» y los «salvajes», al igual que aquellos que son únicos. Porque ciertamente Él (los vence) y los encierra para que (aunque) quieran, no puedan (escapar).

(Aquel que) ha sido creado es (hermoso y) y encontrará que sus hijos (son) una 61 noble creación. Si no fue creado sino engendrado, encontrarás que su descendencia fue noble. Pero ahora fue creado (y) engendrado. ¿Qué nobleza es ésta? Primero existió el adulterio, después el asesinato. Y él fue engendrado en adulterio porque fue el hijo de la serpiente. Así que se convirtió en un asesino, igual que su padre, y mató a su hermano. Ciertamente toda relación sexual entre aquellos que son desiguales es adulterio.

Dios señala. Cuando el bueno señala, los que son llamados «verdaderos», se disuelven con las cosas señaladas en ellos, así es con aquellos a los que Dios ha señalado. Puesto que sus señales son inmortales, ellos son inmortales gracias a sus colores. Ahora bien Dios sumerge lo que Él sumerge en agua.

No es posible para nadie ver nada de las cosas que existen realmente a menos que se haga como ellas. No es así con el hombre en el mundo: ve el sol sin ser un sol; y ve el cielo y la tierra y todas las demás cosas pero no es estas cosas. Sucede algo así al guardar la verdad. Pero tú viste algo de ese lugar y te convertiste en aquellas cosas. Viste al espíritu y te convertiste en espíritu. Viste a a Cristo, te convertise en Cristo. Viste (al Padre), llegarás a convertirte en el Padre. De manera que (en este lugar) ves todo y no te (ves) a ti mismo, pero (en ese lugar) te ves a ti mismo y lo que verás eso llegarás (a ser).

La fe recibe, el amor da. (Nadie podrá 62 recibir) sin fe. Nadie podrá dar sin amor. Por esto para poder recibir ciertamente, creemos, para poder así amar y dar, porque si no se da con amor no se aprovecha lo que se ha dado. El que no ha recibido al Señor es todavía un hebreo.

Los apóstoles que existieron antes de nosotros tenían estos nombres para Él: «Jesús, el nazareno, Mesías», es decir, «Jesús, el nazareno, el Cristo». El último nombre es «Cristo», el primero es «Jesús», el de en medio es «el nazareno». «Mesías» tiene dos significados, «el Cristo» y «el medido». «Jesús» en hebreo es «la redención». «Nazara» es «la verdad». «El nazareno», por lo tanto, es «la verdad». «Cristo» ha sido medido. «El nazareno» y «Jesús» son los que han sido medidos.

Cuando la perla es arrojada al barro no por ello es despreciada, ni se hace más preciosa porque se la unja con bálsamo. Sino que siempre tiene valor a los ojos de su poseedor. Comparémoslo con los hijos de Dios, estén donde estén. Tienen siempre su valor a los ojos de su Padre.

Si decís «Soy judío» nadie se conmoverá, si decís «Soy romano» nadie se perturbará. Si decís «Soy griego, bárbaro, esclavo, libre», nadie se perturbará. Si decís «Soy cristiano», el mundo temblará. Ojalá reciba yo ese nombre. Ésta es la persona a la que los (poderes) no podrán soportar (cuando escuchen) su nombre.

Dios es un 63 devorador de hombres. Por esta razón los hombres son (sacrificados) a Él. Antes de que los hombres fueran sacrificados se sacrificaban animales, puesto que aquellos a los que eran sacrificados no eran dioses.

Las jarras de cristal y los cacharros de barro son hechos los dos por medio del fuego. Pero si las jarras de cristal se quiebran pueden ser recompuestas porque llegaron a ser a través del aliento. Si los cacharros de barro se quiebran, sin embargo, quedan destruidos porque llegaron a existir sin aliento.
Un asno que da vueltas a la piedra de un molino hizo cien millas caminando. Cuando lo soltaron vio que estaba todavía en el mismo lugar. Hay hombres que hacen muchos viajes pero que no avanzan hacia ningún destino. Cuando la noche cayó sobre ellos no vieron ninguna ciudad ni ningún pueblo, ni creación, ni naturaleza, ni poder ni ángel. Los desgraciados se habían esforzado en vano.

La eucaristía es Jesús. Porque es llamado en siriaco «Farisaza» que significa «el que es esparcido», porque Jesús vino crucificando al mundo. El Señor fue a las obras señaladas de Leví. Tomó 72 colores diferentes y los puso en una tinaja. Después los sacó todos blancos. Y dijo «así también el Hijo del Hombre viene (como) uno que señala». En cuanto a la Sabiduría que es llamada «la estéril», es la madre (de los) ángeles. Y la compañera del (Salvador) es María Magdalena. (Y Cristo) la (amó) más que a (todos) los discípulos (y acostumbraba) a besarla (a menudo) en la (boca). El resto (de los discípulos 64 se ofendían) por ello (y expresaban su desaprobación). Le dijeron, «¿Por qué la amas más que a todos nosotros?». El Salvador respondió, «¿Por qué no os amo como a ella?». Cuando un ciego y uno que ven están juntos en la oscuridad, no son diferentes el uno del otro. Cuando llega la luz el que ve verá la luz y el que es ciego seguirá en la oscuridad.

El Señor dijo, «Bienaventurado aquel que es antes del que vino a ser. Porque es, ha sido y será».

La superioridad del hombre no es obvia al ojo, sino que yacen en lo que está oculto a la vista. Por lo tanto domina a los animales que son más fuertes que él y es grande en relación con lo obvio y lo oculto. Esto los ayuda a sobrevivir. Pero si el hombre se separa de ellos, se matan y muerden entre sí. Se comieron entre sí porque no encontraron ningún alimento. Pero ahora han encontrado alimento porque un hombre sembró el suelo.

Si uno desciende al agua y sale sin haber recibido nada y dice «Soy cristiano» ha tomado prestado el nombre. Pero si recibe el Espíritu Santo, tiene el nombre como regalo. El que ha recibido un regalo no tiene que devolverlo pero del que ha recibido un préstamo se requiere un pago. Así (sucede) cuando alguien experimenta un misterio.

¡Grande es el misterio del matrimonio! Porque (sin) él el mundo (no habría existido). Porque la existencia (del mundo depende del hombre) y la existencia (del hombre del matrimonio). Pensad en la (relación incontaminada) porque posee (un gran) poder. Su imagen 65 consiste en una (contaminación) de la forma.

En cuanto a los espíritus (impuros) los hay machos y hembras. Los machos son los que se unen con las almas que habitan en una forma femenina pero las hembras son las que se mezclan con aquellos que viven en una forma masculina porque fue desobediente. Y ninguno puede escapar de ellos porque lo retienen si no recibe un poder masculino o un poder femenino, el novio y la novia. Se les recibe desde la cámara nupcial de espejos. Cuando las mujeres lascivas ven a un varón sentado solo, saltan sobre él y juegan con él y lo contaminan. Lo mismo sucede con los hombres lascivos, cuando ven a una mujer hermosa que está sentada sola, la persuaden, la impulsan deseando contaminarla. Pero si ven al hombre y a su esposa sentados el uno al lado del otro, la hembra no puede ir al hombre ni el varón a la mujer. De manera que si la imagen y el ángel están unidos entre sí no pueden arriesgarse a entrar en el hombre ni en la mujer.

Aquel que sale del mundo no puede ya ser detenido porque estaba en el mundo. Es evidente que está sobre el deseo (...) y miedo. Es el amo de la (naturaleza). Es superior al deseo. Si (alguno más) viene, se apoderan de él y lo estrangulan. ¿Y cómo podrá éste escaparse de los (grandes) poderes arrebatadores? ¿Cómo podrá (esconderse de ellos? A menudo) algunos (vienen y dicen), «Somos fieles», para (poder escapar 66 de los espíritus impuros) y los demonios. Porque si tuvieran el Espíritu Santo ningún espíritu inmundo se apoderaría de ellos. No temáis la carne ni la améis. Si la teméis, se convertirá en vuestro amo. Si la amáis, os devorará y os paralizará.

O estará en este mundo o en la resurrección o en los lugares de en medio. No permita Dios que yo sea encontrado en ellos. En este mundo hay bien y mal. Su bien no es bueno y su mal no es malo. Pero hay mal según este mundo que es verdaderamente malo, lo que se llama «el medio». Es muerte. Mientras estamos en este mundo nosotros debemos adquirir la resurrección para nosotros para que cuando nos despojemos de la carne podamos ser encontrados en descanso y no caminar en el medio. Porque muchos se desvían por el camino. Porque es bueno salir del mundo antes de haber pecado.

Algunos ni desean (pecar) ni pueden (pecar). Otros, (incluso) si desean (pecar) no son mejor por no haber cometido (pecados) porque el deseo les hace pecados. Pero (incluso) si algunos no desean (pecar) la justicia quedará oculta de ambos, los que no desean y los que no hacen.

Un hombre apostólico en una visión vio a algunas personas encerradas en una casa de fuego y atadas con (cadenas) de fuego, tumbadas en una (unción) de llamas. Poseían (...) y él les dijo, «(Por qué no pueden) salvarse'». Contestaron, «No lo desean. Recibieron (este lugar como) castigo, lo que es llamado 67 la oscuridad (exterior) porque a ella es (arrojado)».

Del agua y del fuego nacen el alma y el espíritu. Del agua y del fuego y de la luz (nace) el hijo de la cámara nupcial. El fuego es el crisma, la luz es el fuego. No me estoy refiriendo a ese fuego que no tiene forma, sino al otro fuego cuya forma es blanca que es brillante y hermosa, y que da belleza.

La verdad no vino al mundo desnuda sino que vino en tipos e imágenes. Nadie recibirá la verdad de otra manera. Hay un nacer de nuevo y una imagen del nacer de nuevo. Es indispensable que nazcan de nuevo a través de la imagen. ¿Qué es la resurrección? La imagen tiene que volver a levantarse por la imagen. El novio y la imagen tienen que entrar por la imagen en la verdad: ésta es la restauración. Es apropiado que aquellos que la tienen no sólo adquieran el nombre del Padre y el Hijo y el Espíritu Santo, sino que lo hayan adquirido por sí mismos. Si uno no adquiere el nombre por sí mismo, el nombre (de «cristiano») le será también quitado. Pero uno los recibe en la unción aromática del poder de la cruz. A este poder los apóstoles lo llamaron «la izquierda y la derecha». Porque esta persona ya no es un cristiano sino un Cristo. El Señor (hizo) todo en un misterio, un bautismo y un crisma y una eucaristía y una redención y una cámara nupcial.

(El Señor) dijo, «Yo viene a hacer (las cosas de abajo) como las cosas (de arriba, y las cosas de) fuera como las de (dentro. Vine a unir) las en ese lugar». (Él se reveló a sí mismo) en este lugar mediante (tipos e imágenes). Aquellos que dicen «(Hay un hombre celestial y) hay uno sobre (él», están equivocados. Porque) el que es revelado (en el cielo es) 68 ese (hombre celestial), aquel que es llamado «el que está debajo»; y aquel al que lo oculto pertenece es aquel que está sobre él. Porque es correcto que se diga, «Lo interior y lo exterior. Con lo que está fuera lo externo». A causa de esto, el Señor llamó a la destrucción la oscuridad externa. No hay nada fuera de ella. Dijo, «Mi Padre que está en lo secreto», dijo, «Entra en tu habitación y cierra la puerta detrás de ti y ora a tu Padre que está en lo secreto», aquel que está dentro de todos ellos. Pero aquel que está dentro de todos ellos es la plenitud. Más allá de la cual no hay nada dentro. Éste es aquello de lo que se dice, «aquello que está sobre ellos». Antes de Cristo vinieron algunos de un lugar en el que ya no podían entrar, y fueron al sitio del que ya no podían salir. Entonces Cristo vino. Aquellos que entraron él los sacó, y aquellos que salieron, él los volvió a meter.

Cuando Eva estaba todavía en Adán, la muerte no existía. Cuando fue separada de él, la muerte vino a existir. Si él volviera otra vez a ser completo, y alcanzara su primitivo ser, la muerte ya no sería más.

«Dios mío, Dios mío, ¿por qué, Señor, me has abandonado?» Estaba en la cruz cuando dijo estas palabras, porque allí fue dividido.

(Todos) los que han sido engendrados a través de aquel que (destruye, no emanaron) de Dios. El (Señor se levantó) de entre los muertos. (Llegó a ser como acostumbraba) a ser, pero ahora (su cuerpo era) perfecto. (Ciertamente poseía) carne, pero ésta es la carne verdadera. (Nuestra carne) no es verdadera, sino que (poseemos) sólo una imagen de la verdadera. 69 Una cámara nupcial no es para los animales, ni para los esclavos, ni para las mujeres contaminadas; sino que es para los hombres libres y las vírgenes.

Por el Espíritu Santo hemos sido engendrados de nuevo, pero somos engendrados a través de Cristo en los dos. Somos ungidos a través del Espíritu. Cuando fuimos engendrados, fuimos unidos. Ninguno podrá verse a sí mismo ni el agua ni en un espejo sin luz. Ni podrá ver en la luz sin agua o espejo. Por esta razón hay que bautizar en los dos, en la luz y en el agua. Ahora bien, la luz es el crisma.

Había tres edificios destinados específicamente al sacrificio en Jerusalén. Uno daba hacia occidente y era llamado «el Santo». Otro daba cara al sur y era llamado «el Santo del Santo». El tercero daba a oriente y era llamado «el Santo de los Santos». El lugar donde sólo el sumo sacerdote entra. El bautismo es el edificio «Santo». La redención es «el Santo del Santo». «El Santo de los Santos» es la cámara nupcial. El bautismo incluye la resurrección, (y la) redención; la redención (tiene lugar) en la cámara nupcial. Pero la cámara nupcial es superior a las otras cosas, porque no se puede encontrar nada como ella. (Aquellos que están familiarizados con ella) son los que oran en «el Santo» en Jerusalén. (Hay algunos en) Jerusalén que oran (solamente en) Jerusalén, esperando (el Reino de los Cielos). Éstos son llamados «el Santo de los Santos», porque antes de que el velo fuera desgarrado no teníamos otra cámara nupcial excepto la imagen de 70 arriba. A causa de esto su velo fue desgarrado de arriba abajo. Porque era necesario que algunos de abajo ascendieran arriba. Los poderes no ven aquellos que están vestidos en la luz perfecta, y por lo tanto no son capaces de detenerla. Uno se vestirá de esta luz sacramentalmente en la unión.

Si la mujer no se hubiera separado del hombre, no moriría con el hombre, su separación, significa el inicio de la muerte.

A causa de esto Cristo vino a reparar la separación que existía desde el principio y otra vez unir a los dos, y a dar vida a aquellos que murieron como resultado de la separación y a unirlos. Pero la mujer está unida a su marido en la cámara nupcial. Ciertamente aquellos que se han unido en la cámara nupcial, no serán separados. Así Eva, se separó de Adán porque nunca había estado unida con él en la cámara nupcial.

El alma de Adán vino a existir a causa de una inspiración, que es sinónimo de (Espíritu). El espíritu que se le dio es de su madre. Su alma fue reemplazada por un (Espíritu). Cuando se unió al espíritu habló palabras incomprensibles para los poderes. Éstos le enviaron (porque estaban separados de la) unión espiritual. (...) Oculto (...). Esta separación les proporcionó la oportunidad de (diseñarse) para sí mismos la cámara nupcial (simbólica) que permitiría (que los hombre quedaran contaminados).

Jesús reveló (a sí mismo en el) Jordán: fue la (plenitud del Reino) de los Cielos. Aquel que había sido engendrado antes de todo 71 fue de nuevo engendrado. Aquel que fue ya ungido, fue ungido de nuevo. Aquel que fue redimido, a su vez redimió a otros.

¿Está permitido pronunciar un misterio? El Padre de todo se unió con la Virgen que descendió, y un fuego brilló para aquel día. Apareció en la gran cámara nupcial. Por lo tanto su cuerpo llegó a ser en aquel mismo día. Dejó la cámara nupcial como aquel que viene a existir por el esposo y la esposa, así Jesús estableció todo a través de esto. Ya pueden todos sus discípulos entrar en su descanso.

Adán vino a ser de dos vírgenes, del Espíritu y de la tierra virgen. Cristo, por lo tanto, nació de una virgen para rectificar la caída que sucedió en el principio.

Hay dos árboles que crecen en el paraíso, uno produce (animales), el otro produce (hombres). Adán (comió) del árbol que producía animales, se convirtió en un animal, y engendró animales. Por esta razón los hijos de Adán adoran (animales). El árbol cuya fruta comió Adán, es (el árbol del conocimiento, por eso) aumentaron los (pecados). (Si hubiera) comido del fruto del otro árbol, es decir, del fruto del (árbol de la vida, aquel) que produce hombres (entonces los dioses) adorarían al hombre (porque en un principio) Dios creó al hombre. (Pero ahora los hombres) 72 crean a Dios. Así sucede en el mundo, los hombres hacen dioses y adoran su creación. Lo lógico es que los dioses adoraran a los hombres.

Ciertamente, lo que un hombre realiza, depende de sus capacidades. Nos referimos a las realizaciones de uno como (capacidades). Entre sus realizaciones se encuentran sus hijos. Éstos se originan en un momento fácilmente, Así sus capacidades determinan lo que puede realizar, pero esta facilidad queda evidente de manera clara en los hijos. Se puede ver que esto tiene aplicación directa en el caso de la imagen. Aquí nos encontramos con el hombre hecho de acuerdo a una imagen, que realiza cosas con su fuerza física, pero que produce sus hijos con facilidad. En este mundo, los esclavos sirven a los libres. En el Reino de los Cielos los libres servirán a los esclavos: los hijos de la cámara nupcial servirán a los hijos del matrimonio. Los hijos de la cámara nupcial tendrán solo un nombre. Juntos comparten el descanso. No necesitan tomar otra forma (porque tienen) la contemplación, (y comprenden por su penetración). Son numerosos (porque no ponen su tesoro) en las cosas (de abajo, que son despreciables, sino) en las glorias que (están arriba aunque no llegarán) ni siquiera a conocerlas.

Aquellos (que sean bautizados descenderán) al agua. (Pero Cristo al salir) fuera del agua la consagrará, de manera que aquellos que hayan (recibido el bautismo) en Su nombre (pueden ser perfeccionados). Por esto Él dijo, «Cumplamos toda 73 justicia»

Aquellos que dicen que morirán primero y luego resucitaran, están equivocados. Si no reciben primero la resurrección mientras viven, cuando mueran no recibirán nada. Lo mismo sucede cuando hablan acerca del bautismo diciendo «El bautismo es una cosa grande», porque si la gente lo recibe vivirá.

Por eso Felipe el apóstol dijo, «José el carpintero plantó un jardín porque necesitaba madera para su negocio. Hizo la cruz de los árboles que plantó. Su propia descendencia colgó de aquello que había plantado. Su descendencia era Jesús, y lo que había plantado era la cruz». Pero el árbol de la vida está en medio del jardín, sin embargo, obtenemos el crisma del olivo, y del crisma, obtenemos también la resurrección. Este mundo es un devorador de cadáveres. Todas las cosas devoradas en él mueren también. La verdad es una devoradora de vida, por lo tanto ninguno que se alimente de ella vivirá. Desde ese lugar vino Jesús y trajo el alimento. A aquellos que lo deseaban les dio (la vida, para que) pudieran evitar la muerte.

Dios (plantó) un Jardín. El hombre (fue puesto en el) jardín. Había (muchos árboles allí para él), y el Hombre (vivió) en (ese lugar) con la (bendición y a imagen) de Dios. Las cosa que hay allí (las comeré cuando) desee. Este jardín (es el lugar donde) me dirán, «(Oh hombre, come) esto o no comas (aquello, haz como) 74 quieras». Éste es el lugar donde comeré todas las cosas, puesto que el árbol del conocimiento está allí. Aquel mató a Adán, pero aquí el árbol del conocimiento hizo vivos a los hombres. La ley era el árbol. Tiene poder para dar el conocimiento de lo bueno y lo malo. No le apartó de lo malo, ni le hizo hacer lo bueno y lo malo. No le apartó de lo malo, ni le hizo hacer lo bueno, sino que creó la muerte para aquellos que comían de él. Porque cuando dijo, «Come esto, no comas aquello», se convirtió en el principio de la muerte.
El crisma es superior al bautismo, porque viene de la palabra «Jrisn» por la cual nosotros somos llamados «Cristianos», ciertamente no lo somos llamados por la palabra «Bautismo». Y a causa del crisma «el Cristo» tiene nombre. Porque el Padre ungió al Hijo, y el Hijo ungió a los apóstoles, y los apóstoles, nos ungieron a nosotros. Aquel que ha sido ungido, posee todo, posee la resurrección, la luz, la cruz, el Espíritu Santo. El padre le dio esto en la cámara nupcial; él aceptó solamente. El Padre estaba en el Hijo y el Hijo estaba en el Padre. Éste es el Reino de los Cielos.

El Señor dijo claramente: «Algunos han entrado en el Reino de los cielos riendo y han salido». (No permanecen allí) porque no son Cristianos (otros no se quedan porque lo lamentan) después. Y tan pronto como (Cristo descendió) al agua salió (riéndose de) todo lo que hay en este mundo, no porque él lo considerara una bagatela, sino porque estaba lleno de preocupación por ello. Aquel que (quiera entrar) en el Reino de (los cielos, lo alcanzará). Si desprecia (todo lo que es de este mundo) y se burla de ello como si fuera una bagatela (saldrá) riéndose. Lo mismo sucede también 75 con el pan y la copa y el óleo, aunque no existe nada superior a éstos.

El mundo se produjo por una equivocación. Porque el que lo creó, quiso crearlo de tal manera que no pudiera perecer, y que resultara inmortal. Pero no llegó a alcanzar su deseo. Porque el mundo, nunca llegó a dejar de ser perecedero. Ni, en ese asunto, lo fue el que hizo el mundo. Porque las cosas no son imperecederas, pero sí lo son los hijos. Nada podrá recibir la imperecibilidad si no se convierte antes en un hijo. Pero el que no tiene la capacidad de recibir, ¿cuánto más carecerá de capacidad para dar?

La copa de oración contiene vino y agua, puesto que está colocada como el tipo de la sangre por la cual se dan gracias. Y está llena del Espíritu Santo, y pertenece al hombre que es completamente perfecto. Cuando bebemos esto, recibimos para nosotros mismos al hombre perfecto. El agua viva es un cuerpo. Es necesario que nos vistamos del hombre vivo. Por lo tanto, cuando alguien va a descender al agua, se desnuda para poder vestirse del hombre vivo. Un caballo engendra a un caballo, un hombre engendra a un hombre, un Dios engendra a un Dios. Comparemos esto con el novio y la novia. (Sus hijos) fueron concebidos en la (cámara nupcial). Ningún judío (nació) de padres griegos (desde que el mundo) existió. Y (como) los cristianos, (no descendemos) de judíos. (Hubo) otra (gente y) estos (benditos) son llamados «el pueblo escogido del (Dios vivo)» 76. Y «El verdadero Hombre» y «el Hijo del Hombre» y «la semilla del Hijo del Hombre». En el mundo es llamado «este pueblo verdadero». Donde ellos están, están los hijos de la cámara nupcial.

Mientras en este mundo la unión es de esposo con esposa un caso de fuerza complementado por la debilidad en el eón la forma de unión es diferente, aunque nos referimos a ella con los mismos nombres. Hay otros nombres, sin embargo; son superiores a todo nombre que es nombrado, y son más fuertes que lo fuerte. Porque donde hay una manifestación de fuerza allí aparecen aquellos que superan en fuerza. Éstos no son algo separado, sino que ambos son una sola cosa. Éste es aquel que no podrá levantarse por encima del corazón de carne.

¿No es necesario para todos aquellos que poseen todo, conocerse a sí mismos? Algunos, ciertamente, si no se conocen a sí mismos, no disfrutarán lo que poseen. Pero aquellos que han llegado a conocerse a sí mismos disfrutarán de sus posesiones.
No solamente serán incapaces de detener al hombre perfecto, sino que ni siquiera podrán llegar a verle, porque si le vieran le detendrían. No hay otra forma para que una persona adquiera esta cualidad excepto vistiéndose de la luz perfecta, y haciéndose uno mismo perfecto. Aquel que se la ha puesto entrará (en el Reino). Esto es la perfecta (luz, y es necesario) que nosotros (por todos los medios) lleguemos a ser (hombres perfectos) antes de que abandonemos (el mundo). Aquel que ha recibido todo (y no se ha liberado a sí mismo) de estos lugares (no) podrá (participar de) ese lugar, sino que irá (al medio) como imperfecto. 77 Solamente Jesús conoce el final de esta persona.

El sacerdote es completamente sano, en lo referente a su mismo cuerpo, porque si él ha tomado el pan ¿acaso no lo consagra? La copa o algo más que él tome ¿acaso no lo consagra? ¿Entonces como no iba a consagrar también su cuerpo?

Al perfeccionar el agua del bautismo, Jesús la vació de la muerte. Así que descendemos al agua, pero no descendemos a la muerte para que no seamos derramados en el Espíritu del mundo. Cuando ese Espíritu sopla, trae el invierno y cuando el Espíritu Santo sopla, llega el verano.

El que tiene conocimiento de la verdad, es un hombre libre, pero el hombre libre no peca, porque el que peca es un esclavo del pecado. La verdad es la madre, el conocimiento es el padre. Aquellos que piensan que el pecar no está relacionados con ellos son llamados libres por el mundo. El conocimiento de la verdad, simplemente convierte a esta la gente en arrogantes, que es lo que significan las palabras «los liberan». E incluso les dan un sentimiento de superioridad sobre todo el mundo. Pero el amor edifica. De hecho, aquel que es realmente libre a través del conocimiento, es un esclavo a causa del amor, hacia aquellos que no han sido capaces de alcanzar la libertad del conocimiento todavía. El conocimiento los capacita para llegar a ser libres. El amor (nunca llama) a algo como suyo, y sin embargo puede llegar a poseer (cualquier cosa). Nunca (dice «esto es mío») o «eso es mío», (pero «todas estas cosas) son suyas». El amor espiritual es vino y fragancia. 78 Todos aquellos que se ungen a sí mismos con él, se complacen en él mientras que aquellos que están ungidos están presentes, aquellos que están cerca también se aprovechan (de la fragancia). Si aquellos que están ungidos con la unción los abandonan y se retiran de ellos, aquellos que no están ungidos que simplemente están cerca, siguen permaneciendo en su mal olor. El samaritano no dio al hombre herido más que vino y aceite, no existe otra cosa más que la unción. Sanó las heridas, porque el amor cubre multitud de pecados.

El hijo al que da a luz una mujer se parece al hombre que la ama, si su esposo la ama, entonces ambos se parecen a su esposo, si es adúltera, entonces se asemejan a la adúltera. Frecuentemente, si una mujer duerme con su marido por necesidad, mientras su corazón está con el adulto con el que tiene habitualmente relaciones sexuales, el niño que luego dará a luz, el niños pareciéndose a la persona con la que comete adulterio. Ahora vosotros que vivís juntos con el hijo de Dios, no amad al mundo, sino amad al Señor, para que aquello que produzcáis, no se asemeje al mundo, sino que se pueda parecer al Señor.

El ser humano tiene relaciones sexuales con el ser humano, el caballo tiene relaciones sexuales con el caballo, el asno con el asno. Los miembros de una raza, generalmente, se han asociado con aquellos de raza semejante. Así el Espíritu se mezcla con el Espíritu, y el pensamiento es compañero del pensamiento, y (la luz) se asocia (con la luz. Si tú) has nacido como ser humano, (al ser humano) amarás, si te conviertes (en un Espíritu), es el espíritu que se unirá a ti. Si llegas a convertirse en pensamiento, el pensamiento se mezclará 79 contigo. Si llegas a convertirte en luz, la luz tendrá comunión contigo. Si llegas a ser uno de los que pertenecen arriba, descansarán sobre ti aquellos que pertenecen arriba. Si te conviertes en un caballo o un asno o un toro o un perro o una oveja o cualquier otro de los animales que están fuera o debajo, entonces ni el ser humano, ni el espíritu ni el pensamiento ni la luz podrán amarte, ni aquellos que pertenecen arriba ni aquellos que pertenecen adentro podrán descansar en ti y no tendrás parte con ellos. Aquel que es un esclavo contra su voluntad podrá llegar a hacerse libre. El que se ha convertido en libre por el favor de su amo, y se ha vendido a sí mismo a la esclavitud, ya no podrá llegar a liberarse.

El cultivo en el mundo requiere la cooperación de cuatro elementos esenciales. Una cosecha se reúne en un granero sólo como resultado de la acción natural del agua, la tierra, el viento y la luz. El cultivo de Dios de la misma forma tiene cuatro elementos, fe, esperanza, amor y conocimiento. La fe es nuestra tierra, en la cual nos arraigamos. La esperanza es el agua a través de la cual somos alimentados. El amor es el viento, a través del cual crecemos, el conocimiento es la luz a través de la cual (maduramos). La gracia existe de (cuatro maneras) es decir, nace de la tierra, es (celestial; viene de) el cielo más alto; y (reside) en (la verdad).

Bienaventurado es aquel que en ninguna ocasión produjo turbación al alma. 80 Esa persona es Jesucristo, vino a todo lugar y no resultó gravoso para nadie. Por lo tanto, bienaventurado es aquel que se asemeja a esto, porque es un hombre perfecto. Ciertamente es la Palabra. Habladnos acerca de ella, porque es difícil de definir. ¿Cómo podríamos realizar algo tan grande? ¿Cómo nos dará a todos descanso? Sobre todo, no es bueno resultar gravoso para nadie –sea una persona grande o pequeña, creyente o incrédula– y después dar reposo solamente a aquellos que se satisfacen en las buenas obras. Algunos encuentran que es bueno dar reposo a aquel que se ha comportado bien. Aquel que hace buenas obras no puede dar reposo a esa gente, porque va contra su voluntad, es incapaz de ser gravoso. Sin embargo, no los aflige. Seguramente, aquel que se comporta bien a veces resulta gravoso a la gente, no porque quiera serlo, sino más bien es a causa de la perversidad de éstos que es responsable del disgusto que sienten. Aquel que posee las cualidades (del hombre perfecto) se regocija en lo bueno. Algunos, sin embargo, se sienten terriblemente apesadumbrados por todo esto.

Hubo un propietario que tenía toda cosa concebible, ya fuera hijo o esclavo o ganado o perro o cerdo o grano o cebada o paja o hierba o aceite o carne y bellota. (Ahora bien era) un sujeto sensible, y sabía de quién era cada alimento. Servía el pan a los hijos (y la carne). Servía a los esclavos el aceite (...) y la comida. Arrojaba la cebada y la paja y la hierba al ganado. Lanzaba huesos a los perros, y a los cerdos les daba bellotas 81 y mendrugos de pan. Comparemos esto con el discípulo de Dios. Si es una persona sensible comprende lo que significa el discipulado, las formas corporales no le engañarán, sino que mirará a la condición del alma de cada uno y hablará con él. Hay muchos animales en el mundo que existen en forma humana. Cuando él los identifique, al cerdo le tirará bellotas, al ganado le arrojará cebada, paja y hierba, a los perros arrojará huesos. A los esclavos les dará solamente lecciones elementales, a los hijos les dará una instrucción completa.

Existe el Hijo del Hombre y existe el Hijo del Hijo del Hombre. El Señor es el Hijo del Hombre, y el Hijo del Hijo del Hombres, es aquel que es creado a partir del Hijo del Hombre. El Hijo del Hombre recibió de Dios la capacidad de crear, también tiene la capacidad de engendrar. El que ha recibido la capacidad de crear es una criatura, el que ha recibido la capacidad de engendrar en un descendiente. El que crea no puede engendrar. El que engendra tiene también el poder de crear. Ahora bien, ellos dicen, «Aquel que crea engendra». Pero su denominada «descendencia» es simplemente una criatura. (Por lo tanto) sus hijos no son descendencia sino (criaturas). Aquel que crea actúa abiertamente y él mismo es visible. El que engendra engendra (privadamente) y él mismo está oculto (puesto que es superior a toda) imagen. Aquel que crea (crea) abiertamente. Pero aquel que engendra (engendra) hijos en privado. Nadie podrá saber cuándo (el esposo) 82 y la esposa tienen relaciones sexuales el uno con la otra, excepto ellos dos. Ciertamente un matrimonio en el mundo, es un misterio para aquellos que han tomado una esposa. Si hay una cualidad oculta en el matrimonio contaminado, cuánto más en el matrimonio que no es contaminado y que consiste en un misterio verdadero. No es carnal sino puro. Pertenece no al deseo sino a la voluntad. Pertenece no a la oscuridad ni a la noche sino al día y la luz. Si un matrimonio está abierto al público, se ha convertido en prostitución, y la esposa se prostituye, no sólo cuando es impregnada por otro hombre, sino incluso si se desliza de su alcoba y es vista. Debe mostrarse sólo a su padre y a su madre, y al amigo del novio, y a los hijos del novio. A éstos se les permite entrar cada día en la cámara nupcial. Pero los otros deben esperar a escuchar su voz y a disfrutar de su unción y deben alimentarse de los mendrugos que caen de la mesa como hacen los perros. Los novios y las novias pertenecen a la cámara nupcial. Nadie podrá ver al novio con la novia (convertirse) en uno.

Cuando Abraham (se regocijó) porque iba a ver lo que iba a ver, (circuncidó) la carne del prepucio, enseñándonos que es apropiado destruir la carne.

(La mayoría de las cosas) del mundo, igual que sus (partes internas) están ocultas. Así permanecen ocultas y vivas. (Si son reveladas) mueren, como se ilustra en el hombre visible. Los intestinos de un hombre están ocultos, y el hombre está vivo; 83 cuando sus intestinos quedan expuestos y salen de él, el hombre muere. Lo mismo sucede con el árbol: mientras su raíz está oculta, él fructifica y crece. Si su raíz queda expuesta, el árbol muere. Lo mismo sucede con todo nacimiento que exista en el mundo, no solamente con lo revelado, sino con lo oculto. Porque en la medida en que la raíz de iniquidad está oculta, es fuerte. Pero cuando es reconocida se disuelve. Cuando es revelada perece. Por eso la palabra dice, «Ya está colocada la hoz en la raíz de los árboles». No será meramente cortada –porque lo que se corta vuelve a brotar–, sino que la hoz penetra profundamente hasta que arranca la raíz. Jesús desarraigó la raíz de todos los lugares, mientras otros lo hicieron sólo parcialmente. En cuanto a nosotros mismos, tenemos que excavar la raíz del mal que está dentro, y arrancarla de nuestro corazón de raíz. Será arrancada si la reconocemos, pero si la ignoramos se enraizará en nosotros y producirá su fruto en nuestro corazón. Se apodera de nosotros. Somos sus esclavos. Nos cautiva, nos hace hacer lo que no queremos hacer, y lo que queremos hacer no lo hacemos. Es poderosa porque no la hemos reconocido. Mientras exista es activa. La ignorancia es la madre de «todo mal». La ignorancia acabará resultando en (muerte, porque) aquellos que lleguen (de la ignorancia) ni fueron ni (son) ni serán. (Pero aquellos que están en la verdad) 84 serán perfectos cuando toda la verdad sea revelada. Porque la verdad es como la ignorancia. Mientras está escondida descansa en sí misma, pero cuando es revelada y es reconocida es alabada porque es más fuerte que la ignorancia y el error. Proporciona la libertad. La palabra dice, «Si conocéis la verdad, la verdad os hará libres. La ignorancia es una esclava. El conocimiento es libertad. Si conocemos la verdad, encontraremos los frutos de la verdad dentro de nosotros. Si nos unimos a ella, ella nos proporcionará nuestra consumación».

En el tiempo presente tenemos las cosas manifiestas de la creación. Decimos, «los fuertes son aquellos que son considerados en alta estima. Y los oscuros son los débiles que son despreciados». Debemos contrastar esto con las cosas manifestadas de la verdad: son débiles y despreciadas mientras que las cosas ocultas son fuertes y son tenidas en alta estima. Los misterios de la verdad son revelados, aunque en tipo y en imagen. La cámara nupcial, sin embargo, permanece oculta. Es el santo en el santo. El velo al principio ocultaba la manera en que Dios controlaba la creación, pero cuando el velo de dentro sea desgarrado y las cosas de dentro sean reveladas, esta casa será dejada en desolación, o más bien será (destruida). Pero toda la divinidad inferior no huirá (de) estos lugares a los santos (de los santos), porque no podría mezclarse con la (luz) no mezclada y con la plenitud sin defecto, sino que estará bajo las alas de la cruz (y bajo) sus brazos. Esta arca será (su) salvación cuando el Diluvio 85 de agua surja sobre ellos. Si algunos pertenecen al orden del sacerdocio, podrán entrar detrás del velo con el sumo sacerdote. Por esta razón, el velo no fue desgarrado sólo arriba, porque entonces hubiera estado abierto sólo a los que están arriba, ni fue desgarrado solamente abajo, porque entonces hubiera sido revelado solamente a los que están abajo. Sino que fue desgarrado de arriba abajo. Aquellos que están arriba, lo abrieron a nosotros los que estamos abajo, de manera que pudiéramos entrar en el secreto de la verdad. Esto verdaderamente es lo que es considerado de alta estima, porque es fuerte. Pero entraremos allí mediante los tipos bajos y las formas de la debilidad. Son ciertamente bajos cuando se les compara con la gloria perfecta. Hay gloria que sobrepasa la gloria. Hay poder que sobrepasa el poder. Por lo tanto las cosas perfectas se han abierto a nosotros, junto con las cosas ocultas de la verdad. Los santos de los santos fueron revelados, y la cámara nupcial nos invitó a penetrar en su interior.

Mientras queda oculta, la iniquidad ciertamente es inefectiva, pero no ha quedado apartada de en medio de la descendencia del Espíritu Santo. Son esclavos del mal. Pero cuando se les revele, entonces la luz perfecta fluirá sobre cada uno de ellos. Y todos aquello que estén en ella (recibirán el crisma). Después los esclavos serán libres (y) los cautivos resultarán rescatados. «(Toda) planta (que) mi Padre que está en los cielos (no ha) plantado (será) desarraigada». Aquellos que están separados serán unidos (y) serán llenados. Todos los que (entren) en la cámara nupcial encenderán la (luz), porque (arde) al igual que los matrimonios que son (observados, aunque) sucedan de noche. Ese fuego (quema) solamente 86 de noche y es apagado. Pero los misterios de este matrimonio son perfeccionados más bien durante el día y bajo la luz. Ni ese día ni su luz se ponen nunca. Si alguno se convierte en un hijo de la cámara nupcial, recibirá la luz. Si alguno no la recibe mientras está en estos lugares, no podrá recibirla en otro lugar. Aquel que reciba esa luz, no puede ser visto ni puede ser detenido. Y nadie podrá atormentar a una persona como ésta, incluso mientras viva en el mundo. Y de nuevo cuando deje el mundo ya habrá recibido la verdad en las imágenes. El mundo se habrá convertido en el eón, porque el eón es la plenitud para él. Así es como sucede: se le revela a él solo: no queda oculto en la oscuridad y en la noche, sino oculto en un día perfecto, y en una luz santa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario