domingo, 26 de abril de 2015

EL MIEDO

EL MIEDO


"El miedo y la Búsqueda de Seguridad son terribles debilidades que han convertido a la vida en un espantoso infierno. Por doquiera abundan los cobardes, los miedosos, los débiles, que andan siempre en busca de seguridad. Se teme a la vida, a la muerte, al qué dirán, a perder lo posición social, la posición política, el prestigio, el dinero, la bonita mujer, el buen marido, el empleo, el negocio, los muebles, el automóvil, etc. A todo se teme, más nadie se considera cobarde; todos presumen de fuertes, de valientes".
EDUCACIÓN FUNDAMENTAL

"POR MIEDO, LOS HOMBRES SE MATAN.


POR MIEDO LAS NACIONES SE ARMAN Y VAN A LA GUERRA.


POR MIEDO SE DESCONFÍA DE LAS GENTE.


POR MIEDO, EXISTE EL ESPIONAJE Y LA PERVERSIDAD.


POR MIEDO A LA VIDA EXISTEN LOS LADRONES Y LAS PROSTITUTAS.


LAS FRONTERAS, LOS PAPELES Y LAS CORTAPISAS DE TODA ESPECIE


QUE INTERRUMPEN EL TRANSITO DE LAS PERSONAS, SE DEBEN AL MIEDO.


EL MIEDO ES LA CAUSA DE MILLARES DE CONFLICTOS PERSONALES Y COLECTIVOS"




SAMAEL AUN WEOR


Al "YO" cobarde podemos entonces clasificarlo como una emoción "negativa", como una debilidad emocional, como una forma absolutamente equivocada de sentir. La situación se torna más grave cuando comprendemos, por auto-experiencia directa, que el miedo acciona los resortes secretos de otros tantos defectos de tipo psicológicos. Así vemos cómo el CELOSO por miedo a perder el ser amado, busca seguridad en la amenaza, en el puñetazo o en el revolver, llegando incluso hasta el asesinato. DE igual manera, muchos sujetos que carecen de oficio definido, aterrorizados frente a la miseria, el hambre y la desnudez, buscan seguridad en el delito, dando rienda suelta al "YO" ladrón, al "YO" codicioso, al "YO" homicida, etc.


El miedo, al provocaren la mente y el sentimiento un deseo de seguridad, esclaviza lo poco que tenemos de voluntad, convirtiéndola en prisionera de ciertos mecanismos artificiales o murallas auto-defensivas, dentro de las cuales se ocultan todas las miserias humanas, uno de esos mecanismos es la CONSIDERACIÓN INTERNA o AUTO-CONSIDERACIÓN. La CONSIDERACIÓN INTERIOR es una forma muy especial de debilidad psicológica, y en todos los casos una forma muy específica de identificación.


El hombre o la mujer que jamás han oído hablar del trabajo interior, O trabajo sobre si mismos, se identifican demasiado con lo que sienten, piensan, dicen o hacen, se auto valoran en exceso, se auto-compadecen demasiado, son unos EGÓLATRAS, enamorados de sí mismos. Y es así como las más de las veces piensan que nadie los ha sabido apreciar, suponen que los familiares, amigos y la sociedad en general, no reconocen sus "meritos" y sus "bondades", y en consecuencia se preocupan y sienten miedo por la manera como los tratan, por las posturas que los demás asumen hacia ellos. "Muchas actitudes hostiles hacia ciertas personas que ningún mal nos han hecho, se deben precisamente al miedo y a la preocupación, nacidos de la auto-consideración íntima".


Hay en cada uno de nosotros una constante predisposición a angustiarnos por el "que dirán", porque tal vez los demás supongan que no somos honrados, cumplidores del deber, sinceros, verídicos, valientes, y así incesantemente. Desde luego, la auto-consideración, la auto-compasión, y en general la expresión de emociones negativas, hipnotizan a la conciencia, nos hacen perder muchísima energía psicológica, y nos convierten en esclavos de las propias debilidades y de la maldad del prójimo.


Es lamentable y triste a la vez, que desde el hogar y desde la Escuela los padres y maestros nos llenen de absurdos temores, enseñándonos a buscar seguridad en el dinero, en la buena posición social, en el matrimonio convencional, en los títulos académicos y en otras cosas, coartando de paso nuestra libre iniciativa, obligándonos a pensar de acuerdo de acuerdo con sus ideas rancias y anticuadas. Los padres y maestros deberían auto-observar, comprender y eliminar de sus psiquis el terrible "YO" miedoso, para luego explicarle a las nuevas generaciones que no es necesario temer ni buscar seguridad en nada ni en nadie.


A tal punto a llegado la coacción psicológica en este insensato mundo, que por allí se habla del "Santo temor a Dios". Pero escrito está con palabras de fuego que "en el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor", de donde se deduce que el "el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor"...


Sobre eso que "YO SOY", el ego, el mi mismo, el si mismo, podrían escribirse volúmenes. En subsiguientes artículos, sólo con el propósito de ayudar a nuestro hermano el hombre, seguiremos ahondando en el tema, pero no queremos concluir sin antes recomendar lo siguiente al bondadoso lector: "CUANDO SIENTAS TEMOR, ENFRÉNTATE A LO QUE TE CAUSA MIEDO"


SAMAEL AUN WEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario