domingo, 31 de mayo de 2015

LAS ESCUELAS GNOSTICAS




Gran Manifiesto Gnóstico del Año Tercero de Acuario


Primera Cámara

            Gentes muy mal intencionadas y de poca comprensión, creen equivocadamente que el Movimiento Gnóstico está en contra de todas las Escuelas, Religiones, Ordenes, So­ciedades Espirituales y Sectas.
            Nada puede estar más lejos de la verdad que el considerársenos enemigos de todas esas organizaciones mencionadas. 

Realmente, nosotros no estamos en contra de nadie; sólo se­ñalamos, indicamos dónde está el peligro.

            De todo hay en la Viña del Señor, y si hay rosas, también hay espinas. Existen escuelas de Magia Negra y magos negros disfrazados con piel de oveja. Consideramos un deber señalar el peligro.

            Los hermanos del círculo consciente de la humanidad solar, estamos obligados a hablar cuando se debe hablar, y a callar cuando se debe callar. Hay silencios delictuo­sos, hay palabras infames; es tan malo hablar cuando se debe callar, como callar cuando se debe hablar. Empero esto no significa que no­sotros los Maestros estemos contra nadie. No odiamos a nadie, no atacamos a nadie; sólo señalamos el peligro, eso es todo.

            Hay cuatro clases de escuelas: primera, escuelas que enseñan a cristalizar Alma; segunda, escuelas que enseñan a cristalizar Alma y a encarnar el Espíritu (al Ser); tercera, escuelas que sirven de kinder a la humanidad; cuarta, escuelas de Magia Negra.
            Examinemos ahora estas cuatro clases de escuelas, en orden sucesivo.




                              ESCUELAS QUE ENSEÑAN A CRISTALIZAR ALMA

            Esto de "cristalizar Alma" huele a cosa rara entre las gentes religiosas. Muchos hasta nos ca­lumnian, calificándonos de materialistas. Real­mente, nosotros no somos materialistas; noso­tros somos esoteristas, y eso es todo.

            El animal intelectual, equivocadamente llamado hombre, cree que ya posee su Alma, pero realmente no la posee (no se asuste usted, querido lector; lea con paciencia, analice, investigue).

            El animal intelectual, sólo tiene encar­nado el Buddhata, el principio budista inte­rior: la Esencia, el material psíquico, la materia prima para cristalizar Alma.

            Es necesario despertar la Conciencia, desper­tar el Buddhata, fortificarlo, robustecerlo, in­dividualizarlo. Esto es lo que se llama "cristalizar Alma".

            Las escuelas que enseñan a cristalizar Alma, están gobernadas por instructores que ya poseen su Alma. Sólo quien ya posee su Alma, puede enseñar a otros la teoría completa sobre la cristalización de Alma.

            Toda escuela que enseñe a cristalizar Alma, sabe muy bien que el animal intelectual tiene un Yo pluralizado y que éste malgasta miserablemente el material psíquico, en explosiones atómicas de ira, codicia, lujuria, orgullo, envidia, pere­za, gula, etc.

            Mientras ese Yo pluralizado exista dentro de nosotros, estaremos perdiendo las fuerzas del Buddhata miserablemente.

            Se hace necesario disolver el Yo, si es que queremos realmente cristalizar Alma.

            El verdadero trabajo de un instructor que ya posea su Alma, será el de transformar a todos aquellos que acep­ten la transformación; hacer normales a las personas, dirigir una escuela de normalidad. Realmente, sólo los normales pueden desarrollarse, sólo los normales pueden llegar a ser super normales.

            Las multitudes no poseen su Al­ma, están controladas por el Yo pluralizado, y por lo tanto no tienen individualidad, son anormales (esto se les hará muy duro a nuestros lectores, pero es la verdad. Debemos decir la verdad, cueste lo que cueste).

            Todo instructor con Alma, debe enseñar a sus discípulos la teoría de la cristalización del Alma; empero, por mucho que les enseñe tal instructor, eso es relativo. El discípulo tiene que hacer el trabajo, porque el instructor no puede hacer al discípulo; cada cual tiene que recorrer el camino por sí mismo.

            El instructor de una escuela para cristalizar Alma, trabajará con embriones de Almas, ayudándolas en su creci­miento, desarrollo y progreso. Toda escuela que enseña la disolución del Yo, es Escuela de Almas.

            Hay éste tipo de escuela en las enseñanzas de Krishnamurti, Bud­ismo Chan y Zen, en el sufismo, en el "quietismo" cristiano.

            Toda Escuela de Almas enseña la técnica para la disolución del Yo. Realmente, sólo a base de comprensión creadora (de todos nuestros errores), en todos los niveles más profundos de la mente, podemos desintegrar el Yo.

            Las escuelas para cristalizar Alma, enseñan también claves, sistemas y procedimientos para desper­tar los poderes del Buddhata.

            Las escuelas para cristalizar Alma tienen métodos muy eficaces para despertar el Buddhata.

            Las escuelas para cristalizar Alma, enseñan la Ciencia de la Meditación Intima, con la cual despierta la Conciencia (el Buddhata). Así llegamos a la iluminación interna.

            Los instructores de las escuelas para cristalizar Alma, quieren la aniquilación del Yo plurali­zado. Los instructores de las escuelas para cristalizar Alma, quieren que dentro del ser humano haya un sólo habitante: el Buddhata (el Alma).

            Realmente, el Buddhata está hecho de natu­raleza de felicidad; el Buddhata es felicidad.
            Toda Escuela que enseña la disolución del Yo, es escuela para cristalización del Alma.



                              ESCUELAS QUE ENSEÑAN A CRISTALIZAR ALMA
                                         Y A ENCARNAR EL ESPIRITU (EL SER)

            Toda escuela que enseñe a cristalizar Alma y encarnar al Espíritu (al Ser), es Escuela de Regeneración.

            Las escuelas que enseñan a cristalizar Alma, única­mente, hacen obra buena, pero las que ense­ñan a cristalizar Alma y a encarnar el Espíritu, hacen obra superior.

            Toda Escuela de Regeneración enseña el Maithuna (magia sexual). Quien rechaza el fuego sagrado del sexo, el Alma que no quiere recibir el fuego sagrado del Tercer Logos, va perdiendo sus fuerzas ín­timas, poco a poco, y después de muchas retornos ingresa a los mundos infiernos.

            Cuando trabajamos en la cristalización del Alma, nuestra labor se hace en el Mundo Mo­lecular; cuando trabajamos en la encarnación del Espíritu (del Ser), operamos en el Mundo Electrónico Solar. Los animales intelectuales realmente sólo conocen este Mundo Celular (el mundo físico).

            Toda auténtica Escuela de Regeneración, enseña los tres factores de la Revolu­ción de la Conciencia. Estos tres factores son: Morir, Nacer y el Sacrificio por la humanidad.

            Debe morir el Yo pluralizado, para cristalizar Alma; debemos trabajar con el Hidrógeno SI-12 de la energía sexual, transmutándolo por medio de la Alquimia Sexual, para tener derecho al Nacimiento Segundo.

            Sólo naciendo el Ser (el Espíritu) dentro de nosotros mismos, tenemos verdadera realidad.

            Es absurdo pensar en el advenimiento del fuego si no sabemos transmutar la energía sexual. El fuego sa­grado resulta de la transmutación de nuestras secreciones sexuales. Quien no conoce el Maithuna (magia se­xual), no puede recibir el fuego sagrado. Si el Alma no recibe el fuego, se desvanece e ingresa a los mundos minerales sumergidos.
            El Movimiento Gnóstico es una Escuela de Regeneración, con los tres principios básicos de la Revolución de la Conciencia.

            Escuelas de Regeneración, son: El Budis­mo Tántrico del Tíbet, La Iglesia Amarilla de los Lamas, El Sufismo con sus derviches danzantes, etc.

            En el pasado existieron grandes Escuelas de Regeneración. Recordemos los Misterios de Eleusis, los Misterios Egipcios, Aztecas, Mayas, Incas, los Misterios Orficos, los Misterios de los Kambires, etc.

            Los peores enemigos de las Escuelas de Re­generación, son los infrasexuales. Los degenerados del infrasexo se creen más perfectos que el Tercer Logos, y blasfeman contra él diciendo: "El sexo es algo muy grosero", "la materialista magia sexual es algo animal", "nosotros trabajamos por la espiritualización" etc., etc. Los degenerados del infrasexo se creen más puros que el Espíritu Santo, y hablan horrores contra el sexo y contra la magia sexual.
            Recordemos que las tres fuerzas principales del universo son: primera, la voluntad del Padre; segunda, la imaginación del Hijo; tercera, la fuerza sexual del Espíritu Santo.
            Todo aquél que se pronuncie contra cual­quiera de estas tres fuerzas logóicas, es de he­cho un mago negro.

            El trabajo con el Hidrógeno SI-12 es real­mente terrible: el Iniciado tiene que vivir el Drama Cósmico, el Iniciado tiene que con­vertirse en el personaje central de Drama Cósmico.

            El Iniciado que ha logrado cristalizar Alma y su Espíritu ha nacido en él, tiene todo el derecho de encarnar su divina triada inmortal: Atman-Buddhi-­Manas; porque "al que tiene se le da y mien­tras más tiene, más

            Es absurdo afirmar que la triada divina ya está encarnada. Sólo cristalizando Alma y con el nacimiento del Ser, podemos encarnarla.

            Las personas que definitivamente no cristalizan Alma ni encarnan su Espíritu (al Ser), rompen toda relación con la Mónada divina (Atman-Buddhi). Esas personas se hacen partícipes del reino mineral sumergido, ingresan a dicho reino.

            Todas las religiones confesionales han simbolizado a dicho reino (a los infiernos). Recordemos el Tartarus griego, el Avitchi indostán, el Averno romano, el Infierno chino, el Infierno cristiano, etc.

            En el reino mineral sumergido se involuciona; es un caer hacia el pasado, un retroceso por los estados animalescos, vegetaloides y mineraloides. El resultado final de semejante desgracia, es la desintegración. Ciertamente, ese es el objetivo de semejante involución en el reino mineral sumergido. Se necesita disolver el Ego en el Avitchi, para liberar el Buddhata.

            Toda escuela auténtica de regeneración, sabe esto y quiere salvar a la humanidad.
            Las escuelas de regeneración producen Adeptos, o verdaderos Maestros de la Logia Blanca.
            El Movimiento Gnóstico es una Escuela de Regeneración auténtica.

            En el mundo existen millares de escuelas que prometen maravillas, pero sólo las Escuelas de Regeneración auténtica, pueden producir verdaderos Maestros de Misterios Mayores, con poderes sobre el fuego, el aire, el agua y la tierra.

            Podrán haber muchas religiones, órdenes y sectas, pero solo las Escuelas de Regeneración pueden producir Angeles y Mahatmas.

            A las Escuelas de Regeneración les cabe el alto honor de haber producido Maestros como el Buddha, Jesús, Dante, Hermes, Quetzalcóatl, etc., etc., etc.

            ¡Querido lector: no se deje usted "meter gato por liebre!" Escuelas que no enseñen los tres factores básicos de la Revolución de la Conciencia, no es realmente Escuela de Regeneración. Escuela que enseñe el camino de la fornicación, no es Escuela de Regeneración. Escuela que enseñe a fortificar el Yo, no es Escuela de Regeneración... Por sus frutos los conoceréis; el árbol se conoce por sus frutos: tal fruto, tal árbol.



                         ESCUELAS QUE SIRVEN DE KINDER A LA HUMANIDAD

            Existen millares de escuelas que sirven de kinder a la humanidad. Esas escuelas no con­ducen a nadie a la autorrealización íntima, pero son útiles porque le enseñan a las gentes las primeras nociones elementales de la sabiduría oculta. Entre ellas tenemos a la Sociedad Teosófica, las escuelas pseudorosacrucistas (como la de Max Heindel), Yoguistas, etc.

            Todas esas escuelas tienen mucho de malo y mucho de bueno, pero son útiles. En ellas aprendemos las primeras letras del saber, por ellas nos informamos de las Leyes del Karma y de la Reencarnación, etc., por ellas venimos a saber algo sobre los mundos superiores.

            El kinder, siempre es útil. Lo malo del kinder sería quedarnos en él durante toda la vida. El kinder no puede autorrealizarnos; lo único que puede darnos (el kinder) es una información incipiente, elemental; eso es todo.

            En el kinder hallamos millares de teorías y autores que se combaten mutuamente. Mientras unos dicen al estudiante que los ejercicios respiratorios son buenos, otros le dicen que son malos; mientras unos le dicen al estudiante que no coma carne, otros le dicen que coma; mientras unos le dicen que tal cosa es blanca, otros le dicen que es negra, etc., etc., etc. Todas las escuelas del kinder creen tener la verdad, juran tener la verdad, pero realmente ningún kinder tiene la verdad. La verdad no viene a nosotros por lo que creamos o dejemos de creer, la verdad sólo viene a nosotros cuando el Yo ha muerto y cuando el Ser ha nacido en nosotros.

            Son millares los estudiantes que pasan la vida entera en el kinder, son millares los estu­diantes que viven mariposeando (durante toda la vida) de escuela en escuela: siempre curioseando, siempre tontos, siempre necios. Esos se llenan la cabeza de teorías contradictorias, y si tienen la suerte de no perder la cabeza, llegan a la vejez completamente fracasados, sin haber logrado la autorrealización íntima.

            Los fanáticos del kinder son los que odian al Movimiento Gnóstico y nos califican de: "magos negros", etc. En el fondo, ellos son (únicamente) gente ignorante, gente que no comprende, gente que no puede comprender todavía las enseñanzas iniciáticas de una Escuela de Regeneración. Por ello, merecen compasión.

            Lo malo del kinder, el aspecto negativo de las escuelas que sirven de kinder, es que están llenas de gentes infrasexuales, de gentes que insultan al Tercer Logos, diciendo que "el sexo es algo grosero, inmundo, materialista", etc.

            No queremos decir que todos los estudiantes del kinder sean infrasexuales, pero sí afirmamos, sin temor a dudas, que abundan los infrasexuales en el kinder.



                                                 ESCUELAS DE MAGIA NEGRA

            Existen tres clases de tantrismo: blanco, negro y gris. Las escuelas de Magia Blanca se basan en el tantrismo blanco; las escuelas de Magia Negra se basan en el tantrismo negro; las escuelas de tantrismo gris son incoherentes, vagas, imprecisas, pero conducen al aspirante hacia el tantrismo negro.

            Entiéndase por "tantrismo blanco" la conexión sexual sin eyaculación del ens seminis; entiéndase por "tantrismo negro" la  conexión sexual con eyaculación del ens seminis; entiéndase por "tantrismo gris" la co­nexión sexual en la que a veces existe eyaculación del ens seminis y a veces no existe eyaculación del ens seminis.

            Las Escuelas de Regeneración prohiben la eyaculación del ens seminis; las escuelas de Magia Negra no prohiben la eyaculación del ens seminis, y hasta justifican (a su manera) dicha eyaculación, con frases y sentencias religiosas.

            Los Iniciados de las escuelas tántricas trabajan con el Hidrógeno SI-12 (este es el Hidrógeno del sexo). Dicho Hidrógeno se procesa, en el organismo humano, de acuerdo con la Ley de las Octavas Musicales, desde el Do hasta el Si.

            Todo organismo humano se gesta (entre la matriz) de acuerdo con las notas Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si. El verbo, la música, origina toda creación.

            El Hidrógeno SI-12, después de procesarse inteligentemente, dentro del organismo humano, puede (mediante el Maithuna, sin eyaculación del ens seminis) recibir un shock adicional que lo colocará en la nota Do de una segunda octava superior. Entonces, después de saturar íntegramente todas las células orgánicas, cristalizará en la forma espléndida de un cuerpo independiente, luminoso y resplandeciente: en el Cuerpo Astral de los Adeptos y Angeles de la gran Logia Blanca (el Cuerpo Astral Solar).

            Los seres humanos, comunes y corrientes, no tienen Cuerpo Astral; sólo tienen el Ego, que viaja por el Mundo Astral durante el sueño común y después de la muerte. El Ego reemplaza al Cuerpo Astral. Realmente, el Cuerpo Astral es un lujo que muy pocos pueden darse.

            Necesitamos transmutar el plomo en oro, necesitamos crear el Cuerpo Astral. Esto sólo es posible con el Hidrógeno SI-12.

            El Cuerpo Astral está controlado por veinticuatro leyes y su alimento básico es el Hidrógeno 24.

            Quien ya posee un Cuerpo Astral, debe (mediante la transmutación sexual) colocar el Hidrógeno SI-12 en la nota Do, de la tercera octava superior. Entonces el maravilloso Hidrógeno SI-12 cristalizará en la espléndida forma del Cuerpo Mental. Así quedará (el iniciado) dotado de la Mente Cristo del Arhat gnóstico

            El Cuerpo Mental está controlado por doce leyes y su alim­ento básico es el Hidrógeno 12 de la mente, que no debemos confundir con el Hidrógeno SI-12 del sexo (aclaramos esto para evitar confusiones).

            La mente del Arhat gnóstico resplandece, maravillosamente, en el mundo del fuego universal; es la mente que realiza maravillas y  prodigios, es la mente que puede hacer milagros.
            Todo Iniciado, en posesión de un cuerpo físico sano y de un Cuerpo Astral y de un Cuerpo Mental, debe (mediante la magia sexual, sin eyaculación del ens seminis) darle un shock adicional al Hidrógeno SI-12, para pasarlo a la nota Do de una cuarta octava superior, lo que producirá la cristalización del Hidrógeno SI-12 en la forma del Cuerpo de la Voluntad Consciente. Al llegar a estas alturas, ya poseemos los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser (del Espíritu).

            El Cuerpo de la Voluntad Consciente es el Cuerpo Causal de que habla la Teosofía, suponiendo (equivocadamente) que ya lo poseen todos los seres humanos, cuando en realidad sólo los Adeptos de la gran Logia Blanca lo poseen.

            Dicho cuerpo está controlado por seis leyes y su alimento básico es el Hidrógeno 6.
            Sólo quien posee los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, puede llegar a encarnar su divina triada inmortal (Atman-Buddhi-Manas). Un hombre así, es un hombre de verdad, un Maestro de Misterios Mayores de la gran Logia Blanca.

            Un Adepto blanco es, pues, la cristalización positiva del Hidrógeno SI-12; empero tenemos que aclarar que existen cristalizaciones negativas: la de los Adeptos de la magia negra. Ellos también trabajan con el Hidrógeno SI-12, ellos tienen ritos tántricos negros, sexuales; ellos eyaculan el licor seminal, durante la conexión sexual; ellos también imprimen shocks adicionales al Hidrógeno SI-12, que lo coloca en octavas musicales, inferiores a la de este mundo físico en que vivimos. Entonces cristaliza el Hidrógeno SI-12 en el Ego, robusteciéndolo y desarrollándolo, con todos sus poderes tenebrosos, sumergidos, diabólicos.

            En el Tíbet, el Clan de Dag Dugpa practica tantrismo ne­gro. Los Iniciados negros Dugpas, eyaculan el ens seminis místicamente; los Dugpas de capacete rojo tienen un procedimiento fatal para recoger el ens seminis (cargado de átomos femeninos) de entre la misma vagina de la mujer. Luego se lo inyectan uretralmente y lo reabsorben con la fuerza de la mente, para llevarlo hasta el cerebro. Así es como los adeptos de la mano izquierda pretenden mezclar átomos solares y lunares, con el propósito de despertar el Kundalini. Las intenciones son buenas, pero el procedimiento es malo, porque el ens seminis derramado está cargado de átomos del enemigo secreto. Las malas consecuencias de semejante procedimiento, es el despertar negativo del Kundalini (se desarrolla el Organo Kundartiguador) y la cristalización negativa del Hidróge­no SI-12.

            En el mundo occidental, las escuelas de Tantrismo Negro se amparan con el Cristo y con los evangelios: hablan cosas inefables, bendicen y derraman místicamente el ens seminis. El resultado es el mismo que obtienen los fracasados del Clan de Dag Dugpa.

            Son millares las escuelas que parecen más blancas que la nieve y son más negras que el carbón. Lo más difícil es reconocer las escuelas negras. Sus instructores tenebrosos, siendo demonios, parecen Cristos vivientes, y como es apenas natural, fascinan a sus feligreses. Uno se asombra al escuchar a esos lobos, vestidos con piel de oveja. Por lo común, son equivocados sinceros y señores de muy buenas intenciones: hablan cosas inefables y hasta se vuelven caritativos y santurrones.

            ¿Cómo dudar de tanta dulzura?, ¿cómo dudar de su bondad?, ¿cómo dudar de su ternura y de sus obras de caridad? Lo más curioso es que, por lo común, estos adeptos de la mano izquierda se pronuncian contra la magia negra (¿cómo dudar de ellos?), y sin embargo son más negros que el carbón (el problema es terrible).

            Existen Escuelas de Magia Negra que practican con "mente en blanco". Quieren "mente en blanco", sin saber Budismo Zen, sin haber ensayado jamás con un Koan, sin haber estudiado a fondo la Ciencia del Pratyara y la Ley de la Bipolaridad Mental, sin conocer la ley por la cual la esencia de la mente se libera de entre la batalla de las antítesis, para mezclarse con la Mónada y llegar al Satori (la iluminación).

            Los fanáticos de esas escuelas Negras creen que eso de la "mente en blanco" (o la quietud de la mente, mejor dijéramos), es algo así tan fácil como "soplar y hacer botellas", y esperan que la gran realidad entre en ellos para arrojar fuera las entidades animalescas, bestiales, que constituyen el Yo pluralizado; quieren que la divinidad entre en ellos, sin tener los vehículos solares (dichos vehículos solo los tienen aquellos que han trabajado intensamente con el Hidrógeno SI-12). Intentar encarnar la gran realidad sin poseer los vehículos solares, es como querer ensillar antes de traer las bes­tias.

            Los fanáticos de dichas escuelas quieren volver consciente al subconsciente, sin tomarse la molestia de disolver el Yo ni de traba­jar con el Hidrógeno SI-12.

            Uno se horroriza, viéndolos caer al suelo, echando espu­ma por la boca, presos de espantosos ataques epileptoides (son posesos, que creen que van muy bien). Abundan estas víctimas en el Subub, así como en todos los centros espiritistas, cherenzistas, etc.

            No quieren esos pobres fanáticos, de las escuelas negras, darse cuenta de que todavía son embriones, que todavía no tienen Cuerpo Astral, que sólo tienen el Ego, y que si en el mundo físico son aparentemente hombres, en la región molecular son sombras soñadoras, subconscientes, frías, fantasmales.

            Ignoran esos pobres débiles, que todavía no tienen Cuerpo Mental, que sólo tienen el Yo mental pluralizado, que usa como vehículo a la substancia mental. Ignoran esos pobres tontos, que todavía no tienen el Cuerpo de la Voluntad Consciente, y que sólo poseen la fuerza del deseo. Esos fanáticos tenebrosos se creen semidioses y creen que la divinidad puede manifestarse a través de gentes que todavía no tienen los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser.

            Los magos negros son lunares, en un ciento por ciento. Nosotros debemos liberarnos de la influencia lunar, y convertirnos en Hombres Solares; nosotros debemos trabajar con el Hidrógeno SI-12, transmutándolo de acuerdo con la Ley de las Octavas, para fabricar los Cuer­pos Existenciales Superiores del Ser y convertirnos en seres solares.



                                                     LAS ESCUELAS DE YOGA

            Por estos tiempos, abunda mucho la litera­tura sobre Yoga y se forman grupos de Hatha Yoga por todas partes.

            Se hace necesario que nosotros aclaremos esta cuestión, para bien de todos los aspirantes a la luz.

            Existen, en el Indostán, siete grandes es­cuelas de Yoga, y todas son muy útiles porque sirven de kinder a la humanidad.

            En las Escuelas de Yoga hay mucho útil y mucho inútil. Se hace necesario distinguir entre lo útil y lo inútil, así como entre lo más útil y lo menos inútil.

            Los estudiantes serios que han recorrido el Indostán, saben muy bien que lo mejor de to­das esas escuelas, lo más trascendental esta en la Sexo Yoga, en el tantrismo blanco.
            El Hatha Yoga, resulta kinder cuando sólo atiende a las necesidades físicas, cuando practica gimnasia; empero el Hatha Yoga tántrico ya no es kinder: es, de hecho y por derecho propio, Escuela de Regeneración, puesto que se rela­ciona con el Maithuna (magia sexual) y con todas las Sadhanas tántricas o sabias posturas mágico sexuales.

            El Raja Yoga, es kinder, cuando sólo se relaciona con los chacras, discos o ruedas magnéticas de la anatomía oculta del hombre, pero cuando se combina con el Kundalini Yoga y la magia sexual, deja de ser kinder y de hecho se convierte en Escuela de Regeneración.

            El Gnana Yoga, es kinder, cuando sólo se preocupa por la mente y sus poderes; pero cuando se combina con el tantrismo blanco, de hecho ya no es kinder, y se convierte en Escuela de Regeneración.

            El Bhakti Yoga, o Sendero Devocional, es kinder cuando únicamente se relaciono con las practicas devocionales, pero cuando se combina con el Maithuna ya no es kinder y se con­vierte en Escuela de Regeneración.

            El Karma Yoga, es kinder, cuando sólo estudia el Sendero de la Recta Acción (en la forma teórica), cuando el devoto todavía no es capaz de modificar las circunstancias de la vida, cuando aún no posee el Ser. Recorde­mos que sólo el Ser puede hacer. El animal intelectual tiene lo ilusión de que hace, cuando en realidad no hace, todo se su­cede a través de él. Sólo el Ser puede modifi­car las circunstancias de la vida, y para poseer el Ser hay que practicar magia sexual, disol­ver el Yo y sacrificarnos por la humanidad.

            El Laya Yoga, es kinder, si sólo atiende a lo relacionado con la respiración y la meditación. Deja de ser kinder cuando se combina con el Maithuna (magia sexual).

            El Samadhi Yoga, es kinder, cuando no se combina con el Maithuna, porque la forma más elevada del éxtasis se logra con el Maithu­na (magia sexual).

            Quienes hayan viajado por la India, Tíbet, China, Japón, Gran Tartaria, etc., saben muy bien que lo más serio de la Yoga está en el tantrismo. Realmente, sin el tantrismo (ma­gia sexual), es absolutamente imposible lograr el adeptado.

            El exoterismo o círculo público de toda Escuela de Yoga, es kinder. El esoterismo o circulo secreto de toda Escuela de Yoga, no es kinder. Es Escuela de Regeneración.

            En los antiguos tiempos se enseñaba en todos los Ashram del Indostán, públicamente, el Maithuna, pero entonces los hermanitos y hermanitas yoguis abusaron, formando escán­dalos. Los Gurús de esos Ashram tuvieron que correr la cortina del esoterismo y hoy sólo secretamente se enseña el Maithuna en algunos Ashram. Esta medida dramática de los Gurús de esos Ashram, convierte a los mismos en kinder para principiantes. Empero, esos Gurús practican Maithuna y lo enseñan a los más preparados (así se evitan escándalos).

            En el mundo Occidental no se ha comprendido la Yoga, y como es natural se han formado muchos infrasexuales que odian mortalmente al sexo.

            Realmente, la Yoga sin el sexo, sin el Mai­thuna, es como un jardín sin agua. La Yoga sin el sexo es kinder, no es Escuela de Regeneración. La Yoga sin el Maithuna, no puede autorrealizar a nadie.

            Recordemos la Escuela de Yogananda. Nosotros conocemos la Kriya de Yoga­nanda, la hemos estudiado muy a fondo, y está incompleta, le faltan los tantras, le falta el tantrismo del Tíbet. Yogananda no recibió la Kriya completa, por lo tanto, dicha Kriya no puede autorrealizar a nadie.

            No queremos con esto decir que dicha Kriya no sirva; es claro que sí sirve como kinder, y eso es todo.

            Lo absurdo es adulterar la Gnosis, adulterar el conocimiento, metiendo dicha Kriya dentro del Movimiento Gnóstico (el adulterio está totalmente prohibido en el Evangelio Cristiano).

            Realmente, la Kriya de Yogananda, no es sino una rama del Laya Kriya o Sadhana Tántrica del Tíbet. Sin los tantras, esa Kriya está incompleta, y por lo tanto nadie se puede autorrealizar con dicha Kriya. Ni aún siquie­ra el mismo Yogananda logró la autorrealización. Yogananda necesita reencarnarse para casarse y trabajar con el Maithuna. Sólo así logrará la autorrealización íntima.

            Lo grave de los fanáticos del infrasexo, es que están plenamente convencidos que pueden autorrealizarse renunciando al sexo o forni­cando.

            La Teosofía y las escuelas pseudorosacrucistas, le han hecho creer a todos los estudiantes pseudoocultistas, que ya el animal intelectual posee los siete cuerpos. Ese concepto es falso. Lo que sucede es que los clarividentes de dicha Sociedad, debido a la falta de iniciación cósmica, han dado una información deficiente, confundiendo la substancia astral y al Ego con el legítimo Cuerpo Astral, y la legión de los Yoes pensadores con el auténtico Cuerpo Men­tal, y a la Esencia o Buddhata, con el Cuerpo Causal, etc.

            En estas condiciones, y con estos supuestos en la mente, es claro que los fanáticos del yoguismo, pseudoesoterismo, pseudoocultismo, etc., no han comprendido la necesidad de crear o fabricar los cuerpos internos (creen que ya los poseen, están mal informados).

            Si ellos comprendieran a fondo esto de los cuerpos internos y se basaran en la Ley de las Analogías Filosóficas, trabajarían con el Mai­thuna o magia sexual, porque comprenderían que "tal como es arriba, es abajo" y que si con el acto sexual engendramos hijos, también (por Ley de Analogías), con ese mismo acto engendramos nuestros cuerpos internos.

            Desgraciadamente, nuestros hermanos pseudoocultistas están pési­mamente informados. La ignorancia es la madre de todos los errores.



                                                   EL MOVIMIENTO GNÓSTICO

            El Movimiento Gnóstico es el Movimiento Síntesis de la Nueva Era del Acuarius. Todas, las siete Escuelas de Yoga están en la Gnosis, pero en forma sintética y absolutamente practica.

            Hay Hatha Yoga tántrica en el Maithuna (magia sexual); hay Raja Yoga práctico, en el trabajo con los chacras; hay Gnana Yoga en los trabajos y disciplinas mentales que des­de hace millones de años cultivamos en se­creto. Tenemos Bhakti Yoga, en nuestras oracio­nes y rituales; tenemos Laya Yoga en la meditación y ejercicios respiratorios; hay Samadhi en nuestras prácticas con el Maithuna y durante las meditaciones de fondo; el Karma Yoga lo vivimos en la recta acción, en el recto pensar, en el recto sentir, etc. La ciencia secreta de los Sufis y Derviches Danzantes, está en la Gnosis; la doctrina secreta del budismo y del taoísmo, está en la Gnosis; la magia sagrada de los nórdicos, está en la Gnosis; la sabiduría de Hermes, Buddha, Confucio, Mahoma, Quetzalcóatl, etc., está en la Gnosis; la doctrina del Cristo, es la misma Gnosis.

            Jesús de Nazaret es, de hecho, el superhombre de las síntesis. Jesús de Nazaret fue esenio y estudió la sabiduría hebraica y tuvo dos Maestros Rabinos durante su infancia. Sin embargo, y además de sus profundos conocimientos del Zohar y del Talmud y de la Torah, es iniciado egipcio, masón egipcio (Jesús estudió en la Pirámide de Kefrén, Jesús es un hierofante egipcio). Además, viajó por Caldea, Persia, Europa, la India y el Tíbet. Los viajes de Jesús no fueron turísticos, los viajes de Jesús fueron de estudio.

            Existen documentos secretos que demuestran que Jesús, el gran Maestro Gnóstico, estuvo en Lhasa, capital del Tíbet, sede sagrada del Dalai Lama. Jesús visitó la Catedral de Jo Kang, la san­ta catedral del Tíbet. Fueron tremendos los conocimientos que Jesús adquirió en todos esos países y en todas las antiguas Escuelas de Misterios.

            El Gran Maestro nos entregó todos esos co­nocimientos yogis, todos esos conocimientos budistas, herméticos, zoroastrianos, talmúdicos, caldeos, tibetanos, etc., pero en forma sintética, ya digeridos en su Gnosis.

            Jesús no fundó la Iglesia Católica Romana, Jesús fundó la Iglesia Gnóstica, la que existía en tiempos de San Agustín, la que conoció Jerónimo, Empédocles, Santo Tomás, Marción de Ponto, Clemente de Alejandría, Tertuliano, San Ambrosio, Harpócrates, y todos los prime­ros Padres de la Iglesia, que en aquella época se llamaba Iglesia Gnóstica Católica.

            La Iglesia Católica Romana en su forma ac­tual, no fue fundada por Jesús. Ella es una desviación, una rama desprendida de la santa Gnosis.

            La humanidad necesita volver al punto de partida, regresar a la santa Gnosis del hiero­fante Jesús El Cristo, retornar al cristianismo primitivo, al cristianismo de la Gnosis.

            La doctrina de Jesús El Cristo, es la doctrina de los esenios, la doctrina de los nazarenos, peratisenos o peratas, etc. En la doctrina de Jesús El Cristo, hay Yoga digerida, Yoga esencial, magia tibetana, budismo práctico, ciencia hermética, etc., etc.

            En la Gnosis está toda la sabiduría antigua, ya totalmente "masticada" y digerida.

            Jesús, el divino Maestro, es el instructor del mundo. Si queremos de verdad la autorrealización íntima, estudiemos la Gnosis, practique­mos la Gnosis, vivamos la senda del Arhat Gnóstico.

            La mejor exposición de la Doctrina Secreta, está en la síntesis gnóstica del gran hierofante Jesús, El Cristo.

            La Gnosis nos ahorra trabajo y estudio. Si no fuera por la síntesis del Cristo, necesitaríamos meternos millones de volúmenes en la cabeza y viajar por el mundo entero, a fin de hallar el camino. Afortunadamente, ya uno lo hizo, y ese fue El Cristo, el mismo que estudió en la catedral budista de Jo Kang, investigando antiquísimos libros tibetanos.

            ¿Para qué necesitamos nosotros hacer ese mismo trabajo de investigación? El hizo ya ese trabajo, y en forma de síntesis nos entregó toda la Yoga, toda la ciencia secreta. ¿Qué más queremos?

            Nuestro deber es estudiar la Gnosis y vivirla; eso es lo importante, lo vital. ¿Que se rían de nosotros, que nos ataquen, que nos calum­nien? ¿Qué importa a la ciencia y qué a no­sotros?

            Podéis estar seguro, querido lector, que lo mejor que tiene la Yoga, está en la Gnosis. Lo mejor que tiene el budismo, está en la Gnosis; lo mejor de la ciencia egipcia, caldea, zoroastriana, etc., está en la Gnosis. ¿Entonces qué?, ¿qué más queremos, qué más buscamos?

            El Movimiento Gnóstico es el Movimiento         Revolucionario de la Nueva Era de Acuario. Actualmente existen muchos individuos reaccionarios, extemporáneos, retardatarios, que se dicen "gnósticos", y nos excomulgan porque di­vulgamos el Gran Arcano, el Maithuna, diciendo que "nosotros estamos haciendo labor pan sexualista, pecaminosa". Esos no quieren que la humanidad reciba la clave de la autorrealiza­ción íntima.

            Hemos recibi­do cartas de uno de esos pseudorosacrucistas, pseudognósticos, en las cuales él afirma estar con la Gnosis y con el Maithuna (magia se­xual), pero quiere que dicha clave no se le entregue a la pobre humanidad doliente; dice que "se prepare primero a la gente, antes de entregarle el Maithuna"... Y sin embargo, cuando dicho líder se dirige a ciertos estudiantes se contradice, hablando con­tra el Movimiento Gnóstico y contra el Gran Arcano, y calificándonos de "pornográficos", etc. Realmente, lo que él quiere, es no dejar en­trar a los demás por la "senda del filo de la navaja" (estos son los que ni entran ni dejan entrar). El sabe la magia sexual, él conoce el Maithuna, pero no quiere que los demás lo sepan, está empeñado en ocultarle la verdad a los pobres seres humanos.

            Nosotros, francamente, hemos resuelto lan­zarnos a una lucha sin cuartel, a una lucha a muerte, para iniciar la Nueva Era de Acuario. No importa que nos critiquen, que nos insulten, que nos traicionen. La Gnosis debe entregársele a la humanidad, cueste lo que cueste. Jesús entregó la Gnosis y nosotros se la entre­gamos a la humanidad, cueste lo que cueste.

            El Movimiento Gnóstico, presenta el conocimiento gnóstico en forma revolucionaria. El Movimiento Gnóstico es revolucionario, ciento por ciento; el Movimiento Gnóstico se ha formado para iniciar una nueva era, dirigi­da por un planeta revolucionario. Ese planeta es Urano, el planeta de la sexualidad, el planeta de la revolución en marcha.

            El Movimiento Gnóstico Cristiano Universal debe pelear, tremendamente, la buena batalla por la Nueva Era de Acuario. Todos los Misioneros deben lanzarse a una lucha a muerte, por la victoria del Cristo Jesús. Todos los Lumisiales Gnósticos deben lan­zar una intensísima propaganda gnóstica: folletos, hojas volantes, libros, avisos por radio, periódicos, etc.

            Quien quiera cristificarse, debe estar dis­puesto a dar hasta la última gota de sangre por el Cristo y por la humanidad doliente. Los egoístas, aquellos que sólo piensan en sí mismos y en su propio progreso, jamás lograrán la cristificación.

            Actualmente, el Movimiento Gnóstico, tiene mas de cinco millones de personas, pero necesita crecer más, necesita volverse poderoso, gigantesco, a fin de trans­formar el mundo para la Nueva Era, que ya comenzó.

            La guerra a muerte debe ser contra la ignorancia, el fanatismo y el error. Es necesario trabajar intensamente en la Gran Obra del Padre y traer a nuestras filas gnósticas a miles y miles de personas. Necesitamos robustecer el Ejército de Salva­ción Mundial.

            Recordad, hermanos gnósticos, que en la Gnosis del Cristo Cósmico, está la síntesis práctica de todas las Yogas, Logias, Ordenes, Religiones, Escuelas, Sistemas, etc. Nuestro Gran Maestro, Jesús El Cristo, estu­dió a fondo toda esa Yoga, toda esa sabiduría antigua, y luego nos la entregó en su Gnosis, pero ya "digerida" y perfectamente simplificada, en forma absolutamente práctica.

            Hay Gnosis en la doctrina budista, en el Budismo Tántrico del Tíbet, en el Budis­mo Zen del Japón, en el Budismo Chan de la China, en el sufismo, en los Derviches Dan­zantes, en la sabiduría egipcia, caldea, pitagórica, griega, azteca, maya, inca, etc.

            Si estudiamos cuidadosamente los evange­lios cristianos, hallaremos (en ellos) la matemá­tica pitagórica, la parábola caldea y babilóni­ca y la formidable ética budista.

            El sistema de enseñanza, adoptado por Jesús, fue el sistema de los esenios. Ciertamente, los esenios fueron gnósticos, en un ciento por ciento.

            Los Cuatro Evangelios son gnósticos, y no se podrían entender sin el Maithuna (magia sexual).

            Resulta absurdo adulterar la Gnosis con enseñanzas distintas. El evangelio cristiano prohibe el adulterio.

            Es absurdo concebir la Gnosis sin el Maithuna. Podemos beber el vino de la Gnosis o sabidu­ría divina, en una copa griega, o budista, o sufí, o azteca, o egipcia, etc., pero no debemos adulterar ese vino delicioso, con doc­trinas extrañas.

            En el Movimiento Gnóstico, está la síntesis práctica de la Gnosis, en su forma absolutamente revolucionaria. El Movimiento Gnóstico corresponde al Sig­no Zodiacal de Acuario, y por lo tanto es abso­lutamente revolucionario.

            Los Lumisiales del Movimiento Gnóstico, deben ser Academias Esotéricas y Templos de Liturgia Solar.

            Los Rituales Gnósticos, realmente, son Li­turgia Solar.

            Hoy por hoy, el animal intelectual no tiene Cuerpo Astral Solar (ese es un lujo que muy pocos pueden darse). El humanoide actual, es decir, el animal in­telectual, sólo tiene el Ego; el animal intelectual es esclavo de la influencia lunar, carga la luna en su substancia astral. Real­mente, el humanoide es una mezcla híbrida de planta y de fantasma.

            Lo único que lleva el animal intelectual es la legión del Yo y el Buddhata dormido (enfrascado entre el Ego).

            El Movimiento Gnóstico enseña el Maithu­na, para que el animal intelectual fabrique el Cuerpo Astral Solar.

            Es necesario que el animal intelectual se libere de la Luna y se convierta en Hombre Solar.

            Los Rituales Gnósticos nos identifican con la fuerza solar.

            Es necesario luchar contra la fuerza lunar, hacernos libres de verdad. Eso es lo que quiere el Movimiento Gnóstico.

            La Luna es muerte, el Sol es vida en abun­dancia. La Luna es materialismo, borrache­ras, banqueteos, lujuria, ira, codicia, envidia, orgullo, pereza, incredulidad, etc. El Sol es fuego, sabiduría, amor, espíritu divino, esplendor, etc. El Sol es el Cristo Cósmico, el Verbo, la Gran Palabra. Los Cuatro Evangelios Gnósticos constituyen el Drama Solar, el Drama del Cristo.

            Nosotros necesitamos vivir el Drama Solar, nosotros necesitamos convertirnos en el personaje central de ese Drama Cósmico.

            No importa que nos critiquen, que nos aborrezcan, que nos odien por divulgar el Maithuna (magia sexual), para bien de esta pobre humanidad doliente.

            Realmente, causa dolor ver a esos pobres infrasexuales en el Mundo Molecular: después de la muerte, vagan por el Mundo Molecular como sombras (sonámbulas, dormidas, frías, inconscientes).

            ¿De qué les sirvieron (a esos infrasexuales) todas sus practicas subjetivas? ¿De qué les sirvieron todas sus creencias, sistemas, Orde­nes? etc.

            Inútilmente intentaran (los infrasexuales) la liberación, despreciando el sexo o renunciando al Maithuna (magia sexual), o absteniéndose, o abusando, o siguiendo el cami­no degenerado de los homosexuales, masturbadores, etc.

            Inútilmente (los equivocados sinceros) inten­tarán crear los Cuerpos Solares, practicando ejercicios respiratorios, o yogismo sin Mai­thuna, o ejercicios similares, o con dietas vegetarianas etc.

            Está completamente demostrado que somos hijos del sexo, y que sólo con el sexo se puede crear.

            Realmente, sólo con el sexo, podremos crear los Cuerpos Solares; sólo con la fuerza mara­villosa del Tercer Logos, podemos convertirnos en Hombres Solares.

            Nosotros, queremos enseñarle a la humanidad la Religión Solar, noso­tros queremos entregarle, a estos pobres fan­tasmas lunares, la Doctrina Solar del Cristo Cósmico, con el único propósito de que el hom­bre se cristifique.

            Es urgente que nazca El Cristo en el corazón del hombre, es necesario que cada ser humano se convierta en un Superhombre.

            El Movimiento Gnóstico, tiene una gigan­tesca tarea en la Edad de Acuario: a nosotros nos ha tocado la misión sagrada de enseñarle, a esta pobre humanidad, la Doctrina del Logos Solar.

            Debemos luchar hasta la muerte, para hacer cada vez más y más poderoso al Movimiento Gnóstico. Necesitamos que éste Movimiento se haga omnipotente, para bien de tantos mi­llones de seres humanos que están en el camino de la Muerte Segunda. Necesitamos ser com­pasivos y entregarle a la humanidad la Doctri­na Solar, ¡cueste lo que cueste!
                                                                       ¡Paz Inverencial!

Samael Aun Weor (firmado en México, D.F. a los trece días del mes de Enero del Año Tercero de Acuario).

No hay comentarios:

Publicar un comentario