lunes, 16 de noviembre de 2015

EN HOMENAJE COTIDIANO A LA BENDITA MADRE TIERRA


Agradeciendo las bendiciones que nos otorga la Madre Naturaleza, en lo interno como exteriormente, me es grato compartir con quienes les plazca, el contenido del acápite 2 del capítulo 3 de mi libro escrito hace 20 años: “El Advenimiento de Thunupa, el Kristo Rojo de Acuario” referido a su vital importancia para nuestra existencia.

A.Z.F., V.M.K. EL TAWA MANÚ

2. -Revalorización fisiocrática con la Divinidad Pachamama
Tal como se registra en los Archivos Cósmicos del Akash, Pacha siempre ha significado Dios y naturalmente la utilización de esta palabra de todos modos determinará la Energía Divinal existente en la organización de todo lo creado; así, nuestros ancestros sabiamente honraron a sus Deidades en las Piedras, en los Ríos, en el Sol, en el Aire, en los Truenos, en los Huracanes, etc. y a cada una de estas formas de expresión Celestial en la Naturaleza, la denominaron Pacha.



Una emanación fundamental de esa Energía en cuya adoración se cimentó milenariamente la cultura y la civilización, con sus estructuras económicas, políticas y sociales de las comunidades en esta parte de América, fue precisamente la representación de la Madre Tierra, o sea la Pachamama, que es la propia naturaleza, la eterna dadora de Vida, abundancia y felicidad, factores que el hombre actual extraña, sufriendo como en la parábola del "Hijo pródigo" las nefastas consecuencias de este divorcio del hombre con el Creador y que deviene en hambre, enfermedad, miseria y desdicha.

Se concluye entonces que el hombre requiere con urgencia volver a hermanarse con la Naturaleza, rescatando los primigenios conceptos que estuvieron en boga entre los fisiócratas europeos cuando sostenían que el origen de las riquezas proviene de la Tierra; nada más acertado, ya que hoy se puede comprobar y muy a pesar del apogeo   tecnológico alcanzado desde la revolución industrial y sin ser precisamente partidarios de Malthus, se habrá de convenir diciendo que el hombre no está satisfecho ni corporal menos aún anímicamente, pues la gran mayoría de los terrestres padecen y hasta mueren de hambre, llegando a ignorar casi por completo las comodidades que ofrece  el avance científico moderno, que sólo favorece a las sociedades con estándares de vida muy elevados.

Aquellos conceptos fisiocráticos, como filosofía económica y social, tienden a revalorizarse, toda vez que la progresiva explosión demográfica sobre todo en Asia, pero que en realidad es mundial, hace ver con nuevos ojos esperanzadores la importancia y el valor que tiene la Tierra como contenedora de abundancias, pues cuando el hombre retorna a la armonía con ella, recibe todos los recursos indispensables para la vida como ser alimentos, abrigo y riquezas sin fin, ya que sin el concurso con el cual generosamente nos prodiga, no podría existir ninguna otra actividad generadora de bienes duraderos.

Para volver a restituirse la completa armonía con el medio que le rodea, el Hombre precisa tornarse Runa, o sea natural, sin las complicaciones de una mentalidad meramente intelectualoide, esto es, deberá desvestirse de teorías impracticables, comprometiéndose con su origen cósmico-telúrico-ambiental y aprovechando la "Sabiduría de los Ancianos" que de algún modo podemos advertir haberse rescatado por los fisiócratas, y ahora revalorizada con el Rayo Inka y el restablecimiento de la Ciencia Taowanakota, obtener como feliz resultado volver a entroncarse con la Bendita Madre Tierra, al sentirnos verdaderamente sus Hijos, entonando cánticos de alabanzas al Creador, por dispensarnos con sus productos tanta prosperidad, y sin cansarnos de loar a los Cielos, tomar conciencia que únicamente con la sabia utilización que la Pachamama nos brinda, tendremos sin egoísmos malsanos ni mezquindades obtusas, lo suficiente como para crear una sociedad plena de felicidad, ajena ya a los grandes conflictos que ocasiona ahora la angurria desmesurada de riquezas; estas funestas ambiciones son orquestadas a nivel mundial para obtener producciones masivas, destruyendo los ecosistemas y provocando sobresaturación de alimentos con los cuales no se busca propiamente satisfacer los requerimientos aflictivos de ingentes comunidades famélicas, cuya patética desesperación por comer trasunta cuadros pavorosos, y por su crudeza parecen inauditas fantasías; esta realidad desgarradora, aparte de otras plagas insufribles que acosan a los más débiles y desnutridos, no hace mella en el sistema imperante que mantiene una economía deshumanizada, favoreciendo únicamente sus intereses voraces, controlando los precios del mercado internacional y cuando les conviene, arrojan a los océanos toneladas de alimentos para sostener muchas veces los caprichosos precios con que aseguran y multiplican sus mezquinas inversiones.

Pachamama va a jugar un papel preponderante en el restablecimiento de una nueva economía para la Humanidad, determinando también la popularidad del nuevo elemento de riqueza para su aprovechamiento energético y esto va a surgir precisamente con el uso cada vez más adecuado del Litio y otros minerales, mediante los cuales ingresaremos en los prolegómenos de una sabia utilización de la Energía Solar en recipientes ultra concentrados, livianos e inocuos que harán posible la simplificación de su manejo y usufructo, brindándose por su abaratamiento para colmar sin peligros calamitosos, todos los requerimientos energéticos tanto industriales, comerciales, y domésticos fijos, cuanto en todos los medios locomotivos; con estos logros se encontrará la Humanidad terrestre en los albores de la conquista del Quinto Elemento que condensa a los otros cuatro y que es el Éter, mediante el cual a comienzos del próximo milenio, contaremos con una población más progresista, sensata, sin ambiciones bélicas, y por consiguiente con capacidad para manejar sus propias Naves Cósmicas, igualando velocidades como las de la Luz, y aún más, equiparándose en logros a las Humanidades Solares de otros espacios y dimensiones que ya disfrutan de estas bendiciones.

Pachamama en Bolivia ha sintetizado una suma maravillosa de recursos variados, así como espléndidos paisajes a lo largo y ancho de su inmensa geografía, no obstante encontrarse hoy tan sólo con un tercio de su original territorio legado por su remotísima historia y ratificado por los valientes y visionarios Libertadores Bolívar y Sucre; la ambición y el egoísmo de los vecinos pudo más que una decantada hermandad y se operó el permanente despojo aún en pleno siglo veinte para asegurarse el plagio de fabulosas riquezas; sin embargo Bolivia, a pesar de su achicamiento territorial, contiene en sus entrañas formidables recursos mineralógicos, entre ellos el Litio, y reitero, otros elementos aún no conocidos por el hombre y que a partir del Salar de Uyuni  y de la presencia pétrea de Thunupa mantenida allí como eterno centinela del Olimpo terrestre, determinarán el florecimiento en breve, de la más importante riqueza mineral estratégica para el aprovechamiento energético, y que beneficiará a todos los habitantes de la Tierra en los próximos siglos y milenios.

Con mis parabienes para toda la Humanidad Consciente:

A.Z.F. V.M.K. EL TAWA MANÚ

No hay comentarios:

Publicar un comentario