domingo, 21 de febrero de 2016

EL RAYO DE LA MUERTE






EL RAYO DE LA MUERTE



INTRODUCCIÓN:

El rayo de la muerte reduce al llamado hombre, a una quinta esencia molecular, así como una tonelada de flores puede reducirse a una simple gota de perfume esencial. La energía de la muerte, por ser tan fuerte, destruye totalmente el organismo humano. Es una corriente de tan altísimo voltaje, que inevitablemente destruye  el organismo cuando llega a circular por éste. Así  como un rayo puede despedazar un árbol, así también el rayo de la Muerte, reduce a cenizas, el cuerpo humano. Es el único tipo de energía que el organismo no puede resistir. Este Rayo conecta a la  MUERTE con la CONCEPCIÓN. Los extremos se tocan. Cuando la esencia se desprende del cuerpo, bajo el impacto terrible del rayo de la Muerte, se produce una tensión eléctrica tremenda a una nota clave, cuyo resultado axiomático es el movimiento y combinación de los genes determinantes del futuro cuerpo físico. Así los sutiles constituyentes del huevo fecundo se acomodan en disposición correspondiente, teniendo como base la tensión y la nota clave de la muerte.




LO QUE CONTINUA.    

A la fosa sepulcral van a  parar; el CUERPO FISICO y la PERSONALIDAD, que se desintegra muy lentamente y no siempre permanece dentro del sepulcro,  ella , como dijimos se forma a lo largo de nuestra existencia y se robustece con las experiencias. A veces la personalidad deambula en el cementerio, otras sale del sepulcro, cuando sus dolientes la visitan y le llevan flores; o dirigirse a algunos lugares que le son familiares. La personalidad es energética y atómica, es perecedera, mortal, no existe ningún mañana para la personalidad del muerto, se disuelve lentamente a través del tiempo; no es exagerado afirmar que la personalidad descartada puede sobrevivir por siglos enteros, como quiera que se vigoriza  a través del tiempo, con las distintas experiencias de la vida. Obviamente dura más en desintegrarse que el Cuerpo Físico y el  Etérico, es una nota energética  más firme.


        EL CUERPO VITAL

Se escapa del cuerpo físico con la última exhalación, tal vehículo flota ante el sepulcro y se va descomponiendo lentamente, a medida que el Cuerpo Físico se desintegra. El Cuerpo Vital es el asiento de la vida orgánica, sin el cual sería imposible la existencia del Cuerpo Físico. Este Cuerpo Vital es termo-eléctrico, magnético.


Ningún organismo podría vivir sin el Cuerpo Vital. Todos los fenómenos químicos, fisiológicos y biológicos, todo fenómeno de percepción, todo proceso metabólico, toda acción de las calorías, etc., tiene su base en el Cuerpo Vital el cual es también llamado Cuerpo Etérico. Este Cuerpo  es realmente la sección superior del cuerpo Físico.


El Cuerpo Físico al mundo de las tres dimensiones, el Cuerpo Vital es Tetra dimensional, no entra al sepulcro, flota cerca del sepulcro y se va desintegrando lentamente conforme el cadáver se va desintegrando.


        En el instante preciso de la muerte, en el momento en que el difunto exhala su postrer aliento, proyecta u n diseño electro-síquico de su personalidad, tal diseño continúa en las regiones suprasensibles de la naturaleza y más tarde, viene a saturar el huevo fecundado, así es como al retornar, al regresar, al reincorporarse en un nuevo Cuerpo Físico venimos a poseer características personales muy similares a las de la vida anterior.


        Eso que continúa después de la muerte, no es pues algo muy hermoso. Aquello que no es destruido, con el cuerpo Físico, no es más que un montón de diablos, de agregados psíquicos, de defectos, lo único decente que existe en el fondo de ellos es la ESENCIA. Mejor decir, que el yo-pluralizado regresa, se reincorpora, retorna a este valle de lágrimas.


LOS ÁNGELES DE LA MUERTE

Los Ángeles de la Muerte son en sí mismos hombres perfectos, ellos se encargan de romper la conexión que existe entre el Ego y el Cuerpo Físico; le quitan al ser humano la vida. Esto lo hacen cortando el Cordón Umbilical, los ángeles de la muerte lo rompen de acuerdo con su día y con su hora,  de acuerdo con la Ley del Destino. Este hilo maravilloso pertenece a las dimensiones superiores del espacio y solo puede ser visto con el sentido espacial bien desarrollado.


        Los moribundos suelen ver al ángel de la muerte como una figura esquelética espectral bastante horrible. Realmente lo que sucede es que éste se reviste con el traje que corresponde a su oficio. Las vestiduras funerales y la esquelética figura de estos ángeles, horrorizan a aquellos que todavía no han despertado la conciencia. Los símbolos funerales de los ángeles de la muerte son: la HOZ que siega vidas, la CALAVERA de la muerte, el BUHO, la LECHUZA, etc., fuera de su trabajo la apariencia de los ángeles de la muerte es la de: HERMOSOS NIÑOS, SUBLIMES DONCELLAS, VENERABLES MAESTROS, etc.,


        LOS TRIBUNALES DEL KARMA

En el momento de la muerte y durante los tres días y medios siguientes a la muerte, nuestra conciencia y nuestro juicio interno son liberados por la descarga electrónica. Entonces vemos pasar toda nuestra vida en forma retrospectiva. La descarga es tan fuerte que el hombre cae después en un estado de coma y de sueños incoherentes. La visión retrospectiva de la vida que acaba de pasar, tiene como único objetivo hacer un inventario de la existencia que terminó para saber que tenemos y que nos falta. El juicio ante los Tribunales del Karma después del inventario, es el resultado preciso de la existencia finalizada.


        Pasados los tres días y medio la Esencia entra en  un estado de conciencia de tipo lunar. En el momento revivimos la vida en forma retrospectiva, bajo la descarga electrónica, pero en forma muy rápida y terrible en el mundo molecular (cuarta dimensión) volvemos a revivir nuestra vida que acaba de pasar en forma mucho más lenta, porque el tiempo en el mundo molecular es más lento que en el  mundo electrónico. Terminado el trabajo retrospectivo es claro que tenemos plena conciencia del resultado final de la vida que acaba de pasar. Es entonces y sólo entonces cuando todo aquel que no esté decididamente perdido, toma la decisión de enmendar sus errores y pagar lo que debe. Sólo los completamente perdidos no responden a los impactos terribles de los mundos molecular y electrónico. Realmente esos seres ya están tan materializados, que de hecho, retornan al mundo mineral, el INFIERNO CRISTIANO.


        El juicio final es el  que decide la muerte de los desencarnados. Terminando el trabajo retrospectivo tenemos que presentarnos ante los tribunales del KARMA. En dichos tribunales tenemos que responder de cargos, la sentencia de los Jueces es definitiva. Realmente no es exacto afirmar que todos los seres pasen a las regiones del PARAISO o a los estados de felicidad de tipo Celestial después del juicio. Realmente sólo pasan a las regiones inefables, una muy pequeña minoría de seres. El juicio final divide a los desencarnados en tres grupos:


A).- LOS QUE RETORNAN INMEDIATAMENTE SINO HAN CUMPLIDO SU CICLO DE 108   EXISTENCIAS.
B).- LOS QUE SUBEN A LO ESTADOS PARADISIACOS Y CELESTES.
C).-LOS QUE ESTRAN AL MUNDO MINERAL SUMERGIDO (INFIERNO)


CONCLUSIONES:

Es urgente el erradicar de nuestras psiquis los agregados psicológicos, a través de los TRES FACTORES DE LA REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA para lograr aquí y ahora el DESPETAR de nuestra propia CONCIENCIA.


        Sólo aquellos realmente despiertos, pueden resistir la descarga electrónica sin perder la conciencia. Sólo entonces nos hacemos conscientes de los misterios de la vida y de la muerte, desencarnar a voluntad, alargar la vida –si se considera necesario con el fin de realizar o terminar alguna labor en el mundo Físico, definitivamente, vencer la muerte, hacerse inmortal a través del MORIR, NACER y el SACRIFICIO por la HUMANIDAD.


SAMAEL AUN WEOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario