domingo, 11 de septiembre de 2016

EL DESPETAR DE LA CONCIENCIA

El DESPERTAR DE LA CONCIENCIA

LA CONCIENCIA:
las gentes confunden a la CONCIENCIA con la INTELIGENCIA o con el INTELECTO y a la persona muy inteligente o muy intelectual le dan el calificativo de muy consciente. Nosotros afirmamos que la CONCIENCIA en el hombre es fuera de toda duda y sin temor a engañarnos, una especie muy particular de "APREHENSIÓN DE CONOCIMIENTO INTERIOR" totalmente independiente de toda actividad mental. La facultad de la CONCIENCIA nos permite el conocimiento de SI MISMOS. La Conciencia nos da conocimiento íntegro de lo que ES, de donde está, de lo que realmente se sabe, de lo que ciertamente se ignora. La PSICOLOGÍA REVOLUCIONARIA enseña que sólo el hombre mismo puede llegar a conocerse a si mismo.



Sólo nosotros podemos saber si somos conscientes en un momento dado o no. Sólo uno mismo puede saber de su propia conciencia y si esta existe en un momento dado o no. El hombre mismo y nadie más que el puede darse cuenta por un instante, por un momento de que antes de ese instante antes de ese momento, realmente no era consciente, tenía su conciencia muy dormida, después olvidará esa experiencia o la conservará como un recuerdo, como el recuerdo de una fuete experiencia. Es urgente saber que la CONCIENCIA en el animal Racional no es algo continuo, permanente. Normalmente la CONCIENCIA en el animal Intelectual llamado hombre, duerme profundamente.



raros, muy raros son los momentos en que la CONCIENCIA está despierta; el animal intelectual trabaja, maneja carros; se casa, etc. con la conciencia totalmente dormida y sólo en momentos excepcionales despierta. La vida del ser humano es una vida de sueño, pero él cree que está despierto y jamás admitiría que esta soñando, que tiene la conciencia dormida. Si alguien llegara a despertar, se sentiría espantosamente avergonzado con si mismo; comprendería de inmediato su payasada, su ridiculez. Esta vida es espantosamente ridícula horriblemente trágica y rara vez sublime.


Si un Boxeador llegará a despertar de inmediato en plena pelea, miraría avergonzado a todo el honorable público y huiría del horrible espectáculo, ante el asombro de las dormidas e inconscientes multitudes. Cuando el ser humano admite que tiene la CONCIENCIA DORMIDA, podéis estar seguros de que ya comienza a despertar. Las escuelas reaccionarias de Psicología anticuada que niegan la existencia de la CONCIENCIA y hasta la inutilidad del término, acusan el estado de sueño más profundo. Los secuaces de tal Escuela duermen muy profundamente en un estado prácticamente infra-consciente e inconsciente.
Quienes confunden a la conciencia con las funciones psicológicas; pensamientos, sentimientos, impulsos motrices y sensaciones, realmente están muy inconscientes, duermen profundamente. Quienes admiten la existencia de la CONCIENCIA pero niegan de plano los distintos grados de concientivos, acusan falta de experiencia consciente, sueño de la conciencia. Toda persona que por alguna vez hayan despertado momentáneamente, sabe muy bien por experiencia propia que existen distintos grados de conciencia observables en uno mismo.


1).- TIEMPO ¿Cuánto tiempo permanecimos conscientes?
2).- FRECUENCIA ¿Cuántas veces hemos despertado conciencia?
3).- AMPLITUD Y PENETRACIÓN ¿De qué se era consciente?
La PSICOLOGÍA REVOLUCIONARIA y la antigua PHILOKALIA afirman que mediante grandes SÚPER-ESFUERZOS de tipo muy especial se puede despertar conciencia y hacerla continua y controlable.


La EDUCACIÓN FUNDAMENTAL tiene por objeto despertar CONCIENCIA. De nada sirve diez o quince años de estudios en la escuela, colegio o universidad, si al salir de la aulas somos autómatas dormidos. No es exageración afirmar que mediante algún gran ESFUERZO puede el Animal Intelectual ser consciente de si mismo tan solo por un par de minutos. Es claro en esto suelen haber hoy raras excepciones que tenemos que buscar con la linterna de Diógenes, esos casos raros están representados por los hombres verdaderos: BUDDHA, JESÚS, HERMES, QUETZALCOATL, etc. estos fundadores de religiones poseyeron CONCIENCIA CONTINUA fueron grandes ILUMINADOS.
Normalmente en las gentes NO conscientes de si mismas, la ilusión de ser conscientes en forma continua, nace de la memoria y de todos los procesos del pensamiento. El hombre que practica un ejercicio retrospectivo para recordar toda su vida, puede en verdad rememorar, recordar cuántas veces se caso, cuántos hijos engendró, quienes fueron sus padres, sus Maestros, etc., pero esto no significa despertar conciencia, esto es sencillamente recordar actos inconscientes y eso es todo.
Es necesario repetir lo que dijimos en precedentes capítulos. Existen cuatro estados de conciencia:
a).- Sueño
b).- Vigilia
c).- Auto-Conciencia
d).- Conciencia objetiva
El pobre ANIMAL INTELECTUAL equivocadamente llamado HOMBRE sólo vive en dos de estos estados. Una parte de su vida transcurre en el sueño y otra en el mal llamado ESTADO DE VIGILIA el cual también es sueño. El hombre que duerme y está soñando, cree que despertará por el hecho de regresar al estado de vigilia pero en realidad durante este estado de vigilia continúa soñando. Esto es semejante al amanecer, se ocultan las estrellas debido a la luz solar pero ellas continúan existiendo aunque los ojos físicos no las perciban.


En la vida normal y corriente, el ser humano nada sabe de la AUTO-CONCIENCIA y mucho menos de la CONCIENCIA OBJETIVA. Sin embargo la gente es orgullosa y todo el mundo se cree Auto-Consciente, el Animal Intelectual cree firmemente que tiene conciencia de si mismo y de ninguna manera aceptaría que se le dijese que es un dormido y que vive inconsciente de si mismo.


Existen momentos excepcionales en que el Animal despierta, pero esos momentos son muy raros, pueden representarse en un instante de peligro supremo, durante una intensa emoción, en alguna nueva circunstancia, o situación inesperada, etc. Es verdaderamente una desgracia que el pobre Animal Intelectual no tenga ningún dominio sobre esos estados fugaces de conciencia que no pueden evocarlos, que puede hacerlos continuos. Sin embargo la EDUCACIÓN FUNDAMENTAL afirma que el hombre puede lograr el control de la conciencia y adquirir Auto-Conciencia. La PSICOLOGÍA REVOLUCIONARIA tiene métodos, procedimientos científicos para el Despertar de la Conciencia, necesitamos empezar por examinar, estudiar y luego eliminar todos los obstáculos que se nos presentan en el Camino.


Quienes estudien nuestras enseñanzas Gnósticas, si de verdad llegan a interesarse por la Senda del Filo de la Navaja y la Auto-Realización íntima del SER, sentirán el anhelo de ver, oír, oler, tocar y palpar las grandes realidades de los mundos superiores. Todo ser humano puede llegar a la experiencia de la realidad; todo ser humano tiene derecho a las grandes vivencias del espíritu, a conocer los reinos y naciones de las regiones moleculares y electrónicas. Todo aspirante tiene derecho a estudiar a los pies del Maestro a entrarse por las puertas espléndidas de los templos de misterios mayores, a conversar con los brillantes hijos de la aurora del mahavantara de la creación cara a cara, empero, hay que empezar por Despertar la Conciencia. Es imposible estar despiertos en los mundos superiores si aquí en este mundo celular, físico, material, el aspirante está dormido. Quienes quieran despertar la conciencia en los mundos internos, debe despertar aquí y ahora, en este mundo denso.


Si el aspirante no ha despertado conciencia aquí en este mundo físico, mucho menos en los mundos superiores. Quien despierta conciencia aquí y ahora, despierta en todas partes. Quien despierta conciencia aquí en el mundo físico, de hecho y por derecho, queda despierto en los mundos superiores. Lo primero que se necesita para despertar conciencia es saber que se esta dormido. Eso de comprender que se esta dormido es algo muy difícil porque normalmente todas las gentes están absolutamente convencidas de que están despiertas. Las gentes trabajan dormidas, soñando, manejan carros dormidos, soñando; se casan dormidos, viven dormidas, soñando y sin embargo están totalmente convencidas de que están despiertas.






Factores que Producen el Sueño de la Conciencia
Quienes quiera despertar conciencia aquí y ahora, debe empezar por comprender los tres factores sub-conscientes llamados:
a).- Identificación
b).- Fascinación
c).- Sueño
Todo tipo de identificación produce fascinación y sueño. Vais andando por una calle de pronto os encontráis con las turbas que van protestando por algo ante el palacio del señor presidente, si no estáis en estado de alerta os identificáis con el desfile, os mezcláis con las multitudes, os fascináis y luego viene el sueño, gritáis, lanzáis piedras, hacéis cosas que en otras circunstancias no haríais ni por un millón de pesos.


Olvidarse de si mismo es un ERROR de incalculables consecuencias. Identificarse con algo, es el COLMO de la estupidez, el resultado viene a ser la fascinación y el sueño. Es imposible que alguien puede despertar conciencia si se olvida de si mismo, si se identifica con algo. Es imposible que un aspirante pueda despertar conciencia si se deja fascinar, si cae en el sueño. El boxeador que se ésta cruzando golpes con otro boxeador duerme profundamente, está soñando, está identificado totalmente con el acontecimiento, está fascinado y si llegase a despertar conciencia, miraría en todas direcciones y huiría inmediatamente del ring, totalmente avergonzado consigo mismo y con el honorable público


Vais de pronto viajando en cualquier transporte urbano dentro de la ciudad, tenéis que abandonar el vehículo en determinada calle, de pronto os viene a la mente el recuerdo de un ser querido, os identificáis con dicho recuerdo, viene la fascinación y luego a soñar despierto. De pronto dais un grito de exclamación, ¿Dónde estoy? ¡caracoles!... me pase de cuadra... tenia que bajarme en tal esquina, en tal calle; y luego os dais cuenta de que vuestra conciencia habla estando ausente, os bajáis del vehículo y regresáis a pie hasta la esquina donde habías haberos bajado...






Como Trabajar para Despertar Conciencia
Quien quiera despertar conciencia debe empezar por dividir la atención en tres partes:
SUJETO: Intima recordación de si mismo, de momento en momento. No olvidarse de si mismo ante ninguna representación, ante ningún acontecimiento
OBJETO: No Identificarse con cosa alguna, con circunstancia alguna, observar sin identificación, sin olvidarse de si mimo.
LUGAR: Preguntarse a si mismo: ¿Qué lugar es éste? Observar el lugar detalladamente, Preguntarse a si mismo: ¿Porqué estoy en este lugar?
Dentro de esta factor LUGAR debemos incluir la cuestión DIMENSIONAL, pues podría darse el caso de encontrarnos realmente en la cuarta o quinta DIMENSIÓN de la naturaleza durante el momento de OBSERVACIÓN; recordemos que la naturaleza tiene siete DIMENSIONES. Dentro del mundo TRIDIMENSIONAL (tres dimensiones) reina la ley de gravedad. Dentro de las DIMENSIONES SUPERIORES de la naturaleza existe la ley de la LEVITACIÓN.


Al observar un lugar no debemos olvidar jamás la cuestión de las siete dimensiones de la naturaleza; conviene entonces preguntarnos a SI MISMOS en que ¿DIMENSIÓN ESTOY? y luego es necesario a modo de verificación, dar un saltito lo más largo posible con la intención de flotar en el ambiente circundante. Es lógico que si flotamos es porque nos encontramos fuera del CUERPO FÍSICO. No debemos olvidar jamás que cuando el cuerpo físico duerme. el EGO con los cuerpos lunares y la esencia adentro, ambula inconscientemente como un sonámbulo en el Mundo Molecular.






LA DIVISIÓN DE LA ATENCIÓN EN SUJETO, OBJETO Y LUGAR, CONDUCE AL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA


Querer vivenciar las grandes realidades de los mundos superiores sin haber despertado aquí y ahora, es marchar por el camino del error. El despertar de la conciencia origina el desarrollo del sentido espacial y la experimentación de eso que es lo real.




AUTO-OBSERVACIÓN DE SI MISMO


Observar y observarse a si mismo son dos cosas completamente diferentes, sin embargo, ambos exigen atención. En la observación la atención es orientada hacia afuera, hacia el mundo exterior, a través de las ventanas de los sentidos. En la auto-observación de si mismo, la atención es orientada hacia dentro y para ello los sentidos de percepción externa no sirven, motivo éste más que suficiente como para que sea difícil al neófito la observación de sus procesos psicológicos íntimos.
El punto de partida de la Ciencia Oficial en su lado práctico, es lo observable. El punto de partida del trabajo sobre si mismo, es la auto-observación, lo auto-observable.


Incuestionablemente estos dos puntos de partida renglones arriba citados, nos llevan a direcciones completamente diferentes. Podría alguien envejecer enfrascado entre los dogmas intransigentes de la ciencia oficial, estudiando fenómenos externos, observando células, átomos, moléculas, soles, estrellas, cometas, etc., sin experimentar ningún cambio radical dentro de si mismo. La clase de conocimiento que transforma interiormente a alguien, jamás podría lograrse mediante la observación externa. El verdadero conocimiento que real mente puede originar en nosotros un cambio interior fundamental tiene por basamento la auto-observación directa de si mismo.


Es urgente decirle a nuestros estudiantes gnósticos que se observen a si mismos y en que sentido deben auto-observarse y las razone para ello. La observación es un medio para modificar las condiciones mecánicas del mundo. La auto-observación interior es un medio para cambiar íntimamente. como consecuencia o corolario de todo esto, podemos y debemos afirmar en forma enfática, que existen dos clases de conocimientos, el externo y el interno y que a menos que tengamos en si mismos el centro magnético que puede diferenciar las calidades del conocimiento, esta mezcla de los dos planos u ordenes de ideas podrían llevarnos a la confusión. Sublimes doctrinas seudo-esotéricas con marcado cientifismo de fondo, pertenecen al terreno de lo observable, sin embargo son aceptadas por muchos aspirantes como conocimiento interno.


Nos encontramos pues ante dos mundos, el EXTERNO y el INTERNO. El primero de estos es percibido por los sentidos de percepción externa; el segundo sólo puede ser percibido mediante el sentido de auto-observación interna. Pensamientos, ideas, emociones, anhelos, esperanzas, desengaños, etc., son interiores, invisible para los sentidos ordinarios, comunes y corrientes y sin embargo son para nosotros más reales que la mesa del comedor o los sillones de la sala. Ciertamente nosotros vivimos más en nuestro mundo interior que en el exterior, esto es irrefutable, irrebatible. En nuestros Mundos Internos, en nuestro mundo externo son verificables experimentalmente. El mundo Exterior es lo Observable. El Mundo Interior es lo auto-observable en si mismo y dentro de si mismo, aquí y ahora.


Quien de verdad quiera conocer los "Mundos internos" del planeta Tierra o del sistema solar o de la galaxia en que vivimos, deben previamente conocer su mundo íntimo, su vida interior, particular, sus propios Mundos Internos "hombre Conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses". Cuanto más se explore este Mundo Interior llamado uno " mismo", tanto más comprenderá que vive simultáneamente en dos mundos, en dos realidades, en dos ámbitos, el exterior y el interior.
Del mismo modo que a uno le es indispensable aprender a caminar en el "Mundo exterior" para no caer en un precipicio, no extraviarse en las calles de la ciudad, seleccionar amistades, no asociarse con perversos, no comer veneno, etc., así también sobre el trabajo psicológico sobre si mismo, aprendemos a caminar en el "Mundo Interior", el cual es explorable mediante la auto-observación de si.


Realmente el sentido de la auto-observación de si mismo se encuentra atrofiado en la raza humana decadente de esta época tenebrosa en que vivimos. A medida que nosotros perseveramos en la auto-observación de si mismo, el sentido de la auto-observación íntima se irá desarrollando progresivamente.




INTIMA RECORDACIÓN DE SI MISMO


Aun cuando parezca increíble, cuando el estudiante se observa a si mismo, no se recuerda a si mismo. Los aspirantes, fuera de toda duda, realmente no se sienten a si mismos, no son conscientes de si mismos. Parece algo inverosímil que cuando el aspirante que cuando el aspirante gnóstico se auto-observa su forma de reír, hablar, caminar, etc., se olvida de si mismo, esto es increíble, pero cierto. Sin embargo, es indispensable tratar de recordarse a si mismo mientras se auto-observa, esto es fundamental para lograr el "despertar de la Conciencia".


Auto-observarse, auto-conocerse sin olvidarse de si mismo, es terriblemente difícil, pero espantosamente urgente, para lograr el despertar de la conciencia. Esto que estamos diciendo parece una tontería, los gentes ignoran que están dormidas, ignoran que no se recuerdan de si mismas, ni aunque se miren en un espejo de cuerpo ni aun cuando se observan en detalle minuciosamente.
Este olvido de si mismo, esto de no recordarse a si mismo es realmente la causa causorum de toda la ignorancia humana. Cuando un hombre cualquiera llega a comprender profundamente que no puede recordarse a si mismo, que no es consciente de si mismo, está muy cerca del despertar de la conciencia. Estamos hablando algo que hay que reflexionar profundamente, esto que aquí estamos diciendo es muy importante y no se puede comprender si se lee mecánicamente.


Nuestros lectores deben reflexionar. La gente no es capaz de sentir su propio yo, mientras se auto-observa, de hacerlo pasar de un centro a otro, etc. Observar la propia forma de hablar, reír, caminar, etc., sin olvidarse de si mismo, sintiendo ese YO adentro, es muy difícil, y sin embargo básico, fundamental, para lograr el despertar de la conciencia. El Gran Maestro Ouspensky dijo: "La impresión que me produjo el esfuerzo por ser consciente de mi SER. por ser consciente de mi mismo YO, de decirme a mi mismo: yo estoy caminando, yo estoy haciendo, y de tratar de mantener vivo este YO, de sentirlo dentro de mi, fue lo siguiente: El pensamiento quedaba como dormido, cuando yo asía al YO, no podía pensar ni hablar; hasta disminuía la intensidad de las sensaciones; además, uno podía mantenerse en semejante estado; sólo por un tiempo muy breve".


Es necesario disolver al YO PLURALIZADO, volverlo ceniza, pero tenemos que conocerlo, estudiarlo en los cuarenta y nueve niveles o departamentos sub-conscientes, simbolizados entre los gnósticos por los cuarenta y nueve demonios de Jaldabaoth. Si un doctor va a extirpar un tumos canceroso, necesita primero conocerlo, si un hombre quiere disolver el YO, necesita estudiarlo, hacerse consciente de él, conocerlo en los cuarenta y nueve departamentos sub-conscientes. Durante la íntima recordación de si mismos en ese tremendo súper esfuerzo por ser consciente de su propio YO, es claro que la atención se divide y aquí volvemos nuevamente a aquello de la división de la atención. Una parte de la atención se dirige como es apenas lógico hacia el esfuerzo, la otra hacia el ego o Yo Pluralizado.




CONCLUSIÓN


La auto-observación de si mismo, acompañada en forma simultánea con la íntima recordación de su propio YO, es terriblemente difícil y sin embargo indispensable para auto-conocerse de verdad. EL YO PLURALIZADO resulta haciendo lo contrario durante la meditación, el goza fornicando o cuando tratamos de comprender la lujuria; el truena y relampaguea en cualquiera de los departamentos sub-conscientes de Jaldabaoth cuando tratamos de comprender la ira; el codicia no ser codicioso cuando queremos reducir a polvo la codicia.


Íntima recordación de si mismo, es darse cuenta cabal de todos esos procesos sub-conscientes del si mismo, el ego, el yo pluralizado. Auto-observar nuestra forma de pensar, hablar, reír, caminar, comer, sentir, etc., sin olvidarse de si mismo, de los íntimos procesos del ego, de lo que está ocurriendo allá dentro de los 49 departamentos sub-conscientes de Jaldabaoth, resulta de verdad espantosamente difícil y sin embargo fundamental para el despertar de la Conciencia. La auto-observación, la íntima recordación de si mismo, inicia el desarrollo del sentido espacial que llega a su plena madurez con el despertar de la conciencia.


Los Chakras mencionados por mister Leadbeter y muchos otros autores son con relación al sentido espacial lo que las flores con relación al árbol de la vida. Lo fundamental es el árbol. El sentido espacial es el funcionamiento normal de la conciencia despierta. Todo hombre despierto de verdad, puede verificar por si mismo a través de la experiencia directa, los sueños de las gentes, pueden ver esos sueños en las personas que andan por la calles, en los que trabajan en las fábricas, en los que gobiernan, en toda criatura. Todo hombre despierto de verdad, puede ver, oír, oler, tocar, y palpar todas las cosas de los mundos superiores. Quien quiera experimentar la realidad de todo lo que sucede en las dimensiones superiores del espacio, debe despertar conciencia aquí y ahora. Por lo común los recién entrados en la Gnosis están llenos de impaciencia, quieren manifestaciones fenoménicas inmediatas, instantáneos desdoblamientos, iluminaciones, sapiencia, etc.


La realidad es otra, nada se nos da regalado, todo cuesta, Nada se consigue con curiosidad, instantáneamente, rápidamente. Todo tiene su proceso y su desarrollo. El Kundalini se desarrolla evoluciona y progresa muy lentamente dentro del Aura del Mahachoan. El Kundalini tiene el poder de despertar la conciencia. empero el proceso del despertar es lento, gradual, natural, sin hechos espectaculares, sensacionales, emocionales y bárbaros. Cuando la conciencia ya ha despertado totalmente no es algo sensacional ni espectacular. Es sencillamente una realidad tan natural como la de un árbol que lentamente creció, se desarrolló y desenvolvió sin sobresaltos y cosas sensacionales. Naturaleza es naturaleza. El estudiante gnóstico en principio dice: Estoy soñando; después exclama: Estoy en cuerpo astral, fuera del cuerpo; más tarde logra el shamaddí, el éxtasis y penetra en los campos del paraíso. Al principio las manifestaciones son esporádicas, discontinuas, seguidas de largos tiempos de inconsciencia; más tarde, las alas ígneas nos dan la conciencia continua, despierta sin interrupciones.




SAMAEL AUN WEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario