miércoles, 28 de diciembre de 2016

MISTERIOS MAYAS DESCRIPCION DE LAS FIGURAS REPRESENTANDO AL FUEGO SERPENTIN


 La serpiente indica claramente al fuego sagrado que, subiendo por la espina dorsal del iniciado, le confiere poderes, etc.

Tenemos siete cuerpos y cada uno tiene su propia serpiente o fuego sagrado; dos grupos de a tres con la coronación sublime del uno. Las serpientes del fuego nos transforman completamente. También están las siete serpientes de luz.

El corazón es el templo de la serpiente-pájaro. No solamente necesitamos levantar las serpientes de cada cuerpo, sino ser devorados por la serpiente para convertirnos en serpientes pájaros o serpientes emplumadas. Sólo con el amor y la magia sexual se logra.

Cuando la serpiente llega al corazón, se reciben las alas ígneas y nos convertimos en serpientes emplumadas.

Figura que indica claramente el rostro de un sacerdote maya.

DESCRIPCION DE LA RUNA GIBUR  CRUZ JAINA O SVASTICA CRUZ EN MOVIMIENTO

Representa: sexo yoga, maithuna, magia sexual, la alquimia sexual.
Muy interesante resulta esta figura. Una pierna hacía abajo y otra hacia arriba, indicándonos la runa Gibur. Lleva en la mano una especie de copa, marcada con la cruz tao. De la copa sale, una llama.

La simple figura nos indica por sí misma el trabajo en la novena esfera. La copa nos indica el depósito de mercurio de los sabios. La llama simboliza el azufre, el fuego que fecunda al mercurio para realizar la Gran Obra.

El rostro representa a un Bafometo maya. Un Bafometo con el cáliz en la mano izquierda; la mano derecha representa o indica la región del plexo solar. El trabajo en la novena esfera.
Claramente indica la runa Gibur: generación, gnosis, la fuerza sexual.
El cáliz representa al yoni femenino, el principio eterno.

Decir Bafometo es lo mismo que decir Lucifer, del cual ya dimos una explicación en las páginas anteriores. En la Edad Media abundaban muchos las representaciones del Bafometo.

El Bafometo es el que da el impulso sexual, sin el cual es imposible la autorrealización íntima del Ser.

Las ocho puertas indican las ocho grandes iniciaciones, que todo adepto tiene que recibir y calificar. También significan la estrella de ocho puntas.

Las seis gradas inferiores representan la "indecisión" para lanzarse a la eliminación del ego. Lucha terrible entre el amor y el deseo, misterios del lingam-yoni, la suprema afirmación y la suprema negación del Satán.

Así como está representado el Bafometo, nos invita a entrar al templo, pero son muy pocos los que pueden entrar al templo de la sabiduría. Allí está un gran libro de la Madre Naturaleza, donde están escritas las leyes cósmicas. Raros son los que pueden abrir y estudiar el libro. La prueba del santuario es muy terrible y los que la pasan reciben el anillo o sello de Salomón, donde se hallan representadas las fuerzas positivas y negativas del magnetismo universal.

El sello de Salomón reúne el trabajo en la Gran Obra. Las seis puntas de la estrella son masculinas, las seis hondas entradas son femeninas. Total: doce rayos. Símbolo perfecto del sol central.

La runa Gibur, en el macrocosmos, representa las incesantes evoluciones e involuciones de los siete cosmos. Sus brazos acodados: la incansable rotación terrestre y el movimiento renovador del jardín cósmico. En el plano físico representa al hombre con un brazo hacia el cielo y otro hacia la Tierra. Es el martillo de Thor, productor de tempestades, hecho por los pigmeos de la Tierra para defenderse de los gigantes o fuerzas titánicas procósmicas opuestas a la ley de la armonía universal.

La runa Gibur es un signo alquímico, cosmogónico y antropogónico, bajo siete claves de interpretación. En el México azteca significa el dios de la vida y lleva la svástica sobre la frente.

Con los misterios de esta runa, magníficamente elaborada en las ruinas de Copán, se llega al nacimiento segundo.

Gibur: altar, Gíbraltar, alta magia.

SAMAEL AUN WEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario