lunes, 16 de enero de 2017

LA SABIDURIA DEL SER KUMARASIKO II 5


¡FELICIDADES PARA TODOS POR EL NUEVO AÑO 2012!
PARA TODOS MIS MUY APRECIADOS CONTACTOS EN INTERNET: PARIENTES, AMIGOS, HERMANOS, CONOCIDOS, PRESENTES O DISTANTES, DE AHORA O DE SIEMPRE: ¡FELIZ ESPIRITUAL AÑO COMÚN 2012, PLENO DE AMOR, SALUD, SABIDURÍA Y PROSPERIDAD! ¡QUE VIVA LA FIESTA EN NUESTROS CORAZONES, CON EL INACABABLE GOZO DE LA ÍNTIMA NAVIDAD!
ARKAOM ZANONI PHIDLUZ, V.M.K. EL TAWA MANÚ, en Cuerpo Humano: DAVID SERRATE PÉREZ.


EL CALENDARIO SOLI-LUNAR FIJO Y PERPETUO 
El día de hoy, 31 de Diciembre, constituye la última jornada de este año 2011, según el calendario común, llamado gregoriano, el cual se halla sensiblemente vigente como consecuencia del influjo materializante y altamente negativo para la humanidad desde hace ya 16 siglos, habiendo logrado trastocar la Magna Ciencia de la Astrología, derivando su imposición en una tremenda dislocación de toda las actividades terrestres, llenándolas de confusión e inadecuada operabilidad, toda vez que fue preciso valerse de continuos acomodos, a fin de compatibilizar de modo generalizado y año tras año, los permanentes desfases que su nefasta aplicación provoca, al igual que muchas otras mediciones de tiempo efectuadas por las diferencias geográficas y culturales tan diversas existentes en la Tierra.



Para salvar esta insostenible situación que medra el ingenio, el esfuerzo y la economía humana, amén del desconcierto que genera esta contrariedad en la medición de los días y años terrestres, que han privado valernos de la exactitud que provee la Ciencia Celeste, con la cual se facilita la comprensión de lo material y espiritual, coexistiendo en provechosa armonía en favor de quienes habitamos esta nuestra especial Morada, propongo nuevamente ante la Consciencia de este Mundo, utilizar de una buena vez el regalo que les brindo con mi Calendario Soli-Lunar, elaborado en mi condición de Kronos Metratón, para afirmarse como un medidor de tiempo fijo y perpetuo y cuyas características las expuse con la publicación de mi libro EL ADVENIMIENTO DE THUNUPA, EL KRISTO ROJO DE ACUARIO, escrito hace 22 años, y que puesto en vigencia sabia y prontamente, podría evitar una serie de trastornos que se avecinan, como consecuencia de una serie de cambios de frecuencias ondulatorias en el espacio sideral, que intervendrán de modo dual en el espacio tiempo que ahora nos tocará experimentar, como preámbulo de un nuevo paradigma existencial, que barrerá por inadecuados, imperfectos e inhumanos, a casi la totalidad de cuanto ahora tenemos en los basamentos científicos, religiosos, artísticos, filosóficos, políticos, económicos, geográficos, astronómicos, culturales, educativos, profesionales, y todo cuanto nos ha llevado en este mundo a la decadencia, injusticia, ignorancia e infelicidad.

De este modo, esperanzado en que esta vez sí me puedan escuchar, por la inminencia de los acontecimentos que se asoman vertiginosamente, a continuación les entrego el título 1, del capítulo 2 de mi referido libro.


Dios del Altísimo guíe esta mi Obra que cumplo como fiel Siervo de su Misericordioso Mandato, para que oigan
quienes quieran oír y vean los que estén aptos para ver.



Kent, Washington, E.U.N.A., Invierno Boreal en este Diciembre 31 del año común 2011.
Con Amor y Fe:



ARKAOM ZANONI PHIDLUZ, V.M.K. EL TAWA MANÚ, en Cuerpo Humano: DAVID SERRATE PÉREZ
CAPÍTULO 2
EL CALENDARIO SOLI-LUNAR FIJO Y PERPETUO 
1.- El significado de tiempo



Contrariamente a lo que la Ciencia oficial pueda afirmar respecto a sus conceptos de tiempo y espacio, los Seres que tenemos acceso a las fuentes mismas del conocimiento como elementos conscientes de las Humanidades Solares del Cosmos, bien sabemos que tiempo y espacio no son más que fenómenos que pueden ser discernidos u operados de acuerdo a los requerimientos psíquicos de determinadas humanidades, según sus naturalezas y dimensiones que habiten; es por este motivo que el hombre tridimensional modula sus actividades en base a estas determinaciones que le rigen según su grado de evolución; así por ejemplo, las limitaciones que agobian a los pobladores terrícolas, son el resultado de movimientos oscilatorios, gravitatorios y meta matemáticos de ciertas formulaciones dadas por el Gran Creador en el espacio infinito a través del Ejército de la Voz, o sea los Sublimes Ælohim componentes del Ayocosmos que son los Kristificados de todos los Universos y a cuya intervención o concurso, este Verbo Genesíaco posibilita a lo Increado manifestarse en la estructura de la Creación. 




También debo decir que el Universo entero puede orientarse conforme a una fenomenología espacial y temporal, basada en la estructuración de calendarios solares cuando sus humanidades actúan bajo la influencia de condiciones favorables, esto es, en las proximidades de regiones solarizadas, y contrariamente con calendarios lunares, cuando los sentidos de la humanidad no están favorecidos adecuadamente debido a las inconductas lunarizadas que practican; nuestro Sistema Solar, hoy por hoy, y fundamentalmente la Tierra debiera manejarse con un calendario lunar, puesto que esta es la influencia que la gobierna en estos momentos, y es por esta razón que en mi condición de Metratón y siendo el Contenedor de Arquetípicas Mediciones, me encuentro bajo las órdenes del Omnimisericordioso Jeú Mikael quien opera un cambio Consciencial en sus Hijos mediante el esfuerzo de un destacado grupo de Seres Luminosos que laboran en distintos puntos de la esfera para cumplir este objetivo, y es con Su autorización que entrego en beneficio de los Hombres terrestres este Calendario Perpetuo que es a la vez lunar y solar.




Mediante un uso adecuado, el ser humano podrá regular sus actividades religiosas, científicas, agrícolas y domésticas, aunque fundamentalmente espirituales, ya que con ciertos conocimientos específicos y con una metodología apropiada, se podrá operar con los Grandes Seres que dirigen la sucesión de los día, siendo éstos los Cosmocratores, mismos que pueden atraer hacia la existencia situaciones de prosperidad, auxiliando el advenimiento de felicidad y gozo en nuestras vidas. 




A partir del 4 de Febrero del año 1962 cuando “Bajo el augusto tronar del pensamiento” fue inaugurada la Era Acuaria, debió la humanidad empezar a regirse con un nuevo calendario, el que, con las circunstancias palpables de entonces y ahora, tendría que haber sido eminentemente lunar, pero como ya tengo manifestado, el amor de Kristo por los Varonas es tan grande que ha permitido en beneficio del globo terráqueo el uso del calendario Soli-Lunar fijo y perpetuo que ha desarrollado mi Ser, en mi calidad de Kronos Metratón, mismo que empieza su vigencia como Cero o Inicial a partir del segundo mes del año 31, esto es desde el 1ro. De Marzo de 1992 y para cuando llegue el 33 de Acuario, 1994 que en realidad debió haber sido el 2000 de la Era Krística o de Piscis, ojalá que la humanidad terrestre esté en plena aplicación de este nuevo calendario como un medio eficaz de transformar esperanzadoramente las terribles circunstancias apocalípticas cuya presencia ya se dejan sentir por doquier. 

Si se dan las condiciones favorables, a partir del año 33 de Acuario tendremos en pleno aprovechamiento el Calendario Perpetuo compuesto de trece meses y cada mes de 28 días, los que tienen relación precisamente con las fases de la lunación; sin embargo como los meses se componen exactamente de cuatro semanas y el orden de los días retorna a su condición solar superior, cuando sale el sol ocupa el centro de la Semana y cuando ésta concluye con el Día del Señor, del reposo o del Sabath, se perfecciona la temporalidad en la esfera terrestre con el uso del calendario mixto, esto es Lunar y Solar a la vez, siguiendo además el orden astronómico y cronológico que podemos advertir en la disposición de los astros componentes del Sistema Solar de Ors, en el que se desenvuelve nuestra humanidad.



De esta manera podremos nuevamente restituir las propiedades científicas y kabalísticas de la Astrología, volviendo a constituírse en paradigma de las investigaciones astronómicas, después de transcurrir más de 16 siglos de obligada postración, cuando el año 325 en el tristemente célebre concilio de Nicea fueron estigmatizadas por el poder materialista imperante al interior de la estrangulada Iglesia, tres de las primordiales Ciencias Iniciáticas: la Astrología, la Kábala y la Alquimia, ordenando además que se omitan de las Escrituras Sagradas todos los Libros y referencias claras a los Misterios de la Luz, calificados por Roma como apócrifos y por tanto proscritos, siendo cruel anatema para quienes los pudieran o intentasen reivindicar. 




En mi obra titulada “La Suprema Sabiduría develada (Pistis Sofia)” conteniendo los originales Evangelios Gnóstico-Esenios, y escrita en mi condición re-encarnada de Phidluz o el Apóstol Felipe, quien fuera principal redactor del mensaje post-resurrección del Adorable Jeú Mikael, rescato en provecho de la Humanidad, la autenticidad iniciática más elevada que jamás antes había sido revelada, revalorizando de este modo la trascendencia imprescriptible de la Ciencia Celestial ofrecida por el Glorioso Salvador.




Volviendo al calendario, éste nos hará comprender mejor, el real significado del tiempo y su mayor aprovechamiento en la vida práctica, pudiéndose comprobar su alto grado de precisión, teniendo nada más las variantes de los Equinoccios y los Solsticios según los hemisferios donde se aplique, y aunque pasen miles de años, no existirán variaciones de consideración, como ocurre ahora con el sistema vigente, pues a pesar de que periódicamente se hacen correcciones como consecuencia del uso de relojes atómicos con cada vez mayor exactitud, siempre se requiere realizar ajustes y nivelaciones para poder equilibrar sus desfases respecto al movimiento de los astros y la duración de sus periplos. 




Encontramos lamentablemente que las regulaciones temporales de la Tierra hoy adolecen de grandes fallas, y precisamente a medida que la Ciencia terrestre vaya aumentando su capacidad de observación así como la obtención de tecnología más adecuada, llegará a tener el hombre una mejor comprensión de los fenómenos que le rodean, advirtiéndose la urgencia de modificar la cronología existente y para lo cual nada más hace falta aplicar de inmediato el calendario propuesto, toda vez que se cuenta ahora con la aquiescencia de los Grandes Seres que accionan periódicamente las estructuras de reorganización material a nivel cósmico, y fundamentalmente con caridad en pro de la Tierra y sus habitantes, como Archi-Químicos y Archi-Biólogos se encuentran, entre otros, Kronos (El tiempo), Ares (El espacio de la Creación) y Zeus como Padre de todos los Dioses, siendo este último quien, justamente merced a la obra que ejecuta encarnado en la Tierra, está logrando el advenimiento en su propia naturaleza corpórea del Gran Reformulador de la Ley Cósmica que es Thunupa, el Kristo Rojo de Acuario, el Gran Pachakuti de la Era, acompañando al Mahá Manú de la época: Samael Kristhus o Maitreya; de todos Ellos, doy fe, ¡Ya se encuentran entre los Hombres!




Los calendarios existentes, algunos solares y otros lunares, correspondientes a antiquísimas civilizaciones, son de difícil comprensión para nuestra presente humanidad y se convierten en enigmas indescifrables, puesto que nuestra ciencia, a pesar de su moderno desarrollo, pero sin dominar ciertos conocimientos que como dones especiales cuentan los Seres de Orden Superior, los consideran confusos e inaplicables. 




Como ya lo tengo dicho, el tiempo es un fenómeno de orden psíquico y por consiguiente se puede detener, ensanchar, reducir; por lo tanto diré que, con la terminología meramente tridimensional, es algo difícil captar la totalidad de este concepto; para obtener mejores resultados, se tendría que acudir por lo menos a la Tetrageometría o sea la Ciencia Hiperfísica, y así poder comprobar fehacientemente que el tiempo es relativo a ciertos cumplimientos, ansiedades e inquietudes; entonces resulta fácil colegir además que este “fenómeno” es modulable de acuerdo al estado psíquico del hombre, y se podrá verificar en breve, cuando la naturaleza humana se encuentre en un nivel superior de desarrollo y evolución espiritual, que prácticamente podrá no sólo entender el sentido de la temporalidad espacial, si no que, además, por un alto grado que logre alcanzar, volverse atemporal y eterno.

En las actuales circunstancias predominan los conceptos euclidianos, newtonianos, galileicos, cartesianos, etc. que si bien tienen sus fundamentos y razón de ser dentro del respectivo como limitado campo dimensional, nuestra humanidad requiere superar esos lineamientos, llegar a entender y consubstancializarse con la Eternidad, donde ya no se especula con las conceptualizaciones si no que se vivencia al interior del peso, las medidas y las formas, entre otras realidades que son de dominio común para los que logran alcanzar este entorno.




Para la actual degenerada infra-psiquis humana, todo lo que acabo de afirmar es apenas natural que resulte incomprensible e inaprehensible; así mismo resultará fantasioso, superchería e ignorancia y hasta quizás demencial, establecer axiomáticamente que algún día, el Hombre logrará como un imperativo de su Naturaleza Superior, manejar con propiedad las virtudes que le permitan vencer sus actuales impedimentos, enseñoreándose de la multidimensionalidad espacial y radicarse en un Eterno Ahora, estado ideal más allá de pasado, presente o futuro, donde todo se fusiona indistinta y armoniosamente, en el Uno del Absoluto. 




Para finalizar esta parte, les remito a la gráfica 3 correspondiente al calendario propuesto, el mismo que, como se verá, comienza con el mes de Marzo, del 1ro. al 28, al igual que todos los demás, exceptuando el treceavo mes denominado para este caso como Wiracocha, al final del cual se añade un día sin cómputo que es el Sabath.




Los que antes hubieran nacido en las fechas 29, 30 y 31 que aquí no se computan, deberán recorrer al mes siguiente ubicándose respectívamente en las fechas 1, 2 y 3.
Los días de la Semana comenzando por la disposición actual de Domingo, Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes y Sábado, recuperan su posición correcta de Lunes, Miércoles, Viernes, Domingo, Martes, Jueves y Sábado que corresponden a la posición astronómica de la Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter y Saturno. 
El día Sábado es el único que queda en su lugar como el día Séptimo, de Reposo, o Día del Señor, que todos los meses corresponderá a las fechas 7, 14, 21 y 28. 

Los días Domingo, o día del Sol, siempre estarán señalando la media semana, para lo cual en materia laboral se dispondrá libre media jornada a partir de las 6:00 horas que es el medio día, esto es las 12:00 p.m. de la actualidad. 


La excepción será los días 25 de cada mes, siendo libre todo el día para los festejos del Día Solar o Inti, recuperándose la antiquísima tradición iniciática en honor a Phebos o Apolo, de cuyas apropiaciones deformadas, devino lo que actualmente se conoce como la celebración de Navidad, que en todo caso es un Nacimiento Íntimo. 
Los cómputos de la jornada se harán de la siguiente manera: Alborada: Las 00 horas, o sea, el inicio del día, que es actualmente las 6 de la mañana; El Medio día: las 06 horas que ahora son las 12 p.m.; inicio de la Noche: a las 12 ó el Ocaso, actualmente 6 p.m; media noche: las 18 horas, lo que ahora constituyen las 12 a.m., y el fin de la noche la hora 24, actualmente las 6 a.m.; cada jornada es igual a la suma de un día y una noche constando de 12 horas cada porción o mitad, tal como es en la actualidad, sólo que a partir de ahora el día debe computarse recién desde las 6:00 de la mañana de antes, que en el nuevo calendario constituyen las 00 horas. 
Cada mes como es natural, corresponde tener su vigencia exclusivamente bajo la influencia de un signo zodiacal; así tenemos para Marzo: Aries, para Abril: Tauro; para Mayo: Géminis; para Junio: Cáncer; para Julio: Leo; para Agosto: Virgo; para Septiembre: Libra; para Octubre: Escorpión; para Noviembre: Sagitario; para Diciembre: Capricornio; para Enero: Acuario; para Febrero: Piscis y finalmente para Wiracocha: Llama, este último con su correspondiente constelación en el espacio que es el animal Sagrado de los Andes, simbolizando a los Hijos de la Llama, del Sol, del Día y de la Luz.



Las estaciones para el Hemisferio Sur comenzarán con la Luna Nueva el 22 de Marzo que es el comienzo del Otoño, mientras que para el Norte será el inicio de Primavera; con la Luna Creciente del 1ro. de Julio, para el Sur se tendrá el Invierno y para el norte el Verano; el 8 de Octubre se tendrá la Luna Llena, iniciándose en el Sur la Primavera y en el Norte el Verano; el 8 de Octubre se tendrá la Luna Llena, iniciándose en el Sur la Primavera y en el Norte el Otoño; finalmente el 15 de Enero en la Luna Menguante, empezará en el Sur el Verano y en el Norte el Invierno.
Todos los meses y todos los años, las fases de la luna se verificarán invariablemente los días Lunes, de este modo: Creciente siempre ocurrirá los días primeros de cada mes; Llena los días 8; Menguante los días 15 y Nueva los días 22.

Además del Sabath que se añadirá todos los años, cada 4 años habrá de incluirse, sin cómputo cronológico, un día cuando se celebra el Gran Sabath y cada 13 años también una jornada sin cómputo, que se denomina Jubileo.


Cuando a través de los tiempos se llegue a estudiar concienzuda y serenamente este mi calendario que obsequio a la humanidad terrestre, se comprobará tanto la sencillez como su perfecta aplicación, sobre todo cuando se readecúen las gravitaciones que resultarán emergentes, como consecuencia del retorno de nuestra Esfera a la influencia Solar, lo que se cumplirá muy pronto.



Con las gráficas 2, 3 y 4 les entrego para su análisis y sabio aprovechamiento el referido Calendario Soli-Lunar. 
Con Amor y Fe:
ARKAOM ZANONI PHIDLUZ, V.M.K. EL TAWA MANÚ, en Cuerpo Humano: DAVID SERRATE PÉREZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario