martes, 17 de enero de 2017

PISTIS SOPHIA CAPÍTULO 1.5 El Mundo Luz


Y Jeú El Kristo no había dicho a sus Discípulos de qué tipo son los Cinco Ayudantes, ni a qué Región han sido llevados; ni les había dicho cómo la Gran Luz se ha expandido a sí misma, ni a qué Región ha sido llevada; ni les había dicho a ellos de las Cinco Impresiones, ni del Primer Mandato a qué Región habían sido llevados.


Pero El había dialogado generalmente con ellos, enseñándoles que existía, pero no les había referido su expansión y el Orden de sus Regiones y cómo eran. Por eso, ellos no sabían que también habían otras Regiones dentro de aquel Misterio.




 Aunque El Kristo ya había hablado a sus Discípulos respecto a las Cinco Dignidades, no les dijo de quiénes se trataba ni dónde tendrían su posterior manifestación cuando El regresara en su apoteósica Segunda Venida, y para cuando todos los Misterios fuesen totalmente revelados mediante sus iluminadas intervenciones, encarnando y manifestándose a partir de la Región de los Andes, siendo ellos: Zebaoth, Kronos, Ares, Zeus y Afrodita, omitiendo explicarles cómo la Energía Krhistus se habrá multiplicado después para tener su excelsa expresión en lugares totalmente desconocidos por ese entonces, como ser los Andes y el Amazonas y que el Adorable conocía muy bien, tanto en lo físico como en lo interno.


Y tampoco les había dicho a sus Discípulos: “He salido de tales o cuales Regiones hasta que entre en aquel Misterio, para volver a salir de él”, si no que en su Enseñanza El únicamente les dijo: “He venido de aquel Misterio”; por esta causa en ese entonces ellos pensaron en aquel Misterio que fuese el Complemento Cuarto de los Complementos, y que es la Cabeza del Universo así como su totalidad, pues Jeú El Kristo les había dicho a sus Discípulos: “Aquel Misterio circunda ese Universo del cual he hablado a Vosotros desde el día en que les conocí, y aún hasta el día de hoy”;Por esta causa los Discípulos pensaron en ese entonces que no hubiera nada más dentro de aquel Misterio.


 Además no les había revelado cómo se desempeñarían estas Cinco Dignidades provenientes de la Primera emanación del Cosmos, una vez impresionadas en la materia como Maitreya, Zanoni, Samael, Thunupa y Pacha Mama, cuyas Energías habían sido trasladadas al misterioso país de Aztlán, capital del Taowantinsuyo.


Sin embargo Jeú El Kristo permanentemente les enseñaba a sus Discípulos qué tierras, continentes y esferas existen, aunque sin referirles plenamente su origen, composición, extensión y ordenamiento en la inconmensurable expansión de los Universos, pues hasta ahí los Discípulos ignoraban cuáles otros mundos existiesen en la multidimensionalidad misteriosa de los infinitos espacios.


El Salvador Bendito había sido parco con sus Discípulos en tratándose de explicar su procedencia, afirmando únicamente haber salido del Primer Misterio, mas sin llegar a explicarles específicamente de cuáles Regiones y el por qué habría de ingresar al insondable Misterio del Protocosmos para volverse a salir de él, prosiguiendo con su Trascendental Misión.


Por esta razón en aquel entonces los Discípulos pensaban que ese Misterio fuese referido al Cuarto Pacha como complemento Luciferino integrante de la Plenitud, misma que constituye el origen primordial del Universo así como su totalidad, pues El Kristo les había anticipado que aquel Misterio rodea ese Universo del cual insistentemente les hablara en todas las existencias, y aún por siempre, por estar referido al Génesis o la Energía Creadora; por dicho motivo los Discípulos consideraron entonces conocer todo respecto a ese Misterio, cuya develación plena sin embargo, deviene de instante en instante y por los siglos de los siglos, revelándose en permanente creatividad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario