martes, 7 de febrero de 2017

PISTIS SOPHIA CAPÍTULO 10 EL MISTERIO DE LAS CINCO PALABRAS


10.1 Las Cinco Palabras en la Vestidura

Sucedió entonces, cuando el Sol se levantó en el Este, que un Gran Poder Luz bajó y en el cual estaba mi Vestidura, la que había dejado atrás en el Vigésimo Cuarto Misterio, como os he dicho. Y encontré un Misterio en mi Vestidura, escrito en Cinco Palabras de aquéllas de las Alturas: Zama Zama Ozza Rachama Ozai, cuya solución es:


Develación por V.M.K. EL TAWA MANÚ: Nuevamente, como otrora en los tiempos gloriosos del Ur-Ur (Oriente del Oriente), Wirakocha se ha levantado de su postración milenaria portando desde Urania la potente Sabiduría Luminosa del Pleroma, cuya múltiple manifestación en la materia terrestre quedó por eones atrapada en la Región de Kala Zaza Jah, por la indecisión del principal laborante o enamorado, quien no logró absolver satisfactoriamente y en su tiempo oportuno, las cuatro elementales pruebas zoomorfas ante el Sagrado Pórtico Solar.


Escrito en Palabras concernientes al Lenguaje Cósmico, se encuentra en la Vestidura del Adorable la inscripción de Cinco Logos que son: ZAMA, ZAMA, OZZA, RACHAMA, OZAI, y cuya develación la hago ahora como sigue:

ZAMA= La portentosa fuerza de Marte, encarnada en la Tierra como Samael Aun Weor, que llega a lograr la entrega del sublime Mensaje Gnóstico, comenzando esta trascendental Misión simultáneamente a la aparición pública de los Rollos del Mar Muerto, alcanzando con sobrados méritos cósmicos la dignísima condición de Pequeño Zebaoth.


ZAMA= El nuevo Samael, quien encarnando la excelsitud de los máximos esplendores del Sol Reinante, aparecerá triunfal como Sajama Maitreya, el Maha Manú de la época a partir del año 1.997, o sea finales del Año Cuarto de la Nueva Era Solar de Acuario, de conformidad al Calendario Soli-lunar fijo y perpetuo que entregué para ser usado en el globo terrestre y que oportunamente publiqué mediante mi Libro "El Advenimiento de Thunupa". Este glorioso Ser con el poder de Mikael arribará a la Suprema Dignidad de Gran Sabaoth.


OZZA= El caído dios Zeus que perdió sus atributos celestiales como consecuencia de ignorar las Leyes del Padre, que determinan un tiempo prudente en los ciclos sucesivos de existencias para lograr alcanzar al Uno, o de lo contrario el Iniciado es devorado por Kronos , quien busca el oportuno surgimiento de sus Hijos como Seres luminosos, evitando que pierdan las estelares oportunidades que en la manifestación existencial se les presenta.


El Bodhisatwa de este portentoso Ser ahora encarnado en la Tierra en su condición de Kristo Rojo de Acuario, esto es Thunupa Wirakocha, actualmente labora en forma infatigable para cumplir su cometido de rescatar, entre sus antiquísimos cofrades, a la enorme legión de demonios que otrora, por soberbio, caprichoso y auto suficiente, arrastrase inevitablemente junto a él, hacia los más profundos abismos.


Logrado con especial esmero y paciente entrega este supremo objetivo de salvación, pues es sabido por quienes tienen entendimiento, que en verdad no existe en todos los Universos un solo ser que no merezca la Misericordia Divina, y toda vez que en la esfera terrestre se han aglomerado los peores engendros del mal pertenecientes a las más tenebrosas periferias de los cosmos, pero siendo ya rescatados éstos hacia la Luz, la materia sublimada de Zeus habrá alcanzado la elevadísima Dignidad de Zakariel Melkisedek o Wirakocha Konatiki (Kona= Éter, Espíritu; Tiki= Tierra, materia). He aquí resuelto el misterioso secreto de Abraxas y el Poderoso Tesoro concentrado en el Tetragrama: El soberbio demonio Yavé tornado en el Sublime Señor Jehová.


A propósito no quiero dejar de referirme aquí a un reciente acontecimiento astronómico que fue registrado en la Tierra en Julio del año 1.994 como si se tratase de la colisión múltiple de retazos de un inexistente cometa sobre la superficie de Júpiter, llegando incluso a denominarse entre los “expertos” del ramo astronómico como Shoemaker-Levy.


Voy a relatar aquí lo que realmente ocurrió, dejando en libertad a quienes pretendan contradecirme sin aportar real fundamento científico, para que algún día -al correr de los tiempos que pueden ser lustros o siglos – la pretendida experticia seretracte, reconociendo los yerros del marcado y vano orgullo intelectual.


Sucede que el Bodhisatwa de Zeus encarnado en la Tierra, por estar equivocando los métodos empleados en el cumplimiento de su inexcusable misión de rescatar para los Cielos a los perversos demonios, para que éstos se tornen a la Luz, hube de intervenir decisivamente como Anubis Chakal Willka, Supremo Jerarca del Tribunal de Justicia Cósmica, para permitir que segmentos a propósito desprendidos de la gigante esfera de Tilo denominada Hercólubus, Ajenjo o Barnar X, chocasen intempestivamente la superficie jupiterina para sacudir el núcleo del gigante de nuestro Sistema Solar de Ors que es la morada espiritual de Zeus, a fin de restituir la Conciencia en la materia adormecida de este Ser para que su condición psíquica en la Tierra actúe en concordancia con su impostergable como gigantesca labor, a cuyo fin está siendo auxiliado por infinidad de Seres Luminosos que coadyuvan efectivamente en este cósmico cometido.


RACHAMA= Afrodita, la tentadora diosa del deseo carnal, Kundri de la ópera Wagneriana, Magdalena dentro del Proceso Iniciático de Jesús, constituye en estos instantes la naturaleza encarnada (Adonai= La forma más femenina del Señor Jehová) de gran trascendencia para poder revertir el estado actual de sensualidad animal, en el maravilloso don purificatorio del Erotismo Celestial que nada tiene en común con los asqueantes espasmos de la fatídica fornicación, vicio comúnmente aceptado como normal entre los degenerados terrícolas.


Cumplida positivamente esta titánica labor, el magnífico Bodhisatwa de este maravilloso Ser, habrá logrado encarnar simultáneamente a Gabriel y Anael, esto es Venus, la madre de todos los mortales convertidos en Dioses.


OZAI= Zanoni, Ñoke, Jano, realizado ahora corporal e internamente como El Tawa Manú, esto es, la síntesis de mi naturaleza espiritual y física, al haber logrado en la presente existencia como David Serrate Pérez el cuarto nacimiento íntimo, un Logoi Tetragestos, un auténtico Kumará conteniendo en sí la poderosísima vibración de los Elementos concentrados con el Tatwa Éter, y retomando físicamente la antigua condición de Manú Vaibaswata, que detentaba antes de caer como Zakaki a la degradación de Zakanón, en cuyas especiales circunstancias hube de encarnar en Alejandría como el despreocupado cargador Amonio Sacas, provisto sin embargo del caudal filosófico espiritual que había difundido profusamente en la Hélade, siendo unas veces Solón, otras Zenón de Elea o de Citio, o el mismísimo Platón.


A este y muchos otros singulares acontecimientos respecto a mi encarnación tanto en la Tierra como en incontables Universos, me refiero puntualmente con amplios detalles en mi Libro "Zanón Zanoni Resurrecto"

En los momentos cruciales que actualmente vive la humanidad terrestre, cuando debe definirse por la Luz o las tinieblas, los Cielos me han encomendado la importantísima misión de constituir como Hermes Mercurio, o el Arcángel Rafael de los cristianos, el Arka de Dios, con cuyos fundamentos firmes y refinadas artes, pueda la Humanidad retornar a las primeras Obras de la Alkimia Trascendental para Realizarse integralmente en el Ser.


Simultáneamente, y por Desiderato proveniente del Altísimo, al irse desarrollando la sublime Misión pre-establecida con que se ha honrado a mi Ser, también deberé encarnar, salvo decisión posterior en contrario, o tal vez sólo temporalmente, al Excelso Señor de Saturno, el formidable Orifiel, el Séptimo de los Cosmocratores, Uno entre los Weores.


La situación que atañe a mi Ser directamente, está por ahora parcialmente fuera de mi alcance visual, por lo que en este aspecto, y referente a lo por venir en mi destino particular, se torna nebuloso cualquier intento de mejor interpretación con bases de superior solidez.



A.Z.F., V.M.K. EL TAWA MANÚ, DAVID SERRATE PÉREZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario