martes, 14 de marzo de 2017

PISTIS SOPHIA CAPÍTULO 30.1 MARÍA QUISO ESCUCHAR LA HISTORIA DE SOFÍA


30.1 Sofía es una de las Veinticuatro Emanaciones
Cuando Jeú hubo explicado lo anterior a sus Discípulos, sucedió entonces que María se adelantó y dijo: Mi Señor, te he escuchado decir lo siguiente: “Pistis Sofía es ella misma una de las Veinticuatro Emanaciones”, ¿Cómo entonces no está ella en su región?, pues Tú has dicho: IO la encontré bajo el Décimo tercer Æón.

Develación por V.M.K. EL TAWA MANÚ: Después que el Señor del Pleroma hasta aquí había exteriorizado en beneficio de los Discípulos la develación generalizada y extensa de los Misterios, con la finalidad de que aquéllos comprendiesen plenamente los prolegómenos respecto a los Æones y sus manifestaciones, así como el portento de su propia naturaleza y origen -que a todos ellos les es inherente- profetizando el cumplimiento de los Desideratos Cósmicos mediante los cuales se aplica la Misericordia Divina por los infinitos ámbitos de la Creación para que todos alcancen la Purificación Suprema, María consultó al Adorable concretamente respecto a Pistis Sofía, cómo era posible que habiendo sido ella perteneciente a la Emanación Solar, se encontrase fuera de su región original.



30.2 Sofía quiso entrar al mundo Luz
Y Jeú respondió diciendo a sus Discípulos: Cuando Pistis Sofía estaba en el Décimo tercer Æón, en la región de todos sus iguales -los Invisibles- que son las Veinticuatro Emanaciones del Gran Invisible, sucedió entonces que por Mandato del Primer Misterio, Pistis Sofía miró a las Alturas; Ella vio la Luz del Velo del Tesoro de la Luz, y anheló alcanzar aquella región, mas sin poderlo lograr, pues había cesado en ella el poder de realizar el Misterio del Décimo tercer Æón, y entonó oraciones a la Luz de las Alturas, la cual ella había visto en la Luz del Velo del Tesoro de la Luz.

Develación por V.M.K. EL TAWA MANÚ: Como un dato referencial importantísimo para llegarse a comprender lo que en seguida viene de este maravilloso relato, voy a empezar aclarando lo que en realidad simboliza Pistis Sofía, pues, aparte de su concepto lingüístico que corresponde traducirlo del griego como Suma Sabiduría y que entraña una naturaleza luminosa definida, fundamentalmente y para esta específica narración, representa el Alma Humana cuyo ámbito de evolución alcanza hasta la Zona Infranqueable del Anillo No Pasa, que es donde establece su accionar purificatorio extremo, hasta lograr ubicarse a la par junto con los Invisibles, esto es, los Seres con Alma Diamantina, que en número de veinticuatro, constituyen los núcleos desde donde se exterioriza o manifiesta el Absoluto como Emanaciones Invisibles.
Por Mandato del Primer Misterio, Pistis Sofía atendió su fuero interno que impele poderosamente a la búsqueda de las Alturas para poder disfrutar nuevamente los Tesoros de la Luz, aquéllos que sólo se advierten mediante los Luminosos Misterios, siendo éstos totalmente infranqueables para quienes no trasciendan sus karmas y katancias merced a la recuperación de la Energía Primordial que tiene aprisionada el ego, el mismo que debe ser sometido a su total decapitación en la Forja de los Cíclopes (La Novena Esfera, el Sexo), con el auxilio de Vulcano (El Tercer Logos, Devi Kundalini, la Virgen Madre particular) a quien se debe apelar en oración permanente en plena labor alquímica.


 V.M.K., A.Z.F.  EL TAWA MANÚ, DAVID SERRATE PÉREZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario