martes, 4 de abril de 2017

PISTIS SOPHIA CAPITULO 43.2 Felipe recibe permiso para hablar

Sucedió entonces, una vez que Jeú hubo escuchado estas palabras, que él dijo: Bien dicho María, esta es la solución de las palabras. Ahora, por lo tanto tú, Felipe, adelántate y proclama la solución del arrepentimiento de Sofía, y después toma tu asiento y escribe todos los discursos que he de hablar, hasta que el número de tu porción de lo que tú has de escribir de las palabras del Reino de la Luz sea completado. Entonces tú deberás adelantarte y decir lo que tu Espíritu entiende. Pero tú ahora proclamarás entonces la solución del quinto arrepentimiento de Sofía.


Develación por V.M.K. EL TAWA MANÚ: Jeú El Kristo después de confirmar la solución manifestada por María, su Madre física, otorga permiso a mi Ser encarnado, para que como Felipe, esta vez pueda proclamar los Misterios correspondientes al quinto arrepentimiento de Pistis Sofía, no sin antes advertir que debo aquietar el Espíritu, a fin de cumplir exhaustivamente este Mandato de dar a conocer, entonces y ahora, el Mensaje del Salvador, completando la significativa parte que se me ha asignado para esclarecer las Eternas Sagradas Escrituras, las que originalmente esquematicé de la Sublime Enseñanza recibida en lo Interno del Maestro Aberamentho, Ser del Ser de Jesús, y que hube de entregar como El Pentateuco a los Humanos, cuando fui el legendario Ñoke o el bíblico Enok. 

Una vez cumplida esta noble Misión, iniciaré un prolongado peregrinaje, resolviendo de pueblo en pueblo, las incógnitas aún irresueltas, y cuyas inquietudes hayan sido provocadas sanamente merced a la obra pionera de una treintena de Libros que ya estoy lanzando a luz pública, encendiendo por doquier el fervor de la Tea Divina.
 Ahora también se hace oportuno e imperioso tener que aclarar y afirmar ciertas situaciones respecto a la revelación de esta magistral Doctrina que a la Humanidad nos legara El Kristo Resurrecto, cuando hube de escribir veinte siglos atrás registrando la mayor parte de esta trascendental Obra que ahora es conocida como Pistis Sofía y que contiene la Suma Sabiduría para alcanzar la Íntima Kristificación.
Tengo que estar muy agradecido al Maestro Samael Aun Weor por el invalorable aporte de su Vida y Obra, cuya Enseñanza entrelíneas y ciertamente para los escasos o pocos, hube de insumir decisivamente practicando y realizando mi Auto Gnosis en esta presente existencia cuando soy físicamente David Serrate Pérez, y de modo muy especial reconocer la inspirada revelación del Libro Magno que es Pistis Sofía, en cuya iluminada proeza él avanzó hasta cierta parte del Capítulo 91.
Además me complace reconocer públicamente, como lo vengo haciendo incluso desde antes de haber tenido el privilegio de abrevar su fluyente e inagotable Sabiduría tanto física como internamente, por tan maravilloso aporte que está permitiendo el despertar de tantas materias adormecidas que claman y buscan sinceramente la Luz.
De modo pues que sin desmerecer a cuanto arribó mi amado Gurú físico en tan minuciosa dedicación descifratoria de Pistis Sofía, respetando cuanto al respecto él escribió, pero sin plagiar ni seguir su particular esquema, ya en rescate y florescencia de mi memoria cósmica para exponer desde el físico lo que el Adorable y Bendito Jeú Mikael Aberamentho dispuso a favor de mi Ser en el Interior de los Interiores, y SIENDO UNO CON EL TODO, se produjo lo que desde un principio estaba previsto al respecto, sin que fuera una ilusa fantasía o una engañosa quimera, como inconcebiblemente fuera urdida por quienes, desde la cercanía del entorno material físico de Samael Aun Weor y reconociendo la orfandad en la que súbitamente se encontraron, pretendieron sorprender, ¡Válgame el íntimo Sagrado... hasta a la misma Divinidad…!
La completa revelación de tan Magistral Obra contenida en 148 Capítulos que aquí presento en su totalidad, la hago en mi calidad de Alma resurrecta de Felipe, en cumplimiento a la Promesa dada por el Adorable Salvador Jeú Mikael, justo a tiempo y sin que hubiera de por medio ninguna maquinación interesada de las que suelen manipularse en este mundo, en esa MITAD DE LA MITAD DEL TIEMPO que es un Supremo Koan cuya resolución tridimensionalmente nadie conocía y que ahora descifro abiertamente, cuando a finales del año 1994 irrumpe mi aporte develatorio, habiendo transcurrido 17 años y medio (17.5=13=Resurrección) desde que el Bodhisatwa de Samael con su salud resentida, dejara inconclusa tal proeza, justo estableciendo la mitad de ese tiempo que corre hasta mediados del año 2012, presentando otros 17 años y medio que igualmente repiten kabalísticamente la Resurrección, fecha ya muy próxima en la que habrá de consumarse la maravilla de una iluminada Profecía que cada vez más es de dominio público, por lo cual no preciso extenderme al respecto.

V.M.K., A.Z.F. EL TAWA MANU

No hay comentarios:

Publicar un comentario