martes, 18 de abril de 2017

PISTIS SOPHIA CAPITULO 45.3 María interpretó las palabras de Jeú Mikael



            Sucedió entonces, cuando Jeú hubo terminado de decir estas palabras a sus Discípulos, que él les dijo: ¿Entendéis en que manera IO os hablo?; María dijo: Sí Señor, IO he entendido la palabra que nos has relatado. Concerniente entonces a la palabra que Tú has hablado: Al momento de la completa disolución de la Mezcla deberás tomar Tu asiento sobre un Poder-Luz, y Tus Discípulos que somos nosotros, nos sentaremos a Tu derecha y Tú juzgarás a los dioses tiranos, quienes no han logrado la purificación de su Luz, y el   Fuego sabio les morderá, hasta que ellos dejen liberar la última Luz en ellos; entonces, concerniente a estas palabras, Tu Poder-Luz profetizó anteriormente a través de David en el Salmo 81 diciendo: “Dios se sentará en la asamblea de los Dioses y probará a los Dioses”. Jeú dijo a ella: Bien dicho, María.

            La Madre Bendita particular, con su Gracia y Pureza, tiene la potestad de penetrar los enigmáticos Misterios que corresponden a los Tesoros del Pleroma, los que devienen precisamente de la sutil composición de la Mezcla.

            Cuando la Sustancia Primordial de las partes participa de la encantadora magia del  connubio amoroso, el resultado final es la Inefable Unidad del Varona o Elohim, quien llega a tener el gobierno del Poder Luz basado en la integración con el Kristo íntimo, que a la vez, es resultado de la desintegración de las fuerzas tiránicas que el ego había desenvuelto en el infra psiquismo humano.

            Es muy a propósito que María aclara los Misterios relativos a la región de Júpiter, tanto de arriba como de abajo, refiriéndose al Salmo de David (81) cuya cifra kabalística es el Nueve, pues es en el dominio de la Novena Esfera, cómo el Iniciado, tornado en Dios mismo, establece y califica su Divinidad, superando las más insólitas como intrincadas pruebas. 

A.Z.F., V.M.K. EL TAWA MANU

No hay comentarios:

Publicar un comentario