viernes, 12 de mayo de 2017

PISTIS SOFÍA CAPITULO 57 MARTHA INTERPRETA EL DÉCIMO TERCER ARREPENTIMIENTO DE SOFÍA

CAPÍTULO 57
57.0 MARTHA INTERPRETA EL DÉCIMO TERCER ARREPENTIMIENTO DE SOFÍA
  57.1 El Décimo tercer Arrepentimiento de Sofía

Texto original
Y Jeú continuó de nuevo en el discurso y dijo a sus Discípulos: Sucedió de nuevo después, que Sofía lloró a mí, diciendo: ¡Oh Luz de Luces!, IO he transgredido en los doce eones, y he descendido de ellos, de lo cual he enunciado los doce Arrepentimientos, uno por cada Æón. Ahora, por lo tanto, ¡Oh Luz de Luces!, perdona mi transgresión, porque es excesivamente grande, a causa de que he abandonado las regiones de las Alturas y he venido a morar en las regiones del caos.


Develación
Este Décimo tercer Arrepentimiento que emite Pistis Sofía para lograr su plena Realización, corresponde a la Obra que debe realizar el Adepto, descendiendo otra vez al cuarto infierno, o sea el relativo al Sol, pues el inmanifestado astro trece de todo Sistema y asimismo el nuestro, no cuenta con esa región infra-dimensional en que se desarrolla el proceso purificatorio de las almas contaminadas, puesto que su naturaleza es de una sutileza electrónica desconocida para la materia.

Texto original
Cuando entonces Sofía hubo dicho esto, ella continuó de nuevo en el Décimo tercer Arrepentimiento, diciendo:

Develación
Entonces, Pistis Sofía cumple esta suprema purificación concerniente a la esfera Krisol, ya no atada a fuerzas egoicas de las cuales se ha liberado con las doce obras anteriores, si no que culmina su labor rompiendo la botella vacía de la personalidad que ha sido limpiada de su repugnante contenido, y es precisamente en ese cometido exitoso que se logra ingresar al Æón Trece, llegando a desencarnar la materia común de un modo muy especial e inimaginable, y resucitando luego de súbito, siendo ya de naturaleza plenamente espiritual, esto es, el Real Ser integral. Comienza su arrepentimiento diciendo así:

Texto original
“1. Escuchad mi canto de oraciones hacia TI, ¡Oh Luz de Luces! Escuchadme  enunciando el Arrepentimiento por el Décimo tercer Æón, la región de la cual he descendido, con el objeto de que mi Arrepentimiento por el Décimo tercer Æón se cumpla, aquél del cual he salido,  viniéndome abajo”.

Develación
Pistis Sofía libre ya del maligno influjo de las energías tenebrosas, canta alborozada a la Luz sus oraciones de gratitud. Y esta alabanza con el consiguiente arrepentimiento tiene la finalidad de obtener la Misericordia Divina a fin de que el Alma ya completamente iluminada y sin los resabios egoicos, pueda retornar al seno de su origen Celestial.

Texto original
“2. Ahora, por lo tanto, ¡Oh Luz de Luces, escuchadme en mi cántico de oraciones hacia TI en el Décimo tercer Æón, mi región de la cual he descendido”.

Develación
Esta alabanza a la Luz de Luces la dirige el Adepto como Kristo íntimo a su naturaleza inmanifestada, esto es,  al Kristo Cósmico, que a partir del Æón Trece difunde su radiante esplendor por toda la Zona Infranqueable, la cual es totalmente inaccesible para los simples mortales. 

Texto original
“3. Sálvame, ¡Oh Luz, en Tu gran Misterio y que Tu perdón redima mis transgresiones ”.
Develación

El gran Misterio de la Salvación se encuentra en el Poder del Tercer Logos, llegando al Laborante arrepentido  el misericordioso perdón de los Cielos por todos los pecados cometidos  mediante el íntimo sacrificio del Hijo del Hombre. 

Texto original
“4. Y dame el bautismo y perdona mis pecados y purifícame de mi trasgresión”.

Develación
Para tener derecho de ingresar a los Misterios Menores, el Aspirante recibe las Claves para operar el Bautismo de Juan, esto es, llegar al conocimiento y praxis del Génesis Acuático, con el cual se inicia la redención del Hombre.
Prosiguiendo la Obra Magna, el Alquimista obtiene los Arcadios para desenvolverse con el auxilio de las formidables potencias del Bautismo Krístico, esto es, la corriente purificadora del Fuego Erótico referida a la portentosa labor con Thunupa Íntimo, el mismo que corresponde al ámbito de los Misterios Mayores.
Finalmente, se arriba al merecimiento para recibir el Bautismo Pentecostal, cuyo supremo procedimiento es la suma y conjugación de los elementos Fuego y Agua, Éter y Tierra, libre ya de las perniciosas emanaciones de Obstinado, que maneja las venenosas corrientes del impetuoso huracán fornicario.
De este modo y gracias a la portentosa labor en la esfera de Krisol, se obtiene el Supremo Bautizo, coronándose el Iniciado como Konatiki Wirakocha, o sea, alcanzando el Misterio de los Misterios, que es la Esencia de su Esencia y el Origen de su Origen, el Sagrado Signo Impronunciable del Altísimo, esto es, el Tetragrama.
Y para aclarar esto último una vez más, Kona es Dios, el Éter,  el Espíritu, todo lo que desciende del Altísimo para reencontrarse armoniosamente con Tiki que es la trascendencia de la Materia, la Tierra, el Hombre, en pleno ascenso hacia su origen.
Igualmente, Wira es el Fuego, lo Masculino, el Sol, que se entrelaza en maravilloso contraste con Kocha que es el Agua, lo Femenino, la Luna, cuya simbiosis se manifiesta en el Andrógino Sagrado, esto es, el Sello de Salomón.

Texto original
“5. Las transgresiones a las que me indujo el poder con rostro de león,  no podré ocultar a TI; y es a causa de él que IO he descendido”.

Develación
El Alma Humana fue arrastrada al original pecado de la fornicación por las argucias del  demonio Samas, quien hábilmente se disfraza de autoridad para inducir a los cándidos e incautos a la desobediencia, debutando éstos  en el inmundo vicio de arrojar con la infernal eyaculación, lo que al interior del Hombre es la Piedra Preciosa y Escogida, pero que ya expelida fuera de él, aparte de ser piedra de tropiezo, escándalo, confusión y guerras, constituye la ya degradada energía satánica.

Texto original
“6. IO sola en medio de los Invisibles, en cuyas regiones estaba, he transgredido y he descendido al caos. Más aún, IO he transgredido, evitando que Tu mandato pudiera ser cumplido”.

Develación
El Alma Humana es la parte gemela, o mejor dicho, el asexual consorte del Alma Divina, que encontrándose originalmente en el Paraíso Edénico (Los encantos del Amor Puro) y siendo parte de los Seres Invisibles e inmortales, sin embargo al influjo de Samas y Yavé, cae en el horripilante acto de la fornicación, hoy tan popularizado en la materia y psiquis de los terrícolas, que han convertido las delicias del goce erótico (que es un verdadero arte amatorio) en una franca guerra de animales indómitos, pues el clímax que desenfrenadamente ansían,  sólo se sacia y alcanza en las aberraciones de un brutal sadomasoquismo. 
Esta calamidad degradante de la condición humana, nada tiene que ver con el original propósito del Creador, pues ya desde su Primer Mandato “Haz tu Deber” impele al Hombre a cumplir su trascendental misión de reintegrarse con Él, y esto naturalmente se logra con la Gracia de la Castidad.

Texto original
Esto dijo entonces Sofía. Ahora, por lo tanto, dejad que aquel a cuyo espíritu le urge entender sus palabras, se adelante y proclame su pensamiento.
Martha se adelantó y dijo: Mi Señor, mi Espíritu me urge a proclamar la solución de lo que Pistis Sofía ha hablado: Tu poder ha profetizado anteriormente concerniente a ello a través de David en el Salmo Cincuenta, diciendo esto: 

Develación
En la sencillez de Martha se hallará la sabiduría capaz de interpretar mediante el Salmo Cincuenta de David (5+0=5=El Jerarca=Geburah=la total afinidad con el Alma Divina) la final liberación del Alma Humana respecto a las temibles atracciones del caos inferior, pues eliminada primero la energía tenebrosa de la fornicación y sus terribles ramificaciones y luego aprovechada sabiamente la Energía Roja que otorga el Salvador Gemelo (Thunupa Prometeo), finalmente se ingresará a los dominios del Kaos Superior, esto es, la suprema actividad con el Kristo Íntimo que nace, crece y se desarrolla en el Alma Humana, merced a reavivar sus Virtudes y acrecentar su Sabiduría equiparándose a las excelsitudes de la Omnisciencia, pues ¿Cabe duda todavía? el Hijo de la Flama Pentecostal ilumina en los hechos prácticos lo que afirma Juan el Evangelista cuando sentencia axiomáticamente: “El Verbo se hizo carne y habita entre Nos”; negar esta realidad es satánica agnosis y consiguientemente pasible de estigma y anatema ante la Justicia Cósmica. Y Martha dice así respecto a los Misterios del Décimo tercer Arrepentimiento de Sofía:

Texto original
57.2 Martha interpretó el Décimo tercer arrepentimiento del Salmo 50  
(Actual 51)
“1. Ten piedad de mí, ¡Oh, Señor Dios!, de acuerdo a Tu inmensa Gracia; conforme a la excelsitud de Tu compasión borra mi pecado”.

Develación
Aunque el Alma Humana ya se halle limpia de los egos causas, el solo hecho de haberles dado origen y cabida en su psiquis, le impide salir del caos, siendo éste un poderoso imán en cuya hipnótica naturaleza siempre estará latente la inminencia de un lamentable retroceso como consecuencia del desastroso revés de esporádicas, o peor aún, frecuentes caídas. 
Es merced a la pureza y Gracia impecable del Laborante, vencedor de los impedimentos de acceso a la Zona Infranqueable, que éste obtiene de su Juez interior, la dignidad de acceder al Cielo de Krisol (El Sol inmanifestado u oculto de nuestro Sistema).
Texto original
“2. Límpiame plenamente de mi iniquidad”. 
Develación
La única manera de acabar la casi interminable cadena de esclavitud y sumisión al caos inferior, es deshaciéndose de la personalidad, y aunque ésta ya se encuentre al servicio del Ser, en un momento dado puede convertirse nuevamente en guarida de los más espeluznantes egos. La posibilidad de arribar a los dominios del Æón trece se concreta previa limpieza total a cargo del Alma Divina (Parte Superior de Devi Kundalini particular) de los gérmenes del mal que radican precisamente en las sutilezas conexas e inherentes al vicio fornicario.

Texto original
“3. Que mi pecado sea borrado y pueda IO llegar ante TI”.

Develación
Si para no dar más cabida al ego es preciso aniquilar la personalidad, es menester aclarar que para lograr destruir ésta,  es indispensable pasar por una especie de muerte física tan real, que la mayoría no regresa, fracasando en esta suprema prueba por alcanzar el Æón Trece.
En estas circunstancias, al no operarse la Resurrección anhelada, la materia del Iniciado debe ser incinerada,  después de haberse cumplido ochenticinco horas de velatorio (Tres días y medio, más una hora adicional),  vigilia que se llevará a cabo  con la intervención auxiliar de al menos cuatro auténticos Maestros de la Luz, quedando así el Alma Humana o Pistis Sofía, eternamente desligada del botellón infra psíquico que constituye la extravagante y perniciosa personalidad humana, misma que, paradójicamente,  luce ufano todo adulto en el mundo terrenal.

Texto original
“4. Que Tu Misericordia siempre prevalezca  y así  Tu Palabra sea magnánima cuando me juzgues”.

Develación
Cuán diferente ocurre con el Iniciado triunfador que ha podido coronar los Misterios del Æón Trece venciendo a la muerte misma, y poder de súbito levantarse de su postración simbólica, situación real a la que se hallaba sometido desde la primera caída en el Huerto del Edén.
Texto original
Esta es entonces la solución de las palabras que Sofía ha enunciado.
Jeú dijo a ella: Bien dicho, finamente, Martha, bendita.
------------------------
Gracias por su apreciada paciente atención.
A. Z. F. EL TAWA MANÚ .:. DAVID SERRATE PÉREZ, RESTAURADOR DEL EVANGELIO DE KRISTO VIVIENTE E INICIADOR DE LA IGLESIA UNIVERSAL DEL AMOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario