viernes, 1 de septiembre de 2017

CAPÍTULO 110 LA CERTEZA DE PREDICAR LA PALABRA DE DIOS




110.1 María pregunta sobre la Resurrección
Texto original:
Cuando Jeú dijo esto, María continuó y se arrojó a los pies de Jeú y besándolos, dijo: Mi Señor, aún debo preguntaros algo más; reveládnolos y nada nos ocultéis.

Jeú respondió y dijo a María: Preguntad lo que deseéis preguntar, que IO os lo revelaré abiertamente y sin similitudes.



María respondió y dijo: Mi Señor, entonces no habéis traído Misterios al mundo por la pobreza y la riqueza, ni por la debilidad y la fuerza, ni por enfermedad y la salud de los cuerpos, ni por nada de esto, si no que si vamos a algunas de las regiones de la Tierra y no tienen Fe en Nos, y si no escuchan nuestras palabras, y ejecutamos algunos Misterios de esas regiones, ¿Pueden saber con certeza y en verdad que sí predicamos la Palabra del Dios del Universo?

Develación:
Los Misterios de las Alturas que llegan a los Hombres de buena Voluntad por la Misericordia del Inefable, no se otorgan a las Humanidades con el exclusivo propósito de equilibrar las antítesis existentes en los mundos tridimensionales donde reina la dualidad conceptual, si no que, principalmente, tiene la finalidad de afianzar la autoridad Krística de quienes predican la Palabra de Dios Vivo, para que puedan éstos ejercer una convincente como poderosa Taumaturgia, capaz de realizar verdaderos prodigios en la materia.

110.2 El Misterio de la Resurrección de los muertos
Texto original:
El Salvador respondió y dijo a María en medio de los Discípulos: Concerniente a este Misterio sobre el que me preguntáis, os he hablado antes, pero lo repetiré, y diré la Palabra ante Vosotros. 

Por lo tanto, María, no solamente Vosotros, si no cualquier Hombre que llegue al Misterio de la Resurrección de los muertos, ése que expulsa los demonios y cura todos los dolores, y todas las enfermedades, y al ciego, y al cojo, y al maltratado, y al mudo, y al sordo, como ya os lo he dicho antes, aquél que reciba ese Misterio y lo llegue a completar, si pide por todas las cosas, por la pobreza y la riqueza, por la debilidad y la fuerza, por enfermedad y la salud, por todas las curaciones del cuerpo, y por la resurrección de los muertos, y por la curación del cojo, y del ciego, y del sordo, y del mudo, y todas las enfermedades y todos los dolores, en una palabra, aquél que complete ese Misterio y pida las cosas de las que acabo de hablaros, rápidamente las conseguirá.

Develación:
De este modo Jeú Mikael aclara a sus Discípulos que no solamente ellos podrán realizar prodigios para patentizar su origen Celestial, si no que, además, todo verdadero Hombre o Iniciado que haya llegado a resurgir de entre los muertos vivientes, merced a calificar los Misterios del Æón Trece, e independientemente de la Parroquia Gnóstica (Doctrina) que transite, tendrá como auténtico Kristificado, plena autoridad para pedir del Padre todo cuanto fuere preciso para el cumplimiento de su trascendental Ministerio entre los Hombres.

Y sin lugar a dudas que todo cuanto ofrece el Adorable como Poder legítimo para que ejerza el aventajado Resurrecto, será palpable y visible en esta tridimensionalidad, llegando a ejecutar con plena Autoridad Divina las más grandes maravillas para aliviar los dolores y curar las enfermedades de la psiquis y del cuerpo, pudiendo llegar a negociar hasta con la misma muerte, cuando el caso excepcionalmente requerido así lo amerite, para devolverle a alguna persona especialmente digna, la preciada vida.

Con Amor y Fe:
ARKAOM ZANONI PHIDLUZ, V.M.K. EL TAWA MANÚ, en Cuerpo Humano: DAVID SERRATE PÉREZ.



No hay comentarios:

Publicar un comentario