martes, 21 de noviembre de 2017

PISTIS SOPHIA CAPITULO 143 De otros Tres Rituales Místicos


Después los Discípulos le dijeron: Rabí, reveladnos el Misterio de la Luz de Vuestro Padre, porque os hemos oído decir: Hay, además, un Bautismo de Fuego y también un Bautismo del Espíritu Sacro de la Luz, y hay un Krisma Espiritual; éstos conducen a las Almas al Tesoro de la Luz. Reveladnos estos Misterios para que podamos heredar el Reino de Vuestro Padre.

Ante el requerimiento de los Discípulos, respecto a los otros tres Bautismos, aparte del de Juan, el Adorable va a referirles enseguida, los correspondientes Misterios que tienden a elevar las Almas preparadas hacia el Tesoro de Luz.

De los Misterios Mayores y del Gran Signo

Jeú les dijo: No hay Misterio que sea más excelso que esos Misterios sobre los cuales me preguntáis, porque ellos llevarán vuestras Almas a la Luz de las Luces, a las Regiones de la Verdad y la Bondad, a la Región del Sacratísimo de lo Sacro, a la región donde no existe femenino ni masculino, a la región donde no existen las formas, y sólo reina perpetua e indescriptible Luz. Nada hay, por consiguiente, más excelso allá que los Misterios por los cuales me preguntáis, salvo sólo el Misterio de las Siete Voces y sus Cuarenta y Nueve Potestades y sus Cifras. Y no existe Signo más excelso que el de ellos. El Signo en el cual están todos los Signos y todas las Luces y todos los Poderes.

Jeú Mikael les confirma a Sus Discípulos que no existen Misterios más excelsos que aquéllos sobre los cuales le acaban de preguntar, puesto que su positiva resolución, conduce a las Almas a la Luz de Luces, a lo más trascendente y excelso de la Divinidad, donde no existen las formas, ni diferenciaciones entre masculino y femenino, donde sólo reina perpetua e indescriptiblemente la Luz. Lo único que excede en excelencia de Luminosidad y Resplandor a los Bautismo de Fuego, de Luz y del Krisma Espiritual, es el Misterio relativo a las Siete Voces de los Cosmocratores, y las Cuarentinueve manifestaciones con las cuales se completa el número de la Cifra contenida en Kontiki Wirakocha, puesto que en este Signo , sobre el cual no existe otro mayor, se contienen todos los Signos, Luces y Poderes de las Alturas.

De la eficacia de ese Signo

Aquél que conozca ese Signo, si sale de su cuerpo de materia, ni humo, ni tinieblas, ni autoridad, ni regidor de las esferas, ni ángel ni arcángel, ni potestad alguna podrá detener al Alma que conozca ese Signo, y si sale del mundo y pronuncia ese Signo ante el Fuego, éste se apagará y las tinieblas se retirarán.

La eficacia de ese Gran Signo es tal, que quien lo conozca, saliendo del cuerpo material, no habrá potestad ni de las Alturas y menos aún de las profundidades que pueda detener su paso triunfal hacia las Regiones de las Herencias de Luz que le corresponda. Y si permanece en cuerpo físico a voluntad, cumpliendo Cósmica Misión, y ya reinante sobre el caos mundanal, y quiere vencer totalmente el fuego de sus pasiones porque ha logrado alcanzar la Suprema Luz, al pronunciar ese Glorioso Signo, el caos inferior no le dañará pues sus tinieblas habrán sido destruidas para siempre.

Y si pronuncia ese Misterio ante demonios y ante los recibidores de las tinieblas exteriores y sus regidores y sus autoridades y sus potestades, todos se hundirán y arderán sus llamas y clamarán: Sacro, Sacro, tú eres lo más Sacro de todo lo Sagrado.

Al pronunciar ese portentoso Signo ante los demonios o cualquiera de los regidores y demás autoridades de las tinieblas exteriores, todos se hundirán en las profundidades abismales, ardiendo en poderosas llamas, y aún así, reconocerán en tan excelso Iniciado, ser de lo más Sagrado entre toda la Naturaleza Sacra.

Y si pronuncia ese Signo ante los recibidores de los perversos castigos y de sus autoridades y todas sus potestades y aún ante Barbelos y el Dios Invisible y los Tres Dioses de Triple Poder, inmediatamente al pronunciar ese Signo en sus Regiones, todos caerán uno sobre otro, deshechos y destruidos, clamando: ¡Oh Luz de todas las Luces, que estáis en la Luz Ilimitada, recuérdanos y purifícanos.

Asimismo, si llegara a pronunciar dicho Signo ante los recibidores purgatoriales y todas sus autoridades, y aún mismo que fuese ante el propio Barbelos, o Dios Invisible, o cualquier Pirámide de Triple Poder, que no se halle en su misma exaltada condición, inmediatamente se subordinarán a su Poder para no ser destruidos, y clamarán a la Luz de todas las Luces que porta la Ilimitada Luz, que les tome en cuenta en su accionar purificatorio para poder llegar hasta donde Él está.

Y cuando Jeú terminó de pronunciar estas Palabras, todos los Discípulos clamaron, lloraron y sollozaron, diciendo: ¡Oh! Señor, Tú que tienes las Llaves del Tesoro de Luz, ten piedad de Nos, y permítenos penetrar los Misterios de las Alturas que tienes prometido revelarnos, si conforme a los Mandatos del Primer Misterio Tú encuentras que han sido llegados los tiempos en que podamos beneficiarnos de Tu inmensa Misericordia e integrarnos en Tu glorioso Poder-Luz.

Al escuchar esta magnificencia de la Luz que puede alcanzar un Resurrecto, los Discípulos clamaron entre sollozos, pidiendo que el Adorable Salvador les tenga piedad, permitiéndoles penetrar los Misterios de las Alturas que siempre les había prometido entregar, para cuando se hubiesen cumplido los tiempos adecuados para integrarse plenamente en el Poder-Luz del Kristo Cósmico.


V.M.K.,A.Z.F. EL TAWA MANU


No hay comentarios:

Publicar un comentario