jueves, 25 de septiembre de 2014

SINCERIDAD

Sinceridad, sinceridad, sinceridad cuan ausente del interior humano, que con desdén sorna y burla e hipocresía creen poseerte y se niegan a reconocer tu ausencia en su interior, una vez más se mienten así mismos creyendo poseerte y te confunden con la mentira, se excusan diciendo que son mentiras piadosas o mentiras blancas, piden a su semejante sinceridad y honestidad y ellos mismos no son capaces de serlo, piden y exigen esa virtud en otros cuando en ellos mismos se encuentra la mentira y la hipocresía, lo auténticamente triste es observar que creemos tener esa hermosa virtud y hacemos todo lo contrario, pues no hemos aprendido a ser sinceros y honestos, en nuestra palabra, accionar y en nuestros sentimientos, cómo demostrar esa virtud para con los demás sino para nosotros mismos no la tenemos integradas en nuestra conciencia, cómo demostrarnos a nosotros mismos que poseemos la verdad y la sinceridad en nuestro interior; cómo aprender a ser sinceros y honestos en nuestra palabra, accionar, pensamiento y sentimientos si desconocemos que el significado realmente de sa maravillosa virtud es un gerundio constante en nuestro accionar; y aun así  la suplantamos por la mentira, soberbia, burla, sorna he hipocresía que se dejan acompañar por el amor propio y el orgullo, que lastima y hiere a quien le rodea y que no son capaces de observar que ellos mismos son los más dañados, pues en todo momento introducimos piedritas a nuestro costal y de ese peso hay quien habrá de hacernos rendir cuentas nos guste o no, y no somos capaces de observar que nuestras acciones perversas en la ejecución a los demás, más temprano que tarde regresan a nosotros como un bumerang para hacernos pagar nuestras malas acciones.


La más grande falta de sinceridad es para con nosotros mismos, creemos firmemente por nuestras falsas convicciones y preconceptos subjetivos que llevamos nuestra forma y estilo de vivir por el lado correcto y sin embargo no es así; cuantas veces hemos hecho daño a la gente por nuestra falta de sinceridad pensando y creyendo que les estamos haciendo un bien, es más cuantas veces creemos que nosotros por nuestra forma de actuar, pensar y sentir estamos haciendo un bien al prójimo.

Y sin embargo en nuestro inconsciente sabemos que estamos actuando equivocadamente pero con tal de no sentirnos mal por nuestros remordimientos, porque nuestra consciencia nos hace saber que estamos equivocados y tenemos viva la desfachatez de acallar esos remordimientos con cualquier pretexto que el ego nos coloca en la mente, así es como encojemos los hombros y continuamos con nuestra vida, olvidando el mal que hicimos pues eso no es lo que conviene al ego, utilizar el olvido para recomenzar con nuestras malsanas formas de actuar sentir y pensar es el sofisma más usado por el ego para hacernos continuar viviendo en el error.

Sabemos que existentes muchas frases bonitas y hasta rimbombantes que nuestro pensamiento y verbo profiere sin embargo no son más que buenas pero falsas intensiones, pues por un lado las hablamos y anhelamos para la gente y por otro, en la otra cara de la moneda no somos capaces de sentirlas en su justa medida y solo las decimos porque tenemos boca porque no somos capaces de realizarlas en nuestra persona; es por esa ausencia de sinceridad y lealtad para con nosotros mismos, por esa escasez de verdad en nuestro interior y que sin duda nos engañamos a nosotros mismo, lo peor del caso es que somos incapaces de verlo y cuando lo vemos, cuando lo observamos recurrimos al olvido salvador para que nuestra conciencia no nos atormente apuntándonos lo que hemos realizado para a dañar a la gente, en otros casos recurrimos a la violencia para defender nuestras acciones erróneas, en algunos casos más sale a relucir nuestra ironía, sarcasmo burla y soberbia para justificar nuestro mal actuar.

Dicen que la mayor riqueza que se puede tener es siendo leales, honestos y sinceros con nosotros mismos y vemos que muchas veces quien dice ser poseedor de estas cualidades es porque tiene completa ausencia de estas virtudes en su ser.

Cuantos son aquellos que poseen una forma de ganarse la vida excelente, que tienen unas carteras rebosantes de dinero pero que son unos miserables, pues en su interior la lealtad, la sinceridad y la honestidad brillan por su ausencia. Casos se cuentan por montones pues la falta de sinceridad para con nosotros mismos afecta a todo mundo, nos mentimos e ignoramos por conveniencia que nos estamos mintiendo y esa es la más grave falta de honestidad y sinceridad que podemos poseer por obligatoriedad egoica.

Cuantos hombres y mujeres con tal de poseer la atención o favores de mujeres y hombres mienten, y son incapaces por su falta de honestidad de dar palabra de compromiso y una vez conseguido su objetivo malsano dejan y abandonan a aquellos y aquellas que mencionaran eran su razón de existir, esa afrenta es la misma de los don juanes y los casanovas que creen ser grandes conquistadores y conquistadoras y que sin saberlo gran paga habrán de dar cuando les sea llegado su momento, porque lo único que conquistan o ganan es un lugar en las más oscuras tinieblas de sus infernales mundos psicológicos.

Vemos una gran falta de sinceridad y honestidad en aquellos que se anuncian ya sea por los medios de desinformación así como por las redes sociales que hacen trabajos de amarres para que la pareja vuelva, que hacen trabajos para conseguir el amor de una persona, que hacen trabajos para que consigan amor, felicidad y fortuna y tienen el descaro de decir que sus trabajos tienen garantía pues son realizados con “magia blanca”, “verde”,” amarilla”, “azul2 y no sé cuántos colores y palabras rebuscadas utilizan para hacer caer a los incautos e incautas, lo que la gran mayoría de esa gente ignora es precisamente  la falta de honestidad de esos trabajadores y sirvientes del averno que mediante esos actos brujeriles, brujescos y hechicerías quieren hacer cambiar la voluntad de la gente, y utilizan la palabra “magia blanca”, o no sé de cuantos colores, “Magia” es una palabra sublime que no debe estar asociada a actos brujescos pues aunque digan que es blanca amarilla etc. etc. no es más que vil brujería, no son más que brujos, brujas y hechiceros al servicio de las tinieblas para continuar engañando, esclavizando y engatusando a los ignorantes humanoides, para continuar engañando al orgulloso y soberbio homo sapiens, que de sapiencia, de inteligencia no tiene nada, mucho menos tiene sabiduría para alejarse de ese tipo de actos pues con tristeza se ve que continúan viviendo bajo el yugo del señor tenebroso de este mundo; tanto hacedores de hechizos como aquellos que buscan quien los haga para doblegar la voluntad de otros.

Muy bonito se oye y se ve hacemos trabajos de magia de colores pero tristemente esos colores solo llevan a ambos a ritos negros de las más oscuras tinieblas, la auténtica Magia Blanca la desconocen y nada tiene que ver con el objetivo de entidades malignas mucho menos con intensiones o actos para hacer cambiar la voluntad de los afectados por la fuerza, la verdadera y auténtica Magia Blanca la desconocen y los trabajadores de los horrores negros le huyen despavoridos.
La auténtica Magia Blanca es aquella en la que se labora para transformar al ser humano por sí mismo y por su propia voluntad en hombres y mujeres con toda la extensión de la palabra, la auténtica Magia Blanca la practican hombres y mujeres por amor verdadero y por su propia voluntad para transformarse en verdaderos y auténticos hombres y mujeres en toda la extensión de la palabra y de sus hechos, para transformarse en el súper hombre del cual hablara Nietzsche, en ese súper hombre que es verdadero rey de la naturaleza y de su propia naturaleza; los auténticos súper hombres no  son caricaturas u adefesios de las tinieblas que se dicen hombres o mujeres por solo tener cuerpo o los genitales que los distingue por su sexo.

Los horribles adefesios de las tinieblas son aquellos quienes practica su famosa y cacareada magia de colores así como aquellos que ansiosos buscan sus favores a cambio de unas cuantas monedas para que trabajen y hagan cambiar el parecer o voluntad de otros por la fuerza usando ritos negros para lograr su mala dado objetivo, lo que ignoran es que más temprano que tarde todos esos actos en contra de los afectados, regresaran cual bumerang en contra de los hacedores como de quienes piden ese trabajo y además el pago que deberán dar ante las leyes divinas es inevitable y en grande medida, todo esto es por su ignorancia y por su falta de ética, sinceridad, honestidad y lealtad para consigo mismos y para con su Dios Íntimo, pero claro podrán decir y proferir miles de sofismas defendiéndose pero ante la realidad de los hechos y ante el gran tribunal nada hay que puedan esconder. Nada se oculta al ojo omnisciente de la divinidad, ni aun en las más soterradas tinieblas de los mundos infiernos.

Y qué decir de aquellos que se creen santos, iluminados cuando por los cuatro vientos gritan y blasfeman que practican el tantrismo de colores, aquí encontramos a sirios y troyanos, gnósticos y agnósticos, crédulos o incrédulos, inteligentes e ignorantes, más eso no es lo realmente doloroso, dicen que practican el tantrismo rojo, amarillo, azul y no sé cuántos colores, unos desconocen de lo que hablan pero los auténticos gnósticos saben que todo tantrismo de colores excluyendo al autentico tantrismo blanco, repito todo tantrismo de bellos colores y hermosas palabras y formas excitantes es al igual que el tantrismo gris y que sin duda alguna les llevará al tantrismo negro, pues ignoran la forma auténticamente blanca que se practica el tantrismo blanco o saha maithuna, o magia sexual o el sagrado eroar y lo único que practican es una sexualidad que los encaminara a las profundidades del abismo, es ahí donde esos engatusadores de la humanidad que invitan he incitan a la gente ignorante a practicar el cacareado tantrismo de colores y golosinas inquietantes pero fraudulentas, para lograr su objetivo que consiste en mantener al humano sumergido en la ignorancia, aplazando o desdeñando la Luz Divina que siempre espera su retorno y esto lo hacen usando el morbo, la lascivia, el deseo y la lujuria que llevamos dentro para engolosinarnos con sus placeres momentáneos y fatuos.

Estos envenenadores de esencias y almas utilizan la ponzoña de su labia, de su lascivia y muchas veces la morbosidad, el deseo y la lujuria de las gentes para atraerlos a sus prácticas negras. Pues son auténticos servidores de los gobernantes de las tinieblas cuyo objetivo es mantener a la gente bajo su yugo para evitar que mediante la práctica de la auténtica Magia Sexual o el sagrado eroar la gente pueda liberar a su consciencia, labor y objetivo de todo verdadero hijo de dios, es por ese motivo que tanto seguidores como señores de los abismos se esfuerzan en hacer que el ser humano practique tantrismo de colores que más temprano que tarde lo conducen a practicar el tantrismo negro, o que sin duda lo que practican ya es  la negra sexualidad de todas las perversiones, ese es el tantrismo que practican los demonios y que los convertirán en demonios, aquella practica aberrante de los nicolaitas.

Y todo esto por su falta de sinceridad en la labor de la auténtica Magia Sexual, todo eso porque no somos sinceros honestos y leales con nuestras materias, con nuestro Ser Íntimo y lo más doloroso es que no somos sinceros con Dios del altísimo.

Pero que tal, como vamos felices y contentos a practicar esa sexualidad equivocada, la falsa felicidad no nos cabe en el cuerpo ni la risa en nuestros labios, verdad?  Si supieran todo lo que pierden por esa práctica equivocada de su sexualidad, por la práctica de todo tipo de perverciones sexuales. Si lo supieren harían hasta lo imposible por evitarlo, y lloraría lágrimas de sangre al efectuar ese acto que solo dará un placer efímero y fugaz, y de espaldas encontradas al terminar su acto efímero con la consecuente pérdida de su energía Divina, que claro las consecuencias en razón inversa es calificada por los encargados de hacerlo y como forma de pago por tal ominoso error habrán de sufrir grandes tormentos en el lugar al que se les tiene asignado. Aquí hay verdad quien quiera tomarla hagalo y quien con pretexto violento, burlón orgulloso o soberbio, lo omita; que lo haga pues, aun así serán incapaces de ver el mal real que se auto infringen y culparan al hombre o lo que es peor a Dios de sus perversiones y desviaciones pretextando su condición humana equivocada.

Y aun así aquel que llegue a sentir arrepentimiento verdadero y se acoja a la misericordia infinita de Dios del Altísimo, porque su clamor será tomado en cuenta y será conducido al verdadero sendero que lo ingresara a su propia autognosis, y por su propia voluntad y amor verdadero será instruido por su gurú interior para alcanzar y obtener su realización intima haciendo al lado su existencia de errores y de su fatal destino por los desatinos de su vida.

Y aun nos atrevemos a decir que aquellos que ya se encuentren sufriendo en los abismos las consecuencias de sus desvaríos, de sus equivocaciones, si tienen y sienten arrepentimiento real y verdadero cobijándose y rogando por la Misericordia Divina serán escuchados y en una nueva oportunidad si aún la tienen por los ciclos de sus existencias puede dársele oportunidad de una nueva existencia para conocer el verdadero conocimiento y llegar a su íntima realización y lo mismo pasa para aquellos que en los abismos tienen por representar a demonios terribles, si en ellos nace el arrepentimiento y ruegan por la misericordia del Dios eterno, igualmente serán escuchados y si se lo merecen se les otorga materia para en esa nueva existencia busquen el religare con su Íntimo Dios. Por ello; no todo está perdido pues los grandes faros de luz dispuestos por el altísimo para ayudar a la humanidad no solo buscan sacar el sombrero del ahogado sino sacar al ahogado mismo en sus errores y darle y ayudarle a reanimarse, ayudarle a revivir en la auténtica vida al servicio del Dios del Altísimo.

Seamos honestos con nosotros mismos, meditemos seriamente en lo que anhelamos para nuestra existencia, aprendamos a comprender el objetivo de tener materia, si lo nuestro es vivir como actualmente vivimos pues debemos decidirnos o si comprendemos que realmente anhelamos con veracidad, sinceridad y por amor verdadero al Kristo viviente realizar nuestra auto gnosis entonces valiente e intrépidamente ascendamos por la montaña de nuestra realización intima, porque si no sabemos qué hacer de nuestra existencia actual o futura estaremos  perdiendo miserablemente el tiempo.

Seamos honestos, leales, sinceros, ciertos con nosotros mismos, auto respetándonos, respetando a ese nuestro Dios que latente y en nuestro interior habita y que pacientemente espera por nuestra decidida y valiente asi como tenaz labor en la gran obra interna para alcanzar nuestro verdadero estado original en nuestra auténtica realidad trina, solo así sabremos y ganaremos la oportunidad merecer nuestra propia autognosis, aprendamos a vivir de momento en momento, de instante en instante y seamos lo suficientemente claros para no equivocar el vivir de instante en instante con libertinaje y licencias erróneas.

Tú eres la razón de mí existir,
Dueña y señora de mis días,  y de mi tiempo.
La felicidad que hace renacer mi palpitar amoroso
Eres tú la señora amantísima de mi ser.
La sublime caricia de las caricias,
La brillante sonrisa que ilumina mi mirar.
El radiante calor que la vida me otorga
Tú eres el alborozo sublime que me cobija en su regazo.
Eres la luz que alboroza brilla y en mí se posa.
 Eres la fragancia y la ambrosía de la exquisita flor que renace en mí ser.
Mi amor es para la estrella que guía mi navegar por esas procelosas aguas que la vida es.
Eres el canto de la sagrada ave que con su trinar invita a la gran obra laborar.
El ágape sagrado que me invita realizar mi anhelo.
Eres tú y solo tú la señora, dueña de mis días,
El albo beso  que purifica mi existir.
Eres la mística experiencia que guía mi recto caminar.
Eres tú la semilla que en mi interior germina para dar el divino fruto de la luminosa sabiduría que mi presencia vive en el eterno verbo cuyo gerundio es siempre un brillante y luminoso como Eterno ahora.
Eres el todo de mi luz y la luz de mi todo.

                                                                                 Fraternalmente  ZARAKIEL.



No hay comentarios:

Publicar un comentario