miércoles, 17 de agosto de 2016

LA TRANFORMACIÓN SOCIAL DE LA HUMANIDAD Cap 48 y Cap 49

CAPITULO = 48 = EL SALARIO
Así como el buey o el caballo de labranza después del duro trabajo recibe cierta cantidad de alimentos para reparar sus fuerzas, así también y en forma semejante, el pobre trabajador recibe su salario.
La humilde bestia de labranza goza con el pasto, la caña y demás alimentos y el pobre trabajador goza con su salario.


Hombres y bestias deben trabajar y reparar sus fuerzas por medio de los alimentos con el único propósito triste y desgraciado de enriquecer a los Capitalistas.
A veces suben los salarios pero también suben en forma simultánea los artículos alimenticios, entonces de nada sirve que suban los salarios.
A veces bajan los salarios y suben los precios de los artículos alimenticios, entonces hay hambre y miseria.
La Ley del Valor no puede resolver en forma justa la cuestión complicada y difícil del salario.
Toda mercancía tiene un doble valor primero: Valor de cambio. Segundo: valor de uso.
Hablando en lenguaje totalmente económico, NO es absurdo considerar la «FUERZA DE TRABAJO» como un tipo especial de mercadería que claramente se distingue de todas las demás mercaderías El valor de uso de la «FUERZA DE TRABAJO» es diferente al valor dé uso de cualquier otra mercadería.
Los Valores de CAMBIO producidos por la «fuerza de trabajo» resultan Superiores a esta mercancía llamada FUERZA DE TRABAJO.
El valor de uso de LA FUERZA DE TRABAJO es diferente al valor de uso de cualquier otra mercancía.
Con unas tres o cuatro horas de trabajo el trabajador desquita su salario, pero el capitalista no se contenta con tres o cuatro horas de trabajo, el capitalista quiere dinero y más dinero y por ello exige jornadas de ocho, diez, doce y aún más horas de trabajo, con el inconfesable propósito de producir más y más valores de cambio, es decir; Más y más mercancías, más y más ganancias para enriquecer sus caudales.
La Mercancía llamada «FUERZA DE TRABAJO» debería cambiarse por su justo precio, pero desgraciadamente no es así, el capitalista paga solamente el trabajo necesario, pero el trabajo excesivo, el sobre trabajo, no lo paga, se lo roba.
Pagar poco y trabajar macho, ese es el Lema de los Capitalistas, el capitalista se roba la mercancía llamada FUERZA DE TRABAJO, a ojos vistas y con la aprobación criminal de las autoridades de trabajo.
Si en un platillo de la balanza de la justicia ponemos el salario y en el otro platillo de la balanza ponemos la mercancía llamada FUERZA DE TRABAJO, es claro que esta última, inclinará totalmente la balanza de la justicia a su favor.
En Muchos países se ha establecido la jornada de trabajo de ocho horas, pero como el salario es bajo el trabajador sale perdiendo.
Ningún salario de hambre merece ocho horas de trabajo ni aún siquiera los buenos salarios pueden acreditar jornadas de ocho horas de trabajo porque los valores de cambio son inmensamente más ricos que el salario recibido
No debemos olvidar que los valores de cambio son las mercancías producidas por la fuerza de trabajo da los trabajadores.
Al Capitalista no le importa un comino la balanza de la justicia. El Capitalista no tiene más ley que la de las bestias feroces, tragar o ser tragado y eso es Todo.
Al capitalista lo único que le interesa en la vida es: Primero: Dinero.
Segundo: Dinero. Tercero: más dinero.
El Capitalista vive en su Ley y muere en su Ley, el Capitalista no tiene piedad por nadie, el Capitalista es cruel y despiadado.
En Muchos países la jornada de trabajo es de ocho horas pero los Capitalistas se ríen de esta ley cuando pueden.
En muchos países y al margen de la ley, los capitalistas establecen por su propia cuenta y riesgo, jornadas de diez y doce horas de trabajo, se convierten en Legisladores a su modo y para su propia conveniencia.
Dice el dicho vulgar: «El hambre tiene cara de hereje», los trabajadores con hambre tienen que aceptar las exigencias injustas del Capitalismo y sin derecho a quejarse porque se pierde el trabajo.
Conocemos infelices trabajadores que trabajan catorce y dieciséis horas continuas para ganar miserables salarios de hambre.
Este conflicto entre el capital y el trabajo se resuelve subiendo el salario a los trabajadores al doble de lo que actualmente están ganando y disminuyendo a la mitad la jornada de ocho horas de trabajo.
La Jornada de Cuatro horas de trabajo bien pagado, permitirá aumentar el número de trabajadores.
Dos turnos diarios de trabajadores, dos oleadas de gente amante del trabajo fecundo y creador crearán abundancia y prosperidad en las naciones Democráticas.
EL Partido Socialista Cristiano Latino-Americano debe organizar comités en todas las empresas con el único propósito de hacer proselitismo y luchar para resolver este problema vital entre el capital y el trabajo El Partido Socialista Cristiano Latino Americano, no necesita ametralladoras, ni fusilamientos, ni Revoluciones de Sangre y
Aguardiente.
Las armas del Partido Socialista Cristiano Latido-Americano, son los Paros totales o parciales, las huelgas de hambre, brazos caídos, no resistencia al mal, no-violencia, trabajo demasiado lento (TORTUGUISMO) etc.
El Capital de Estado (Comunismo) cobra demasiado caro por resolver este problema del capital y el trabajo.
El Comunismo exige la pérdida de la libertad, fusilamientos. Nuevas Siberias, Deportaciones en masa, espionajes, espantosas organizaciones de Policía secreta, purgas sangrientas estilo Stalin, persecución a las Santas Religiones, asesinatos de Sacerdotes, violación de Monjas, destrucción de conventos, convertir a los templos en fábricas, aceptación incondicional del Materialismo abominable y Ateísta, etc. etc. etc.
EL Partido Socialista Cristiano Latino Americano no necesita las armas de la violencia para resolver todos los problemas que existen entre el Capital y el trabajo.
Peleamos con las armas de la mente que son millones de veces más potentes que los cañones, las bombas atómicas y las ametralladoras.

CAPITULO = 49 = COOPERACIÓN AGRÍCOLA
La Parcelación de las tierras y la cooperación agrícola puede traer a todos los países de América Latina, rica producción.
Si los agricultores organizan Cooperativas agrícolas para trabajar, estas darán gran rendimiento en el trabajo.
Toda Cooperativa debe organizarse con su comité, y todo comité debe trabajar de acuerdo con la ley.
El sistema «Cooperativa Agrícola» se basa en la cooperación voluntaria de los campesinos.
Si Veinte campesinos trabajan 20 parcelas cada uno por separado, mejor es que todos los veinte campesinos trabajen juntos una parcela por semana y a la semana siguiente otra parcela y a la otra semana otra parcela y así sucesivamente, uno para todos y todos paro uno.
La cosecha y repartición debe ser justa y perfecta, nadie podrá inclinar la balanza a su favor.
El Comité en presencia de todos los trabajadores hará la distribución, nadie podrá tener derecho a tener más que nadie.
La Cooperación es el sentido de la Nueva Era, la Cooperación trae paz, abundancia y alegría a todos los trabajadores.
Consideramos que este sistema de COOPERACIÓN AGRÍCOLA es absolutamente libre. El Compañero que quiera separarse de la cooperativa, bien puede hacerlo, su parcela es intocable, es sagrada.
Nuestro sistema difiere totalmente de las granjas colectivas porque estas últimas no se dividen en parcelas y toda la tierra es propiedad del Estado.
En nuestro sistema cada trabajador es dueño de su parcela, la cooperación es absolutamente libre y espontánea, no obligada, alegre y feliz.
No cabe la menor duda de que el YO sabotea el orden revolucionario y por ello, es seguro que no faltarán compañeros que quieren toda la ventaja para sí y nada para los demás, compañeros egoístas que dirán: Primero YO, Segundo YO, Tercero YO.
Habrá compañeros que desearán que todos le trabajen a él, que todos le hagan buena obra, pero no querrán ellos trabajar para sus compañeros, esa clase de compañeros egoístas deben ser considerados como enfermos Inútiles y separarlos del grupo y aislarlos totalmente.
En México tenemos el Banco Ejidal, todos los trabajadores campesinos venden sus cosechas al banco Ejidal, aparentemente el BANCO EJIDAL es muy bueno, pero sus resultados son negativos.
El campesino que va a sembrar trigo o frijoles, puede pedir un préstamo al Banco Ejidal y este se lo concede comprándole por anticipado la cosecha, más si esta fracasara debido a las calamidades de la naturaleza, el campesino no puede pagar y el banco puede prestarle algo más para volver a sembrar, pero su cosecha será entonces integra para el banco, más los intereses, y sin embargo quedará todavía debiendo.
Los dueños de Parcelas, (EJIDOS), prácticamente están vendidos al Banco Ejidal, muchos campesinos prefieren abandonar la tierra e irse de viaje para Estados Unidos a trabajar como braceros.
Lo único bueno del Banco Ejidal, es que ha conseguido estabilizar los precios de los víveres, eso es todo.
Nosotros consideramos que los acaparadores de víveres son los verdaderos pulpos que se chupan la sangre de los pueblos.
Existen dos tipos de Acaparadores. Primero: los acaparadores oficiales.
Segundo: Los acaparadores particulares.
Dentro del primer tipo de acaparadores están ciertos bancos, como el banco Ejidal de México, que dicho sea de paso, compra todos los víveres para revenderlos no-solo a la gente de México, sino también a la gente del exterior, a los países extranjeros.
Dentro del segundo tipo de acaparadores están muchos sujetos astutos y sociedades anónimas que revenden luego a precios exorbitantes para hacerse a magnificas ganancias.
Ya hay países donde los campesinos no tienen derecho a vender libremente sus cosechas porque esto «DIZQUE» es Contrabando.
Existen lugares donde el campesino tiene que aguardar que las Sociedades anónimas o determinado banco agrícola, etc. vengan a comprarle, porque si él saca fuera el producto de su trabajo, se le quita la cosecha, dizque por ser contrabando.
Conocemos cierto país donde los agricultores no tienen derecho a vender a nadie su café. DIZQUE porque eso es contrabando y solo tienen derecho a venderlo a determinada entidad oficial, dicha entidad les compra al precio que le viene en gana.
El Mundo se está llenando de leyes y más leyes que en lugar de beneficiar, perjudican a la Raza Humana.
El nuevo tipo de bandalaje es totalmente oficial, ya los bandidos no se esconden para pecar, ahora están autorizados por los Gobiernos y son oficiales.
EL PARTIDO SOCIALISTA CRISTIANO debe organizar comités campesinos y trabajar por solucionarles todos sus problemas, así crece el Partido.
Organicemos a los campesinos, organicemos con verdadero amor y sentido de humanidad.
Los Abogados del Partido deberán luchar por los campesinos, resolverles sus problemas y darles a cada uno su credencial o Carnet, o documento de identificación del partido.
Así trabajando de verdad podemos hacer un partido Gigantesco y poderoso para bien de la humanidad.
EL PARTIDO SOCIALISTA CRISTIANO LATINO-AMERICANO, podrá detener con pleno éxito, la avalancha arrolladora y brutalizante del MARXISMO LENINISMO.
EL ABOMINABLE COMUNISMO es una flor de estercolero que solo nace donde hay hambre, ignorancia, tiranía y falta de principios humanitarios.
EL PARTIDO SOCIALISTA LATINO-AMERICANO, puede hacerse grande y fuerte para salvar a la América Latina y al Mundo, del abominable y monstruoso comunismo.
Nosotros queremos que los derechos de los trabajadores sean respetados, que el campesino tenga plena y absoluta libertad, que pueda vender sus cosechas libremente a quien quiera y donde quiera, pero eso sí, a precios justos para bien de toda la Sociedad.


SAMAEL AUN WEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario