martes, 13 de marzo de 2018

ROSA ESOTÉRICA Cap 14 y Cap 15


EL ASNO Y LA ROSA
Así como en Fausto, el Rosa Cruz Goethe hace alusión a un perro, así en la mayoría de las Obras Rosa Cruz figura un asno.
Parece que el Asno fue siempre un símbolo predilecto de los Rosa Cruz. Sobre todo, los Alquimistas, en sus descripciones, jamás se olvidaron del asno. Uno de ellos, con demasiado sarcasmo, asegura que nadie descubrirá el secreto de la transmutación del oro hasta que no haya encontrado el Asno en sí mismo. Es verdaderamente raro que tanto Dionisos como Jesús de Nazareth se valieran de un asno para hacer su entrada triunfante…
Que  los  Astrólogos  hayan  colocado  la  estrella  BURRO  en  la  constelación  de Cáncer tiene su razón oculta… La misma que tenía la Iglesia Romana para usar este animal como símbolo de Jesús al lado del Cordero al sintetizar la frase Agnus Dei.

Agripa  llama  la  atención  sobre  este  símbolo  de  la  materia  prima  y  Meyer  le encuentra ciertas sustancias que vienen a ser como un Gran Arcano.
El Asno carga constantemente con la Cruz, y esto debió llamar la atención de los Rosa  Cruz  antiguos,  cuando  lo  aceptaron  como  símbolo  animal  en  el  que  encarna  la suprema ignorancia para justificar la acepción latina que dice: Summa Scientia nihil sciere (la Ciencia más alta es no saber nada). Parece esto una contradicción y, sin embargo, no lo es…
Pero busquemos la relación del Asno con la Rosa…
Apuleyo nos cuenta una Leyenda muy hermosa. Es como sigue:
Un joven, de la casta de los Sabios, con el nombre de LUCIO, viaja a Tesalia para estudiar la Magia. Va decidido a someterse a todas las pruebas de la Iniciación con tal de lograr la conciencia cósmica. Empieza por el peldaño más bajo de la escala, a estudiar la Belleza y a encontrarla en todas sus manifestaciones, cuando se enamora de Photis, la hija de su casera. Esta anciana señora ofrece ayudarle con sus conocimientos de Magia para conquistar el Amor, para conquistar a Phos (que en Griego significa LUZ). Le previene que debe aprender previamente a ejecutar la separación de su cuerpo astral para volar por los aires y le ofrece convertirlo de momento en un pájaro para que aprenda a ascender por encima de las nubes y obtener, de este modo, el primer grado.
Pide a Protis que traiga la pomada… (Esto nos recuerda esas pomadas de cuentos que usaban las brujas para transponer los aires montadas en sus escobas). Pero la doncella se equivoca y en lugar de traer la que convierte a los seres en pájaros, trae la que los convierte en asnos.
Consumado el hecho, tenemos a LUCIO convertido en Asno… Esto recuerda a Fray Gari, el que también pasó siete años convertido en animal. Ahora que Lucio, a pesar de tener cuerpo de animal, conservó la conciencia humana.
Entonces Photis asegura a Lucio que su desgracia tiene remedio, pues, según ella, basta comerse unas cuantas Rosas para que éstas le devuelvan instantáneamente su figura humana. Pero buscan y buscan y no encuentran las ansiadas Rosas…, y no le queda otro remedio que seguir de Asno. Los niños lo maltratan. Los hombres le pegan. Todos lo menosprecian y él no puede defenderse más que como un Asno…
- Este es un símbolo que todos hemos de sufrir mientras estemos encarcelados en nuestro pozo de materia.-
Pero Lucio tiene conocimiento de una Doncella que ha sido robada y que sufre las penalidades de su cautiverio y quiere arrancarla de las manos de sus secuestradores. Va entonces al mar y después de sumergirse siete veces y de purificarse, llama a ISIS y ésta se le aparece diciéndole: que ha dado orden al Iniciador de proporcionarle las Rosas necesarias para hacer el milagro de transmutación… Lucio, a poco, recibe las Rosas y vuelve a convertirse en hombre. Desde aquel momento se hace discípulo de ISIS.
¿Qué misterio, pues, es ése de la Rosa que contribuye y opera el milagro extraño de su transmutación?. ¿Qué Arcano misterioso encierra su savia para que dentro de nuestra Cárcel se despierte la mariposa sutil de nuestra alma?. ¿Qué virtud esotérica hace que nuestro yo animal se convierta en el verdadero hombre, en ser espiritual?.
¡El Rosal de mi vida ya no tiene Rosas!...
Es una frase que profieren generalmente los ancianos a aquellos que tanto sufrieron o que tanto dieron, que ya no les queda otra cosa que el recuerdo de la que se agostó… Parece como si ya estuvieran perdidos en una noche sin fin, sin remedio, sin redención posible. Parece como si mucho hubieran redimido y ya no pudieran continuar su obra por la falta de Rosas en su Rosal.
Procura, Discípulo, que tu Rosa surja y florezca en tu Rosal, en tu propio cuerpo. Dejarás de ser el rudo animal de la dura y pesada Cruz y, como Lucio, te convertirás en Hombre y, como Lucio, también encontrarás un día a tu propio maestro.

EL AMOR Y LAS ROSAS
Otro símbolo más de las Rosas hay en el Fausto de Goethe.
A Mephistófeles se le unen una cantidad de Diablos-Subalternos, los cuales reciben el encargo de apoderarse del Alma de Fausto… Al mismo tiempo que se levantan los Diablos con sus tenazas, surge también un coro de Ángeles con Rosas. Estas Rosas tienen el privilegio de esparcir LUZ y de extender un grato perfume de AMOR y al verlas Mephistófeles con sus diablos, se retira asustado… Los coros infernales, a pesar de ser hijos del fuego de los abismos, lamentan ser abrasados por esta radiante luz de las Rosas y entonces gritan: Malditas estas llamas… Mientras los Ángeles responden: Santas Llamas. Finalmente, todos confundidos, profieren: ESTO ES AMOR…
Así vemos, que el amor divino ofrece fuerzas cósmicas. Ese amor que mueve los soles y encadena las estrellas en un constante ritmo de armonía, es el que a todos nos abrasa.
El mismo Dante dice que las Rosas tienen fuerzas curativas. No solo para sanar las enfermedades materiales sino para ofrecer la purificación de las almas y la conquista de la inmortalidad… Elías informa acerca de la célebre Astasia. Reina más tarde de Persia, que en su juventud sufrió de un tumor en el rostro. Un Iniciado le hace ver en sueño las Rosas que adornan la Estatua de Venus y al día siguiente toma Rosas, las pulveriza y se cura con ellas.
El Zohar, en su primera página, hace constar que el símbolo más grande del Pueblo de Israel es la Rosa y así lo sigue siendo para todo Iniciado sin excepción de confesiones o nacionalidad. La Kábala, expresa que sus cinco pétalos representan las cinco letras del NOMBRE SAGRADO mediante el cual hay que elevar el Cáliz en el Sacrificio divino. En el Salmo 116, versículo 13 se ve que el misterio de la Rosa y el Cáliz es UNO en la esencia de la frase “HÁGASE LA LUZ”.
El Dante pone la Rosa como símbolo predilecto del Colegio Spiritus Sancti en el Capítulo 30 y 31 del Paraíso. El pone la Rosa en la parte más elevada del Cielo, lo que significa LUZ PURA, Luz intelectual, Luz de Amor. Allí vio las Legiones de Ángeles plenos de LUZ y en el centro la Rosa infinita que forma la santa milicia “ORDO SANTISIMA” en el Convento de los Túnicas Blancas, cuyo sagrado fin es la Rosa blanca.
Kunrath, en su Anphiteatro Sapientiae aeternae, hace el Pentáculo en forma de Rosas y luego describe que este símbolo encierra la Sabiduría. Ya en varios de mis escritos he mencionado ese cuadro que poseemos en el Summum Supremum Sanctuarium, lleno de inscripciones y en el centro Jesús Crucificado. Pero es lo más esencial que a Jesús le falta la Cruz. Aparece desnudo completamente y con sus partes sexuales al descubierto, lo cual hace resaltar su carácter puramente espiritual. Sin embargo, la posición de brazos abiertos y pies cruzados habla bien claro de la crucifixión.
Todo el Cuadro es una Rosa cuyo centro es Jesús, el Crestos, el que debemos buscar en todas las cosas sin que se desprendan las hojas de la Rosa. A los pies de la Rosa siempre hay una paloma con la Tiara en la Cabeza, símbolo del Espíritu Santo. Alrededor del cuerpo  de  Jesús  hay  un  círculo  y  dentro  de  él  otros  dos  círculos  concéntricos  para determinar que Crestos es el Centro de los Centros… Esos tres círculos son el mundo del pensar, querer y sentir, como eterno trío…
Kunrath ha sabido, como verdadero mago, expresar con la Rosa el principio creador al poner el órgano de la generación como centro de los centros. Kunrath perteneció, como muchos Rosa Cruz, a la Iglesia Gnóstica que primordialmente se ocupa del misterio del sexo.
Cuantas veces, al hablar yo de Magia Sexual, he sido atacado por los mismos Teósofos mirándome despectivamente… ¡Pobre de ellos!, decía yo. No saben lo que dicen. La esencia de todo es el Logos y el Logos tiene su principio íntimo, precisamente en la secreción sexual animada por el Amor. Los Zefirotes o los diez caminos que se identifican con la Sophia y con la Gnosis, la Paloma Blanca como representación del Espíritu Santo, etc., todo emerge de la parte sexual de Jesús en ese caudro de Kunrath que tanto ha ocupado la atención, durante siglos, de Teólogos y filósofos…
Esa Rosa de Kunrath, como él dice, sintetiza toda la sabiduría divina. Si por acaso todo lo escrito por los Maestros Rosa Cruz y la Señora Blavatzky se destruyera o se quemara y quedara tan sólo el célebre cuadro, él bastaría para transmitirnos de nuevo la enseñanza esotérica si nuevamente lo desciframos.
Al mismo tiempo ese cuadro forma un Cádiz. Papus, en su Tarot, pone a la carta 21 un cero, o sea la nada, y, sin embargo, es la madre con la letra hebrea SCHIN en el centro, como hacían los Cabalistas con la palabra divina. Schin es el eterno femenino, es el sexo. El dibujo, es un hombre cándido, sutil, inocente, a semejanza de Parsifal, que sigue su camino, yendo tras de él un perro al que no hace caso. Esto es también simbólico en la Rosa. Se trata del casto inocente al que debe imitar todo conquistador del Santo Grial.
La Rosa de Apuleyus tiene la virtud de volver al ser a su origen y éste es el símbolo de todo…
Por eso en todo nuestro camino hemos de perseguir siempre lo esencial que late en todas las cosas. Todo lo demás es secundario, frívolo, innecesario. Todo lo que no sirva para hacer tornar al hombre a su conexión con la Causa primera que lo ha formado, debe abandonarse.
Buscad, discípulos, en todo lo esencial, qué es la Rosa, para que ésta florezca en los detalles de vuestra propia Cruz.
                                                                                                                          krumm heller

No hay comentarios:

Publicar un comentario