sábado, 15 de abril de 2017

EL PARSIFAL DEVELADO Cap 19 al Cap 21

CAPITULO XIX  EL BÁLSAMO PRECIOSO
Trae KUNDRY-HERODIAS cual la Magdala Hebráica de otros tiempos, un pomo delicioso de la Arabia exótica...
Amfortas, el ínclito varón del Santo Grial, con urgencia pide un bálsamo precioso para sanar su adolorido corazón...
Pasaje mirífico de la Dramática Wagneriana que debiera esculpirse gloriosamente en mármoles augustos y con letras de oro...
Concomitancia cristalina en este caso es la del gran KABIR JESUS ungido por la bella del palacio de Magdalo...
"Buena obra me ha hecho -dijo el adorable-, siempre tendréis a los pobres con vosotros, y cuando queráis les podréis hacer el bien; pero a mí no siempre me tendréis".
"Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura".
Fémina de encantos irresistibles quebrantando el vaso de alabastro para derramarlo sobre la cabeza del dulce Rabí de Galilea...


Escrito está con palabras de misterio que sólo la mujer-símbolo, la Diablesa originaria, prototipo de cuanto hay de más excelso y a la par de más abyecto en la tierra, es la única que realmente tiene el poder de ungirnos para la muerte...
Comprensión y eliminación son radicales si es que realmente queremos morir en sí mismos...
Descartar los múltiples agregados Psíquicos (o defectos) que en su horripilante conjunto constituyen el EGO ANIMAL, no resulta en verdad tarea demasiado fácil, tú lo sabes...
Mejor es beber licor femenino que es licor de mandrágoras; si lo bebes jamás errarás el camino...
Erotismo sexual es indispensable; amar es ciertamente el más puro y delicioso anhelo...
Defecto descubierto en forma íntegra, debe ser suprimido, quitado, separado, bajo los encantos de Eros...
No olvides a tu Madre Divina Kundalini: ISIS, REA, CIBELES, TONANTZIN, MARIA,
ADONIA, INSOBERTA...
El sexo es vaso santo, poned en él tan sólo un pensamiento puro... tras de cada beso debe haber una plegaria, tras de cada abrazo un rito de misterio... en la cópula sagrada pedid y se os dará, golpead y se os abrirá...
Aquella a quien ningún mortal ha levantado el velo, eliminará entonces lo indeseable, lo abominable, y así morirás de instante en instante...
Levantad bien vuestra copa en el festín del amor y cuidaos de verter ni siquiera una sola gota del precioso vino...
No derrames el VASO DE HERMES, embriágate con besos y ternuras bajo la sombra del árbol del conocimiento, mas no te tragues las manzanas de oro del jardín de las Hespérides...

CAPITULO XX  ABSURDA JUSTIFICACIÓN
Delirio extraordinario de suprema amargura es aquél en el que LUCIFERPROMETEO exclama:
"Oh éter Divino, voladores vientos... Mirad lo que yo, un Dios, de otros Dioses sufro". "Pero, ¿Qué digo? Claramente adivinabalo que tiene que suceder... Conviene ahora... Esta suerte fatal sufrir constante ya que la Ley del Hado es invencible..."
Con cuanto dolor ¡Oh Dioses! he leído por ahí en cierto libro que no menciono, un párrafo que a la letra dice: "La hueste que encarnó en una parte de la humanidad, aunque inducida a ello por KARMA o NEMESIS, prefirió el libre albedrío a la esclavitud pasiva; el dolor y hasta la tortura intelectual consciente, 'durante el transcurso de miríadas de tiempos', a la beatitud instintiva, imbécil y vacía".
Y continúa el citado autor diciendo enfáticamente: "Sabiendo que semejante encarnación era prematura y no estaba en el programa de la naturaleza, la hueste celestial, Prometeo se sacrificó, sin embargo, para beneficiar con ello a una parte, al menos, de la humanidad".
Esto nos trae obviamente al mito por excelencia de todas las antiguas Teogonías, al de la rebeldía celeste o de los Angeles caídos, esos Titanes que se atreven a luchar hasta con los
Dioses Santos...
Inefables, terriblemente Divinos convertidos en hombres, Deidades reencarnándose en humanos cuerpos...
¡Vana cosa es confundir una caída con una bajada! Estos DEIDUSOS no bajaron, ¡cayeron! Y eso es diferente..
Por eso y con justa razón las teogonías nos pintan como castigados a esos LOGOI Divinos...
El Mito Universal los considera por eso como fracasados, castigados y caídos al verse obligados a vivir con sus legiones tenebrosas en esa región inferior, infierno, que se llama el interior de nuestro organismo planetario tierra. (Vease capítulo XVIII del presente libro).
Escrito está y con caracteres espantosos en el Libro de la Ley, que un tercio de la hueste de los llamados Dhyanis o Arupa, fue sencillamente condenado por la Ley del KARMA o NEMESIS a renacer incesantemente en nuestro afligido mundo...
Billonadas de auras, alientos o soplos horripilantes, involucionan ahora en los mundos infiernos entre el llanto, las tinieblas y el crujir de dientes...
Infelices criaturas del averno cayendo en mundos de densidad siempre creciente, retornando hacia el caos primitivo...
Almas perdidas anhelando impacientes la muerte segunda para escapar del mundo soterrado...
Esencias preciosas embotelladas entre todos esos Egos abismales; llamas Divinales sufriendo...
BUDDHATAS de ángeles caídos deseando reingresar a los paraísos elementales de la naturaleza.
Auras, Soplos, recomenzando después la marcha evolutiva que les ha de conducir otra vez desde la piedra hasta el hombre...
Bien saben los Divinos y los humanos que nada ganó la humana especie con la caída de esos Titanes del fuego.
¿Qué fue de MOLOCH? ¿Qué de ANDRAMELEK y su hermano ASMODEO? ¿Qué de
BELIAL? ¿Qué de BAAL PEHOR? ¿Qué de JAHVE?... Lumbreras de los antiguos tiempos, hoy horripilantes Demonios...
¿Y el oro de la mente, entonces qué? Los humanoides racionales jamás han sido dotados de
Manas (CUERPO MENTAL).
El TO SOMA HELIAKON, el CUERPO DE ORO DEL HOMBRE SOLAR, los vehículos suprasensibles del alma, deben ser creados en la FRAGUA ENCENDIDA DE VULCANO, tú lo sabes...
En la simbólica manzana del Paraíso, de las Hespérides o de Pippala, el dulce fruto prohibido del sexo, se encuentra la clave de todo poder...
En vez de los vehículos paradisíacos que el animal intelectual cree tener, sólo existe dentro de cada criatura racional el EGO, el MI MISMO, MEFISTOFELES...

CAPITULO XXI  EL PAPAPURUSHA
En nombre de las cien mil vírgenes del misterio inefable que se oculta en el fondo de todas las edades, conviene ahora hablar un poco sobre el famoso PAPAPURUSHA indostánico (EL YO).
Los viejos hermitaños de la sagrada tierra del Ganges tienen la costumbre de visualizarlo mentalmente en el lado izquierdo de la cavidad del estómago y de la medida del dedo pulgar; se lo imaginan con fiero aspecto, ojos y barba de color rojo y sosteniendo espada y escudo con el ceño fruncido, figura simbólica de todos nuestros defectos Psicológicos...
Místico momento inolvidable de exótica beatitud oriental es aquél en que los ancianos anacoretas cantan sus Mantram Sagrados y se concentran extáticos en la región del ombligo...
En esos instantes deliciosos de insospechable dicha, el Yoguím debe pensar en el PAPAPURUSHA imaginándoselo reducido a cenizas entre el fuego que chisporrotea.
Lágrimas de profundo arrepentimiento por las faltas cometidas desde los antiguos tiempos, caen de los ojos del penitente quien en el silencio santo suplica a su Madre Divina Kundalini elimine de su interior tal o cual defecto Psicológico.
Así es en verdad como el SADHAKA va muriendo de instante en instante; sólo con la muerte adviene lo nuevo.
El PAPAPURUSHA es el EGO Lunar, el MEFISTOFELES de Goethe, el espantoso KLINGSOR de la Dramática WAGNERIANA...
A todas luces resalta con entera claridad meridiana el hecho terrible de que el PAPAPURUSHA no tiene legítima individualidad, no es un centro único de comando, no es un rayo particular.
Cada idea, cualquier sentimiento, una y otra sensación, "Yo amo", "Yo no amo", es fuera de toda duda un yo diferente, distinto.
Esos Yoes múltiples no están ligados entre sí, ni coordinados en modo alguno. Cada uno de
ellos depende realmente de los variados cambios exteriores.
Tal "Yo" sigue fatalmente a tal otro, y algunos hasta se dan el lujo de aparecer acompañados de otros, pero es obvio que no hay en ello ni orden ni sistema.
Algunos grupos caprichosos de "Yoes", pendencieros y gritones, tienen entre sí ciertos lazos Psíquicos constituidos por asociaciones naturales de tipo completamente accidental: Recuerdos fortuitos o semejanzas especiales.
Es ostensible que cada una de estas fracciones del horrible PAPAPURUSHA, cada uno de estos agregados Psíquicos o Yoes, no representa, en un instante dado, más que una ínfima parte de todas nuestras funciones Psicológicas, empero, es incuestionable el que en lo particular cualquier tipo de "Yo" cree muy sinceramente representar el todo...
Cuando el pobre animal intelectual equivocadamente llamado "HOMBRE" dice "YO", se tiene la falsa impresión de que habla de sí mismo en su aspecto total, íntegro, más en verdad es cualquiera de las innumerables fracciones subjetivas del PAPAPURUSHA la que parla.
Momentos después, puede haberlo olvidado totalmente y expresar con idéntica convicción cualquier idea antitética, simple manifestación de otro "Yo".
Las múltiples contradicciones de tipo Psicológico tienen por fundamento el YO PLURALIZADO, las variadas fases del PAPAPURUSHA.
El aspecto grave de todos estos procesos Psíquicos es que en verdad el pobre HUMANOIDE racional nada recuerda de tal cosa; en la mayoría de los casos da crédito al último "Yo" que ha hablado, mientras éste dura, es decir, mientras un nuevo "Yo" a veces sin relación alguna con el anterior, no ha expresado todavía su opinión más fuerte.
La CONCIENCIA enfrascada entre todas estas fracciones subjetivas del PAPAPURUSHA, es indubitable que duerme profundamente; resulta subconsciente...
Nosotros necesitamos convertir al SUBCONSCIENTE en CONSCIENTE y eso sólo es posible aniquilando al PAPAPURUSHA.
Para finalizar el presente capítulo conviene analizar algunas palabras muy interesantes del
Sánscrito, veamos:
AHAMKRITA BHAVA: El significado de estos dos términos Indostánicos es: Condición
Egoica de nuestra propia CONCIENCIA.
Es obvio que la CONCIENCIA embutida entre todos estos agregados Psíquicos que constituyen el PAPAPURUSHA, se procesa fatalmente en función de su propio embotellamiento.
ATMAVIDYA: Palabra misteriosa, término Sánscrito lleno de honda significación; tradúzcase como CONCIENCIA despierta, liberada del PAPAPURUSHA mediante la aniquilación total de éste último.
La CONCIENCIA enfrascada entre todos los elementos subjetivos del PAPAPURUSHA, es notorio que no goza de la auténtica iluminación, se encuentra en estado de sopor milenario, duerme, es siempre víctima de MAYA (Las ilusiones).
ATMASHAKTI: término Sánscrito Divinal; con esta palabra de oro señalamos, indicamos, el poder absolutamente espiritual.
Por secuela, consecuencia, corolario, podemos y hasta debemos enfatizar la idea clásica de que la CONCIENCIA no puede gozar del legítimo poder espiritual mientras no se haya liberado íntegramente de su condición EGOICA.
El PARSIFAL Wagneriano protegido con las armas de Vulcano redujo a polvareda cósmica al monstruo de las mil caras, el famoso PAPAPURUSHA; sólo así, pudo reconquistar la Inocencia en la mente y en el corazón.
Si bien es cierto que en un pasado remoto el hijo de HERZELEIDE también había herido mortalmente al cisne KALAHAMSA, es ostensible y cualquiera lo comprende que al entrar en las tierras de Monsalvat ya no existía lujuria en él, era puro, se había convertido en un santo, había logrado el ATMA-VIDYA...

 SAMAEL AUN WEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario