jueves, 21 de julio de 2011

El tiempo que nos queda

Desde los innumerables tiempos las sociedades han buscado siempre su bienestar en deterioro de la naturaleza circundante y del medio que les rodea.

Tanto afán solo los conduce inevitablemente a su propia destrucción, y no observan el verdadero motivo que les hace emprender tan afanoso desarrollo que oculta su constante involución espiritual.

Sabemos que son múltiples los pretextos que se mencionan bajo la palabra desarrollo, sin embargo el resorte que motiva todo este dizque desarrollo  es la ambición, el deseo de ser superior a la persona que está a nuestro lado.



El orgullo atizado por nuestro enemigo secreto se transforma en una barrera infranqueable para quien ignora que el motivo de su superación material es la ambición, la soberbia y el orgullo; la falta de altruismo entre los humanos solo nos ha llevado a la deshumanización del mismo ente biológico, este es quien presume de su bondad sin notar que la bondad más grande es ayudarse uno mismo y así poder ayudar a los demás, claro está que la ayuda que requieren los humanos siempre la han catalogado como veneno, tenemos conocimiento de lo que sucedió a esas grandes almas que llegaron a este afligido planeta y sobre todo de cómo el humano les pago tanto amor que recibieron de parte de estos grandes Maestros.

Tanto amor y misericordia de estas luces bellas son veneno, como la cicuta que bebiera tan noble filosofo. Pero esta humanidad no tiene nada de nobleza y si mucho de malignidad, pues es incapaz de distinguir quién es aquel que le habla al oído para cristalizar sus perversidades.

Muchos se preguntan el porqué de tantas desgracias, calamidades y catástrofes; y pregunto:

¿Qué es más calamitoso y desastroso de desoír la palabra de nuestro Padre Interno?

Claro es que por esa sordera  tales desastres y catástrofes hacen acto de presencia y lo seguirán haciendo mientras el humano siga con su terquedad de querer tomar el humo con sus manos, de insistir en transitar el camino que otorga la comodidad del orgullo y del error en general; sin querer darse cuenta que todo lo que obtienen de este modo no son más que sobras inmundas que se las avienta o tira  como si fueran animales, el verdadero amo de sus destinos, ignoran las vejaciones a las cuales están sujetos por el príncipe infernal de esta malograda esfera planetaria, y son incapaces de rebelarse en su contra, mas al contrario parecen estar de acuerdo con quien toma las decisiones en su lugar, mas ceguera no puede existir pues en vez de rebelarse y buscar su redención prefieren seguir viviendo en la inmundicia de la iniquidad para complacer a el amo de sus miserables vidas, tontamente creen que lo que hacen es para servirse a ellos mismos y no se dan cuenta que su energía luminosa es utilizada; ingerida por aquel que domina y esclaviza su conciencia.

Tontamente creen que la iluminación les llegara por evolución de sus materias o porque su cerebro evolucionara según las leyes materialistas de Darwin, sigan esperando pues eso sabemos no llegara, lo único que obtendrán es un lugar por muchos siglos en los inframundos y si tienen suerte se les aplicara nuevamente la ley de la trasmigración de las almas para renacer en otros mundos mucha más densos  donde su purificación será más que imposible, en otro caso formaran parte de aquellos que pasaran por la Muerte segunda y hasta por la muerte tercera donde ya no existirá futuro para esas pobres esencias que jamás encontraron o que negaron su propia redención.

Mis palabras en estos momentos son de amor y aliento para nuestro pueblo hermano del Japón, para ellos  nuestras oraciones y ruegos de misericordia a nuestro Dios eterno y a su hijo el Adorable y Bien amado  Redentor de este mundo Jesús el Kristo.

No quiero ser o parecer demasiado severo para con la gente,  lo que si puedo decir es que los ojos del humano actual deberían poner mucha atención en estos catastróficos momentos, pues es lo que espera a la humanidad si no corrigen su andar en  la vida y deben tomar en cuenta que lo que sucede en Japón  no está lejos de pasar en todo el mundo.

Podrán decir que somos apocalípticos, que asustamos a la gente con estas ideas, que debemos ser más optimistas, solo puedo decir que no son ideas son realidades.  el ego siempre espera cosas buenas, quieren  tener siempre lo mejor de la vida, siempre creen las gentes que a ellos no les pasara, que la gente con determinado status social no le pasan ese tipo de cosas, se sumirán en profunda tristeza cuando esto llegue y vean que tenemos razón, buscaran la desencarnación y esta les rechazara porque habrán de tener más tiempo para pagar sus cuentas, las cuentas, las deudas siempre se pagan; sea una persona, una comunidad, un país o un planeta estas deudas se habrán de pagar y nosotros en este sistema solar no somos la excepción.

El sendero que debe recorrer el humano y a la voz de ya es su propia auto gnosis, cada uno de nosotros somos nuestros propios salvadores, nuestros actos deberán estar de acuerdo con la voluntad divina para que de esta forma podamos alcanzar la liberación de nuestra conciencia y quien así lo hiciere será parte de la nueva arka de salvación en caso contrario creo que ya hablamos de ello párrafos arriba.

FRATERNAL Y AMOROSAMENTE:
 ZARAKIEL.:.

2 comentarios:

  1. Felicidades Fráter Zarakiel por tu valioso aporte para inducir un cambio positivo de nuestra aletargada humanidad que permanece fascinada en sus cuestiones meramente materiales.
    Ojalá que despierte de su indolencia y aplique su iluminación interior mediante la Sagrada Doctrina que permanece latente para activarse triunfal en cada aspirante sincero y consecuente.
    A.Z.F., V.M.K. EL TAWA MANÚ

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maestro,sólo hacemos la Voluntad de nuestro Amado Dios Eterno y de su Muy Adorable Hijo Jesús el Cristo; el siempre Bien Amado Redentor del Mundo.

    Esperamos que con todas estas publicaciones podamos despetar de su letargo a la humanidad.

    todo lo hacemos Por Amor Al Kristo y a la Humanidad.

    ResponderEliminar