miércoles, 4 de noviembre de 2015

EL KRISTO SOCIAL cap 13 al cap 16

MATA EL HAMBRE CUARENTA MILLONES
DE PERSONAS AL AÑO

En un periódico de la ciudad hemos hallado un artículo importantísimo que no podemos dejar de transcribir y comentar, veamos:
“Grave problema de alimentación para la excesiva población del mundo se avizora para el año 2,000. En la actualidad quinientos millones de seres humanos sufren aguda desnutrición y más de mil millones están mal nutridos, en grados que varían de intensidad. Naturalmente que estos mil quinientos millones de personas o sea la mitad de la población del mundo, viven casi en su totalidad en los países subdesarrollados”.


“Los anteriores datos dados a conocer por la FAO fueron recopilados por miembros de las delegaciones de investigación sobre la rama de la alimentación, esparcida en todo el mundo”.
“Los alimentos esenciales de que más carece la humanidad son la leche y la carne, y los investigadores formularon el siguiente cuadro estadístico”. “Por no disponer de leche, algunas regiones del globo presentan una mortalidad infantil entre las edades de uno a cinco años, quince veces más alto que en las regiones en que los niños encuentran alimentación suficiente y adecuada”. “De los sesenta millones de Óbitos que ocurren anualmente en la tierra, se estima que treinta o cuarenta son debidos a los efectos del hambre o de la mala nutrición”.

PRODUCCIÓN ALIMENTICIA
“Señala la FAO, que mientras Europa occidental, Europa Oriental y Estados Unidos, en relación con la pre-guerra, han visto crecer los índices de su producción de alimentos por persona respectivamente de 93, 85 y 85 a 110, 121, y 101, en el extremo oriente tales índices no han variado; en Oceanía ha disminuido de 108 a 105; en África de 95 a 94 y en América Latina, continente cuya población crece a un ritmo más acelerado que en ningún otro el índice de la producción alimenticia ha descendido entre 1940 y 1961 de 104 a 99”.

MEJOR Y MAYOR PRODUCTIVIDAD
“Debido al pavoroso crecimiento de la población mundial se especula-agrega la FAO- que si todos los habitantes del mundo se sentaran a comer a la misma mesa, ésta daría aproximadamente 21 vueltas a la tierra y diariamente deberían agregársele 35 kilómetros para dar cabida a los recién llegados”.
“Para atender a las necesidades alimenticias en 1980, será necesario disponer de un 33% más de cereales y un 100% más de leche, carne, huevos y pescado. Y en el año 2,000 estas cifras deberán subir a 100%, y a 200%, respectivamente, lo que requiere que el mundo subdesarrollado realice en la agricultura una revolución semejante a la efectuada por los países de más altos ingresos y que ha transformado el sector agropecuario en una actividad próspera”.
MÍNIMO CULTIVO
“Finalmente los investigadores de la FAO señalan que solamente un 10% de la superficie de la tierra está cultivada; otro 17% de la superficie de la tierra está compuesto por pantanos y pastizales naturales; un 40% corresponde a bosques naturales y un 43% -casi la mitad- es tierra desocupada”. “De acuerdo con los datos estadísticos que posee ese organismo internacional en 1955 la superficie de tierra arable por persona en el mundo era de 0.47 hectáreas; en 1950 cerca 0.47 hectáreas, y en el año 2,000 si se mantiene el actual ritmo de crecimientos de la población será solamente 0.2 hectáreas”.
Hasta aquí el citado artículo. No cabe la menor duda de que la humanidad pasa hambres por falta de inteligencia. La humanidad muere de hambre por falta de comprensión creadora. El 43% de la tierra, es decir casi la mitad es tierra desocupada.
Recordemos las inmensas selvas Amazónicas. Estas selvas profundas necesitan gentes que las habiten. Son tierras que pueden abastecer al mundo entero. El gobierno brasileño tuvo la inteligencia de haber establecido su capital dentro de la misma selva amazónica, no hay duda que con esta medida inteligente el gobierno del Brasil se propone la conquista de su misma tierra.
Las selvas amazónicas son inmensamente ricas y sólo falta gente que las trabaje y explote. Otro tanto sucede con las selvas de toda América. Esas son tierras que pueden y deben ser cultivadas. Tierra para trabajar hay muchísima, casi la mitad de la tierra está deshabitada y existe hambre, mueren de hambre cuarenta millones de personas por año ¿porqué están deshabitadas tan enormes extensiones de tierra? ¿Porqué hay hambre habiendo tanta tierra cultivable, arable? Uno puede recorrer las enormes extensiones amazónicas y caminar durante años enteros sin encontrar seres humanos; y la gente muere de hambre como si no hubiera tierras para arar y sembrar. ¿Qué se hizo la humanidad? ¿Tantos millones de personas donde están? ¡Pobre gente! ¡Pobre gente! Millones y millones de personas encerradas dentro de las ciudades mendigando empleos y muriendo de hambre. Qué vergüenza, parece increíble que los seres humanos sean así de brutos. Metidos dentro de las ciudades atormentándose unos a otros, llorando y sufriendo, y para colmo, muriendo de hambre como si no hubiera tierras para arar y sembrar, como si el universo entero fuera únicamente las ciudades.
Se necesita una revolución en el terreno agropecuario... es necesario descongestionar la vida urbana. Es indispensable establecer grandes universidades agrícolas. Es urgente movilizar todos los recursos de la técnica al corazón de las selvas para acabar con el hambre, la tierra es de quien la trabaje.
Quienes no trabajen la tierra no tienen derecho a poseerla. Que se les quite la tierra a quienes no las trabajan y que se les entregue a quienes las trabajen. Que se les brinde apoyo económico total a los agricultores, que se les dé herramientas, dineros, medicinas, etc. El Ministerio de Agricultura está llamado a cumplir una misión colosal en cada país. Necesitamos iniciar una lucha sin cuartel contra el hambre y la desnutrición. Se necesita el trabajo organizado si es que queremos vencer al hambre. Se necesita dar al Ministerio de Agricultura poderes extraordinarios y dinero suficiente para iniciar una verdadera revolución en terreno agropecuario. Los agricultores del mundo entero deben sindicalizarse para realizar una revolución agrícola organizada totalmente. Esta no es revolución contra el gobierno, esta es una revolución dirigida por los mismos gobiernos. Que se organicen los trabajadores y que luego lleven ante el congreso de las Repúblicas sus peticiones justas.
Que se luche por llevar ante el congreso verdaderos representantes del pueblo. El hambre y la pobreza son males que abarcan a todo el mundo que solo pueden ser resueltos mediante una movilización mundial de los recursos a la mano del hombre. Sólo mediante la movilización total de todos los recursos que tenemos a la mano, podemos salvarnos y salvar al mundo entero del hambre y la miseria.
Es necesario trabajar y desde ahora mismo invitamos a todos los partidos obreros de América y del mundo entero, a unirse para luchar en una lucha sin cuartel contra el hambre y la miseria. La unión hace la fuerza.


EL PROBLEMA DE LA VIVIENDA

El problema de la vivienda es uno de los problemas más graves de la vida moderna. Existe muchísima maldad acumulada en los organismos sociales que nuestros filósofos y políticos tratan de remediar.
Realmente el problema de la vivienda no debería existir porque existe suficiente espacio vital en la naturaleza. Esta es en extremo pródiga con todas sus criaturas y si estas no resuelven ni siquiera el problema de la vivienda tiene que haber habido inevitablemente una trasgresión de las leyes de la naturaleza, ya individualmente o por la organización a que pertenece.
Si queremos resolver el problema de la vivienda necesitamos armonizar las leyes del mundo humano con las leyes de la naturaleza. No existe otro camino para resolver el problema de la vivienda.
La masa es una extensión del individuo y si queremos resolver el problema colectivo de la vivienda es urgente que cada individuo se haga plenamente consciente de su propio problema. Es lamentable el estado de inconsciencia en que vive el individuo. Realmente el individuo tiene la Conciencia Dormida. Sólo así podemos explicarnos que exista en el mundo el problema de la vivienda. Si el individuo tuviera la Conciencia Despierta, las masas tendrían la Conciencia Despierta, y el problema de la vivienda, es lógico que no existiría.
Sólo individuos con la Conciencia Dormida pueden vivir con sus mujeres y sus hijos en apartamentos de edificios de treinta o cuarenta o más pisos.
Es en extremo doloroso ver tantos niños encerrados como ratas dentro de los edificios de las grandes ciudades. Esos niños no tienen la dicha de jugar felices entre el seno de la naturaleza. Esos niños no tienen la felicidad de correr felices por los bosques sublimes de la madre natura. Sus vidas han sido condenadas a la desgracia por sus inconscientes padres que los trajeron al mundo.
Ha llegado la hora de reflexionar un poco. Cada individuo debe Despertar la Conciencia. Es urgente resolver el problema de la vivienda. Es necesario que el individuo se haga consciente de este problema, cuando haya grupos plenamente conscientes del problema de la vivienda, entonces podemos actuar colectivamente para resolver dicho problema. Es necesario hacer comprender a los gobernantes de la tierra, a los poderosos, la necesidad de resolver el problema de la vivienda.
Nosotros proponemos dos cosas para resolver el problema de la vivienda, primero: municipalización de la vivienda.
Segundo: descongestionamiento de la vida urbana.
Con el primer punto propuesto se puede abaratar el precio de la vivienda.
Con el segundo punto propuesto se descongestiona la vida urbana haciéndose por tal motivo más factible mejorar la situación económica y social del pueblo.
La municipalización de la vivienda daría al estado fondos monetarios para ampliar el espacio vital de la vida urbana. Podría perfectamente establecerse en la periferia de las ciudades el maravilloso sistema de casa-granja.
Este sistema resulta inmensamente productivo para la sociedad porque la granja es fuente productiva de artículos de primera necesidad, tales como el huevo, la leche, las hortalizas, las frutas, etc., etc., etc.
Algunos gobiernos de la América Latina ya han iniciado este sistema con maravillosos resultados. La idea está en el ambiente, lo importante es ampliarla. Es necesario descongestionar la vida urbana, iniciar un éxodo hacia la periferia de las ciudades. No es necesario confiscarle los bienes a nadie.
No se necesitan los golpes de estado ni los fusilamientos, no es indispensable quitarle a nadie sus bienes. Los gobiernos de la tierra pueden negociar con los dueños de casas y edificios, comprar, permutar, cambiar casas por lotes, o por viviendas estilo casa-granja construidas en la periferia de las ciudades. El negocio de casas debe hacerse obligatorio para bien de los pueblos. Los individuos deberían en este caso negociar obligatoriamente con el estado a fin de solucionar el problema colectivo de las masas.
El estado debe invertir parte de sus fondos monetarios en la construcción de casas granjas.
Es muy justo que los trabajadores de todos los gremios tengan la dicha de vivir en su casa propia, hemos visto con dolor a muchos trabajadores viviendo en chozas de palos y latas, o en cuevas inmundas, o en casuchas de cartón como verdaderos cerdos. El resultado de semejante miseria son siempre los golpes de estado, las dictaduras sangrientas, las conspiraciones de los descontentos, las revueltas de sangre y aguardiente.
El planeta tierra tiene suficiente espacio vital como para resolver el problema de la vivienda. Lo que se necesita es comprensión. Todo grupo de hombres comprensivos puede asociarse para trabajar ante los gobiernos de la tierra por la solución del problema de la vivienda.
Los poderosos de la tierra edifican con el ánimo de explotar al prójimo, construyen mansiones señoriales para que en ellas vivan los ricos y levantan edificios de 80 y 100 pisos para que en ellos vivan los trabajadores del músculo y del intelecto, pero se olvidan de los infelices. Las ciudades están llenas de madres que con sus hijos vagan de calle en calle buscando abrigo, niños pobres que no tienen donde pasar la noche, ancianos que se mueren de frío, etc. realmente no hay compasión para los infelices, es necesario cambiar inteligentemente todo este orden de cosas e iniciar una nueva era entre el augusto tronar del pensamiento.
Resulta completamente absurdo vivir unos sobre otros como monos o simios, en edificios de 80 y 90 pisos, eso no es civilización eso es falta de inteligencia, familias enteras viviendo como ratas entre cajones o apartamentos de aire viciado sin luz y sin vida, ancianos y niños, mujeres y hombres, todos encaramados unos sobre otros, piso sobre piso, habitación sobre habitación, eso es completamente absurdo y estúpido.
El mundo tiene suficiente espacio vital para todos, el sistema de casa-granja y el descongestionamiento de la vida urbana resolverán el problema de la vivienda.
En la periferia de muchas ciudades ya existe el sistema de casa-granja, desgraciadamente para la burocracia únicamente. Es necesario ampliar este sistema para todo el mundo. Es urgente hacer casas-granjas para todos los ciudadanos, ricos y pobres, mendigos y peones, etc., etc., etc., todos somos hermanos y tenemos de hecho los mismos derechos. Solo reconociendo a todo ser sus derechos podemos acabar para siempre con las violencias políticas, y con las revoluciones de sangre de extrema derecha o extrema izquierda. Con justa razón dijo Benito Juárez, el benemérito de las Américas: “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.
No es justo que los ciudadanos no tengan una vivienda propia, es necesario resolver cuanto antes este problema de la vivienda. La vida en mancomún dentro de edificios, o dentro de casas de apartamentos, o multifamiliar es peligrosísima para la salud pública porque las enfermedades se contagian fácilmente.
El aire viciado cargado de ácido carbónico daña la salud de los ciudadanos; los niños se levantan enfermizos y débiles, las madres en cinta transplantan a las criaturas que llevan entre sus vientres todo el aire viciado que respiran; eso es fatal para las nuevas generaciones.
Realmente nuestra tan cacareada civilización moderna es barbarie del peor género, es urgente comprender la necesidad de resolver el problema social, es indispensable armonizarnos con las leyes de la naturaleza.
Debe existir espacio vital entre vivienda y vivienda, deben existir jardines, árboles y flores entre vivienda y vivienda, debe velarse por la salud pública.
Es urgente iniciar un éxodo público en grande escala que vaya del centro hacia la periferia. Sólo así podemos lograr la solución del problema de la vivienda.
Los gobiernos comprendiendo la necesidad de descongestionar la vida urbana y de solucionar el problema de la vivienda deben cambiar sus oficinas y edificios gubernamentales, edificándolos nuevamente en la periferia de las ciudades. Así se promueve un rápido descongestionamiento de la urbe. Es indispensable luchar intensamente por un nuevo orden de cosas par realizar el Cristo Social sobre la faz de la tierra.


CAPITULO XV
EL DESAMPARO

En un artículo del periódico, hemos hallado el siguiente relato conmovedor:
“Un niño, con excesivos deberes para su edad, busca a su padre”.
“Impedido para estudiar puesto que debe atender a su madre enferma, el niño de once años, Carlos Alberto Santoyo, se ha dedicado a buscar a su padre, el señor Luis Santoyo Rojas, a quien no ve hace dos años”.
“Trata el pequeño exclusivamente de obtener la ayuda de su padre para curar a su madre que tiene una triple factura en la pierna derecha a consecuencia de un choque. Las condiciones en que el chico y su madre viven ahora que ella no puede trabajar son de lo más precario, pues durante el día la señora puede reposar un poco en casa donde se lo permiten, pero por la noche debe ella y el niño echarse en la calle porque no hay donde duerman en ese pequeño departamento de Zaragoza 79 interior I”.
“Dice Carlos Alberto que no pueden tener un techo bajo el cual dormir porque yo no puedo pagar la renta”. “Los pocos centavos que consigo haciendo mandados o en otras pequeñas ocupaciones, pues en ninguna manera me dan trabajo porque estoy muy chico, los utilizamos para poder comer por lo menos una vez al día”.
“Ignora el chico dónde está su padre, por eso quiere valerse de las columnas del periódico”.
Hasta aquí el artículo.
Nos extraña sobremanera que este periódico pueda hacer semejante relato tan conmovedor y sin embargo permanecer tan impasible. Se trata del diario más poderoso de México, sus dueños o el dueño, deben ser gente millonaria, y sin embargo hacen el relato y se quedan tan tranquilos, como si nada hubiera sucedido, como si esa pobre madre desamparada y ese pobre niño fueran perros. No hay piedad para los desamparados.
Nadie es capaz de brindarles un techo ni un pan. Ese poderoso periódico después de escuchar el relato del niño ha debido darles aun cuando fuese un miserable cuarto donde estos pobres desamparados pudiesen pasar la noche, se acerca el invierno y si estos infelices desamparados no consiguen un techo tendrán que morir de frío. Ya en un pasado invierno una pobre madre con un niño entre sus brazos murió de frío en un parque de la ciudad. No tenía la infeliz madre desamparada donde pasar la noche buscó el parque y allí murió.
El desamparo existe en plena civilización moderna. Es apenas creíble que haya gentes tan crueles e inhumanas. Mientras en los palacios y en las ricas mansiones duermen tranquilos los poderosos de la tierra, por las calles vagan madres con sus niños buscando un alero grande donde la lluvia no los bañe, o un parque húmedo y frío donde poder dormir un rato. ¿Cómo pueden tener estos infelices una patria? ¿Cuál patria? ¿Qué patria? ¿Una patria donde ellos no tienen un techo? ¿Una patria donde ellos no tienen amparo? ¿Qué hacen las religiones? ¿Dónde está la caridad que tanto predican? ¿Porqué no se la aplican? Por todas partes vemos suntuosas catedrales y ricas mansiones pero los desamparados continúan como siempre... no hay caridad humana, los sacerdotes de todas las religiones la predican, sí, la predican pero no la practican.
Es necesario, es justo, que las religiones den el ejemplo. Necesitamos realizar el Cristo Social sobre la faz de la tierra, en la práctica. Se hace indispensable que las religiones velen por los desamparados, es urgente que los sacerdotes de todos los cultos enseñen caridad en la práctica. Podrían los distintos cultos religiosos tener casas especiales para los desamparados. Son precisamente los sacerdotes de las distintas religiones los llamados a velar por los desamparados.
¿Y el estado? ¿Qué hace el Estado por los desamparados? Es apenas creíble que los gobernantes de la tierra puedan dormir tranquilos sabiendo que por las calzadas y parques de las ciudades vagan madres y niños que no tienen donde dormir; ancianos que sucumben de frío, y enfermos sin amparo. Se necesita tener corazón de hiena, para dormir tan tranquilos teniendo sobre sus hombros la responsabilidad del gobernante.
Los grandes señores parecen ignorar la tremenda verdad de que todos los seres humanos sea cual fuere su posición social o su creencia religiosa, pertenezcamos a una gran familia, nadie puede ser más que nadie en esta gran familia. Resulta pues absurdo dejar en desamparo a cualquier miembro de la familia humana.
El resultado de semejante crueldad, son las revoluciones sangrientas, las dictaduras violentas, los extremismos políticos, las persecuciones religiosas, los atentados contra las sectas religiosas, etc. Nunca ha traído buenas consecuencias la crueldad. Los extremismos políticos son precisamente una consecuencia de la falta de comprensión y caridad.
Necesitamos que las naciones vivan en paz y esto es imposible mientras exista la crueldad humana, debemos combatir contra la crueldad con las armas de la caridad.
Las religiones necesitan de sus templos para orar y celebrar sus santos rituales. Sin embargo es necesario comprender que hay ciudades donde existe súper abundancia de templos. Hemos visto en una sola calle dos y tres templos. Eso ya no está bien. Necesitamos ser caritativos, el dinero que se ha de invertir en tantos templos, puede ser invertido en casa de asilo para los desamparados. Este es el camino de la realización del Cristo Social. Las religiones necesitan enseñarle al mundo a vivir los principios religiosos, deben iniciar una gran reforma social.
Actualmente el mundo está en crisis. Existe en algunos países persecución religiosa. Ha llegado el momento en que las religiones superen esa crisis mundial enseñándole a la humanidad en la práctica el camino verdadero del Cristo Social. Hoy ya no basta predicar teóricamente. Hoy las religiones deben enseñar prácticamente.
Las religiones deben dar el ejemplo para que lo tomen los individuos, los pueblos y los estados.
Cuando las religiones como vehículo de los valores eternos enseñen con la práctica la necesidad de dar asilo al desamparado, no faltarán entonces hombres comprensivos que lleven ante los gobiernos proyectos de fondo y base para crear en forma efectiva el ENTE DE PREVISIÓN Y AYUDA SOCIAL ¿Quién podría resolverlo definitivamente y para siempre el problema de los desamparados?
Hay necesidad de comenzar a resolver ahora mismo este problema. Que empiecen las religiones, menos catedrales y más casas para los desamparados.
El estado seguirá después imitando el ejemplo. Alguien debe comenzar; que comiencen los que predican la caridad.
El desamparo y la miseria producen eso que se llama comunismo.


VENENOS A LA CARTA

En un periódico de cierto país del mundo occidental hemos encontrado un alarmante artículo titulado: “venenos a la carta”. Nos pareció tan interesante este artículo que francamente no pudimos resistir la tentación de transcribirlo y comentarlo. Veamos:
“Resulta verdaderamente alarmante que la mitad de los habitantes de la ciudad pudieron haber sido envenenados, en distintos grados, con carne descompuesta”.
“Por fortuna esa carne en mal estado fue oportunamente decomisada por la sección de alimentos de origen animal de la dirección de salubridad en esta capital”.
“Al hacer una inspección de los animales destinados a la matanza en los rastros que surten a gran parte de las carnicerías de la ciudad, se descubrió que los citados animales sufrían graves padecimientos que habrían transmitido a quienes consumiesen su carne”.
“Durante el pasado mes de septiembre la carne decomisada fue incinerada, evitándose así un grave daño a los habitantes capitalinos”.
“De haber salido al mercado este producto enfermo, los consumidores habrían adquirido enfermedades de muy difícil diagnóstico y quizá hasta hubiesen muerto. Y lo que es peor, en ocasiones no habría sido posible determinar el origen de las enfermedades causantes de las defunciones”
“Decomisaron los inspectores en los rastros 2,076 reses que padecían Fasciolasis, hidrofernosis, ictericia, septicemia, septicemia hemorrágica, tuberculosis, cirrosis hepática, cisticercosis, y otros males”.
“También fueron decomisados 2,016 cerdos cuyo estado era lamentable porque sufrían abscesos hepáticos, cisticercosis, tuberculosis, triquina, etc., etc., etc.”
“Igual suerte que los animales anteriores corrieron 11,000 gallinas con septicemia, cólera, lecosis y tuberculosis”. Hasta aquí el alarmante artículo periodístico.
Nosotros hemos visto con horror a infelices mujeres hambrientas lanzarse a los canales de aguas negras de las grandes metrópolis del mundo para sacar el cadáver de algún cerdo en descomposición o de alguna gallina apestada. Las gentes hambrientas se comen toda esa inmundicia, o la llevan a los elegantes restaurantes donde les compran dichos cadáveres para prepararlos lo mejor posible con alguna salsita bien fuerte; siempre se rotula eso con algún buen nombrecito francés o inglés, y los clientes devoran su ultramoderna comida con mucha presunción y refinada elegancia.
Las gentes no han aprendido a comer todavía a pesar de tantos millones de años que han transcurrido desde que la humanidad existe sobre la tierra. La humanidad no ha querido comprender la necesidad de la comida vegetariana.
Realmente la naturaleza nos proporciona todo lo que el ser humano necesita para la vida. En las frutas, en las flores, en los vegetales de toda especie, en los granos, en el agua pura, etc., están todas las vitaminas necesarias para el sostenimiento del cuerpo físico.
Es absurdo alimentarnos de la podredumbre cuando la naturaleza es tan rica y maravillosa. Ha llegado la hora de abrir por todas partes restaurantes vegetarianos. Cuando la cocina vegetariana es completa en el sentido más científico de la palabra, la alimentación carnívora es innecesaria.
Los hermanos de todas las escuelas, religiones y sectas deben abrir por todas partes restaurantes vegetarianos. También hay muchas personas que han estudiado la ciencia del ayuno.
Muchas enfermedades pueden ser curadas mediante el ayuno, el organismo humano dispone de magníficas reservas de vitalidad que sólo necesitan de libertad de acción.
El ayuno libera esas fuerzas vitales para que sanen los órganos enfermos.
Es aconsejable practicar un ayuno de nueve días sin comer absolutamente nada. Durante ese ayuno sólo se debe beber agua pura. El resultado suele ser maravilloso, el organismo se desintoxica durante el ayuno y las fuerzas vitales de reserva lo curan totalmente.
En el mundo de las inquietudes espirituales se habla mucho de materializaciones de mahatmas, esas materializaciones son posibles con el ayuno, mas la meditación y la oración.
EL CUERPO PLANETARIO, (CUERPO FÍSICO), vibra normalmente con las siete notas de la escala musical Do- Re- Mi- Fa- Sol- La- Si. Dicha escala puede repetirse en octavas superiores desde el Do hasta el Si. Normalmente los ángeles y mahatmas viven en una octava superior y por ello son invisibles para los ojos físicos, empero nosotros podemos elevar la tasa de vibraciones de nuestro cuerpo planetario, (cuerpo físico), Para pasarlo a la octava superior musical donde viven los ángeles y mahatmas.
Quien quiera elevar la tasa de vibraciones del cuerpo físico para pasarlo a la octava superior, debe utilizar para ello el ayuno, el silencio, la oración, la meditación, y el buen incienso, se hace necesario quemar buen incienso dentro de su recámara, y no hablar con nadie durante el ayuno. Se hace necesario CONCENTRARSE ÚNICAMENTE EN EL ÁNGEL O MAESTRO con el cual deseamos relacionarnos, así se eleva nuestra tasa de vibraciones y pasamos a una octava musical superior, entonces nosotros subimos y el maestro baja para platicar con nosotros, así se obtienen las famosas materializaciones de que tanto se habla en la literatura ocultista, Teosofista, etc., etc., etc.
Nosotros aconsejamos siempre la comida vegetariana, empero aclaramos que se necesita una comida vegetariana completa a fin de poder sostenernos llenos de vitalidad.
Nosotros aconsejamos la ciencia del  ayuno para sanar de las peores enfermedades.
Nosotros aconsejamos el ayuno, la meditación y la oración para obtener materializaciones de grandes maestros.
Es necesario abandonar la mecanicidad durante el acto de comer, realmente conviene concentrarnos en los alimentos que estamos comiendo, a fin de que la mente trabaje armoniosamente produciendo por medio del cerebro todos los elementos bioquímicos necesarios para la digestión.
SAMAEL AUN WEOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario