miércoles, 11 de noviembre de 2015

EL KRISTO SOCIAL cap 17 al cap 20

CAPITULO XVII PATRONES Y OBREROS

El conflicto entre patrones y obreros puede resolverse si aprendemos a ver el punto de vista ajeno. Cuando queremos resolver un problema no debemos identificarnos con el problema porque entonces nos convertimos en otro problema. Si queremos resolver el problema que existe entre patrones y obreros, debemos comprender que la solución de todo problema está en el problema mismo, es urgente tener la mente en paz para resolver los problemas. Sucede que cuando los trabajadores quieren resolver el problema de patrones y obreros, se identifican tanto con el problema que se convierten ellos en otro problema que no resuelve nada.
Necesitamos ante todo descubrir cuál es el factor principal que acaba con la PAZ dentro y fuera de nosotros porque la verdad es que en la mayor parte de los casos el error que vemos en otros está dentro de nosotros mismos.


Necesitamos descubrir cuál es la causa del conflicto entre patrones y obreros. Este problema sólo puede hacerse haciendo un enfoque preciso de la situación, esto requiere infinita quietud y suprema paz interior. Conociendo a fondo la causa verdadera del conflicto, este desaparece inevitablemente.


Debemos ser sinceros con nosotros mismos. Muchas veces la causa del conflicto está dentro de nosotros mismos. Realmente nunca sabemos ver el punto de vista ajeno y eso es gravísimo. A veces el patrón es culpable y otras veces el culpable es el trabajador que exige y exige hasta acabar con el patrón del cual vive.
La mayor parte de los problemas de la vida se debe a la falta de paz interior; estamos llenos de infinitas contradicciones y esto engendra discordia y conflictos. Somos pobres y queremos ser ricos, somos obreros y queremos ser gerentes, estamos ganando lo suficiente para vivir humildemente con todo lo necesario y queremos ganar más para sentirnos más poderosos.
Otras veces es el patrón quien crea los problemas, los trabajadores cumplen con su deber y él quiere que trabajen más horas de lo que la ley manda, los trabajadores producen y él quiere que produzcan el doble, los trabajadores exigen lo que es justo y él quiere que no exijan. Todos estos estados de contradicción y de lucha interna engendra problemas terribles, tremendos conflictos entre patrones y obreros, huelgas, paros, etc.
Un análisis de fondo, nos lleva a la conclusión lógica de que todos los problemas existentes entre patrones y obreros están dentro del individuo mismo.
Si realmente patrones y obreros quieren resolver su problema, es urgente que unos y otros se sinceren consigo mismos y resuelvan sus propios conflictos internos. Necesitamos primero estudiarnos a sí mismos para descubrir la causa del conflicto. Todo conflicto externo es tan sólo la proyección de un conflicto interno, los conflictos que vemos fuera están dentro de nosotros mismos.
Es necesario acabar con nuestras propias contradicciones internas si realmente queremos paz. Mucho se ha legislado sobre patrones y obreros, empero sólo por medio de la comprensión profunda se pueden resolver todos los problemas entre patrones y obreros.
El patrón debe enfocar sus problemas, con los trabajadores, honradamente, sinceramente, sin codicia, sin conceptos, sin orgullo, sin ira, etc.
Es urgente que el patrón realice una auto-exploración de sí mismo, de su propio yo, para descubrir el factor que originó el conflicto con sus obreros, es necesario que los obreros hagan lo mismo, que se investiguen a sí mismos sin codicia, sin orgullo, sin vanidad, sin egoísmo, etc., para descubrir dentro de sí mismos la causa que engendró el conflicto. Este estudio sincero de sí mismos es mejor que todos los códigos de trabajo.
La nueva era ha comenzado y si queremos resolver el problema entre patrones y obreros, debemos despertar la llamarada del entendimiento a una nueva actividad creadora. Debemos aprender a ver el punto de vista ajeno. No siempre el patrón tiene la culpa, no siempre el obrero tiene la culpa. Realmente la causa de todo problema está dentro de nosotros mismos.
Antes de protestar contra alguien, antes de hacer un reclamo, debemos examinarnos primero a sí mismos porque puede suceder que el error está únicamente dentro de nosotros y no en el prójimo.
La vida es una sucesión absurda de deseos fugases y vanos. Cuando comprendemos realmente que todos los deseos son vanos y pasajeros, cuando hacemos plena conciencia de que el cuerpo físico fue engendrado en el pecado y que su destino es la podredumbre del sepulcro, entonces desaparecen las vanas ilusiones y las internas contradicciones de la mente. Ciertamente la contradicción surge del deseo, y este de las vanas ilusiones.
La terquedad es un producto de las contradicciones de la mente, la terquedad es un resultado del deseo; muerto el deseo y las ilusiones, se acaba la terquedad y el conflicto.
Patrones y obreros en plena discusión, se aferran a su deseo; unos y otros quieren ver satisfechos sus deseos, unos y otros buscan satisfacción. El resultado de semejante proceder absurdo son los conflictos, el cierre de empresas, los paros indefinidos, etc.
No es justo que los obreros acaben con el patrón porque ellos viven del patrón. No es justo que el patrón acabe con la vida de los obreros porque el patrón vive de los obreros. Se necesita mutua comprensión.
Es urgente aprender a no identificarse con el problema, es necesario auto-explorarnos sinceramente y luego guardar silencio mental y verbal.
Cuando la mente está quieta, cuando la mente está en silencio adviene a nosotros la clave maravillosa que nos permita resolver el conflicto.
Mucho se ha legislado sobre patrones y obreros, pero ahora es necesario que nosotros nos hagamos sinceros con nosotros mismos. La causa del error está dentro del individuo mismo.
Los obreros deben aprender a cooperar con el patrón, el patrón debe cooperar con los obreros.
El obrero debe aprender a ver el punto de vista del patrón. El patrón debe aprender a ver el punto de vista del obrero.
Es absurdo que los obreros acaben con el patrón. Es estúpido que el patrón explote a los obreros.
Seamos sinceros con nosotros mismos. La sustancia de la sinceridad puede crear un orden de cosas y un mundo de sabiduría y amor. Ha llegado la hora de aprender a vivir. Es necesario que cada uno de nosotros aprenda a gobernarse a sí mismo. Cuando cada ser humano sepa gobernarse a sí mismo, ya no se necesitarán los gobiernos. Entonces reinará la paz verdadera.


CAPITULO XVIII ASUNTOS POLITÉCNICOS

Existen en el mundo millones de madres y padres de familia sin preparación técnica de ninguna especie. Es doloroso contemplar a tantos millones de padres y madres sin preparación para ganarse la vida, esas pobres gentes que viven por lo común una vida miserable. Este es un problema gigantesco que entre todos nosotros debemos resolver, si es que honradamente y sinceramente queremos una verdadera democracia.
Realmente resulta axiomático afirmar que todavía la democracia no existe. Necesitamos crearla. Podemos crear la auténtica y legítima democracia, eso sólo es posible acabando con todos los problemas económicos de los pueblos. Estamos plenamente seguros que si el individuo se prepara técnicamente, los pueblos se industrializan. Todo pueblo altamente industrializado marcha inevitablemente dentro de los carriles de un nivel superior de vida.
El mundo es el individuo y si éste último no tiene suficiente preparación técnica y habilidades suficientes como para ganarse la vida honradamente, el resultado tiene que ser inevitablemente el hambre y la miseria de los pueblos.
Es urgente comprender la necesidad de crear una auténtica y legítima democracia sobre las bases firmes del Socialismo Cristiano. No importa el nombre que le demos a este último. Bien podríamos llamarlo socialismo budista, mahometano, etc.
Lo importante es que no sea socialismo soviético de tipo ateo y Anti- religioso. No queremos caer en las teorías conservadoras y reaccionarias del materialismo dialéctico y del materialismo histórico. Dichas teorías fueron revolucionarias para su época, pero ahora es claro que resultan conservadoras y lo peor del caso reaccionarias también.
Necesitamos trabajadores sociales de buena voluntad para crear la AUTÉNTICA Y LEGÍTIMA DEMOCRACIA. Estos trabajadores pueden hacer gigantesca labor de preparación técnica entre las multitudes, los sindicatos pueden convertirse en verdaderas escuelas apostólicas de sacrifico y amor al prójimo. Los trabajadores sociales de cada gremio pueden organizarse para hacer labor social. Los carpinteros, zapateros, peluqueros, albañiles, mecánicos, etc., bien pueden dictar cursos de enseñanza técnica en todos los sectores de las ciudades, y en todos los pueblos de la tierra, para ayudar a aquellos que no están preparados debidamente para la lucha por el pan de cada día.
Las trabajadoras sociales deben dictar cursos de extensión cultural y preparación técnica en los distintos sectores de las ciudades, pueblos y aldeas, para todas aquellas mujeres del pueblo que no están preparadas para manejar sus hogares debidamente, ni para ganarse el pan de cada día. Las mujeres necesitan conocer prácticamente la cocina, alta cocina, modistería, artes manuales, etc.
Los hermanos y hermanas de todas las escuelas ocultistas, rosacrucistas, teosofistas, Yoguis, etc., etc., etc. Los hermanos de todas las religiones, sectas, y creencias, deben convertirse en trabajadores sociales y cooperar por caridad en esta gigantesca labor de CREAR UNA AUTÉNTICA Y LEGÍTIMA DEMOCRACIA. Sobre esta base de acción social, se deben unir todas las religiones, escuelas y creencias.
Sólo la acción social de tipo caritativo puede unir a todas las escuelas y religiones.
Es urgente una confederación de todas las religiones, escuelas y creencias para trabajar con programas definidos de acción social.
Sabemos el caso de trabajadores sociales de muy buena voluntad que en pequeños salones, en patios, en escuelas, etc., hacen labor social ayudado a otros, preparando técnicamente a muchas mujeres que no saben trabajar, todo eso es hermoso. Conocemos también ciertos sindicatos que ya hacen labor social ayudando a los hombres, preparándolos técnicamente, enseñándoles artes y oficios para ganarse la vida. En esto, México ha dado el ejemplo que muchos países debieran imitar.
No debemos aguardar que los gobiernos hagan todo. La nueva era debemos hacerla todos nosotros. Todos debemos cooperar, todos debemos poner nuestro granito de arena en esta gran obra.
Es urgente comprender la necesidad de acabar con el egoísmo y cultivar el Cristo-centrismo. Es indispensable comprender la necesidad de crear la legítima democracia; Si es que realmente queremos salvarnos de la desgracia comunista con su marxismo brutalizante.
Se hace necesario comprender que estamos en el borde de una gran desgracia social.
Recordemos todos los horrores bestiales de las hordas comunistas chinas en el hermoso país del Tibet. Millares de monjes budistas fueron asesinados y masacrados horriblemente, los bárbaros amarillos comunistas se burlaron de las santas ceremonias religiosas, y violaron monjas y cometieron espantosos asesinatos; todo en nombre de un materialismo dialéctico estúpido. Todo en nombre de teorías que jamás se pueden demostrar y que nunca podrán resistir un análisis de fondo.
Recordemos la carnicería de Hungría. Los horrores de los bárbaros asesinando a la población húngara. Se podrían escribir millares de volúmenes sobre la barbarie comunista.
La hora que vivimos es crítica y terriblemente peligrosa. Sólo puede salvarnos la creación de una legítima democracia. Necesitamos aprender a cooperar si es que realmente anhelamos de todo corazón salvarnos del azote comunista, Leninista-Marxista.
Dentro del sistema comunista cada individuo es una simple pieza de la maquinaria social cuya palanca es el estado.
En el sistema comunista desaparece la unidad de la familia. Los hijos son del estado. A determinada edad el estado se lleva sus hijos para meterles en la cabeza sus asqueantes teorías materialistas. Todo eso es realmente horrible. Las hordas comunistas se llevaron del Tibet miles de niños con el propósito de meterles en Pekín, las inmundas teorías materialistas arbitrarias y estúpidas que jamás podrán ser debidamente demostradas, comprobadas científicamente.
El comunismo brutalizante es hijo del hambre y de la miseria. Si los pueblos se preparan técnicamente el hambre se acaba. Donde no hay hambre no hay comunismo.
Debemos hacernos más responsables, menos egoístas. Debemos aprender a cooperar. Sólo así podemos salvarnos del socialismo marxista-leninista.
Sólo así podemos salvarnos de la peste comunista y de los horrores desatados por la URSS.
Fue horrible el secuestro de más de diez mil niños en el Tibet. Se llevaron los niños para dañarles la mente, para pervertirlos, para meterles el inmundo veneno del materialismo.
Todavía los gobiernos de la tierra no pueden hacerse cargo de la crianza y total preparación de los niños. Aún estamos en estado de lamentable atraso, y sin embargo ya los tiranos de Pekín se robaron los niños del Tibet. Ese es el porvenir que nos aguarda si no nos preparamos técnicamente.
Fue espantosa la matanza de millares de monjas y de monjes en el Tibet se creyeron muy sabios los chinos soviéticos con las teorías estúpidas de Carlos Marx metidas en la cabeza y violaron monjas y luego las asesinaron, y mataron monjes y los torturaron villanamente. Este es el porvenir que aguarda a la América Latina y a todos los países del mundo libre, si por desgracia no somos capaces de prepararnos técnicamente, y de acabar para siempre con el monstruo del hambre y la miseria.


CAPITULO XIX EL GOBIERNO

Quien no sabe gobernarse a sí mismo, no puede gobernar a los pueblos. Los políticos actuales no saben gobernarse a sí mismos; están llenos de astucia, egoísmo, odio, codicia, lujuria, celos, envidia, glotonería, borrachera, etc., etc., etc.
Es absurdo dar el voto para un candidato que no sabe gobernarse a sí mismo, es estúpido elegir un gobernante que no se sabe gobernar a sí mismo. Quien no sabe gobernarse a sí mismo, mucho menos puede gobernar a otros.
Los pueblos han sido víctimas de los gobernantes, han sido engañados miserablemente, y a nadie podemos culpar a excepción de nosotros mismos.
Si el individuo es reflexivo, si estudia la conducta del candidato y ve que este es borracho, glotón, codicioso, mentiroso, fornicario, lujurioso, adúltero, etc., etc., y no da su voto por él, contribuirá formidablemente para salvar el mundo.
La masa no es sino una suma de individuos, si los individuos no eligen a un candidato perverso, la masa no lo elegirá y así nos salvaremos de los malos gobernantes.
El árbol se conoce por los frutos, tal fruto, tal árbol, frutos buenos, buen árbol, frutos malos, mal árbol.
Ha llegado la hora de las grandes reflexiones porque vamos muy mal. El mundo está lleno de dolor y no debemos seguir aumentando el dolor eligiendo malos gobernantes.
Los pueblos han sido y siguen en verdad siendo engañados por astutos políticos que lo único que quieren es el placer, el poder y el dinero, eso es todo.
No debemos dejarnos engañar más por las bonitas promesas y por los hermosos discursos de los políticos zorros.
Los perversos de la política suelen tener brillantes intelectos y oculta corrupción moral.
Los candidatos a las altas magistraturas gozan mintiendo, prometen maravillas y jamás cumplen lo que prometen.
Los funcionarios públicos de esta época tales como Alcaldes, presidentes municipales, comandantes de policía, jueces, gobernadores, etc., están obligados a robar para tener contentos a sus superiores, se venden y lo que es peor están obligados a venderse para no perder el empleo, esa es la trágica situación de la justicia humana en esta época.
El juez o el comandante de policía, etc., que no rinde buenos frutos a sus superiores es expulsado sin consideración alguna.
En estos tiempos todos los jueces con muy raras excepciones, son comprables, no hay autoridad que por estos tiempos no se deje sobornar, al funcionario recto y honrado si no lo corren del trabajo, lo clasifican despectivamente, le ponen un apodo y lo arruinan para que no estorbe.
Desgraciadamente NO PODEMOS QUEJARNOS, o mejor dijéramos no debemos quejarnos, nosotros mismos elegimos a nuestros gobernantes, cada uno de nosotros cometió el error de elegir a los malos gobernantes.
Necesitamos comprensión profunda y fuerza de voluntad para no dejarnos engañar más por esos políticos que son codiciosos, astutos, lujuriosos, celosos, borrachos, etc., etc., debemos observar, estudiar, analizar la conducta íntima de aquellos que quieren nuestro voto popular.
El político que no haya disuelto el yo, no tiene auto-conciencia, es un ciego y un imbécil, y como dicen las sagradas escrituras: “ciegos guías de ciegos van a parar todos al abismo”.
Debemos elegir al político auto-consciente, al hombre de conducta recta, al hombre del recto pensar, del recto sentir, y del recto obrar.
Debemos elegir al hombre que realmente está recorriendo la senda de la perfección, repito: “por sus frutos los conoceréis”.
Es estúpido, terriblemente estúpido, elegir demonios intelectuales para que sentados en la silla del poder se den el lujo de gobernarnos.
Es el colmo del absurdo darle a otro cuchillo para que nos degüelle; y eso, precisamente eso, es lo que estamos haciendo.
Desgraciadamente hemos sido realmente brutos al dejarnos engañar por los bonitos discursos y las lindas promesas de los políticos mentirosos y zorros.
Nosotros mismos hemos levantado nuestros pésimos gobiernos, cada individuo es culpable de elegir a los tiranos.
Día llegará en que ya no se necesitarán gobiernos, pero ahora se necesitan porque todavía no sabemos auto-gobernarnos individualmente. Cuando cada individuo sea un gobierno, cuando cada cual se sepa gobernar a sí mismo, ya no necesitaremos que nadie nos gobierne, entonces seremos libres.
Disuelto el yo ya no necesitamos de gobiernos, sólo necesitamos de sabios consejeros idóneos en sus respectivas especialidades, más cuan lejos estamos de llegar a semejantes alturas.
Donde quiera que haya violencia se necesita la autoridad, nosotros estamos llenos de violencia y por ello necesitamos autoridad.
Urge acabar con la violencia, es necesario disolver el yo, necesitamos de eso que se llama comprensión.
Necesitamos ser sinceros con nosotros mismos, necesitamos descubrir nuestros propios errores y ello solo es posible en convivencia, realmente la convivencia es un espejo donde el individuo se puede ver de cuerpo entero, tal como es.
En la convivencia, en sociedad, existe auto-descubrimiento, auto-revelación, cuando la mente se halla en estado de alerta percepción. Realmente en convivencia los defectos escondidos afloran, saltan fuera y entonces los vemos tal cual son en sí mismos.
Analicemos los defectos descubiertos, meditémonos profundamente en ellos, y así los descubriremos en su origen y en sus profundidades, la mente tiene muchas profundidades.
Cuando un defecto ha sido descubierto en todos los niveles de la mente, entonces es claro que se desintegra se reduce a polvo, así vamos muriendo de instante en instante, así es como se disuelve el YO.
La hora ha llegado en que debemos pensar mejor. El gobernante que no haya disuelto el yo, es de hecho un demonio perverso aun cuando sea muy intelectual y elegirlo es, repito: Una estupidez.
Los Políticos astutos dicen siempre: “Mi vida privada es una cosa y mi vida pública es otra, nadie tiene porque intervenir en mi vida privada, esta es la evasiva que busca siempre para justificar sus propios delitos”.
Si a los candidatos a la Primera Magistratura, o a Gobernadores, etc., no les gusta que la gente se meta en su vida privada, entonces lo mejor que ellos pueden hacer es no meterse a políticos.
Realmente a nadie tiene que importarle la vida ajena, pero hay vidas ajenas que inevitablemente debemos examinar, sería y es absurdo no examinar la vida privada de los candidatos a Gobernantes.
El Candidato que trata, en la casa a la mujer y a los hijos a palos, con el pueblo será un verdugo, y si es un borracho en su casa incrementará el vicio en el pueblo, y si roba a sus amigos robará a los pueblos, y si es lujurioso podrá vender a la misma patria por darle gusto a cualquier mujer, etc, etc.
El candidato que no sabe gobernar su casa, que no sabe gobernarse a sí mismo que no sabe gobernar sus hijos y sus criados, tampoco puede gobernar a un país.
Es manifiestamente absurdo dar el voto por un candidato desconocido, por un candidato impuesto por las camarillas políticas basándose en propaganda.
Los hombres de espinazo de goma, los aduladores, los hipócritas egoístas que rodean a sus candidatos, sólo piensan egoístamente en sus propios beneficios personales sin importarles absolutamente nada la moral del candidato que ellos imponen basándose en propaganda.
Así es como los pueblos gimen bajo el talón de los tiranos, así es como los pueblos se han convertido en víctimas de los perversos.
Ha llegado la hora de las grandes reflexiones. Cada individuo por sí mismo debe tener el valor de no dejarse convencer por la propaganda, la masa es una suma de individuos y si el individuo no da el voto, la masa no dará el voto.
Ante todo el individuo debe tener el valor de no dar el voto por un candidato cuya vida privada no se conoce, no debemos nosotros como individuos pensar en que si los otros dan el voto vamos a quedar aislados, debemos ser individuos, y pensar como individuos, y tener el valor de no dar el voto por candidatos cuya moral no se conoce, sin importarnos la manera de pensar de los demás, porque cada cual es cada cual.
Cada pueblo, cada aldea, cada villorio, sindicato y ciudad, deben elegir mediante el sistema de voto popular, hombres de reconocida e intachable moral, para investigar cuidadosamente la vida privada del candidato a presidente, gobernador, juez, etc., etc., etc.
Los pueblos sólo deben dar su voto por hombres de reconocida moral, así nos evitamos la desgracia de entregarle el poder a los malvados.
Recordad hombres y pueblos, que en el mundo existen hombres de brillantísima intelectualidad y palabra convincente, pero ladrones, astutos, codiciosos, asesinos, etc., etc., etc.
Es absurdo entregarle el poder a los perversos por el sólo hecho de hablar bonito y hacer magníficas promesas.
Por lo común los candidatos a las altas magistraturas andan rodeados de pistoleros asalariados, y no tienen inconveniente alguno en mandar asesinar en secreto a todo aquél que les haga sombra.
Está completamente demostrado que los candidatos a la primera magistratura no son realmente candidatos del pueblo.
Normalmente las camarillas de los poderosos escogen a los candidatos y los imponen a base de mucha propaganda.
Los dineros invertidos en dicha propaganda salen naturalmente como siempre, de la pobre bolsa de las clases sufridas.
Lo más curioso es la forma como se impone a los títeres de las secretas camarillas poderosas.
Por doquier aparecen efigies de los candidatos con frases de relumbrón y sentencias que dicen, fulano de tal: “el candidato del pueblo”.
Realmente el pobre pueblo sufrido y explotado miserablemente ni siquiera conoce al candidato, y si da su voto por él, lo hace presionado y con el propósito de no perder el trabajo. Cada cual tiene que defender su empleo y como es natural debe dar su voto por el candidato impuesto basándose en propaganda.
En casi todos los países del mundo occidental los jefes de estado son “peleles”, “títeres” controlados por ciertos grupos de millonarios astutos y codiciosos.
Casi siempre esos grandes jefes de estado tanto en Europa como en América suelen mandar asesinar en secreto a todos aquellos que les hacen sombra.
Con infinito dolor sabemos que algunos de esos mandatarios siendo grandes asesinos han ganado el premio Nóbel de la paz.


CAPITULO XX UTILIDADES SOBRE EL CAPITAL

En la nueva era Acuaria el capital será de todos los trabajadores.
El capital de estado y el capital particular desaparecerán porque el capital será de los obreros.
Los trabajadores serán también dueños del capital, el capital con que los trabajadores se sostienen es lógico que debe ser legalmente de todos.
Los contadores públicos deben conciliar técnicamente los intereses de los patrones y de los trabajadores en este caso concreto de la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas.
Los contadores públicos tendrán que resolver que tanto por ciento debe repartirse por renta gravable, y en caso de pérdida en los ejercicios de las empresas, y en qué forma afectará el reparto de utilidades sobre el capital.
Hay que definir el plazo que tendrán las empresas para hacer el reparto, hay que definir cuál será la posición en el caso de venta de activos fijos hay que aclarar la posición que adoptarán los trabajadores en caso de que la contabilidad sea alterada, o bien se escondan otros ingresos, es también urgente aclarar el concepto empresa.
Los contadores públicos tendrán que resolver técnicamente este difícil problema de las utilidades sobre el capital.
En una auténtica y legítima democracia el capital debe ser de todos los trabajadores.
Es necesario comprender que el capital de estado no resuelve este problema. El capital de estado crea de hecho un nuevo tipo de actividad, resulta absurdo cambiar el capital privado por el capital de estado. Esto es sólo un cambio de amo, un cambio de tiranos, eso es todo.
El capital debe ser propiedad de los trabajadores porque ellos viven de él. Mientras exista la diferencia entre poderosos y necesitados, entre ricos y pobres, entre capitalistas y proletariados, es lógico que tendrán que existir conflictos, y revoluciones de sangre y aguardiente, y guerras de toda especie. Si realmente queremos que los pueblos de la tierra vivan en paz, si queremos pueblos verdaderamente democráticos y progresistas, debemos acabar con todas esas diferencias.
Es necesario que patrones y obreros sean razonables, que sepan manejar el capital colectivo de toda empresa.
Es necesario que dentro de cada individuo exista la paz, porque habiendo paz, se resuelven con facilidad todos los problemas.
El individuo debe ser sincero consigo mismo y comprender que sus defectos dañan al prójimo. Si el individuo quiere tener paz, debe comprender sus propios defectos y acabar con la codicia, el egoísmo y el orgullo.
Necesitamos acabar con la crueldad, no debemos explotar a nadie ni tampoco dejarnos explotar, recordemos que el capitalismo es cruel y despiadado.
Recordemos también que el Marxismo-Leninismo es cruel y despiadado.
Mientras exista la crueldad en el individuo, no puede haber paz. Inútilmente lucharán muchas sociedades por la paz, mientras exista la crueldad, la codicia, el egoísmo, el orgullo, etc., dentro del individuo.
La paz no puede ser un objetivo, la paz no puede ser una meta para alcanzar, la paz sólo adviene a nosotros cuando disolvemos el yo, cuando acabamos con los factores que producen guerras y revoluciones sangrientas, y conflictos entre patrones y obreros, etc.
El problema técnico de utilidades sobre el capital puede ser resuelto fácilmente si acabamos con el egoísmo, la crueldad, el orgullo y la codicia.
El capital no puede ser propiedad privada de todos los trabajadores. Realmente los trabajadores son socios capitalistas, el capital es de todos los socios.
Los trabajares de cualquier empresa, deberán cuidar el capital de que viven.
La tierra es de quien la trabaja y el capital también es de quien lo trabaja; los trabajadores son los que trabajan, el capital es de los trabajadores.
El estado no trabaja el capital, el capital no puede ser del estado.
El capitalista no trabaja el capital, quien trabaja el capital es el trabajador. El dueño legítimo del capital es el trabajador, o mejor diremos, los trabajadores.
Los sindicatos que no se han vendido a los poderosos, los sindicatos que verdaderamente representan las necesidades de los gremios obreros, los sindicatos del pueblo y para el pueblo, deben luchar intensamente por lograr el éxito total de la utilidad sobre el capital, es justo comprender que las utilidades sobre el capital deben ser repartidas honradamente entre todos y cada uno de los trabajadores de cualquier empresa.
El capital de una empresa cualquiera, es propiedad de todos los trabajadores de la empresa y por lo tanto, las utilidades sobre el capital, deben ser repartidas justa y sabiamente, entre todos los trabajadores de la empresa.
Es necesario que los trabajadores comprendan que son hermanos y que todos tienen la obligación de repartirse entre sí, las ganancias, con paz y verdadero amor todo esto se puede resolver con pleno éxito.
Los dos peores enemigos que tienen los trabajadores, son el capital privado, el cual es un robo, al pueblo, y el capital de estado, el cual es también otro robo al pueblo.
Los capitalistas y los comunistas roban al pueblo, el capital es del pueblo y para el pueblo, todo aquél que le robe al pueblo su capital es de hecho ladrón y tirano.
Benito Juárez dijo: El respeto al derecho ajeno es la paz”.
Hablando con toda sinceridad, podemos afirmar que ni los capitalistas ni los comunistas han sabido respetar el respeto al derecho ajeno.
Los señores socialistas Marxistas-Leninistas aspirantes a comunistas como ellos mismos lo afirman con ínfulas de sapiencia política, además de robarle al pueblo su capital, además de despojar a los gremios obreros de sus derechos sobre el capital, han acabado también con la libre iniciativa y la libertad política.
Los hombres verdaderamente amantes de la libertad deben defender los derechos de los trabajadores, necesitamos defender nuestro derecho.
Necesitamos comprender que los patrones nos son más que los trabajadores, ni menos tampoco, los patrones son los hermanos de los trabajadores y por lo tanto están colocados en igualdad de derechos.
Debemos acabar para siempre con aquello de la explotación del hombre por el hombre y crear una verdadera democracia, sólo la democracia puede salvarnos de la peste nauseabunda del comunismo de la tiranía estúpida del capitalismo.
No debemos explotar, ni dejarnos explotar, el capital es de los trabajadores.
Si los patrones insisten en no reconocer los derechos de los trabajadores, recordemos que estos últimos disponen de armas millones de veces más poderosas que los cañones y la metralla, dichas armas son: los paros totales o parciales, el tortuguismo; es decir, el trabajo demasiado lento, y la huelga de brazos cruzados.
Los trabajadores no deben dejarse engañar con aquello del mes de aguinaldo, ese truco le sirve a los patrones para engañar a los trabajadores y burlar aquello de la repartición de utilidades sobre el capital.
En algunos países los capitalistas han inventado una escapatoria para eludir la cuestión de la repartición de las utilidades sobre el capital.
Uno de esos trucos consiste en suspender a los trabajadores al final de año a cambio de esta suspensión se les da a los trabajadores como una limosna, una pequeña cantidad anual por concepto de repartición de utilidades, así en esta forma los capitalistas se burlan despiadadamente de los principios fundamentales de Socialismo Cristiano.
Lo peor de este truco dañino inventado por los poderosos es que ahora los pobres trabajadores en vez de mejorar empeoraron porque el pequeño porcentaje de utilidades sobre el capital recibido a finales de este año, no alcanza realmente a ser ni siquiera un mes de sueldo, así pues, ya no podrán los trabajadores salir de vacaciones porque no tienen dinero para eso.
En el fondo los trabajadores tienen la culpa de esta situación por no hacer valer sus derechos.
Dicha situación se ha presentado en muchos países de la América Latina y Europa.
La cuestión de la repartición de utilidades sobre el capital debe ser justa... nada tiene que ver la repartición de utilidades con la cuestión del mes de aguinaldo que normalmente se le debe dar a los trabajadores, no se debe confundir una cosa con otra, los aguinaldos son una cosa, y la repartición de las utilidades sobre el capital son otra cosa. Empero los capitalistas han querido confundir una cosa con otra para engañar a los trabajadores.
Es también absurdo repartir las utilidades sobre el capital a final de año.
Toda esta clase de subterfugios ha sido inventada por los capitalistas para burlar las justas aspiraciones de los trabajadores. La repartición de utilidades sobre el capital debe ser mensual.
Los capitalistas procediendo así injustamente se están causando daño a sí mismos, porque los trabajadores sintiéndose defraudados en sus justas aspiraciones, se vuelven comunistas, y estos últimos acaban con el capital y con los patrones.
No deben los capitalistas cometer el error de abonar tierra para que en ella germine la maldita flor venenosa del comunismo.
Es necesario que comprendamos el peligro de muerte en que nos encontramos en estos precisos momentos, el marxismo-leninismo domina ya una buena parte del globo terrestre, y si continuamos así como vamos, tratando de engañar a los trabajadores para defender afanosamente nuestras jugosas entradas monetarias, bien pronto estaremos gimiendo bajo el peso de las cadenas comunistas.
Se hace necesario pensar en forma distinta de acuerdo con la nueva era.
El pasado es pasado y los tiempos cambian, ahora es mejor comprender el punto de vista ajeno y darle a los trabajadores lo que es de ellos.
“A dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar”.


V.M. SAMAEL AUN WEOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario