miércoles, 23 de diciembre de 2015

EL KRISTO SOCIAL cap 41 al cap 44

CAPITULO XLI  EL CENTRO PERMANENTE DE CONCIENCIA

Analizando detenidamente el bípedo tricerebrado llamado hombre, llegamos a la conclusión lógica de que todavía no tienen un centro permanente de conciencia.
No podemos asegurar que los bípedos humanos estén individualizados, estamos seguros y muy seguros que sólo están Instintivisados.
El querido ego no tiene individualidad alguna, es una suma de factores de discordia, una suma de pequeños yoes, (legión de diablos)
El cuerpo bípedo tricerebrado es una máquina maravillosa que el yo daña miserablemente.
La legión del yo en cinta sucesiva pasa por la pantalla de la mente dándole a esta distintos coloridos de instante en instante.
Cada pequeño yo de los que constituyen la legión denominada ego, tiene realmente su propio criterio personal, sus propios proyectos, sus propias ideas.
El hombre no tiene individualidad alguna, no tiene un Centro Permanente de Conciencia y cada uno de sus pensamientos sentimientos y acciones, depende de la calamidad del yo que en determinado instante controle los centros capitales de la máquina humana.

Aquellos que a través de muchos años de sacrificio y de dolor hemos venido luchando por el Movimiento Gnóstico, pudimos ver en la práctica cosas terribles, muchos juraron con lágrimas en los ojos trabajar por la Gnosis hasta el final de sus días, esos pronunciaron discursos tremendos y prometieron a la gran causa fidelidad eterna, ¿y qué? ¿En qué quedaron sus lágrimas de sangre? ¿En qué sus terribles juramentos? Todo fue inútil, sólo juró el yo pasajero de un instante, pero cuando otro yo desplazó al que juró felicidad, el sujeto se separó de la Gnosis, o traicionó a la gran causa, o se pasó a otra escuela traicionando a la Gnosis.
Realmente el ser humano no puede tener continuidad de propósitos porque no tiene un Centro Permanente de Conciencia. No es un individuo, el yo es una suma de muchos pequeños yoes.
Muchos son los que aguardan la bienaventuranza eterna con la muerte del cuerpo físico, empero la muerte del cuerpo físico no resuelve el problema del yo.
Después de la muerte, el yo pluralizado continúa envuelto en su cuerpo lunar, molecular, el bípedo humano termina pero continúa el yo legión envuelto en su cuerpo molecular, más tarde el ego se perpetúa en nuestros descendientes, retorna... para satisfacer deseos y continuar la misma tragedia.
Ha llegado la hora de comprender la necesidad de producir dentro de nosotros un cambio radical definitivo a fin de establecer un Centro de Gravedad Permanente, un centro de conciencia estable. Sólo así nos individualizamos, sólo así dejamos de ser legión, sólo así nos convertimos en individuos conscientes.
El hombre actual es semejante a un barco lleno de muchos pasajeros, cada pasajero tiene sus propios planes y proyectos, el hombre actual no tiene una sola mente, tiene muchas mentes; cada yo tiene su mente.
Afortunadamente dentro del bípedo humano existe algo más, existe el Budhata, el principio Búdhico interior, la esencia.
Reflexionando seriamente sobre dicho principio Búdhico podemos concluir que este es el material psíquico con el cual podemos darle forma a nuestra alma.
No es exagerado decir que con este principio budhista íntimo podemos crear alma.
Despertando al Budhata creamos alma; despertar el Budhata es Despertar Conciencia.
Despertar conciencia equivale a crear dentro de nosotros un Centro Permanente de Conciencia. Sólo quien despierta conciencia se convierte en individuo, empero el individuo no es el final, más tarde tenemos que llegar a la sobre-individualidad.
Necesitamos desegoistizarnos para individualizarnos, necesitamos disolver el yo para tener un Centro Permanente de Conciencia.
El yo pluralizado gasta torpemente el material psíquico en explosiones atómicas de ira, codicia, lujuria, envidia, orgullo, pereza, gula, etc.
Muerto el yo, el material psíquico se acumula dentro de nosotros convirtiéndose en un Centro Permanente de Conciencia.
Hoy por hoy el ser humano, o mejor dijéramos el bípedo que así mismo se auto califica de humano, es realmente una máquina controlada por la legión del yo.
Una máquina sin sentido alguno de responsabilidad moral, sin continuidad de propósitos, sin existencia real.
Observemos la tragedia de los enamorados, ¡cuantos juramentos! ¡Cuántas lágrimas! ¡Cuántas buenas intenciones! ¿Y qué? De todo eso no queda sino el triste recuerdo: se casan, pasa el tiempo, el hombre se enamora de otra mujer o la esposa se enamora de otro hombre y el castillo de naipes se va al suelo. ¿Porqué? ¡Es claro! Porque todavía el ser humano no tiene un Centro de Gravedad Permanente.
El pequeño yo que hoy jura amor eterno, es desplazado por otro pequeño yo, que nada, absolutamente nada tiene que ver con dicho juramento; Eso es todo.
Necesitamos convertirnos en individuos y esto sólo es posible creando un centro permanente de conciencia.
Necesitamos crear el Centro de Conciencia Permanente y esto sólo es posible disolviendo el yo pluralizado.
Todas las íntimas contradicciones del ser humano serían suficientes para volver loco a cualquiera que pudiese verlas en un espejo; la fuente de tales contradicciones es la pluralidad del yo, el yo es muchos.
Quien quiera disolver el yo tiene que empezar por conocer sus íntimas contradicciones; Desgraciadamente a la gente le encanta engañarse a sí misma para no ver sus propias contradicciones.
Quien quiera disolver el yo tiene que empezar por no ser mentiroso; Todas las personas son mentirosas consigo mismas, todo el mundo se miente a sí mismo.
Si queremos conocer la pluralidad del yo y nuestras perennes contradicciones, debemos no auto-engañarnos, la gente se auto-engaña para no ver sus contradicciones íntimas.
Es necesario conocer nuestras eternas contradicciones para descubrir la pluralidad del yo y disolverlo.
Todo aquél que descubre sus íntimas contradicciones siente vergüenza de sí mismo con justa razón; comprende que no es nadie, que es un infeliz, un miserable gusano de la tierra.
Descubrir nuestras propias contradicciones íntimas es ya un éxito porque nuestro juicio interior se libera espontáneamente.
El hombre que es guiado por la voz de la Conciencia marcha victorioso por el camino recto.
Todo hombre sometido al juicio interior se convierte de hecho y por derecho propio, en un buen ciudadano, en un buen hermano, en un buen padre, etc., etc.
Para conocer nuestras íntimas contradicciones es necesario auto-descubrirnos.
Quien se auto-descubre puede trabajar con éxito en la disolución del yo pluralizado.
Las íntimas contradicciones se fundamentan en la pluralidad del yo.
Las tremendas contradicciones que cargamos dentro, nos amargan la vida lastimosamente.
Somos obreros y queremos ser potentados, soldados y queremos ser generales, pensamos en conseguir una casa propia y luego que ya la conseguimos la vendemos porque nos cansa y queremos otra, o deseamos viajar, con nada estamos contentos, buscamos la felicidad en las ideas y estas también desfilan y pasan, buscando la felicidad en la convivencia, con las amistades que hoy están con nosotros y mañana contra nosotros y vemos que todo eso es ilusorio.
Nada en la vida puede darnos felicidad, con tantas contradicciones somos unos miserables.
Es necesario acabar con el yo pluralizado sólo así podemos acabar con el secreto origen de todas nuestras contradicciones y amarguras.
Quienes ya disolvieron el yo poseen de hecho un Centro Permanente de Conciencia.
Son muchos los que quieren entrar por el camino de la auto-realización íntima, pero son pocos los que pueden ver el camino.
En el mundo existen muchas escuelas y sistemas y muchas gentes que viven mariposeando de escuelita en escuelita, siempre llenos de íntimas contradicciones, siempre insatisfechos, siempre buscando el camino y no lo encuentran aun cuando esté muy cerca de sus ojos; El yo pluralizado no les deja ver el camino de la verdad y de la vida.
El peor enemigo de la iluminación es el yo.
Se le preguntó a un Maestro: ¿Qué es el camino? ¡Qué magnífica montaña! Dijo, refiriéndose a la montaña donde tenía su retiro. “No os pregunto acerca de la montaña sino acerca del camino”, “Mientras no puedas ir más allá de la montaña, no podrás encontrar el camino” replicó el Maestro.
“Otro monje hizo la misma pregunta a este mismo Maestro. La respuesta fue: Allá está justo delante de sus ojos”. ¿Por qué no puedo verlo? “Porque tienes ideas egoístas” ¿Podéis verlo señor? “Mientras tengas una visión dualista, y digas: yo no puedo -y tú puedes-, y así por el estilo, tus ojos estarán obscurecidos por esta visión relativa”.
El yo puede también hacer buenas obras y ganar muchos méritos que mejoren su carácter psicológico, pero jamás podrá llegar a la iluminación.
Debemos buscar la iluminación, que todo lo demás nos será dado por añadidura.
Es imposible llegar a la iluminación sin tener un Centro Permanente de Conciencia.
Es imposible tener un Centro de Gravedad Permanente sin haber disuelto el yo pluralizado.


CAPITULO XLII  LOS PRESTAMISTAS

Por estos tiempos en muchos países se ha venido persiguiendo a los prestamistas.
Resulta absurdo la idea de querer obligar a los prestamistas a cobrar el uno o dos o tres por ciento de intereses sobre el dinero prestado.
La realidad es que en estas condiciones desaparecen los prestamistas ocasionando calamidades al pueblo.
Los prestamistas son indispensables. Los prestamistas solucionan al pueblo muchos problemas. Toda persona en gravísima crisis económica busca al prestamista.
El prestamista le resuelve al ciudadano sus problemas económicos más difíciles; si estamos enfermos y no tenemos dinero para ir la médico ni para comprar medicinas, vamos a donde el prestamista.
Es justo que el prestamista cobre por sus servicios. El prestamista vive de su negocio y necesita cobrar intereses para vivir; eso no es delito, es para el necesitado una bendición llevar al prestamista cualquier objeto de su uso personal, cualquier prenda, para que sobre ella el prestamista le dé al necesitado el dinero que éste necesita en un momento de crisis económica.
Bien se merece el prestamista el pago de intereses; se los ha ganado muy honradamente, no hay motivo para obstaculizarlo, molestarlo, perseguirlo y obligarlo a desaparecer.
Actualmente en muchos países los gobiernos han establecido montes de piedad, bancos prendarios, etc., y entonces llenos de egoísmo y celos comerciales persiguen a los prestamistas particulares que benefician al pueblo; eso es absurdo. Las instituciones del gobierno denominadas montes de piedad, no alcanzan por sí mismas a solucionar todas las necesidades de los pueblos.
Los montes de piedad de propiedad del gobierno tienen sus reglamentos y leyes y días de trabajo, y horas hábiles; todo eso está correcto, pero sucede que muchas personas con un enfermo grave o problema difícil en días feriados o en horas extras, no puede visitar al monte de piedad porque éste está cerrado; entonces hay que acudir al prestamista particular, éste soluciona el problema. ¿Por qué perseguirlos? ¿Por qué? ¿Por qué molestarlos? ¿Por qué obstaculizarlos?, Si el prestamista cobra un buen interés por su servicio se lo merece, ha solucionado el difícil problema del necesitado.
Es pues absurdo limitarlo, obligarlo a cobrar el uno o dos por ciento; en esas condiciones no hay prestamistas; desaparecen y con ello se le ponen más dificultades a los necesitados.
No podemos negar que a veces los prestamistas se quedan con los objetos cuando se ha vencido el plazo; por lo común el plazo para retirar los objetos sobre los cuales el prestamista nos ha prestado el dinero, suelen variar en distintos países y pueblos y lugares. El necesitado sabe que tiene que retirar su objeto antes de vencido el plazo, ya sea este de tres meses o treinta días, etc., eso ya lo sabe el necesitado y si no puede sacar la prenda empeñada, entonces pagando réditos puede seguir tranquilo, con la seguridad de que su prenda está muy segura; así pues el prestamista brinda al necesitado las mejores oportunidades para resolver sus problemas, y con todo ello se le persigue, se le obstaculiza, se le molesta.
Cuando el cliente pierde su mercancía pone el grito en el cielo, y protesta, y demanda ante las autoridades sin querer reconocer que no ha cumplido con el contrato, y que el prestamista lo ha sacado de sus problemas; realmente la gente está demasiado apegada a sus cosas materiales, demasiado identificada con las cosas, y por ello no reconoce nunca el bien que se le hace.
El contrato del prestamista es de compra-venta, con pacto de retro-venta. Las cláusulas de dicho contrato, son maravillosas, pero el cliente quiere desconocerlas después de incumplir con el contrato.
Los clientes ingratos debido al apego por las cosas y a su propio egoísmo, llevan a los prestamistas ante las autoridades, y muchas veces hasta los hacen meter en las cárceles. Así paga el diablo a quien bien le sirve.
¿Qué nos importa que se pierda una prenda si le hemos salvado la vida a un ser querido con el dinero que nos prestó el prestamista?
¿Qué nos importa que se pierda un traje o un anillo, etc., si con el dinero del prestamista tal vez nos salvamos de ir a la cárcel o tuvimos para un pasaje, o solucionamos un gravísimo problema de vida o muerte?
Desgraciadamente la gente no entiende nada de esto y sólo saben no cumplir con las cláusulas de los contratos y luego insultar al prestamista, o herirlo, o llevarlo a la cárcel olvidando por completo el momento supremo de necesidad y el servicio precioso que nos prestó cuando más lo necesitábamos, así es la humanidad ingrata.
Uno de los males más graves que los gobiernos pueden hacer a los pueblos es limitar a los prestamistas o perseguirlos, o prohibirlos.
Es necesario que los prestamistas se sindicalicen en todos los países de la tierra.
Es necesario que los prestamistas se unan porque la unión hace la fuerza.
Es urgente que los prestamistas luchen por sus legítimos derechos.

INJUSTICIAS
No queremos con esto decir que los prestamistas sean perfectos.
Entre ellos también hay a veces injusticias. Muchas veces una pobre viuda empeña una máquina de coser con la que se gana el pan debido a alguna necesidad muy grave, y entonces el prestamista se queda con ella condenando a la infeliz a la miseria; esto se debe a que la pobre mujer no pudo cumplir con el contrato, ni pagar réditos, en este caso el prestamista ha procedido fríamente de acuerdo con las cláusulas del contrato, cometiendo el error de olvidar la caridad universal para la cual no existen reglamentos, ni cláusulas.
Los prestamistas deben acabar con la crueldad y tener siempre continuidad de propósitos en la caridad. Cuando el prestamista abandona el principio de la caridad universal, cae en el egoísmo, y sólo consigue que las gentes lo odien y maldigan. Realmente ser cruel es el peor de los negocios.
El prestamista debe ser caritativo; el prestamista cruel y despiadado, se convierte en un agiotista depravado, en un villano.
El prestamista debe añadir a las cláusulas justas del contrato, las cláusulas justas de la misericordia. La justicia y la misericordia son las dos columnas torales del templo de la ley.

INTERESES SOBRE DINEROS
Hay muchos prestamistas que viven del interés que produce su dinero; los prestamistas que prestan dinero sobre interés no hacen mal en esto, es justo que se les pague su salario, es decir sus intereses.
Resulta absurdo querer obligar a todos estos prestamistas a cobrar el uno o dos por ciento de intereses; en estas condiciones no hay negocio para los prestamistas y estos desaparecen y con ellos las oportunidades para solucionar los muchos problemas a los necesitados ciudadanos.
Es justo que el prestamista preste su dinero en justo contrato y con un interés mínimo del diez por ciento, el prestamista necesita vivir y es necesario para los necesitados. Perseguirlo o limitarlo o prohibirlo es absurdo porque los bancos no pueden debido a la tirantez y rigor de sus leyes y reglamentos, solucionar todos los problemas de los ciudadanos.

HIPOTECAS
Muchas personas hipotecan sus casas o terrenos o fincas raíces en general cuando la necesidad los obliga.
Existen bancos hipotecarios muy útiles para el pueblo, pero éstos tampoco pueden solucionar las necesidades íntegras de los pueblos.
En este caso también resultan muy útiles los prestamistas y no hay motivo para obstaculizarles su labor.
Los gobiernos deben ser más amplios, menos tiránicos y crueles.
Los gobernantes deben comprender que por muy eficientes que sean los gobiernos, todavía no alcanzan a solucionar totalmente las necesidades de los pueblos.


CAPITULO XLIII  EL CASO DE CUBA

El caso de Cuba es terriblemente doloroso. La perla del caribe ha caído en las garras del comunismo; realmente Cuba ha sido víctima de las dictaduras. Primero: la dictadura Batista, y luego la espantosa doctrina comunista de Castro Rus.
En principio, dictadura capitalista, después dictadura comunista.
Cuando Castro se levantó en armas contra el régimen de Batista, hasta los mismos Gringos le dieron armas, todo el mundo estuvo de acuerdo con la revolución de Castro en sus comienzos, cuando éste prometía pan y libertad desde la sierra maestra. Una vez más decimos que las revoluciones de sangre y aguardiente sólo condicen al fracaso; esto está definitivamente comprobado en el caso de Cuba. Hoy la bella isla del Caribe se ha convertido en un trampolín del Marxismo Leninismo.
Todos los países de América Latina se encuentran convulsionados por guerrillas y saboteadores de tipo marxista leninista; en Cuba se entrenan todos los comunistas de América; ahí reciben instrucción y preparación en la Guerra de Guerrillas.
Las cárceles cubanas están llenas de millares de ciudadanos que no aceptan ni pueden aceptar la barbarie brutalizante del marxismo leninismo. Por primera vez en la historia tenemos al asqueante marxismo de la URSS metido en nuestra amada América.
Cuba se encuentra en la miseria; en Cuba hay hambre. Castro ha traicionado a la revolución; Castro es un traidor.
Cuba es un verdadero infierno. Cuba ya no es la hermosa isla de otros tiempos; aquella isla que visitaban todos los turistas, Cuba es ahora una isla de suplicio y amargura esa es la espantosa realidad de estos tiempos.
Es absurdo, manifiestamente absurdo querer obligar a otros a pensar a la fuerza en cosas que no quiere aceptar la gente, es estúpido querer meterle a la fuerza ideas comunistas a quien no las quiere aceptar, es Maligno, espantosamente Maligno, meter a la cárcel a otros por el delito de no querer aceptar las ideas marxistas. Eso de usar la violencia para obligar a otros a aceptar determinadas teorías es bárbaro y estúpido. No es el camino de la violencia el más indicado para resolver los problemas económicos o sociales de los pueblos, es necesario comprender que debemos aprender a respetar el libre albedrío de los demás; todo acto de violencia o compulsión mental o coacción intelectual es estúpido.
La vida no se resuelve con teorías ni proyectos, Castro ha querido resolver los problemas económicos de Cuba con teorías, proyectos, cárceles, fusilamientos, etc., el resultado es inevitablemente el fracaso. Se ha convertido Castro en un monstruo sediento de sangre.
Quiere Castro pasar a la Historia como un segundo Lenin. Realmente Castro pasará a la historia como un monstruo sediento de sangre, eso es todo. Ni Castro, ni Lenin, pueden jamás resolver los problemas del mundo, porque los problemas del mundo son los problemas del individuo y mientras éste no resuelva sus problemas el mundo continuará siendo así como es. El mundo es el individuo, sólo transformándose el individuo se transforma el mundo.
Realmente la violencia no resuelve nada, absolutamente nada. Los más graves problemas de la humanidad se pueden resolver mediante la Comprensión Profunda.
Todo se puede estudiar, todo se puede aclarar y resolver inteligentemente si aprendemos a cooperar y ser pacíficos.
Todo se puede arreglar acabando con el egoísmo y la codicia.
Los problemas sociales y económicos pueden ser resueltos a base de Cooperación y Sabiduría.
En mesa redonda se pueden discutir los problemas más graves y resolverse por medio de la inteligencia. Es absurdo usar la violencia para resolver problemas; la violencia no puede resolver absolutamente nada.
El caso de Cuba es gravísimo, empero no se debe oponer la violencia a la violencia. Castro y el Marxismo-Leninismo pueden ser combatidos mediante la política nacional de no violencia, no resistencia al mal. No-cooperación con el castrismo.
Los obreros tienen en sus manos todo el poder, los obreros de Cuba con un paro total absoluto en toda la isla por tiempo indefinido, podrían acabar con el régimen de Castro Rus. Esto costaría es claro, muchos miles de víctimas pero el éxito sería total.
Si los cubanos aman su patria deben demostrarlo uniéndose para combatir a Castro con la no-violencia y no-cooperación.
El castrismo llenó de hambre a Cuba. Castro expropió las compañías Americanas de todas sus fábricas para nada, porque esas fábricas ahora están quietas por falta de personal técnico. Antes, en otros tiempos, dichas fábricas le daban trabajo a miles de trabajadores cubanos.
Es horrible ver en nuestra amada América la asqueante doctrina del marxismo leninismo. Es espantoso ver en el caribe los horrores de la URSS.
Hay algo peor todavía; hay algo que nos hiela el alma. Castro odia las religiones. Castro persigue a los religiosos en nombre de sus estúpidas teorías materialistas que no resisten un análisis, las teorías marxistas son pura sofistería.
Castro está sacando a los niños de Cuba para educarlos en la URSS. Cree así Castro que esos niños se van a convertir en ciudadanos útiles, con el hecho de meterles en la cabeza la doctrina de Marx. Naturalmente eso es absurdo, porque la doctrina de Marx no resiste un análisis, es absurdo. Castro está fanatizado por una teoría absurda sin fundamentos sólidos, el resultado es que de su fanatismo y equivocación, resultan miles y millones de víctimas.
El pueblo, el pobre pueblo, tiene que pagar caro el fanatismo marxista de Castro.
Cuba gime de dolor, Cuba ha caído en manos de la URSS.

CÁRCELES Y TRABAJOS FORZADOS.
En estos momentos, Cuba sufre y millares de personas están encerradas en las cárceles; actualmente ya nadie es dueño de su persona en la bella isla de Cuba. Quien no acepte el marxismo leninismo es llevado a trabajos forzados en las granjas colectivas, o encerrado en horribles prisiones.
El sistema comunista de trabajos forzados con campos de concentración y cárceles ha entrado en América por el lado de Castro Rus, ahora todos los países libres del continente americano deben resolver el problema económico de los pueblos si es que realmente quieren salvarse del abominable comunismo.


CAPITULO XLIV  LA CUARTA UNIDAD DEL RAZONAMIENTO

Los fanáticos comunistas odian mortalmente todo lo que tenga sabor a divinidad.
Los fanáticos materialistas creen que con su razonamiento tridimensional pueden resolver todos los problemas del cosmos, y lo peor del caso es que ni siquiera se conocen a sí mismos.
El Dios Materia de los señores materialistas no resiste un análisis de fondo.
Hasta ahora los fanáticos de la dialéctica marxista no han podido demostrar realmente la existencia de la materia.
Todo el siglo pasado y parte del siglo veinte ha sido utilizado por los fanáticos materialistas en discutir el ya cansado tema aburridor de materia y energía.
Mucho se ha hablado sobre la fuerza y materia, mas éstas continúan a pesar de todas las especulaciones, siendo realmente la X, Y, desconocidas. ¿Entonces qué?.
Lo chistoso del asunto es que los secuaces reaccionarios del famoso materialismo dialéctico han tratado siempre de definir la una por la otra, resulta ciertamente, espantosamente ridículo definir lo desconocido por lo desconocido.
A los pobres niños secuestrados del Tibet se les enseña en Pekín frases como éstas:
“Materia es aquello en que se lleva a cabo los cambios llamados movimientos. Y movimientos son aquellos cambios que se llevan a cabo en la materia”.
Esta es la identidad de lo desconocido; X=Y, Y=X. Total círculo vicioso, ignorancia, absurdo y con esto quieren taparle el ojo al macho.
¿Quién ha tenido alguna vez en la palma de su mano un pedazo de materia sin forma alguna? ¿Quién ha conocido la materia libre de toda forma? ¿Quién ha conocido alguna vez la energía libre del concepto movimiento? ¿La materia en si misma, la energía en sí misma quien la ha conocido?.
Nadie ha visto la materia, nadie ha visto la energía. El ser humano sólo percibe fenómenos, cosas, formas, imágenes, etc., pero jamás ha visto la sustancia de las cosas.
Los señores materialistas de la URSS ignoran totalmente todo lo que es la sustancia dada y dogmáticamente la llaman materia cuando en realidad sólo han visto madera, cobre, estaño, hierro, piedra, etc., etc., etc.
Realmente la llamada materia es un concepto tan abstracto como la belleza, la bondad, el valor, el trabajo. Ningún fanático de la dialéctica materialista ha visto jamás la sustancia de las cosas en sí misma, tal cual es, “la cosa en sí”. No negamos que utilicen lo que ellos llaman dogmáticamente materia; el burro también utiliza el pasto para su alimento sin conocerlo en sí mismo, y lo que es peor sin interesarle conocerlo; empero, esto no es ciencia, esto no es sabiduría, esto no es nada. ¿Quieren los fanáticos de la dialéctica materialista convertir a todos los seres humanos en borricos? Por lo que estamos viendo así es. ¿Qué mas se puede esperar de aquellos que no quieren conocer las cosas en sí mismas?.

MATERIALISMO HISTÓRICO
Si hay algo en la vida espantosamente ridículo es el tan cacareado materialismo histórico. Nosotros lo hemos estudiado a fondo para reírnos un poco.
La teoría Darvinista basada en que el hombre viene del mono y aquello de la transformación de las especies con el dogma de la evolución, están muy buenos como para un Moliere y sus caricaturas.
No negamos la transformación de las especies, pero es ridículo suponer que esta transformación sea siempre de tipo evolutivo. Rechazamos todo Dogma.
Es chistosísima la forma como abusan los materialistas con la ley de las analogías filosóficas, escogen al azar unos cuantos monos, apelan a las anatomías comparadas y luego exclaman con ese aire de autosuficiencia que los caracteriza: ¡Eureka! El hombre viene del mono.
Desde hace muchos años se viene discutiendo todo lo relativo a los monos.
Un tal Menittket demostró con sus teorías que los monos descienden de gente salvaje.
En la India se le rinde culto a los simios considerándoseles sagrados porque descienden de la tercera raza según el decir de los sabios indios.
Darwin sentó el dogma de que el hombre viene del mono.
Este problema agita permanentemente y con intervalos más o menos largos a los sabios del mundo.
Es mucho lo que se ha discutido sobre el origen del mono y el origen del hombre; unos suponen que el hombre viene del mono y otros creen que el mono desciende del hombre; la realidad es que nadie sabe quién desciende de quien.
Un gran maestro Gnóstico afirma que el secreto lo tienen las mujeres; en apoyo de este maestro viene el gran iluminado Nassr Eddin diciendo solemnemente: «La causa de todo malentendido debe buscarse siempre en la mujer»
El gran maestro Gnóstico a base de muchas investigaciones llegó a la conclusión de que los simios fueron el resultado de la mezcla sexual de mujeres, con ciertas bestias de la naturaleza.
Dice el gran maestro que esto sucedió después del gran cataclismo que acabó con el continente Atlante.
Afirma el maestro que muchos hombres y mujeres quedaron aislados después del sumergimiento de la Atlántida; las mujeres aisladas y sin posibilidad de conseguir marido, (pues perecieron casi todos los habitantes de la Atlántida), se vieron en la necesidad de mezclarse sexualmente con algunos animales de la selva, de esa mezcla descienden los monos.
Otros maestros de la Gnosis afirman que el mono viene de la Lemuria. Dicen estos Maestros que algunos lémures degenerados se mezclaron con ciertas bestias y que de dicha mezcla vienen los monos.
Nosotros decimos que algunas clases de simios vienen de la Atlántida y otros de la Lemuria.
Nosotros afirmamos que si las mujeres fueron las culpables de la existencia de algunas especies de simios, después del sumergimiento de la Atlántida, los hombres lo fueron en la época de la Lemuria.
En conclusión hombres y mujeres son los antecesores de los simios, éstos descienden de la raza humana.
Los Gnósticos tenemos métodos y procedimientos para investigar en el tiempo y saber de verdad quién desciende de quién.
En la naturaleza existe el Akasha. Todos los acontecimientos de la tierra y de sus razas han quedado grabados en el Akasha. Desarrollando el sentido espacial podemos estudiar los registros Akhásicos. Nosotros investigamos los registros Akhásicos.
Antes de terminar este siglo los registros Akhásicos podrán ser televisados, y entonces todo el mundo podrá ver en la pantalla de la realidad viviente de los simios.
Están tan fanatizados los materialistas con Darwin y sus teorías, que ya de verdad quieren mezclar a los monos con el hombre, eso de inseminar mujeres rusas con semen de simios es bestialidad en el sentido más completo de la palabra.
Los primeros ensayos fracasaron con las cien mujeres inseminadas, pero no hay duda de que al fin conseguirán ver el fruto de su bestialidad, el resultado será la aparición de una raza humana degenerada con inteligencia mediocre, propia para trabajos sencillos manuales como dicen los tontos científicos de la Unión Soviética.
Nosotros conocimos el caso de Juan mono. Este caso sucedió en Venezuela. Un simio se robó a una mujer del pueblo y se la llevó para la selva, ahí la fecundó, el hijo de esta bestialidad fue Juan mono, un hombre como el que quiere la Unión Soviética; hombre de inteligencia mediocre; si no fuera por sus peludas piernas, sería imposible saber que su padre fue un Simio.
Realmente el simio viene del hombre y es claro que al mezclarse con raza humana el resultado es hombre degenerado, eso es todo.
Muchas especies son el producto de la evolución y muchas lo son de la Involución.
Actualmente existen muchas especies que descienden del hombre; no solamente los simios descienden del hombre.
El asno desciende del hombre y es seguro que nadie cree esto, empero es cierto y de toda verdad que el asno o borrico desciende del hombre.
En la Lemuria existió una tribu de gigantes degenerados; dicha tribu se mezcló con ciertas bestias, el resultado fue una raza de gigantescas criaturas semejantes al Chimpancé.
Estas criaturas a su vez se siguieron mezclando con distintas bestias y el resultado final: el asno o borrico.
Son muchas las especies que en una u otra forma descienden del hombre.
Eso de la transformación evolutiva de las especies en la forma dogmática de Darwin, es de hecho absurdo; el dogma de la evolución no resiste un análisis de fondo. Existen también transformaciones involutivas
El racionalismo materialista es muy subjetivo, muy embrionario, no sirve.
El Cientifismo de Marx y de Engels no es ni siquiera el resultado de sus propias investigaciones, estos señores tomaron de Feuerbach su médula doctrinaria para subdesarrollarla y convertirla por degeneración en una teoría fantástica, desprovista de los sabios principios que le dio su verdadero autor.
El materialismo histórico es un verdadero hazmerreír; aquello del hueso fósil, revela completa ignorancia de los Materialistas-Marxistas.
Es absurdo suponer que los restos humanos encontrados en las antiguas cavernas de la tierra corresponden a las primeras razas humanas recién desprendidas del mono.
La realidad es que los restos humanos arcaicos encontrados en las cavernas antiguas, corresponden a degenerados sobrevivientes de la sumergida Atlántida; los antepasados de esos hombres de las cavernas no son los simios, sino los muy civilizados y gloriosos Atlantes.
Estos datos los hemos tomado nosotros los Gnósticos, directamente de los registros Akhásicos y muy pronto podrán ser televisados.

DIALÉCTICA.
La palabra dialéctica viene del griego dialegos que significa diálogo o polémica. Empero es absurdo afirmar que por medio de la polémica se pueda descubrir la verdad.
La mente sólo puede reconocer lo que conoce. La mente no conoce la verdad.
La mente no puede reconocer la verdad porque no la conoce
La mente no puede buscar la verdad porque nadie puede buscar lo que no conoce.
La verdad no es el tiempo. La verdad es lo desconocido de instante en instante.
El choque de opiniones contrapuestas permite descubrir verdades relativas, pero no la verdad absoluta como lo creyó el idealista Marx.
Quien quiere vivenciar la verdad debe disolver el yo. Sólo en ausencia del yo podemos vivenciar la verdad.
Quien logre la quietud y el silencio absoluto de la mente, puede liberar la esencia del entendimiento para experimentar eso que llamamos la verdad.

MULTIDIMENSIONALIDAD DEL ESPACIO.
Desarrollando el sentido espacial podemos ver todas las cosas en sí mismas.
Desarrollando el sentido espacial podemos ver el cuerpo de un hombre en sí mismo, tal cual es, y mejor que con rayos X.
La imagen de un hombre no es el hombre en sí mismo; con el sentido espacial desarrollado, podemos ver el cuerpo vital del hombre, (el Lingam-Sarira)
Dicho cuerpo es el asiento básico de todos los fenómenos biológicos, físicos, químicos, etc., sin el fondo vital la mecánica de la célula sería un imposible.
El cuerpo vital es la “cosa en sí”. “El cuerpo en sí” del hombre.
¿Cuál es la “Cosa en Sí” de una planta?, El cuerpo vital de ella; ¿Cuál es la “Cosa en Sí” de un animal? El cuerpo vital de éste. ¿Cuál es la cosa en sí de un cubo? El cubo tetradimensional de éste, es decir el hipersólido colocado en la cuarta dimensión.
Los animales inferiores poseen sensaciones; los animales superiores poseen sensaciones y percepciones; el Animal Intelectual llamado hombre posee sensaciones, percepciones y conceptos.
Existen dos clases de cerebraciones animales. La primera es la cerebración basada en la asociación mecánica de las ideas, palabras y pensamientos. La segunda es la cerebración por la forma basada en la asociación mecánica de imágenes, ambos tipos de cerebración son animales.
Necesitamos una nueva forma de pensar, necesitamos la cuarta unidad del razonamiento.
Quien quiere adquirir la cuarta unidad del razonamiento debe libertarse de la sicología tridimensional.
La cuarta unidad del razonamiento es tan diferente del concepto, como éste lo es de la percepción.
La cuarta unidad del razonamiento nos permite ver la cuarta característica de todas las cosas. La cuarta unidad del razonamiento nos permite conocer directamente la cuarta coordenada, la cuarta vertical, la cuarta dimensión espacial.
En todas las cosas, en todos los organismos, y dentro de nuestro mismo organismo existe una cuarta característica científica desconocida totalmente para los secuaces degenerados de Marx y Engels.
El espacio es multidimensional porque es infinito; negar la multidimensionalidad del espacio equivale a negar el infinito; sólo a un loco de atar o a un idiota podría ocurrírsele negar el infinito.
Realmente es un hecho que la tridimensionalidad del espacio es una propiedad de su reflexión en nuestra Conciencia. La tridimensionalidad del mundo es tan solo un resultado de nuestra propia perceptibilidad individual.
El espacio depende de nuestro sentido espacial, debemos saber que existe un sentido espacial inferior al sentido espacial del hombre, debemos saber que existe un sentido espacial superior al que usa normalmente el hombre.
Cada cual ve el mundo de acuerdo con la categoría de su sentido espacial, esto significa claramente, que en nuestro ambiente y alrededor nuestro, pueden convivir seres que viven en distintos mundos de acuerdo con la categoría de su sentido espacial.
Concretaremos estas explicaciones con algunos ejemplos; el caracol ve al mundo con una sola dimensión porque él es unidimensional. Los animales superiores tales como el perro, el caballo, el elefante, etc., ven el mundo con dos dimensiones porque ellos son animales bidimensionales. El Animal Intelectual ve el mundo con tres dimensiones porque él es tridimensional. Los hombres verdaderos, es decir, los hombre-Ángeles, superhombres o genios, ven al mundo con cuatro, cinco, seis y siete dimensiones, porque ellos han desarrollado extraordinariamente el sentido espacial.
El caracol es guiado por la brújula placer-dolor y trata siempre de alcanzar el borde de la hoja sobre la que deliciosamente descansa, e instintivamente se aleja de la hoja muerta.
Todos los movimientos del caracol se procesan en una sola línea, yendo de lo desagradable a lo agradable; fuera de esa sola línea nada existe para el caracol; esa línea es todo su mundo; el mundo es para el caracol una sola línea.
Los animales superiores tales como el perro, el gato y el caballo ven el mundo como una superficie, como un plano, todo lo que no se encuentre en ese plano pertenece al tiempo; un perro, o un gato, percibe cualquier superficie convexa o ángulo como cuerpos en movimiento, el ángulo de la casa por donde diariamente pase el caballo, es percibido por éste, como un cuerpo en movimiento que se repite en el tiempo; al animal le falta el concepto para corregir sus percepciones; el hombre que marcha velozmente en un coche percibe árboles que se mueven, casas que vienen y se van, etc., pero como es un Animal Intelectual tridimensional, corrige sus propias percepciones por medio del concepto.
Actualmente existen en el mundo seres tetradimensionales y pentadimensionales y sextadimensionales y hasta heptadimensionales, que ven a los seres tridimensionales en la misma forma en que éstos últimos ven a los seres bidimensionales y unidimensionales.
El MOVIMIENTO GNOSTICO tiene sistemas científicos para desarrollar el sentido espacial
Toda persona que desarrolle el sentido espacial adquiere la cuarta unidad del razonamiento.

Es cierto que el razonamiento tridimensional está ya anticuado para la nueva era que en estos momentos se está iniciando.
SAMAEL AUN WEOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario