miércoles, 6 de enero de 2016

EL KRISTO SOCIAL CAP 45 AL CAP 48

CAPITULO XLV  LA METAFÍSICA

Goethe el gran iniciado alemán dice en su Fausto: “primero que todo debéis estudiar la metafísica”.
Carlos Marx no sabe metafísica, la información que tuvo sobre la metafísica es completamente medieval, insuficiente, demasiado elemental.
Marx cree en su ignorancia que la metafísica considera a la naturaleza como un conglomerado casual de objetos y fenómenos desligados y aislados unos de otros y sin ninguna relación de dependencia entre sí.
El concepto marxista sobre metafísica indica con entera exactitud ignorancia absoluta.
Los eruditos en teosofía, hermetismo, yoguismo, budismo, rosacrucismo, etc., saben muy bien que la auténtica metafísica ignorada por Marx, excluye la posibilidad de poder comprender un fenómeno cuando se le estudia aisladamente.


La metafísica auténtica de las grandes escuelas esotéricas de oriente y occidente afirman enfáticamente que todo fenómeno de la naturaleza se halla íntimamente conectado con todos los fenómenos que le rodean. Ningún fenómeno puede estar aislado y cuando se le estudia aisladamente puede parecer un absurdo.
La ley de causa y efecto es el engranaje secreto de la mecánica de la naturaleza.
Todo fenómeno de la naturaleza es movimiento en un espacio superior.
En un espacio inferior con relación al nuestro, los movimientos mecánicos se traducen en fenómenos.
En el espacio superior los movimientos mecánicos son simplemente propiedades de los sólidos aparentemente inmóviles.
El movimiento observado por las criaturas bidimensionales es para nosotros una propiedad de los sólidos en apariencia inmóvil.
Los fenómenos de la vida son nacimiento, crecimiento, reproducción y muerte de los seres vivos, el encadenamiento ordenado de todos estos fenómenos es movimiento de sólidos en un espacio superior.
Los movimientos mecánicos del mundo tridimensional tales como luz, calor, sonido. Fenómenos bioquímicos, fisicoquímicos, catalíticos, etc., son simples manifestaciones de ciertos procesos tetradimensionales perceptibles únicamente con el sentido espacial bien desarrollado.
Dentro de todo cuerpo tridimensional hay procesos tetradimensionales. El asiento vital de todo organismo, es tetradimensional.
La geometría tridimensional es la botella de Marx; realmente Marx no pudo escaparse de esa botella.
Marx cometió el error que endilga a los metafísicos cual es el querer estudiar los fenómenos aisladamente sin tener en cuenta para nada la multidimensionalidad del espacio, esto es semejante al tonto científico que no sabiendo nada sobre el mecanismo del cinematógrafo, ni sobre el proyector que está atrás de él, ni sobre la transparente cinta de la película, quisiese investigar el cinematógrafo analizando las figuras de la pantalla, sentando teorías, tomando notas, observando el orden y construyendo hipótesis.
Semejante tonto científico se engañaría a sí mismo miserablemente y no llegaría realmente a ninguna conclusión lógica, a menos que diera la espalda a la pantalla para estudiar seriamente la causa Causorum que origina las fugaces figuras que aparecen en ésta.
La naturaleza es una gran pantalla y el proyector es la psique cósmica.
La filosofía positivista comete el error de estudiar únicamente las figuras de la pantalla.
Nada sabe la ciencia positivista sobre las leyes de causación cósmica que regulan a las figuras de la pantalla. ¿De dónde vienen esas figuras? ¿A donde van? ¿Cuál es el objeto de su existencia? ¿Por qué están organizadas en ésta y no en otra forma? ¿Por qué se mueven en vez de permanecer quietas e iguales en el mismo lugar? La vida es realmente un enigma indescifrable para la filosofía positivista.
Los materialistas se auto-engañan miserablemente suponiendo estar en el camino de la verdad. Los materialistas están embotellados entre la geometría de Euclides.
Tras de la pantalla naturaleza se encuentra nuestra propia Conciencia, ésta es la luz. Las figuras son nuestras propias impresiones. La luz de nuestra Conciencia proyecta sobre la pantalla esas impresiones, esas imágenes a las que llamamos vida.
Las impresiones nos llegan de la misma pantalla, nosotros las creamos, nosotros las vemos, y al mismo tiempo todo lo recibimos de ellas.
La auténtica metafísica que Carlos Marx no estudió jamás, nunca dijo que las figuras de la pantalla naturaleza estuviesen quietas.
La metafísica siempre ha dicho que todo está sujeto a cambios, que nada está quieto, que todo nace, se desarrolla y muere.
La senda de la vida está formada de las huellas de los cascos del caballo de la muerte.
Se equivocó lamentablemente Marx creyendo que la metafísica considera a la naturaleza como alguno quieto e inmóvil, estancado e inmutable.
Invitamos a los señores Marxistas-leninistas a estudiar la Doctrina Secreta de H.P. Blavatsky a fin de que comprueben por sí mismos el tremendo error de Marx cual es el de asegurar que la metafísica considera a la naturaleza, quieta, inmóvil, estancada e inmutable.
Es bueno que los fanáticos del Marxismo-Leninismo se estudien toda la yoga oriental, la Veranta, el Budismo Esotérico, etc., etc., etc., a fin de que se convenzan por sí mismos de que Marx jamás estudió metafísica.
Los ataques de Marx a la metafísica no tienen ningún valor porque la lógica elemental dice: “La opinión de un crítico no tiene valor si no hay pleno conocimiento de causa”.


CAPITULO XLVI  EL DOGMA DE LA EVOLUCIÓN

El dogma y la dialéctica son realmente incompatibles, donde existe el dogma no puede haber dialéctica y viceversa.
Darwin con su dogma de la evolución logró fanatizar a millones de personas.
Lo más grave del caso es que ahora tendremos una nueva raza de esclavos: la raza de niños-monos de la unión soviética; mezcla de mujeres con monos, así se precipitará la degeneración humana.
Aquellos que tanto hablan de libertad y de paz inventan ahora hombres robot, magníficos como carne de cañón en tiempos de guerra, y maravillosos como esclavos en tiempos de paz.
Dicen los amos del Kremlin que los niños-monos son semejantes al hombre de Neandertal. Creen los científicos materialistas que este tipo de hombre está demasiado cerca a nuestros antepasados simios.
Realmente los antepasados de Cromagñon, Grimaldi y Neanterdal tiene mucho de degenerados pero nada de primitivos.
Los restos fósiles humanos de la edad de piedra corresponden a hombres involucionados, degenerados.
Ya lo hemos dicho y ahora lo repetimos, que las dos leyes de evolución e Involución se procesan en forma coordinada y armoniosa en toda la naturaleza.
Mucho se ha hablado de la Atlántida pero los fanáticos materialistas están tan embotellados en su dogma evolutivo, que ni remotamente aceptan la Atlántida.
Investigaciones submarinas hechas en el fondo del Atlántico han demostrado la existencia de la Atlántida. El continente sumergido atlante está ya demostrado.
Existen en el mundo actualmente tres cavernas donde se conservan modelos mecánicos asombrosos de la cultura atlante. Una de esas cavernas está en los Himalayas, otra en Egipto, y la última en Sur América.
Las máquinas conservadas en esas cavernas para la humanidad del futuro, demuestran que los atlantes llegaron a un grado de tal civilización que ni remotamente lo hemos logrado nosotros los arios todavía.
Los atlantes dejaron iluminadas esas cavernas con lámparas atómicas que todavía están dando su luz; algunos lamas tibetanos conocen personalmente la caverna de los Himalayas.
Estamos diciendo algo que los fanáticos de la dialéctica marxista no están de ninguna manera dispuestos a aceptar porque el fanático es ciego.
La ciencia de la radio está actualmente realizando maravillosos progresos, y no está tarde el día en que se puedan recoger las ondas del pasado y televisarlas, entonces todo el mundo podrá contemplar en las pantallas de la televisión la historia de la Atlántida.
Los sabios atlantes nos legaron sus mejores inventos; esos están ocultos en las tres cavernas mencionadas, dichas cavernas sólo serán conocidas por los sobrevivientes del gran cataclismo que se avecina.
Cualquier hombre comprensivo sabe muy bien que la era atómica debe concluir con un gran cataclismo.
Toda raza está sometida a los procesos evolutivos e involutivos.
Las civilizaciones nacen, se desarrollan, se degeneran y mueren, todo crece y decrece, sube y baja, va y viene.
La raza aria puebla actualmente los continentes de la tierra esta raza después de haber evolucionado desde la edad de piedra, ha entrado ahora en un franco proceso de Involución o degeneración.
Antes de la edad de piedra existió la Atlántida. Ese continente con toda su civilización se sumergió en el fondo del océano debido a un gran cataclismo provocado por la guerra atómica.
La ley de la Recurrencia es un hecho; todo vuelve a ocurrir tal como sucedió; los hechos se repiten, ya tendremos nuevamente la bomba atómica llamada “Masmach” por los atlantes.
Con alguna variante viene un nuevo cataclismo y las víctimas seremos nosotros los arios. La causa Causorum del cataclismo busquémosla en las explosiones atómicas.
Los atlantes también tuvieron su edad de piedra. La edad de piedra atlante fue precedida por el continente de la Lemuria y su poderosa civilización.
El continente de la Lemuria estuvo situado en el océano pacífico.
Los lémures llegaron a un elevadísimo nivel de civilización. Nosotros los arios no servimos ni para limpiar el polvo de las sandalias a los lémures.
La Lemuria terminó también por la guerra atómica, cada vez que la humanidad inventa la bomba atómica, hay un cataclismo.
Los lémures tuvieron su edad de piedra; la civilización que precedió a la del continente Lemur, se realizó en el continente hiperbóreo.
La primera raza que existió en el mundo fue la raza del continente polar del norte, esa es la raza protoplasmática.
La raza protoplasmática fue el resultado de muchos procesos evolutivos e involutivos que se sucedieron en forma coordinada dentro de las dimensiones superiores del planeta tierra; Recordemos que la tierra es sexta dimensional, mas si aceptamos que existe una dimensión cero, resulta la tierra siendo heptadimensional.
El germen primitivo del hombre debemos buscarlo en la dimensión cero.
El germen primitivo pasando por muchos procesos evolutivos e involutivos condensó al fin a la protoplasmática raza.
Todo evoluciona e involuciona; estas dos leyes se complementan siempre maravillosamente.
Los cambios cuantitativos se traducen en cambios cualitativos mediante los procesos selectivos de la naturaleza.
La naturaleza no hace saltos, nunca se puede saltar de lo cuantitativo a lo cualitativo, como lo piensa Marx, está sometido a los procesos de evolución, Involución, selección. Todos estos procesos se realizan en el tiempo.
La acumulación de cambios cuantitativos no puede originar instantáneamente cambios manifiestos, o cambios radicales y cualitativos, porque esto sería negar la realidad de la ley de la selección.
La explosión aparentemente instantánea de una bomba de dinamita está precedida de todo un proceso en el tiempo.


CAPITULO XLVII  LA LÍNEA NODULAR HEGELIANA

La naturaleza no hace saltos, el punto Nodular no puede significar salto como equivocadamente lo supone Engels.
La línea Nodular Hegeliana de las proporciones de medida en que el simple aumento o la simple disminución cuantitativa determinan al llegar a un determinado punto Nodular, un salto cualitativo, resulta de hecho muy mal interpretado.
El punto Nodular no puede dar origen a ningún salto porque la naturaleza no hace saltos.
El agua a calentar o enfriar, donde el punto de ebullición y el punto de congelación son los nódulos en que se produce el aparente salto a un nuevo estado de cohesión, es decir, en que aparentemente la cantidad se trueca en calidad, el salto es aparente porque realmente no es la cantidad la que se ha trocado en calidad, dentro del aparente salto ha habido todo un proceso de selección dentro de los conceptos tiempo, espacio y movimiento.
Los nódulos de Hegel no pueden originar saltos sino cambios ordenados y metódicos.
Todo cambio puede ser evolutivo o involutivo, y se procesa siempre en la línea espiral.
Toda transformación se realiza sobre leyes exactas. Los fenómenos de la naturaleza se hallan todos correlacionados; la transformación recíproca y la mutua alimentación e intercambio de Sustancias constituyen la base de toda transformación.
Las acciones de sensación son provocadas por las acciones de estímulo, estímulo y sensación están íntimamente asociados, existen fuerzas reprimidas y fuerzas libres y vivas, debemos distinguir las fuerzas liberadoras y las fuerzas liberadas.
Existe una gran diferencia entre la liberación de una fuerza y su transformación en otra; hay una ley maravillosa que hace que una determinada clase de movimiento se transforme en otra clase de movimiento; empero todo esto se hace ordenadamente y sin saltos porque la naturaleza no hace saltos.
Cuando una fuerza libera a otra, la cantidad de fuerza libre cambia ordenadamente; la fuerza libre de un estímulo libera a las fuerzas reprimidas de un nervio, y esta liberación de fuerzas reprimidas se realiza en todos y cada uno de los puntos del nervio.
La acción de la sensación no es exactamente igual a la acción del estímulo.
La línea Nodular Hegeliana existe en todo lo creado pero no originan esos saltos instantáneos de que habla Marx.
Los nódulos de Hegel originan cambios ordenados espiraloides y eso es todo.
La calidad no es exactamente igual a la cantidad, una vela encendida da luz pero es absolutamente lógico decir que también da más calor que luz; la luz es la fusión directa de la vela, el calor la indirecta; el proceso de combustión de la vela se desarrolla ordenadamente dentro de los conceptos de tiempo, espacio y movimiento, dicho proceso origina luz gracias a la combustión por el aumento de calor y la incandescencia de bases volátiles.
El cambio de las combustiones y calor en la luz no es instantáneo, ningún cambio es instantáneo, en todo hay un proceso.
En la concepción del feto sólo hay unión de un zoospermo y un óvulo, empero se pierde en una cópula de seis a siete millones de zoospermos; la cantidad no se ha transformado en calidad, sólo ha habido proceso selectivo, y eso es todo.
Los fenómenos vitales se transforman en otros fenómenos vitales, se multiplican hasta el infinito y pueden transformarse en fenómenos físicos dando origen a toda una serie de múltiples combinaciones mecánicas y químicas.
Los fenómenos psíquicos son captados directamente y poseen una fuerza potencial inmensamente superior a la que poseen los fenómenos mecánicos y físicos; como ejemplo citaremos el deseo que puede originar millones de nuevas criaturas.
La transformación de un fenómeno en otro se procesa dialécticamente sin saltos, en forma ordenada.
Realmente la dialéctica materialista con sus asqueantes barbarismos está muy lejos de la cruda realidad de la vida.
El mundo está necesitando con urgencia nuestra Dialéctica Gnóstica.


CAPITULO XLVIII  TRES CLASES DE FENÓMENOS

Existen tres clases de fenómenos: 1º Fenómenos físicos. 2º Fenómenos biológicos. 3º Fenómenos psíquicos. Vamos a estudiar las tres clases de fenómenos en síntesis y por separado.

FENÓMENOS FÍSICOS.
Conocemos los fenómenos físicos por medio de nuestros sentidos de percepción externa, ampliamos la capacidad de percepción externa con aparatos tales como el microscopio, telescopio, etc.
La física admite oficialmente fenómenos físicos que no han sido debidamente demostrados ni por la observación, ni por la experiencia. Ejemplo: el cero absoluto en temperatura.
Muchos fenómenos físicos no son percibidos directamente y realmente son meras proyecciones de causa de otros fenómenos, o de supuestas causas de nuestras sensaciones.
Todo fenómeno físico que signifique cambio, es realizable mediante la ley natural de selección, ésta reduce la cantidad a calidad dentro de los conceptos tiempo, espacio y movimiento.
El grado de temperatura del agua al ascender o descender en forma progresiva y ordenada, es la causa determinante del grado de cohesión molecular.
Realmente es el grado de cohesión molecular la causa del hielo o del vapor.
La corriente enciende el hilo de platino de la lámpara eléctrica y para ello sólo se necesita un mínimo de energía, todo metal tiene su grado térmico de fusión, y todo líquido dentro de una determinada presión, su punto fijo de congelación y ebullición; empero en esto no existe el acaso porque la inteligencia cósmica hace todo de acuerdo con las leyes de número, medida y peso.
La ley de selección es básica en química, física, etc., si esta maravillosa ley estuviera excluida en todo cambio, cualquier hombre de ciencia al intentar fabricar oxígeno, combinaría tres átomos de dicha sustancia química en vez de dos para formar la molécula, y en vez de fabricar oxígeno fabricaría inconscientemente ozono. El científico viene en este caso a ocupar el puesto de la inteligencia cósmica. No podría el hombre de ciencia fabricar oxígeno excluyendo la ley de selección natural.
Los fenómenos físicos se transforman incesantemente uno en otro. El calor se transforma en luz, la presión en movimiento, etc.
Podemos producir fenómenos físicos; usamos el método sintético para producir en el laboratorio cualquier combinación química, podemos decir qué cantidad de carbón se necesita para derretir una montaña de hielo, pero no podemos decir qué cantidad de combustible se necesita para producir la energía vital con la que una célula viva da origen a otra célula viva.
La ciencia no puede crear el protoplasma viviente. La ciencia no puede crear vida. Los científicos sólo trabajan con las creaciones de la naturaleza, y algunas veces hasta sólo la imitan, pero jamás la igualan.
El material de los injertos no ha sido creado por el científico, y los zoospermos de la inseminación artificial tampoco han sido creados por los científicos.
El sueño materialista de crear una Frankestein sólo ha servido para distraer la mente ociosa de los cineastas.
Se puede inseminar mujeres Rusas con semen de gorilas, chimpancés, etc., pero no se puede fabricar un zoospermo viviente capaz de fecundar.
Los científicos podrán crear vida el día que posean el Ser porque sólo El Ser puede hacer. Hoy por hoy los científicos son sólo máquinas controladas por el yo pluralizado. Los bípedos tricerebrados son víctimas de todas las circunstancias. Nada pueden hacer, todo les sucede, pero tienen la ilusión de que hacen cuando en realidad todo se sucede a través de ellos.

FENÓMENOS BIOLÓGICOS.
Uno de los fenómenos más interesantes de la vida es el de la reproducción de las especies. Es asombrosa la capacidad reproductiva de los órganos y de los organismos, es maravillosa la indivisibilidad de las partes separadas, y el proceso maravilloso de la adaptabilidad.
El Akasha es la causa Causorum del éter, sin el Akasha la existencia de toda vida sería imposible. Realmente el Akasha es la sustancia primordial del universo, sin dicha sustancia no existiría la naturaleza.
Es absurdo hablar de biología excluyendo el Akasha. Es absurdo hablar del medio ambiente excluyendo el Akasha, es estúpido hablar de los fenómenos de la naturaleza, excluyendo el Akasha.
La luz, el calor, la electricidad, el magnetismo, la acción química, los procesos biológicos de los organismos, etc., jamás podrán ser comprendidos integralmente con la exclusión del Akasha.
Los científicos actuales niegan la existencia del éter y dicen que sólo existen campos magnéticos, también podemos negar el sol y decir que sólo existen las radiaciones, y podemos decir que la tierra no se mueve, ¡pero se mueve, se mueve!.
Dentro de todo organismo existe la mutua alimentación, o intercambio de Sustancias bioquímicas, esto lo sabe aquél que haya estudiado biología.
Unas glándulas dan saliva y otras la secan, unas glándulas son masculinas otras lo son femeninas, un incesante intercambio de Sustancias se realiza en todo nuestro organismo.
Dos leyes fundamentales de tipo Akashico, originan el intercambio de Sustancias o alimentación recíproca.
La exclusión absoluta de estas dos leyes significa caos, no-existencia.
El Akasha es el fundamento de la biología. El Akasha es el fundamento de la naturaleza.
Carlos Marx no sabe de Akasha; Marx como burro, sólo cree en el pasto porque lo ve.

FENÓMENOS PSÍQUICOS.
Existen millares de fenómenos psíquicos debidamente comprobados a través de muchos años de observación y experiencia.
Los fenómenos psíquicos no pueden existir sin elemento Akashico.
Todo mundo nuevo que nace, toda nueva unidad cósmica, es únicamente una cristalización del elemento Akashico.
Cuando Akasha cristaliza cósmicamente, entonces de unitario se convierte en triuno.
Cuando se desintegra la cristalización cósmica, entonces el Akasha vuelve a ser unitario, integro, total, pero enriquecido con los frutos auto-concientes logrados durante la manifestación cósmica.
La ciencia necesita una súper-bomba de succión para lograr el vacío absoluto en una cámara herméticamente cerrada; sólo con el vacío absoluto se puede experimentar con el Akasha puro.
Todavía no se ha inventado la bomba de construcción compleja para la reducción de la atmósfera al punto del vacío absoluto, y ya los fanáticos de la dialéctica materialista se atreven a negar los fenómenos psíquicos; realmente la ignorancia es atrevida.
Si en una cámara con vacío absoluto separamos las tres partes del Akasha, podemos estar seguros de que dichas tres partes tendrán un impulso a fusionarse nuevamente en un todo único, este impulso posee una fuerza eléctrica de tres millones cuarenta mil voltios.
Las tres partes del Akasha se hallan relacionadas con los tres cerebros del bípedo humano.
El primer cerebro se halla localizado en la cabeza. El segundo cerebro se halla concentrado en la medula espinal. El tercer cerebro no se halla localizado en una masa común; se halla localizado en distintas partes del organismo en conformidad con lo que se llama «funciones específicas» y cada una de estas partes se encuentra localizada en un lugar distinto del cuerpo.
Todos los nudos nerviosos y muy especialmente el plexo solar funcionan en íntima asociación constituyendo eso que llamamos tercer cerebro.
Las tres partes del Akasha constituyen en sí mismos el Ser triuno del hombre.
Los bípedos tricerebrados no tienen concentradas en su organismo las tres partes. Sólo algunas radiaciones de la primera parte penetran totalmente para estimular todo el proceso orgánico de la alimentación recíproca.
El proceso biológico de la alimentación recíproca o mutuo intercambio de Sustancias, tiene por causa procesos psíquicos.
Agregamos a todo esto, que logrando la disolución del yo y la concentración total de las tres partes del Akasha dentro de nuestros tres cerebros, adquirimos auto-conciencia, razón objetiva, realidad verdadera. No está por demás recordar que el hombre o eso que llamamos hombre es todavía un ser no logrado.
Existen fenómenos psíquicos de tipo subjetivo y existen fenómenos psíquicos de tipo objetivo. Los primeros se realizan en forma inconsciente e involuntaria. Los segundos se realizan en forma consciente y voluntaria.
Toda persona normal común y corriente ha experimentado los fenómenos de telepatía, sueños proféticos, etc.
Sólo los hombres de verdad, los hombres que han logrado concentrar el Akasha dentro de sus tres cerebros, saben lo que son fenómenos psíquicos voluntarios y absolutamente conscientes.
Los Marxistas-leninistas se ríen de las apariciones psíquicas y de los fenómenos de clarividencia, telepatía, etc., y sin embargo la radio-televisión ha venido a demostrar que las apariciones, la telepatía, la clarividencia, etc., tienen bases científicas completamente demostradas.
Por estos tiempos ya se intenta cine sin pantallas, imágenes de bulto en el escenario en vez de pantallas. Pronto esa clase de cine será un hecho, y se inventará también televisión semejante, televisión sin pantalla y con imágenes de bultos.
Los televidentes del futuro no podrán negar la realidad de las apariciones, la televisión ha venido a comprobar la realidad de las apariciones.
Todos los fenómenos psíquicos registrados en los archivos de las sociedades de estudios psíquicos podrán ser debidamente demostrados con la técnica científica.
La dialéctica marxista está siendo reducida a polvo con la técnica moderna.
Todo tipo de fenómenos tiene sus medidas propias.
Los fenómenos físicos, biológicos y psíquicos, no pueden medirse con la misma unidad de medida porque son diferentes.
Pueden medirse los fenómenos físicos pero no puede medirse con la misma unidad de medida los fenómenos biológicos y psíquicos porque éstos son diferentes.
Por último agregamos a este capítulo que la técnica científica puede comprobar totalmente los fenómenos psíquicos.

No está tarde el día en que los hombres de ciencia puedan medir los fenómenos psíquicos usando para ello el correspondiente patrón psíquico de medidas.
SAMAEL AUN WEOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario