miércoles, 8 de abril de 2015

PSICOLOGÍA REVOLUCIONARÍA cap xv y cap xvi


CAPÍTULO XV

LA INDIVIDUALIDAD


Creerse "Uno", ciertamente es una broma de muy mal gusto; desafortunadamente esta vana ilusión existe dentro de cada uno de nosotros.

Lamentablemente siempre pensamos de nosotros mismos lo mejor, jamás se nos ocurre comprender que ni siquiera poseemos Individualidad verdadera.

Lo peor del caso es que hasta nos damos el lujo falso de suponer que cada uno de nosotros goza de plena conciencia y voluntad propia.

¡Pobres de nosotros!, ¡Cuán necios somos! No hay duda de que la ignorancia es la peor de las desgracias.



Dentro de cada uno de nos existen muchos miles de individuos diferentes, sujetos distintos, Yoes o gentes que riñen entre sí, que se pelean por la supremacía y que no tienen orden o concordancia alguna.

Si fuéramos conscientes, si despertáramos de tantos sueños y fantasías, cuan distinta sería la vida...

Más para colmo de nuestro infortunio, las emociones negativas y las auto-consideraciones y amor propio, nos fascinan, nos hipnotizan, jamás nos permiten acordarnos de sí mismos, vernos tal cual somos..

Creemos tener una sola voluntad cuando en realidad poseemos muchas voluntades diferentes. (Cada Yo tiene la suya).

La tragicomedia de toda esta Multiplicidad Interior resulta pavorosa; las diferentes voluntades interiores chocan entre sí, viven en conflicto continuo, actúan en diferentes direcciones.

Si tuviéramos verdadera Individualidad, si poseyéramos Una Unidad en vez de una Multiplicidad, tendríamos también continuidad de propósitos, conciencia despierta, voluntad particular, individual.

Cambiar es lo indicado, sin embargo debemos empezar por ser sinceros con nosotros mismos.

Necesitamos hacer un inventario psicológico de sí mismos para conocer lo que nos sobre y lo que nos falta.

Es posible conseguir Individualidad, más si creemos tenerla tal posibilidad desaparecerá.

Es evidente que jamás lucharíamos por conseguir algo que creemos tener. La fantasía nos hace creer que somos poseedores de la Individualidad y hasta existen en el mundo escuelas que así lo enseñan.

Es urgente luchar contra la fantasía, ésta nos hace aparecer como si fuéramos esto, o aquello, cuando en realidad somos miserables, desvergonzados y perversos.

Pensamos que somos hombres, cuando en verdad somos tan solo mamíferos intelectuales desprovistos de Individualidad.

Los mitómanos se creen Dioses, Mahatmas, etc., sin sospechar siquiera que ni siquiera tienen mente individual y Voluntad Consciente.

Los ególatras adoran tanto a su querido Ego, que nunca aceptarían la idea de la Multiplicidad de Egos dentro de sí mismos.

Los paranoicos con todo el orgullo clásico que les caracteriza, ni siquiera leerán este libro...

Es indispensable luchar a muerte contra la fantasía acerca de nosotros mismos, si es que no queremos ser victimas de emociones artificiales y experiencias falsas que además de ponemos en situaciones ridículas, detienen toda posibilidad de desarrollo interior.

El animal intelectual está tan hipnotizado por su fantasía, que sueña que es león o águila cuando en verdad no es más que un vil gusano del lodo de la tierra.

El mitómano jamás aceptaría estas afirmaciones renglones arriba hechas; obviamente él se siente archi-hierofante digan lo que digan; sin sospechar que la fantasía es meramente nada, "nada sino fantasía".

La fantasía es una fuerza real que actúa universalmente sobre la humanidad y que mantiene al Humanoide Intelectual en estado de sueño, naciéndole creer que ya es un hombre, que posee verdadera Individualidad, voluntad, conciencia despierta, mente particular, etc., etc., etc.

Cuando pensamos que somos uno, no podemos movernos de donde estamos en sí mismos, permanecemos estancados y por ultimo degeneramos, involucionamos.

Cada uno de nos se encuentra en determinada etapa psicológica y no podremos salir de la misma, a menos que descubramos directamente a todas esas personas o Yoes que viven dentro de nuestra persona.

Es claro que mediante la auto-observación íntima podremos ver a las gentes que viven en nuestra psiquis y que necesitamos eliminar para lograr la transformación radical.

Esta percepción, esta auto-observación, cambia fundamentalmente todos los conceptos equivocados que sobre sí mismos teníamos y como resultado evidenciamos el hecho concreto de que no poseemos verdadera Individualidad,

Mientras no nos auto-observemos, viviremos en la ilusión de que somos Uno y en consecuencia nuestra vida será equivocada.

No es posible relacionamos correctamente con nuestros semejantes mientras no se realice un cambio Interior en el fondo de nuestra psiquis.

Cualquier cambio intimo exige la eliminación previa de los Yoes que llevamos dentro.

De ninguna manera podríamos eliminar tales Yoes si no los observamos en nuestro interior.

Aquellos que se sienten Uno, que piensan de sí mismos lo mejor, que nunca aceptarían la doctrina de los muchos, tampoco desean observar a los Yoes y por lo tanto cualquier posibilidad de cambio se hace en ellos imposible.

No es posible cambiar si no se elimina, más quien se siente poseedor de la Individualidad si aceptase que debe eliminar, ignoraría realmente que es lo que debe eliminar.

Empero, no debemos olvidar que quien cree ser Uno, auto-engañado cree que si sabe lo que debe eliminar, más en verdad ni siquiera sabe que no sabe, es un ignorante ilustrado.

Necesitamos "desegoistizarnos" para "individualizarnos", más quien cree que posee la Individualidad es imposible que pueda desegoistizarse.

La Individualidad es sagrada en un ciento por ciento, raros son los que la tienen, más todos piensan que la tienen.

¿Cómo podríamos eliminar "Yoes", si creemos que tenemos un "Yo" Único?

Ciertamente sólo quien jamás se ha Auto-Observado seriamente piensa que tiene un Yo Único.

Empero debemos ser muy claros en esta enseñanza porque existe el peligro psicológico de confundir a la Individualidad auténtica con el concepto de alguna especie de "Yo Superior" o algo por el estilo.

La Individualidad Sagrada está mucho más allá de cualquier forma de "Yo", es lo que es, lo que siempre ha sido y lo que siempre será.

La legitima Individualidad es el Ser y la razón de Ser del Ser, es el mismo Ser.

Distíngase entre el Ser y el Yo. Quiénes confunden al Yo con el Ser, ciertamente nunca se han auto-observado seriamente.

En tanto continúe la Esencia, la conciencia, embotellada entre todo ese conjunto de Yoes que llevamos dentro, el cambio radical será algo más que Imposible.


CAPÍTULO XVI

EL LIBRO DE LA VIDA


Una persona es lo que es su vida. Eso que continúa mas allá de la muerte, es la vida. Este es el significado del libro de la vida que se abre con la muerte.

Mirada esta cuestión desde un punto de vista estrictamente psicológico, un día cualquiera de nuestra vida, es realmente una pequeña réplica de la totalidad de la vida.

De todo esto podemos inferir lo siguiente: Si un hombre no trabaja sobre sí mismo hoy, no cambiara nunca.

Cuando se afirma que se quiere trabajar sobre sí mismo, y no se trabaja hoy aplazando para mañana, tal afirmación será un simple proyecto y nada mas, porque en el hoy está la réplica de toda nuestra vida.

Existe por ahí un dicho vulgar que dice: "No dejéis para mañana lo que se puede hacer hoy mismo".

Si un hombre dice: "Trabajaré sobre mí mismo, mañana", nunca trabajará sobre sí mismo, por que siempre habrá un mañana.

Esto es muy similar a cierto aviso, anuncio o letrero que algunos comerciantes ponen en sus tiendas: "HOY NO FÍO, MAÑANA SI".

Cuando algún necesitado llega a solicitar crédito, topa con el terrible aviso, y si vuelve al otro día, encuentra otra vez el desdichado anuncio o letrero.

Esto es lo que se llama en sicología la "enfermedad del mañana". Mientras un hombre diga "mañana", nunca cambiará.

Necesitamos con urgencia máxima, inaplazable, trabajar sobre sí mismo hoy, no soñar perezosamente en un futuro o en una oportunidad extraordinaria.

Esos que dicen: "Voy antes a hacer esto o aquello y luego trabajaré". Jamás trabajarán sobre sí mismos, esos son los moradores de la tierra mencionados en las Sagradas Escrituras.

Conocí a un poderoso terrateniente que decía: "Necesito primero redondearme y luego trabajar sobre Mí Mismo".

Cuando enfermó de muerte le visité, entonces le hice la siguiente pregunta: "¿Todavía queréis redondearte?"

"Lamento de verdad haber perdido el tiempo", me respondió. Días después murió, después de haber reconocido su error.

Aquel hombre tenia muchas tierras, pero quería adueñarse de las propiedades vecinas, "redondearse", a fin de que su hacienda quedase exactamente limitada por cuatro caminos.

"¡Basta a cada día su afán!", dijo el Gran KABIR JESÚS. Auto-observarnos hoy mismo, en lo tocante al día siempre recurrente, miniatura de nuestra vida entera.

Cuando un hombre comienza a trabajar sobre sí mismo, hoy mismo cuando observa sus disgustos y penas, marcha por el camino del éxito.

No sería posible eliminar lo que no conocemos. Debemos observar antes nuestros propios errores.

Necesitamos no sólo conocer nuestro día, sino también la relación, con el mismo. Hay cierto día ordinario que cada persona experimenta directamente, excepto los sucesos insólitos, inusitados.

Resulta interesante observar la recurrencia diaria, la repetición de palabras y acontecimientos, para cada persona, etc.



Esa repetición o recurrencia de eventos y palabras, merece ser estudiada, nos conduce al auto-conocimiento.

V.M. SAMAEL AUN WEOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario