viernes, 26 de agosto de 2016

EL DERECHO ES HECHURA DEL HOMBRE; LA JUSTICIA, ATRIBUTO DIVINO

Partiendo de esta frase veraz que nos aporta A.Z.F., V.M.K. EL Tawa Manú, logramos contemplar que existen diferencias entre las leyes de los hombres y las leyes provenientes de la divinidad.

La armonía entre ambas nos dota del equilibrio, que nos permiten como individuos ser parte de una Sociedad construida con principios fundamentados en el bien común.


A continuación podrán estudiar algunos extractos tomados del Libro EL ADVENIMIENTO DE THUNUPA, EL KRISTO ROJO DE ACUARIO, del V.M.K. el Tawa Manú, en relación a las leyes:

Capítulo 6-4.- Pitágoras y el establecimiento de las 48 Leyes Universales



Pitágoras es el destacado filósofo y matemático heleno quien tiene elevado honor de haber entregado públicamente, aunque algo encubiertas, las claves de la fuerza maravillosa contenida en el enigmático Tao, mediante su famoso sistema de la composición y valor de los números expresados en el simbólico Teorema, que es justamente una hábil representación, planteada de otro modo, de la potencia Rúnica y sus valores magísticos, de cuya naturaleza, los menos entendidos, sólo advierten la también importantísima disposición numérico decimal, misma que ha simplificado las operaciones matemáticas que ahora todos utilizamos.

Este excelso sabio como Supremo Iniciado en Grecia, y en base a la exposición de su enseñanza mediante las Leyes Taowanakotas que constituyen el Tao, esto es, el equilibrio universal, es quien restituye en beneficio de la humanidad las 48 Leyes Cósmicas, de las cuales sólo 35 fueron públicas y las otras trece se mantuvieron dentro del ámbito Hermético de los Iniciados, quienes directamente de labios del Gran Maestro, recibían la respectiva información reveladora de los símbolos que encerraban algunos misterios, empleando para ello, preferentemente, los conceptos matemáticos que relacionaba hábil como eficazmente en estrecha relación con su doctrina filosófica.




Para una fugaz referencia, y sin adentrar en su contenido, a cuyo efecto voy a dejar la sutil pesquisa que puedan hacer los Lectores, sin mayores comentarios, les entrego 13 de sus 35 Reglas Públicas, en las cuales los discípulos del sabio de Samos cimentaban sus relaciones y elevadas conductas:

1) No juzguéis, para no ser juzgados.
2) No destruyáis vuestra pureza y resplandor.
3) No enturbiéis el corazón con falsos remordimientos.
4) Cuando traspaséis la frontera común, no os volváis hacia atrás.
5) No os extraviéis por caminos trillados.
6) Enseñad a los hombres el verdadero triunfo que sólo se logra con esfuerzo propio.
7) No os atraigan las vanas ostentaciones.
8) Cuando apoyéis, hacedlo perdurable y conscientemente.
9) Cultivad la generosidad, beneficiando a cuanto podáis.
10) Cuando llegue a vosotros el Aspirante digno, descubridle la Antorcha.
11) Absteneos de toda corrupción.
12) Absteneos de comer inmundicias.
13) Si aspiráis al Alimento del Espíritu, mantened pura vuestra Naturaleza…”

...Por ello es que está llegando a la conclusión de este caduco sistema imperante, constituido por partidos que dividen a la sociedad mediante hábiles argucias, para luego enseñorearse de sus intereses, a título de defenderla y administrarla; sin embargo los hechos son los que cuentan y no las teorías e intenciones, pues los pueblos siguen sometidos, hambrientos, enfermos y desarrapados.

Se deduce entonces claramente que la democracia, al igual que casi todas las instituciones dizque humanas, han caído en total descrédito, tornándose urgente instituir un nuevo sistema, que el espíritu de la sabia Legislación Pitagórica y de la Ley Áurea, restituyen el florecimiento de una elevada conducta social delineada por una impecable moralidad, la que hasta hoy ha sido ignorada por el poder de los demonios encaramados solapadamente en sus instituciones, mismas que caídas en su fatal hegemonía, se hallan en total caducidad e inutilidad, aunque se alardee lo contrario.
 


A.Z.F., V.M.K. El Tawa Manú