sábado, 10 de junio de 2017

EL PARSIFAL DEVELADO Cap 38 y Cap 39

CAPITULO XXXVIII  LA BESTIA BRAMADORA
Antes de la segunda catástrofe transalpalniana que alteró fundamentalmente el aspecto de la corteza terrestre, existió un viejo continente que hoy yace sumergido entre las procelosas aguas del Atlántico.
Quiero referirme en forma enfática a la "ATLANTIDA", sobre la cual es ostensible que existen por doquier innumerables tradiciones.
Ved, si no, nombres extranjeros Atlantes o de lenguas bárbaras, como solían decir aquellos cretinos Griegos que quisieron sacrificar a ANAXAGORAS cuando se atrevió a sospechar que el sol era un poco más grande que la mitad del Peloponeso.
Nombres, digo, traducidos al Egipcio por los sacerdotes Saíficos y vueltos a su significación primera por el Divino Platón para verterlos después maravillosamente al lenguaje de Atica.
Ved el hilo diamantino de la tradición milenaria desde aquéllos a Solón, continuándose luego con los dos Critias y el Maestro Platón...


Ved, os digo, extraordinarias descripciones de botánica, geografía, zoología, mineralogía, política, religión, costumbres, etc., de los atlantes.
Ved también con ojos de águila rebelde, veladas alusiones a los primeros Reyes Divinos de aquel viejo país antediluviano a los que tantas referencias tienen asimismo el Paganismo mediterráneo y los textos sagrados del mundo oriental.
Reyes sublimes de los que estotros apuntes asombrosos de Diodoro Siculo que aún nos quedan por estudiar, con detallada cuenta.
Ved, en fin, y esto es lo más interesante, el mismo sacrificio de la Vaca Sagrada, característico de los Brahmanes, los hebreos, los mahometanos, los gentiles europeos y millares de otros pueblos...
Es incuestionable que nuestro celebérrimo e indestructible circo taurino, en el fondo no es sino una supervivencia ancestral antiquísima de aquella fiesta de sacrificio Atlante cuya descripción se encuentra todavía en muchos libros secretos.
Son en realidad muchas las leyendas existentes en el mundo, sobre aquellos toros sueltos en el templo de Neptuno, animales a los que no se les rendían brutalmente como hoy, con picas y espadas, sino con lazos y otras artes de clásica tauromaquia.
Vencida ya en el ruedo sacro la simbólica bestia, era inmolada en honor de los Dioses Santos de la Atlántida, quienes cual el propio Neptuno habían involucionado desde el estado Solar primitivo, hasta convertirse en gentes de tipo Lunar.
El clásico arte taurómaco, es ciertamente algo iniciático y relacionado con el culto misterioso de la Vaca Sagrada.
Ved; el ruedo atlante del templo de Neptuno y el actual, ciertamente no son, sino un zodíaco viviente, en el que consternado se sienta el honorable público.
El Iniciador o Hierofante es el Maestro, los banderilleros de a pie, son los compañeros. Los picadores a su vez, los aprendices.
Por ello estos últimos van sobre el caballo, es decir, con todo el lastre encima de su no domado cuerpo, que suele caer muerto en la brega.
Los compañeros al poner las banderillas o bastos ya empiezan a sentirse superiores a la fiera, al Ego animal; es decir, que son ya a manera del Arjuna del Bhagavad Gita, los perseguidores del enemigo secreto, mientras el Maestro con la capa de su jerarquía o sea con el dominio de Maya y empuñando con su diestra la espada flamígera de la voluntad, resulta a la manera del Dios Krihsna de aquel viejo poema, no el perseguidor, sino el matador del Yo, de la bestia, horripilante monstruo bramador que también viese en el KAMELOC o KAMALOKA el propio Rey Arthus, jefe supremo de los insignes caballeros de la mesa redonda.
Es pues, la resplandeciente tauromaquia Atlante, un arte regio profundamente significativo, por cuanto nos enseña a través de su brillante simbolismo, la dura brega que debe conducirnos hasta la disolución del Yo.
Cualquier vistazo retrospectivo relacionado con el esoterismo taurino, es indubitable que puede conducirnos a místicos descubrimientos de orden trascendental.
Como hecho de actualidad inmediata no está de más citar el profundo amor que siente el torero por su virgen; es ostensible que a ella se entrega totalmente antes de aparecer con su traje de luces en el ruedo.
Esto viene a recordarnos los Misterios Isíacos; el sacrificio terrible de la vaca sagrada y los cultos arcaicos de Io, cuyos orígenes devienen solemnes desde el amanecer de la vida en nuestro planeta tierra.
Resulta patético, claro y definido, que sólo Io, Devi Kundalini, la Vaca Sagrada, la Madre
Divina, posee en verdad ese poder mágico serpentino que nos permite reducir a polvareda cósmica el Ego animal, el toro terrible, la bestia bramadora del ruedo de la existencia.
Parsifal el torero del astral, después de la dura brega en el ruedo maravilloso de la vida, se convirtió de hecho y por derecho propio, en ese casto inocente de la dramática Wagneriana, anunciado por la voz del silencio entre los exquisitos esplendores del Santo Grial.

CAPITULO XXXIX  LOS TRES TRAIDORES
Y vi salir de la boca del Dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas".
"Pues son espíritus de demonios, que hacen señales y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso". (Apocalipsis).
Escrito está con carbones de fuego ardiente en el libro maravilloso de todos los esplendores, que éstos son los tres traidores que asesinaron a HIRAM o mejor dijéramos CHIRAM-OSIRIS, el Dios íntimo de todo hombre que viene al mundo.
Debemos buscar con ansia infinita, dentro de nosotros mismos, a estos tres asesinos del Maestro secreto, hasta que al fin un día cualquiera, no importa la fecha, ni el día, ni la hora, podamos exclamar con todas las fuerzas de nuestra alma: ¡El Rey ha muerto, viva el Rey!
Es ostensible que el primer alevoso es ciertamente el asqueante demonio del deseo.
Es incuestionable que el segundo infiel es el demonio horripilante de la mente.
Resulta patético, claro y definido el tercer traidor, el vil demonio de la mala voluntad.
JUDAS es el primero, aquél que vende al Cristo secreto por treinta monedas de plata.
PILATOS es el segundo; siempre se lava las manos y se declara inocente, nunca se reconoce culpable.
CAIFAS es el tercero; jamás hace la voluntad del Padre; aborreció al Señor y todavía le sigue aborreciendo.
El origen de estos tres malvados ciertamente es demasiado tenebroso; es indubitable que ellos devienen de la perversión espantosa de las tres GUNAS.
SATTWA es la GUNA de la armonía universal.
RAYAS es la GUNA de la emoción.
TAMAS es la GUNA de la inercia.
Cualquier Hierofante iluminado estudiando los registros AKASHICOS de la Naturaleza, podrá verificar por sí mismo en forma clara, el hecho trascendental del equilibrio absoluto de las tres GUNAS del misterio durante la noche profunda del gran Pralaya.
Cuando estas tres GUNAS se desequilibran en los platillos de la balanza cósmica entonces se inicia la aurora del nuevo día.
KRISHNA, aquel preclaro varón que otrora cumpliese una gigantesca misión en la tierra sagrada de los Vedas, refiriéndose enfáticamente a las tres GUNAS de la sabiduría antigua, dijo: "Si el ser encarnado muere cuando el SATTWA predomina, entonces, va a la esfera de los devotos que adoran a lo más elevado".
"Si en el momento de morir predomina el RAYA, uno nace entre la gente adicta a la acción; y si predomina el TAMAS, nace entre los seres que no razonan".
"Los de temperamento SATTWICO van arriba (a las esferas superiores del Universo)".
"Los RAYASICOS quedan en el medio (renacen en cuerpo humano en forma inmediata o mediata sin haberse dado el lujo de unas vacaciones en las regiones inefables)".
"Y los TAMASICOS van abajo (se sumergen dentro del interior de la tierra, ingresan al reino mineral sumergido para retroceder involucionando en el tiempo, descendiendo por los escalones animal, vegetal y mineral. Después salen otra vez a la luz del sol y luego re-inician un nuevo ascenso de tipo evolutivo que ha de recomenzar en la dura piedra)".
Y aquel ínclito Señor tomó otra vez la palabra para decir lo siguiente:
"Cuando el conocimiento brilla a través de los sentidos se debe considerar que predomina
SATTWA".
"Cuando prevalecen la codicia, la actividad, el concepto de nuevas empresas, la intranquilidad, y el deseo, entonces ¡Oh Bharata!, predomina el RAYAS".
"Y cuando predomina el TAMAS, ¡Oh Kounteya!, prevalece la obscuridad mental, la inercia, la inadvertencia y la alucinación".
"Trascendiendo a las tres GUNAS, que causan este cuerpo, el ser encarnado se libera del
nacimiento, de la muerte, de la vejez y del sufrimiento, y deviene inmortal".
El KUNDALINI YOGA enseña en forma brillante que el BHUJANJINI o poder serpentino se encuentra enroscado tres veces y media dentro del Chacra Coxígeo. Las tres vueltas representan a la tres GUNAS de PRAKRITI: SATTWA, RAYAS Y TAMAS.
Es un axioma de la sabiduría oculta que la media cola restante representa a VIKRITIS, la modificación de PRAKRITI el eterno femenino.
El evangelio del Señor BUDDHA dice: "Las tres hijas de MARA (las tres GUNAS pervertidas), tentaron al BODDHISATTWA, pero no reparó en ellas, y cuando vió MARA que no podía encender ningún deseo en el corazón del SRAMANA victorioso, ordenó a todos los espíritus malignos que, obedientes a sus mandatos, atacaran y aterrasen al gran MUNI".
"Pero el Bienaventurado los contempló como quien mira los juegos inocentes de los niños y el ardiente odio de los malos espíritus quedó sin resultado. Las llamas del infierno se hicieron saludables brisas perfumadas y los rayos furibundos se trocaron en flores de loto".
"Ante esto MARA (EL DRAGON DE LAS TINIEBLAS), y su ejército huyeron. Mientras tanto, de las alturas celestes caía una lluvia de flores y se oían las voces de los buenos espíritus".
"¡Ved el gran MUNI! ¡El odio no conmueve su espíritu! Las legiones del malo (Esos diablos rojos que constituyen el famoso Yo), no le han intimidado. Es puro y sabio; está lleno de amor y compasión".
"Como los rayos del sol barren las tinieblas del mundo, así el que persevera en su busca encontrará la verdad y la verdad le iluminará".
Hasta aquí algunos versículos sagrados del evangelio de nuestro Señor el BUDDHA.
Muchos siglos después, el Divino Rabí de Galilea exclamaba con todas las fuerzas de su alma: "Conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres".
"Dios es Espíritu, -dice el evangelio Cristiano- y los que le adoren, en Espíritu y en Verdad deben adorarle".
"Cuando, empero, venga el Espíritu de Verdad, Él os enseñará todas las verdades; pues no hablará de suyo, sino que dirá todas las cosas que habrá oído, y os pronunciará las venideras".
Escrito está con caracteres de fuego ardiente, que sólo muriendo en sí mismos, podremos encarnar al Espíritu de Verdad. Al que sabe, la palabra da poder, nadie la pronunció, nadie la pronunciará, sino solamente aquél que lo tiene ENCARNADO.
SIDDHARTA, el BUDDHA, el que cumple lo que se propuso, cual el PARSIFAL de la
Dramática WAGNERIANA, empuña valeroso la lanza de EROS, para aniquilar primero a los Demonios de SETH (EL EGO) y después a las tres Furias que moran en los abismos terribles del Aqueronte.
Gautama fue ciertamente un Mago de la Iniciación Tantra; practicó el SAHAJA MAITHUNA intensivamente y manejó la lanza con singular maestría

SAMAEL AUN WEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario