miércoles, 1 de julio de 2015

EDUCACIÓN FUNDAMENTAL cap vii y cap viii

CAPITULO VII    LA AMBICIÓN

La AMBICIÓN tiene varias causas y una de ellas es eso que se llama MIEDO.

El humilde muchacho que en los parques de las lujosas ciudades limpia el calzado de los orgullosos caballeros, podría convertirse en ladrón si llegase a sentir miedo a la pobreza, miedo a sí mismo, miedo a su futuro.

La humilde modistilla que trabaja en el fastuoso almacén del potentado, podría convertirse en ladrona o prostituta de la noche a la mañana, si llegase a sentirle miedo al futuro, miedo a la vida, miedo a la vejez, miedo a sí misma, etc.

El elegante mesero del restaurante de lujo o del gran hotel, podría convertirse en un GÁNSTER, en un asaltante de bancos, o en un ladrón muy fino, si por desgracia llegase a sentir miedo de sí mismo, de su humilde posición de mesero, de su propio porvenir, etc.

El insignificante insecto ambiciona ser elegante. El pobre empleado de mostrador que atiende a la clientela y que con paciencia nos muestra la corbata, la camisa, los zapatos, haciendo muchas reverencias y sonriendo con fingida mansedumbre, ambiciona algo mas porque tiene miedo, mucho miedo, miedo a la miseria, miedo a su futuro sombrío, miedo a la vejez, etc.

La AMBICIÓN es polifacética. La AMBICIÓN tiene cara de santo y cara de diablo, cara de hombre y cara de mujer, cada de interés y cara de desinterés, cara de virtuoso y cara de pecador.

Existe AMBICIÓN en aquel que quiere casarse y en aquel VIEJO SOLTERÓN empedernido que aborrece el matrimonio.

Existe AMBICIÓN en el que desea con locura infinita "SER ALGUIEN", "FIGURAR", "TREPAR" y existe AMBICIÓN en aquel que se hace ANACORETA, que no desea nada de este mundo, porque su única AMBICIÓN es alcanzar el CIELO, LIBERARSE, etc.

Existen AMBICIONES TERRENALES y AMBICIONES ESPIRITUALES. A veces la AMBICIÓN usa la máscara del DESINTERÉS y del SACRIFICIO.

Quien no AMBICIONA este mundo ruin y MISERABLE, AMBICIONA el otro y quien no AMBICIONA dinero, AMBICIONA PODERES PSÍQUICOS.

Al YO, al MÍ MISMO, al SÍ MISMO, le encanta esconder la AMBICIÓN, meterla en los recovecos más secretos de la mente y dice luego: "YO NO AMBICIONO NADA", "YO AMO A MIS SEMEJANTES", "YO TRABAJO DESINTERESADAMENTE POR EL BIEN DE TODOS LOS SERES HUMANOS".

EL POLÍTICO ZORRO y que se las sabe todas, asombra a veces a las multitudes con sus obras aparentemente desinteresadas, más cuando abandona el empleo, es apenas normal que salga de su país con unos cuantos millones de dólares.

La AMBICIÓN disfrazada con la MASCARA DEL DESINTERÉS, suele engañar a las gentes más astutas.

Existen en el mundo muchas gentes que sólo AMBICIONAN no ser AMBICIOSAS.

Son muchas las gentes que renuncian a todas las pompas y vanidades del mundo porque sólo AMBICIONAN su propio AUTO PERFECCIÓN INTIMA.

El penitente que camina de rodillas basta el templo y que se flagela lleno de fe, no ambiciona aparentemente nada y hasta se da el lujo de dar sin quitar nada a nadie, pero es claro que AMBICIONA el MILAGRO, la curación, la salud para sí mismo o para algún familiar, o bien, la salvación eterna.

Nosotros admiramos a los hombres y mujeres verdaderamente religiosos, pero lamentamos que no amen a su religión con todo DESINTERÉS.

Las santas religiones, las sublimes sectas, ordenes, sociedades espirituales, etc. merecen nuestro AMOR DESINTERESADO.

Es muy raro encontrar en este mundo alguna persona que ame su religión, su escuela, su secta, etc. desinteresadamente. Eso es lamentable.

Todo el mundo está lleno de ambiciones. Hitler se lanzó a la guerra por ambición.

Todas las guerras tienen su origen en el miedo y la AMBICIÓN. Todos los problemas más graves de la vida tienen su origen en la AMBICIÓN.

Todo el mundo vive en lucha contra todo el mundo debido a la ambición, unos contra otros y todos contra todos.

Toda persona en la vida AMBICIONA SER ALGO y la gente de cierta edad, maestros, padres de familia, tutores, etc., estimulan a los niños, a las niñas, a las señoritas, a los jóvenes, etc. a seguir por el camino horrendo de la AMBICIÓN.

Los mayores les dicen a los alumnos y alumnas, tienes que ser algo en la vida, volverte rico, casarte con gente millonaria, ser poderoso, etc. etc.

Las generaciones viejas, horribles, feas, anticuadas, quieren que las nuevas generaciones sean también ambiciosas, feas, y horribles como ellos.

Lo más grave de todo esto, es que la gente nueva se deja "MAREAR" y también se deja conducir por ese camino horrible de la AMBICIÓN.

Los maestros y maestras deben enseñarle a los ALUMNOS y ALUMNAS que ningún trabajo honrado merece desprecio, es absurdo mirar con desprecio al chofer del taxi, al empleado de mostrador, al campesino, al limpiador de calzado, etc.

Todo trabajo humilde es bello. Todo trabajo humilde es necesario en la vida social.

No todos nacimos para ingenieros, gobernadores, presidentes, doctores, abogados, etc.

En el conglomerado social se necesitan todos los trabajos, todos los oficios, ningún trabajo honrado puede jamás ser despreciable.

En la vida práctica cada ser humano sirve para algo y lo importante es saber para que sirve cada cual.

Es deber de los MAESTROS y MAESTRAS descubrir la VOCACIÓN de cada estudiante y orientarle en ese sentido.

Aquel que trabare en la vida de acuerdo con su VOCACIÓN, trabajará con AMOR VERDADERO y sin AMBICIÓN.

EL AMOR debe reemplazar a la AMBICIÓN. La VOCACIÓN es aquello que realmente nos gusta, aquella profesión que con alegría desempeñamos porque es lo que nos agrada, lo que AMAMOS.

En la vida moderna por desgracia las gentes trabajan a disgusto y por ambición porque ejercen trabajos que no coinciden con su vocación.

Cuando uno trabaja en lo que le gusta, en su vocación verdadera, lo hace con AMOR porque AMA su vocación, porque sus ACTITUDES para la vida son precisamente las de su vocación.

Ese precisamente es el trabajo de los maestros. Saber orientar a sus alumnos y alumnas, descubrir sus aptitudes, orientarles por el camino de su autentica vocación.


CAPITULO VIII
EL AMOR

Desde los mismos bancos de la escuela los alumnos y alumnas deben comprender en forma ÍNTEGRA eso que se llama AMOR.

EL MIEDO y la DEPENDENCIA suelen confundirse con el AMOR más no son AMOR.

Los alumnos y alumnas dependen de sus padres y maestros y es claro que les respetan y temen a la vez.

Los niños y niñas, los jóvenes y señoritas dependen de sus padres para aquello del vestido, la comida, el dinero, el albergue, etc. y a todas luces resulta claro que se sienten protegidos, saben que dependen de sus padres y por ello les respetan y hasta les temen, pero eso no es AMOR.

Para muestra de lo que estamos diciendo podemos verificar con entera exactitud que todo niño o niña, joven o señorita, le tiene más confianza a sus amiguitos o amiguitas de la escuela, que a sus mismos padres.

Realmente los niños, niñas, jóvenes y señoritas hablan con sus compañeritos y compañeritas, cosas intimas que jamás en la vida hablarían con sus mismos padres.

Eso nos está demostrando que no hay confianza verdadera entre hijos y padres, que no hay verdadero AMOR.

Se hace URGENTE comprender que existe una diferencia radical entre el AMOR y eso que es respeto, temor, dependencia, miedo.

Es URGENTE saber respetar a nuestros padres y maestros, pero no confundir el respeto con el AMOR.

EL RESPETO y el AMOR deben estar ÍNTIMAMENTE UNIDOS, más no debemos confundir al uno con el otro.

Los padres temen por sus hijos, desean para ellos lo mejor: una buena profesión, un buen matrimonio, protección, etc. y confunden a ese temor con el verdadero AMOR.

Se hace necesario comprender que sin AMOR VERDADERO es imposible que los padres y maestros puedan guiar a las nuevas generaciones sabiamente aun cuando haya muy buenas intenciones.

El camino que conduce al ABISMO está empedrado con MUY BUENAS INTENCIONES.

Vemos el caso mundialmente conocido de "LOS REBELDES SIN CAUSA". Esta es una epidemia mental que se ha propagado por el mundo entero. Multitud de "NIÑOS BIEN", dizque muy amados por sus padres, muy mimados, muy queridos, asaltan transeúntes indefensos, golpean y violan mujeres, roban, apedrean, andan en pandilla causando daño por todas partes, le faltan al respeto a los maestros y padres de familia, etc. etc. etc.

Los "REBELDES SIN CAUSA" son el producto de la falta de verdadero AMOR.

Donde existe verdadero AMOR no pueden existir "REBELDES SIN CAUSA".

Si los padres de familia AMARAN de verdad a sus hijos sabrían orientarlos inteligentemente y entonces no existirían los "REBELDES SIN CAUSA".

Los rebeldes sin causa son el producto de una mala orientación.

Los padres de familia no han tenido suficiente AMOR como para dedicarse de verdad a orientar a sus hijos sabiamente.

Los padres de familia modernos sólo piensan en dinero y darle al hijo más y más, y coche último modelo, y trajes de última moda, etc. pero no aman de verdad no saben amar y por ello "los rebeldes sin causa".

La superficialidad de esta época se debe a la falta de AMOR VERDADERO.

La vida moderna es semejante a un charco sin hondura, sin profundidad.

En el lago profundo de la vida, pueden vivir muchas criaturas, muchos peces, pero el charco situado en la vera del camino, pronto se seca con los ardientes rayos del sol y entonces lo único que queda es el lodo, la podredumbre, la fealdad.

Es imposible comprender la belleza de la vida en todo su esplendor, si no hemos aprendido a AMAR.

Las gentes confunden al respeto y al temor con eso que se llama AMOR.

Respetamos a nuestros superiores y les tememos y entonces creemos que les amamos.

Los niños temen a sus padres y maestros y les respetan y creen entonces que les aman.

Teme el niño al látigo, a la férula, a la mala calificación, al regaño en la casa o en la escuela, etc. y cree entonces que ama a sus padres y maestros pero en realidad sólo les teme.

Dependemos del empleo, del patrón, tememos a la miseria, a quedarnos sin trabajo y entonces creemos que amamos al patrón y hasta velamos por sus intereses, cuidamos sus propiedades pero eso no es AMOR, eso es temor.

Muchas gentes tienen miedo de pensar por sí mismas en los misterios de la vida y de la muerte, miedo a inquirir, investigar, comprender, estudiar, etc. y entonces exclaman: ¡YO AMO A DIOS, Y CON ESO ES SUFICIENTE!

Creen que aman a DIOS pero en realidad no AMAN, temen.

En tiempos de guerra la esposa siente que adora a su marido más que nunca y anhela con ansiedad infinita su regreso a casa, pero en realidad no le ama, sólo teme a quedarse sin marido, sin protección, etc. etc. etc.

La esclavitud psicológica, la dependencia, el depender de alguien, no es AMOR. Es únicamente TEMOR y eso es todo.

El niño en sus estudios depende del MAESTRO o MAESTRA y es claro que le teme a la EXPULSIÓN, a la mala calificación, al regaño y muchas veces cree que le AMA pero lo que sucede es que le teme.

Cuando la esposa está de parto o en peligro de muerte por cualquier enfermedad, el esposo cree que la ama mucho más, pero en realidad lo que sucede es que teme perderla, depende de ella en muchas cosas, como son comida, sexo, lavado de ropa, caricias, etc. y teme perderla. Eso no es AMOR.

Todo el mundo dice que adora a todo el mundo pero no hay tal: Es muy raro hallar en la vida alguien que sepa AMAR VERDADERAMENTE.

Si los padres amaran de verdad a sus hijos, si los hijos amaran de verdad a sus padres, si los maestros amaran de verdad a sus alumnos y alumnas no podrían haber guerras. Las guerras serían imposibles en un ciento por ciento.

Lo que sucede es que la gente no ha comprendido lo que es el amor, y a todo temor y a toda esclavitud psicológica, y a toda pasión, etc. la confunden con eso que se llama AMOR.

La gente no sabe AMAR, si la gente supiera amar, la vida sería de hecho un paraíso.

Los ENAMORADOS creen que están amando y muchos hasta serían capaces de jurar con sangre que están amando. Más sólo están APASIONADOS. Satisfecha la PASIÓN, el castillo de naipes se viene al suelo.

La PASIÓN suele engañar la MENTE y el CORAZÓN. Todo APASIONADO cree que está ENAMORADO.

Es muy raro hallar en la vida alguna pareja verdaderamente enamorada. Abundan las parejas de APASIONADOS pero es dificilísimo encontrar una pareja de ENAMORADOS.

Todos los artistas le cantan al AMOR pero no saben que cosa es el AMOR y confunden a la PASIÓN con el AMOR.

Si hay algo muy difícil en esta vida, es NO confundir a la PASIÓN con el AMOR.

LA PASIÓN es el veneno más delicioso y más sutil que se pueda concebir, siempre termina triunfando a precio de sangre.

La PASIÓN es SEXUAL ciento por ciento, la PASIÓN es bestial pero algunas veces es también muy refinada y sutil. Siempre se confunde con el AMOR.

Los maestros y maestras deben enseñarle a los alumnos, jóvenes y señoritas, a diferenciar entre el AMOR y la PASIÓN. Sólo así se evitarán más tarde muchas tragedias en la vida.

Los maestros y maestras están obligados a formar la responsabilidad de los alumnos y alumnas y por ello deben prepararlos debidamente para que no se conviertan en trágicos en la vida.

Es necesario comprender eso que es AMOR, eso que no se puede mezclar con los celos, pasiones, violencias, temor, apegos, dependencia psicológica, etc. etc. etc.

EL AMOR desgraciadamente no existe en los seres humanos, pero tampoco es algo que se puede ADQUIRIR, comprar, cultivar como flor de invernadero, etc.

EL AMOR debe NACER en nosotros y sólo NACE cuando hemos comprendido a fondo lo que es el ODIO que llevamos dentro, lo que es el TEMOR, LA PASIÓN SEXUAL, el miedo, la esclavitud psicológica, la dependencia, etc. etc. etc.

Debemos comprender lo que son estos defectos PSICOLÓGICOS, debemos comprender como se procesan en nosotros no sólo en el nivel intelectual de la vida, sino también en otros niveles ocultos y desconocidos del SUBCONSCIENTE.

Se hace necesario extraer de los distintos recovecos de la mente todos esos defectos. Sólo así nace en nosotros en forma espontánea y pura, eso que se llama AMOR.

Es imposible querer transformar el mundo sin la llamarada del AMOR. Sólo el AMOR puede de verdad transformar el mundo.

 V.M. SAMAEL AUN WEOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario