sábado, 23 de julio de 2016

MISTERIOS MAYAS: DESCRIPCIÓN DE LA ESTELA "E". TRABAJO DEL ALKIMISTA




Resulta muy interesante que todas las esculturas de Copán tengan la barra, el cetro, en el centro. En México, las esculturas, cuando tienen el cetro, es a los lados o no lo tienen. En Copán se hacen notables las esculturas porque el cetro está en el centro, lo que indica claramente donde reside el poder.
En la estela E la barra está un poquito destruida en su parte inferior. En la parte superior de la barra notamos un entrecruzamiento de líneas en forma superpuesta, en forma de equis, lo cual es profundamente significativo en la alquimia. En los antiguos misterios, tanto mayas como aztecas, se conocía el cruzamiento del mercurio y del azufre para realizar la Gran Obra .
¿Qué es el mercurio de los sabios? Pues es el alma metálica del esperma sagrado, el exíoheharí.


El mercurio se prepara mediante la transmutación, o sea, mediante la ciencia transmutatoria de Jesod, para que esté listo para recibir al azufre. El azufre es el fuego. De modo, pues, que cuando el azufre y el mercurio se fusionan, se integran totalmente, ascienden por el canal medular del adepto.
Como consecuencia, el azufre y el mercurio, en su ascenso por el canal medular, van abriendo los distintos centros o poderes que divinizan al ser humano. El entrecruzamiento de la barra en la parte superior nos indica precisamente eso.
Es obvio que en los antiguos misterios quien llegaba a desarrollar la parte superior del cetro es porque había cumplido con el trabajo y era un Maestro. A los lados del cetro vemos las fuerzas positiva y negativa muy bien simbolizadas.
Mitra, muy alta.
Luego se ven dos figurillas que no tienen un rostro muy humano que se diga, sus trazos son raros, extraños, pero no son más que los dos testigos de los que habla el Apocalipsis de San Juan.
Nos indica la estela E el dominio del azufre y el mercurio para poder llegar a poseer la piedra filosofal, la cual nos permitirá usar. la mitra sacerdotal.
La estela E explica claramente el trabajo alquimista.
SAMAEL AUN WEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario