sábado, 18 de febrero de 2017

EL PARSIFAL DEVELADO Cap 1 Y Cap 2

CAPITULO I EL PARSIFAL
Mucho se ha escrito en la vida, mas es necesario profundizar...
Vamos ahora a develar -con mucho atino y gran acierto el PARSIFAL, la obra cumbre de WAGNER. ¡Quieran los dioses ayudarnos!...
Bien saben las musas que esa obra diamantina del gran Maestro, es algo aparte y excepcional en la dramática WAGNERIANA.
El verbo del Maestro va fluyendo allí deliciosamente como un río de oro bajo la selva espesa del sol.
Del Parsifal podría decirse en forma enfática lo que Goethe decía de su segundo FAUSTO: "He acumulado en él grandes misterios y árduos problemas, que las generaciones venideras se ocuparán en descifrar".


Ciertamente, y en nombre de la verdad, debo confesar que no soy el primero ni tampoco el último que se ocupe del PARSIFAL...
Empero, es ostensible que sí soy el primero en desnudar la verdad encerrada entre los augustos Misterios del Parsifal.
Don Mario Roso de Luna, el insigne escritor Teosófico ha dicho: "En el Parsifal, el pensamiento de Wagner parece velado de intento; en efecto, y para entresacar el sentido de determinadas alusiones filosóficas, cuando se logra, tenemos que hacer gran fuerza de trabajos de adivinación y de reconcentración mental, porque en esa obra, como en una pesadilla, hallamos confundidos los elementos más diversos: altas cuestiones de filosofía, recuerdos bíblicos y orientales, misticismos, ortodoxia, vestigios de culto católico, rituales paganos, nigromancia, sonambulismo e hipnotismo, prácticas de la caballería medieval, éxtasis, ascetismos, piedad, redención, afinidades de la naturaleza material con el alma humana, amor en su acepción más torpe, amor en su acepción más pura..."
A todas luces resalta con entera claridad meridiana, que WAGNER fue un gran INICIADO, un esoterista de fondo, un auténtico iluminado...
En el Parsifal de Wagner existe ciencia, filosofía, arte y religión... Nuevo Doctor Fausto, este gran músico parece haber escudriñado antiquísimas escrituras religiosas...
Lo que más me asombra es algo tremendo... quiero referirme en forma enfática a la MAGIA INNATA: ¿De dónde la sacó? ¿Quién se la enseñó? ¿En qué escuela la aprendió?
Luego viene el desarrollo del Drama con un MAGISMO TRADICIONAL de fondo... misterios mayores que el vulgo no entiende.
Penetrar en ese ocultismo arcaico, ahondar en los MISTERIOS CRISTICOS, examinar el
BUDDHISMO ESOTERICO contenido en ese evangelio WAGNERIANO, es precisamente lo que pretendemos en este libro.
Es obvio que muchos PSEUDO-ESOTERISTAS se van a escandalizar con nuestras revelaciones.
Es incuestionable que muchos equivocados sinceros y llenos de buenas intenciones, indignados, rasgarán sus vestiduras hablando contra nosotros los GNOSTICOS, cosas horribles...
Y es que el PARSIFAL provoca siempre tremendas discusiones; es obvio que los hijos de las tinieblas aborrecen la luz.
Recordemos que el PARSIFAL fue presentado en todos los mejores teatros de Europa, precisamente el primero de Enero de 1.914 y esto nos invita a meditar.
"Sólo por el estallido de la Primera Guerra Mundial y el estreno simultáneo del PARSIFAL en todo el mundo culto, será memorable en los fastos de la humanidad el año 1.914".
Si Wagner no hubiese prohibido la escenificación de su MAGNUS OPUS fuera de BAYREUTH, es incuestionable que el mundo la habría conocido antes.
Afortunadamente, y para bien de la GRAN OBRA DEL PADRE, la voluntad del inmortal músico no pudo cumplirse, porque sobre ella están los tratados internacionales relativos a propiedad intelectual; es ostensible que en Alemania la protección legal de las obras concluye a los treinta años de la muerte de su autor.
Como quiera que el primero de enero de 1.914 se cumplieron esos consabidos treinta años, la propiedad intelectual del PARSIFAL prescribió y entonces el mundo pudo conocer esa obra magistral.
1.914 misterioso connubio... PARSIFAL y la PRIMERA GUERRA MUNDIAL. Es indubitable que el evangelio WAGNERIANO resuena en los campos de batalla, es catastrófico, terrible, resplandece glorioso entre la tempestad de todos los exclusivismos...

CAPITULO II  LOS CABALLEROS DEL SANTO GRIAL
Entremos en escena: El lugar de la acción podemos y debemos ubicarlo en las azulosas montañas inefables del septentrión; en la España Gótica...
Resulta incuestionable el que precisamente allí y no en ninguna otra parte, vea Wagner los dominios y el castillo de Monsalvat, ocupado por los sublimes caballeros templarios, terribles custodios del Santo Grial.
Escrito está con caracteres de fuego en el gran libro de la naturaleza, la Ley de los Contrastes.
Es obvio que el límite de la luz son las tinieblas; la sombra de todo Santuario de gloria es siempre un antro tenebroso.
No es pues, en modo alguno algo extraño el que por ahí mismo en la vertiente meridional del mismo monte, mirando hacia la España árabe se encuentre también el castillo encantado del nigromante Klingsor...
Don Mario Roso de Luna, el insigne escritor teosófico, dice: "Las vestiduras de los caballeros del Grial y de sus escuderos son túnicas y mantos blancos, semejantes a las de los templarios, pero en vez de la roja TAU de éstos, ostentan una paloma en vuelo cernido en las armas y bordada en los mantos".
El paraje aquel de la escena, más que lóbrego resulta ciertamente bastante severo y misterioso...
El terreno austero, indispensablemente rocoso, de acuerdo con las tradiciones iniciáticas, resplandece en el centro con un espacio muy claro.
Cualquier iluminado puede ver hacia la izquierda, el doloroso camino que llega hasta el castillo del Santo Grial.
En el fondo se inclina el terreno deliciosamente hacia un lago sagrado de la montaña...
La piscina sagrada, el iniciático lago de la representación de los misterios, eterno escenario de todo templo, como aún se ve en los actuales santuarios Indostánicos, no podía faltar en esos dominios del Santo Grial.
"Después del sol y su fuego, o sea sus vibraciones fecundas despertadoras de la vida en todos los ámbitos del planeta, el agua, el elemento femenino terrestre, la Gran Madre o Vaca nutridora, es la base misma de la vida, simbolizada en todas las teogonías con mil nombres lunares: Io, Maya, Isis, Diana, Lucina, Ataecina, Calquihuitl, y tantos más"...
Es obvio, y todo el mundo lo sabe, que en este nuestro mundo, el fluido elemento cristalino se presenta siempre bajo dos aspectos contrapuestos; quiero referirme al estático y al dinámico.
No está de más recordar al profundo y delicioso lago siempre apacible y al tormentoso río...
El estado de lacustre calma nos invita a la reflexión... en realidad nunca es más activa el agua que cuando se nos muestra en la tranquila fuente.
Entrando pues, en este tema de meditación profunda, advertimos, por de pronto, que el legítimo concepto de "LAGO" puede y hasta debe ser ampliado filosóficamente en forma esotérica de fondo.
Conviene saber con entera claridad que de las tales aguas estáticas, espermáticas, genesíacas o lacustres, viene el espléndido jeroglífico substancial del cero eternal...
Es urgente comprender que de las aguas dinámicas o fecundadoras del tormentoso río, surge como por encanto la línea doble de acuario, inicial jeroglífica de la letra M con la cual se designa por doquiera el elemento femenino eterno: Madre, Mater, Mamá, María, Maya, Mar.
La línea recta del arroyo cantarín, atravesando atrevidamente el apacible lago, viene a formar el primitivo jeroglífico de Io, o sea el santo Io, fundamento tremendo de nuestro sistema decimal.
Esto viene a recordarnos los símbolos terriblemente divinos de SHIVA, el Espíritu Santo: El Lingam negro embutido en el Yoni.
Resulta lleno de honda significación en el evangelio cristiano, el hecho concreto de que en los momentos más extraordinarios de la predicación del Gran KABIR JESUS, juegan el LAGO y el MAR un papel formidable y misterioso...
El evangelio habla claro y nos dice que al iniciar JESUS su misión, fue a Cafarnaum, ciudad marítima de la Galilea, de la que el profeta Isaías había dicho sabiamente: "Pueblo que estaba en las tinieblas, vió una gran luz, y luz les nació a cuantos en sombra de muerte moraban en la tierra". (Mateo IV, 16).
Yendo entonces el gran KABIR por la ribera del mar de Galilea, tomó como primeros discípulos a los pescadores Pedro y Andrés, "para hacerles pescadores de hombres".
Cuando el Bautista fue decapitado, el Gran KABIR se retira en un barco a un lugar desierto y apartado, es decir, a la tierra de los JINAS, donde opera con las hambrientas multitudes el
milagro extraordinario y asombroso de los cinco panes y de los dos peces, de los que comieron nada menos que cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños, sobrando además doce cestos llenos de pedazos. (Ibid. XIV, 15-21).
Sería pues, algo más que imposible que en los dominios del castillo de Monsalvat, faltase el
lago sagrado de los grandes misterios arcaicos.
El agua esotérica en sí misma es el ENS SEMINIS de los viejos Alquimistas Medievales dentro del cual se encuentra el ENS VIRTUTIS del fuego. 
SAMAEL AUN WEOR


No hay comentarios:

Publicar un comentario