sábado, 17 de junio de 2017

PARSIFAL DEVELADO Cap 40 y Cap 41

CAPITULO XL  SERENIDAD Y PACIENCIA
Cada uno de Nos bien sabía que la disolución del EGO corresponde al trabajo esotérico en los abismos siniestros del Aqueronte.
Es ostensible que nosotros los hermanos de la Orden Secreta, estábamos bien muertos, empero queríamos ingresar a un trabajo superior.
Todos sufríamos llenos de íntimos anhelos, queríamos reducir a polvareda cósmica a esas tres Furias clásicas que el Dante viera en los abismos infernales.
Se nos dijo en el templo que debíamos aguardar con infinita paciencia al Abad del Monasterio, mas es obvio que las horas se nos hacían largas y aburridoras... el Venerable no parecía ciertamente tener prisa alguna.


Resultaba algo insólito e inusitado ver a esos Adeptos de la L.B., bastante cansados, fastidiados y malhumorados.
Algunos hermanos muy respetables se movían por doquiera, aquí, allá y acullá protestando por la singular demora del Superior.
Hay casos que sorprenden en la vida y uno de ellos fue la sorpresiva entrada del Abad en el templo. Todos los hermanos de nuestra orden quedaron atónitos, estupefactos, pues ya habían perdido la esperanza de ver al Maestro.
Frente a la sacra cofradía habló el Venerable diciendo: "A ustedes, hermanos, les hacen falta dos virtudes que este hermano tiene". Esto dijo señalándome con el dedo índice...
Después de forma dulce e imperativa a la vez, díjome: "¡Dígales usted, hermano cuáles son esas dos virtudes!":
"Hay que saber ser pacientes, hay que saber ser serenos". Así hablé con voz pausada y clara...
"¿Ya ven? ¿Se convencieron?", exclamó el Abad. Todos espantados y maravillados a la vez, optaron por guardar un tremendo silencio...
Es indubitable que todos los hermanos hubieron de ser aplazados para el trabajo superior pues sólo mi insignificante persona salió victoriosa en la difícil prueba.
Mucho más tarde en el tiempo, hube de comparecer ante la hermandad de otro monasterio de la L.B., para recibir ciertas instrucciones y firmar algunos documentos importantes. Iba a trabajar intensivamente en los infiernos atómicos lunares desintegrando a las tres Hijas de Mara y es ostensible que por tal motivo, debía ser primero instruído y amonestado.
No está de más enfatizar el hecho trascendental de un trabajo concluído en el reino mineral sumergido del planeta Tierra; pues es obvio que en el Tártarus había reducido a polvareda cósmica al EGO animal.
Empero, es incuestionable que el trabajo superior en los abismos lunares, eliminando a los tres traidores de CHIRAM-OSIRIS, habría de ser indudablemente mucho más difícil.
Se me previno y aconsejó con las siguientes palabras: "Debes cuidarte muy bien del frío lunar - como diciéndome no abandones la magia sexual-. Tenéis el Yo bien muerto, más si cometiéseis el error de caer nuevamente en la generación animal, entonces el EGO resucitaría poco a poco".
En estado de NIRVIKALPA SAMADHI fuí llevado por mi Divino AUGOIDES al Mundo
Lunar; entonces se me aconsejó sabiamente.
Mi alma se conmovió en sus profundidades más íntimas al encontrar allí al anciano del templo de los dos veces nacidos; nuestro querido rector. El viejo sagrado parece tener todas las características psicológicas del limón más es ostensible que irradia infinito amor...
Comprendí que para tener derecho al ascenso al cielo lunar, debía primero bajar a los infiernos selenitas y enfrentarme valerosamente a las tres furias.
"Ven medusa y te convertiremos en piedra -gritan las perversas- hicimos mal en no vengarnos de la audaz entrada de Teseo".
Cuando quise subir por la simbólica escala de Jacob, el viejo Sagrado del templo, arrancó del árbol del conocimiento una rama deliciosa y me la hizo oler; aquella fragancia era Nirvánica, paradisíaca. "Huele siempre esta rama para que puedas subir". Tales fueron las palabras del Adepto.
Debemos nutrirnos con la fragancia deliciosa del árbol de la ciencia del bien y del mal, mas no comerlo... esa es la Ley.
En los abismos de Selene empecé mi trabajo con Judas, el demonio del deseo, el KAMA-RUPA Teosófico; es lamentable que muchas gentes ignorantes confundan a este primer traidor con el cuerpo sideral o astral que los dos veces nacidos fabricaron en la FRAGUA ENCENDIDA DE VULCANO.
La Diosa de Cabeza de Escorpión -el tercer aspecto cósmico de mi Divina Madre Kundalini-, caminando dentro del monstruo pasionario disfrazada de misterioso alacrán, hizo llover sobre él su copa de destrucción.
He aquí que los Dioses que me ayudaron desgarraron el pecho de la primera Furia sin misericordia alguna. La Diosa de cabeza de León, espantosamente Divina, inmovilizó sus miembros y le quitó toda la fuerza bestial que poseía.
Huelga decir con pleno acierto y gran énfasis que en hora buena y gracias al auxilio directo de mi Divina Madre Kundalini, quedó reducido a cenizas el horripilante demonio del deseo, el malvado Judas.
Un poco más tarde hube de continuar mi trabajo con el inquieto demonio de la mente que tanta amargura nos trae, el abominable Pilatos de todos los tiempos.
Esa vil Furia clásica obviamente ha originado ciertas confusiones en el intelecto de notables investigadores ocultistas...
Es ostensible que algunos autores muy serios confundieron al Pilatos interior de cada cual, con el auténtico y legítimo cuerpo mental que los dos veces nacidos fabricaron pacientemente en la "FORJA DE LOS CICLOPES".
"¡Atrás, Oh demonio mental, tú, hacia quien Osiris (el ser íntimo de cada ser humano), siente horror! Aléjate de mí barca empujada por vientos propicios".
Y clamé con gran voz como cuando un león ruge, llamando con todas las fuerzas de mi alma a mi Divina Madre Kundalini, y siete truenos repitieron mis voces...
"Los Dioses de la vasta tierra están atraillados. ¡Vete asqueante Pilatos, el Dios, Señor de la
región de los muertos, te detesta!".
Esta Furia siniestra en su ocaso aterrador, llegó a tomar la presencia de un niño...
Vana sombra reduciendo lentamente su figura, monstruo que se embellece, pierde su tamaño original, se reduce a un punto y desaparece para siempre.
Aniquilación... palabra terrible... ese fue el final del Pilatos fatal que me atormentaba...
Después proseguí mi trabajo atacando a Caifás, el tercer traidor, la más detestable de todas las Furias.
Yo vi subir al demonio de la mala voluntad por la escalinata de mi morada, tenía un aspecto
Cesáreo.
Desafortunadamente el desdichado no tenía la culpa, yo mismo lo había creado y para colmo hasta cometí el error de fortificarlo con átomos tiránicos cuando en Roma me llamé: JULIO CESAR.
Epocas gloriosas del águila Romana: En esa edad establecí el escenario para las gentes de la cuarta sub-raza Aria y fui asesinado por el malvado Bruto y sus secuaces...
¡Qué meditaciones tan profundas... Dios mío...!
¡Ah! -me dije a mí mismo- debo eliminar de mi naturaleza íntima a este rebelde perverso que jamás ha querido obedecer al Padre...
"Los dioses me concedan tu trono!, ¡Oh RA!, así como tu cuerpo glorioso".
"Tu ruta yo la recorro; y al alba rechazo al demonio de la mala voluntad que llega disimulado detrás de una cortina de llamas pasionarias, y en el estrecho y largo corredor de las pruebas esotéricas, me ataca de improviso".
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¿Qué habría sido de mí sin el auxilio cósmico de mi Divina Madre Kundalini? Venus, Adonía, Insoberta, Rea, Isis, empuñando con su diestra la lanza de Eros combatió contra la horrible bestia...
Ni la amazona Camila, con la cabellera suelta al viento y rubia como el oro, avanzando semejante a Diana al encuentro de sus enemigos, hubiera jamás podido competir con mi Madre en hermosura...
Murió ciertamente la tercera Furia después de recibir varias lanzadas en el cuerpo..., ninguna igualaba su horrible apariencia; ninguna tenía en su cabellera tantas serpientes; sus mismas hermanas le temían, llevaba la desdichada en sus manos todos los venenos Gorgóneos del Infierno.
Pude verificar con entera claridad que asombra, todo el proceso de muerte en las tres Furias...
Es incuestionable que pasaron por todas las transformaciones mágicas cantadas por Ovidio.
Si en principio fueron gigantescas y horribles como el monstruo Polifemo de la tierra maldita que devorara implacable a los compañeros de Ulises, después, momentos antes de llegar la Parca soberana, tenían ya el aspecto de niños recién nacidos...
Aquellas sombras, han muerto destilando en mis adentros la fragancia de la vida, cierto porcentaje de conciencia mía que entre ellas estaba embotellada...

CAPITULO XLI  LA REINA DE LOS JINAS
La lanza en ristre, al pecho el fuerte escudo, sobre el arzón el cuerpo amenazante, al héroe amaga el bárbaro sañudo, fijos los ojos, lívido el semblante; sereno el rostro, en ademán forzado, blande el caballero el hierro centelleante, y envueltos entre el polvo que levantan, la tierra en torno al embestirse espantan.
En confusa revuelta la batalla, pelea el caballero por su Dama, todos los hijos de Satán ardiendo en ira se encarnizan, vuela en pedazos la rota malla, crudos golpes los cuerpos martirizan; no hay ceder, no hay calmar, inmoble valla, cruzados hierros mil contínuo erizan; hiérense, a herirse tornan y desprecian la muerte hirviendo en cólera y arrecian.
La eterna Dama, el ALMA-ESPIRITU (BUDDHI), exige siempre de su caballero todo género de inauditos prodigios de valor y sacrificio.
Ella, la Divina Esposa Perfecta, es Ginebra, la Reina de los JINAS, aquella que a Lanzarote escanciaba el vino.
Delicioso vino de la espiritualidad trascendente, en las copas iniciáticas de SUKRA y de
MANTI...
Copas que no son, en suma, sino el Santo Grial en su significación de Cáliz de la suprema bebida o néctar iniciático de los Dioses Santos.
Afortunadamente el perro Cerbero (el instinto sexual), guía la traílla que ayuda al caballero en su descomunal aventura.
Hércules cogió a Cerbero, el perro de tres cabezas, y, a pesar de sus ladridos le sacó fuera del Tártaro, atado por el collar...
Antro horrible donde aulla Cerbero, prodigio de terror, que con sus ladridos, sus tres enormes cabezas chatas y su cuello rodeado de serpientes, llena de espanto a todos los difuntos...
Cerbero, "Perro Guía"; agradecido conduce por la senda del filo de la navaja al caballero que es capaz de sacarle de las torturas del infierno.
Cerbero hundido entre los infiernos atómicos del hombre, emancipado se convierte en el mejor guía del Iniciado.
Perro maravilloso (Líbido sexual), jalando la cadena orienta al Adepto que busca a su Bienamada...
¡Dichoso el caballero que después de la dura brega celebre sus esponsales con la Reina de los JINAS...!
Escrito está con letras de oro en el libro de la vida, que dentro del BUDDHI cual vaso de cristal puro y transparente, arde milagrosa la llama de PRAJNA (El Ser).
Preciosa DAMA-ESPIRITU, eternal esposa adorable, mujer ideal; Búdhico encanto del amor.
Aceptadme en graciosa honra como siervo y esclavo que de vos soy. Sé amada mía que no soy digno de tí...
Mas, noble Dama Divinal, no oso pediros sino que permitáis mi rendido servicio. Que en todo cuanto en mí esté os serviré como fiel vasallo.
¡Ved... Rendido a vos, con todo mi afán y celo, así me entrego a vuestro albedrío por entero...!
Bien saben los Divinos y los humanos que el Señor de Perfección (El ATMAN Teosófico),
tiene dos almas, tú y yo... (El Buddhi y el Manas superior o causal)...
No ignoran los pocos sabios que en el mundo han sido, que tú eres mi adorada y que yo soy tu adorador...
¿Es la luz del día la que me ilumina o es el recuerdo de tu presencia? Por doquiera que dirijo mi vista el mundo me parece lleno de tu imagen. En el rayo de sol que vacila en el agua y que juguetea entre las hojas, no veo más que la semejanza de tus ojos...
¿En qué consiste este cambio que ha alterado mi ser y que ha hecho variar el aspecto del
Universo?
No voy a buscar remedio alguno a tus pruebas. A todas cuantas me impongas me someto. Tu súbdito soy... y tú mi reina. Lo proclamo en voz alta y de ello me glorio. En verdad que morir por tí ha de ser la dicha mayor.
Una noche de indiscutibles delicias tuve la dicha de encontrar a mi bienamada en el paraje secreto de una montaña.
Por el sendero solitario avanzaba lentamente la carroza de mi prometida...
Dice la leyenda de los siglos que la Marquesa de Beaupré se paseaba en un coche de singular belleza, pues estaba hecho de porcelana pura; Pero la carroza triunfal de mi WALKIRIA adorable, parecíase más bien a aquel coche que en los tiempos del "rococó" usara la mujer del Duque de Clermont: carruaje espléndido con tronco de seis caballos, los cuales llevaban herraduras de plata y las ruedas de aquél, llantas del mismo metal.
"Prendiste mi corazón, hermana, esposa mía";
"Has apresado mi corazón con uno de tus ojos".
"Con una gargantilla de tu cuello".
"¡Cuán hermosos son tus amores, hermana, esposa mía!".
"¡Cuán mejores que el vino tus amores!".
"¡Y el olor de tus ungüentos que todas las especies aromáticas!".
"Como panal de miel destilan tus labios, oh esposa".
"Miel y leche hay debajo de tu lengua; y el olor de los vestidos como el olor del Líbano".
"Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía; fuente cerrada, fuente sellada".
"Tus renuevos son paraíso de granados, con frutos suaves, de flores de alhaña y nardos".
"Nardo y azafrán, caña aromática y canela, con todos los árboles del incienso; mirra y áloes, con todas las principales especies aromáticas".
"Fuente de huertos, pozo de aguas vivas, que corren del Líbano".
(Véase el Cantar de los Cantares: Biblia, antiguo Testamento).
La carroza triunfal de mi adorada se detiene ante un alcázar de pórfido luciente, de la riqueza y esplendor de oriente, los muros y artezones abrillanta...
El espléndido vehículo se estaciona ante las puertas de bronce refulgente que con tanta majestad espantan...
Pronto se ve allí cercado el carruaje por amable coro; distinguidos caballeros, príncipes y nobles; hermosas damas y delicados niños...
Alguien da una señal y yo obedezco; avanzo hacia la carroza del amor; veo a través de los cristales de la dicha a mi WALKIRIA...
"¡Cuán hermosos son tus pies en las sandalias, oh hija de príncipe! Los contornos de tus muslos son como joyas, obra de mano de excelente maestro".
"Tu ombligo como una taza redonda que no le falta bebida. Tu vientre como un montón de trigo cercado de lirios".
"Tus dos pechos, como gemelos de gacela. Tu cuello, como torre de marfil; tus ojos, como los estanques de Hesbón junto a la puerta de Bat-rabin".
"Tu nariz, como la torre del Líbano, que mira hacia Damasco.
Tu cabeza encima de tí, como el Carmelo; y el cabello de tu cabeza como la púrpura del Rey suspendida en los corredores".
(Véase el Cantar de los Cantares: Biblia, Antiguo Testamento).
Vestida ella con el vestido nupcial, el traje de bodas del alma, ha llegado mi prometida en su resplandeciente coche para los esponsales.
Desposarme ante el Ara Santa con mi Alma Gemela, el BUDDHI Teosófico. ¡Qué dicha Dios mío!... empero se me dijo que debía aguardar todavía un poco...
La viril suministradora de la fuerza de lo alto, me aplazaba y yo sufría con paciencia infinita...
Hube entonces de sumergirme profundamente en los sacros misterios de Minna, las pavorosas tinieblas de un amor que es de la muerte hermano gemelo...
Trabajé intensivamente en la SUPER-OSCURIDAD del silencio y el secreto augusto de los sabios...
Tuve que aguardar por un tiempo y tiempos y la mitad... empero yo suspiraba por Ginebra, la Reina de los Jinas...
Cierta noche... las estrellas resplandeciendo en el espacio omniabarcante, parecían tener un nuevo aspecto...
Lejos del mundanal bullicio me encontraba en Samadhí; la puerta de mi recámara permanecía herméticamente cerrada...
Entonces pude celebrar las Bodas Alkímicas; ella entró en mí y yo me perdí en ella...
En esos instantes de bienaventuranza brilló intensivamente el Sol de la media noche, el Logos Solar...
Me sentí transformado en forma íntegra. La Iglesia de LAODICEA, el famoso chacra SAHASRARA, el LOTO DE LOS MIL PETALOS, la corona de los Santos resplandeciendo en la Glándula Pineal, me trajo legítima felicidad... (PARAM ANAND).
En esos momentos de beatitud suprema me convertí realmente en un auténtico y legítimo
"BRAHMAVIDVARISHTA".
Los mil Yogas Nadis del SAHASRARA me conferían de hecho poder sobre ciertas fuerzas de la naturaleza...
BUDDHI, mi GINEBRA, además de llevar el SHIVA-SHAKTI-TATWA al máximum de actividad vibratoria, había puesto el PADMA coronario en cierto estado de intensificadas funciones místicas...
Entonces me ví convertido en el Mensajero de la Nueva Era Acuaria, enseñándole a la humanidad una doctrina tan nueva y tan revolucionaria... (Y sin embargo, tan antigua).
Cuando abrí la puerta de mi recámara, el Ojo de Diamante (la Pineal), me permitió ver innumerables enemigos. Es obvio que la difusión de la Gnosis en su forma revolucionaria aumentará cada vez más el número de mis adversarios.
No está de más decir que después de este gran evento cósmico, hubo de realizarse la ceremonia nupcial en el templo... Mucha gente asistió a este gran festival del amor...

SAMAEL AUN WEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario